¡5 consejos simples pero efectivos!

mujer en reunión de negocios no explica bien las cosas

La capacidad de comunicarse significativamente con otras personas es una parte integral de relaciones saludables y positivas.

Eso tampoco se limita a nuestras relaciones personales.

A veces tendrás que explicarle cosas a un jefe, compañeros de trabajo o incluso extraños para dar a conocer tu perspectiva.

Eso puede ser algo difícil si no están tan familiarizados con un tema como usted …

… o si no eres bueno para expresar tus pensamientos claramente a los demás.

Afortunadamente, hay formas de explicar mejor las cosas para que otras personas lo entiendan.

Primero, una parte integral de ser entendido es conocer a su audiencia.

1. Conozca su audiencia

La comunicación efectiva, ya sea verbal o a través de otro medio, depende en gran medida de comprender a su audiencia, su nivel de conocimiento y las formas en que pueden percibir el mundo.

Al comprender a su audiencia, puede adaptar su mensaje de una manera que les sea más fácil de comprender.

Como ejemplo, desde un punto de vista profesional, sus colegas pueden comprender los acrónimos y la jerga de su industria.

Pero si está hablando de su trabajo con personas ajenas a su industria, esas mismas siglas y jerga solo harán que sea más difícil para su audiencia comprender lo que está diciendo.

Es por eso que optaría por un lenguaje simple que no requiere conocimiento especializado para que su audiencia comprenda su punto.

Por otro lado, tiene más comunicación personal …

Digamos que soy una persona con depresión que intenta comunicar lo que se siente a un ser querido. Puedo decir que la depresión que experimento se siente como un entumecimiento persistente y vacío.

Pero si mi ser querido nunca ha experimentado un entumecimiento persistente y vacío, esa descripción no significará mucho para ellos porque carecen del contexto para comprender lo que estoy expresando.

Las personas tienden a escuchar e interpretar las cosas a través del filtro de sus propias experiencias de vida.

Conocer a su audiencia, su nivel de educación y su visión del mundo le permite adaptar su mensaje de una manera que puedan conceptualizar.

Te puede interesar:  6 formas de saber cuándo seguir y cuándo renunciar a sus sueños

Un buen ejemplo de esto son los insertos de medicamentos que recibe cuando recoge una receta del farmacéutico.

Generalmente se escriben en inglés simple sin jerga para que cualquiera pueda recogerlo, leerlo y comprender los beneficios y los efectos secundarios de ese medicamento.

Ese tipo de enfoque es necesario para que los pacientes que no tienen antecedentes médicos comprendan los aspectos más complicados de la medicación.

Esa información presentada a y para los profesionales se vería muy diferente porque tienen un cuerpo de conocimiento diferente del que extraer.

Suponiendo que puede hacerlo, una buena manera de aprender más sobre su audiencia es hacerles preguntas directamente sobre el tema para tener una idea de lo que ya entienden.

Permitirse ser interrogado también es bueno porque no solo señalará lo que la audiencia sabe y no sabe, pero le brinda la oportunidad de aclarar mejor lo que está tratando de comunicar.

2. Considere lo que necesita comunicar antes de tiempo

Hay personas por ahí que son increíblemente rápidas y que pueden encontrar sus palabras sin esfuerzo sin importar en qué tipo de situación se encuentren.

No todos somos tan afortunados.

Para muchos de nosotros, ser puesto en el lugar puede provocar ansiedad o causar un estrés inesperado, lo que descarrila nuestra capacidad de pensar y comunicarnos en el momento.

Es fácil enojarse o frustrarse cuando no podemos encontrar las palabras que necesitamos para expresarnos.

Una forma de evitar este problema es pensando con anticipación, considerando lo que necesita para comunicarse, e incluso tomando algunas notas para no olvidar lo que tiene que decir en este momento.

No necesita tener un discurso completamente preparado. Una lista de viñetas con su mensaje primario y puntos de soporte puede ayudarlo a refrescar su memoria cuando lo necesite.

También es posible que desee pasar un tiempo hablando consigo mismo en un espejo para poder articular sus palabras, ver su lenguaje corporal, y practique antes de ponerse frente a su audiencia.

Esta es una forma común y tradicional de ayudar a generar confianza en lo que está haciendo, porque entonces no tienes que preocuparte tanto por cómo la gente te percibe – que ya has visto lo que estás proyectando.

Te puede interesar:  7 razones por las que debes tener cuidado con las personas demasiado agradables

El lenguaje corporal hablará en silencio junto a usted mientras se comunica.

