9 maneras en que las personas juegan a la víctima ( + Cómo lidiar con ellas )

mujer luciendo triste y compasiva ilustrando interpretar a la víctima

Si ha aterrizado en esta página, probablemente esté más que un poco harto. Hay alguien en tu vida que constantemente interpreta a la víctima, y tu paciencia comienza a agotarse.

Jugar a la víctima es una táctica que mucha gente usa, consciente o inconscientemente. A menudo, lo hacen porque creen que pintarse a sí mismos como la parte lesionada podría beneficiarlos en una situación determinada, o en la vida en general.

Básicamente se trata de nunca aceptar la responsabilidad de sus acciones, culpar a todos los demás por las cosas que salen mal y quejarse de que siempre son los que sufren, incluso cuando eso no podría estar más lejos de la verdad.

Todos somos víctimas de vez en cuando, es parte de la naturaleza humana. Muy pocos de nosotros tenemos la fuerza mental para aceptar la responsabilidad de nuestros errores cada vez que los cometemos, y está bien siempre que no se convierta en un patrón.

Pero si está leyendo esto, probablemente haya estado recibiendo este comportamiento repetidamente.

Puede ser frustrante y también un poco confuso tratar con alguien cuyo modo predeterminado es la víctima.

¿Cómo sabes si alguien está jugando la carta de la víctima deliberadamente y cómo demonios lo manejas, ya sea deliberado o subconsciente?

Las personas pueden ser víctimas de todo tipo de formas diferentes. Siga leyendo para averiguar qué son y ver si alguno de ellos le suena familiar.

Luego, veremos cómo puede lidiar con este comportamiento si se enfrenta a él y cuándo lo hace.

9 maneras en que las personas juegan a la víctima

En primer lugar, veamos algunas de las señales más obvias de que a alguien le gusta pintarse como víctima.

Te puede interesar:  10 ventajas de ser una vieja alma atrapada en un cuerpo joven

1. No aceptar responsabilidad.

Esta es una de las principales formas en que los seres humanos tratamos de hacernos pasar por víctimas de una situación, en lugar de la parte responsable.

En lugar de reconocer el papel que han jugado al causar un problema, señalan con el dedo a otras personas o circunstancias contribuyentes e ignoran su propia participación.

2. No tomar medidas.

Cuando algo sale mal, alguien cuyo modo predeterminado es una mentalidad de víctima no hará nada para tratar de solucionarlo. Se quejan del hecho de que está arruinado, pero se niegan a pensar constructivamente sobre cómo podrían remediarlo.

Levantan las manos y se quejan y encontrarán excusas para nunca probar algo a menos que estén 100% seguros de que funcionará.

3. No creer en sí mismos.

Si alguien tiende a interpretar a la víctima, entonces tendrá cero autoconfianza.

No tendrán la confianza en sí mismos para seguir sus ideas o deseos y siempre encontrarán formas de evitar exponerse.

Siempre logran posponer las cosas o encontrar una salida, y viven firmemente en su zona de confort, simplemente navegando. Siempre encuentran una excusa para justificar por qué no tiene sentido ir tras las cosas que quieren.

Luego pasan gran parte de su tiempo quejándose de cómo nada cambia y nunca pueden seguir adelante con nada.

Cada vez que les sucede algo que justifique su negatividad, se aferran a él y lo usan para alimentar a su crítico interno.

4. No tomar sus propias decisiones.

Una forma clásica de interpretar a la víctima es poner el control sobre su vida firmemente en las manos de otra persona.

Se dejan guiar por otros porque, de esa manera, tienen a alguien a quien culpar si no funciona.

Esta necesidad de orientación y deseo de rendirse al juicio de otra persona puede llevar a que desarrollen relaciones poco saludables y sean pasivos, sin expresar nunca sus deseos o necesidades.

5. No se trata bien a sí mismos.

La narrativa que alguien así tiene en su cabeza es que no son lo suficientemente buenos, no son lo suficientemente capaces, no son lo suficientemente atractivos …

Y, perversamente, probablemente harán todo lo posible para demostrarlo a sí mismos.

Te puede interesar:  101 Hechos aleatorios de ideas de amabilidad para hacer con la mayor frecuencia posible

Pueden tender a un comportamiento autodestructivo, con hábitos que dañan su salud o relaciones dañinas, para tratar de mostrarle al mundo que su amargura está justificada.

6. Sin perdonar y olvidar.

Alguien que se ve a sí mismo como una víctima tendrá dificultades para perdonar a las personas que creen que les han hecho mal.

Esto se debe a que esos errores – reales o percibidos – son excelentes maneras de justificar por qué no pueden hacer cambios en su vida o su actitud.

Les gusta tener cruces que soportar que pueden mostrar a las personas cada vez que se cuestiona su mentalidad o enfoque de la vida.

Si alguien los perjudica, no importa cuán insignificante pueda parecer lo que ha hecho, es rápido para sacarlos de su vida, sin segundas oportunidades.

7. Sin saber cómo elegir sus batallas.

Los que pasan por la vida con esta mentalidad están constantemente a la defensiva, por lo que es probable que se enojen por algo pequeño como lo harían por algo serio.

Siempre sienten que están bajo ataque, por lo que a la primera señal de hostilidad están listos para contrarrestar y, a menudo, se exceden.

8. No reconocer todo lo que tienen.

Las personas como esta son ciegas a todos los aspectos positivos de sus vidas.

Se centran tanto en lo que falta que no pueden apreciar lo que tienen y les resulta imposible ver revestimientos de plata.

9. No ver lo bueno en los demás.

Así como no pueden ver lo bueno en sí mismos y en su vida, también se apresuran a encontrar fallas en los demás.

Criticarán a otros por pequeñas fallas en un vano intento de sentirse mejor o verse mejor en comparación.

Cómo tratar con alguien que siempre juega la carta de la víctima

¿Algo de esto suena familiar? Si hay alguien en su vida que lleva a interpretar a la víctima al siguiente nivel, aquí hay algunas tácticas para tratar con ellos.

1. Escucha cortésmente, pero no te dejes engañar.

Cuando comienzan a quejarse de esto, aquello u otro, no tiene que ser grosero o cortarlos, pero tampoco tiene que dejar que lo atraigan.

No te emociones ni te dejes llevar por los lados. No intente presentar una solución o ayúdelos a arreglar lo que sea la situación, porque de todos modos no le permitirán hacer