También puede gustarle ( el artículo continúa por debajo de ):

3. Las analogías y las metáforas son herramientas poderosas de comunicación

Las analogías y metáforas pueden ayudar a cerrar las brechas en el conocimiento y facilitar la comprensión.

Su audiencia puede no entender necesariamente de dónde viene, pero si puede encontrar una analogía o metáfora adecuada para poner su idea en un marco de referencia que puedan entender, tendrán una mejor oportunidad de escuchar lo que estás tratando de decir.

Nuevamente, esto se remonta a conocer y comprender bien a su audiencia.

¿Qué resonará con ellos de una manera en que escucharán su mensaje?

¿Con qué pueden relacionarse?

Volviendo al ejemplo anterior de depresión, una persona puede no conocer ese nivel de vacío o entumecimiento como depresión, pero es posible que pueda señalar otras experiencias de la vida que la persona ha tenido donde sintió emociones extremas similares.

Eventos como un amigo o un pariente muriendo, perdiendo una oportunidad que realmente estaban esperando, o ser golpeado de la nada con dificultades extremas son todas cosas que podrían ser comparables a los mismos sentimientos.

Generalmente no serán exactos y hay mucho espacio para superponerse, pero a veces entrar en el área general de la información es lo mejor que puede esperar.

La mejor manera de pensar sobre analogías y metáforas es poner una idea desconocida en un espacio familiar para el oyente.

Pregúntese, ¿qué le es familiar a su oyente?

4. La comunicación de calidad es a menudo concisa y clara

Un mensaje que desea presentar a menudo debe ser pulido y recortado de la grasa que distrae del punto principal.

Un mensaje conciso no significa necesariamente que sea un mensaje simple o fácil. Algunos temas son demasiado complicados para proporcionar un mensaje simple para.

Pero podemos eliminar algunos malentendidos y áreas grises asegurando que nuestro mensaje sea relativamente claro y sin detalles innecesarios, aunque es una buena idea conocer esos detalles en caso de que surjan preguntas.

Un mensaje conciso también evitará que tropiece o tropiece para encontrar las palabras correctas para decir.

Te puede interesar:  La lista definitiva de 30 preguntas para hacerse sobre la vida

Es fácil perder un mensaje o perder el poder de su impacto si está rodeado de demasiada pelusa.

A medida que edita, querrá preguntarse si cada parte del mensaje sirve o no para hacer que el punto más grande sea más claro o poderoso.

Si no es así, elimínelo sin piedad.

Y eso se aplica a todos los métodos y medios de comunicación.

No tengas miedo al silencio ni a hablar pocas palabras. Siempre y cuando pueda expresar su punto de manera clara y comprensible, no necesita seguir hablando.

Y dale a tu audiencia tiempo para pensar y procesar. Si está trabajando para comunicar algo complicado o pesado, es posible que necesiten un minuto para considerar realmente lo que está diciendo.

5. Solicite comentarios sobre su comunicación

La forma más fácil de averiguar si su mensaje aterrizó es preguntando a su audiencia.

Eso puede ser difícil dependiendo de las circunstancias de su comunicación.

Como individuo que se comunica con otro individuo, puede preguntarles si entienden directamente o si le responden lo que estaba comunicando en sus propias palabras.

También les da la oportunidad de hacer sus propias preguntas para que pueda ayudar a llenar cualquier vacío que pueda existir en su cuerpo de conocimiento.

Tome nota mental de cualquier pregunta que hagan, para que pueda llenar mejor los vacíos más adelante.

Comunicarse con una multitud es un poco diferente, ya que no es tan fácil obtener retroalimentación verbal directa.

En cambio, debe intentar leer la sala.

¿Qué tipo de expresiones tiene su audiencia? ¿Están pensando? ¿Están confundidos? ¿Están sonriendo?

¿Cómo están respondiendo a la información que está presentando?

Puede dirigir esto en una dirección verbal preguntando si alguien tiene preguntas sobre qué es lo que comunicó.

La capacidad de comunicarse de manera efectiva es una habilidad que debe desarrollarse, practicarse y perfeccionarse.

Todos tienen su propio estilo personal, aunque algunos factores siguen siendo consistentes dependiendo de las circunstancias en que se produce la comunicación.

Práctica, práctica, práctica más.

¡Incluso si eso significa hablar contigo mismo en un espejo por un tiempo!

– Última actualización el 9 de agosto de 2019

Ezoico

Deja un comentario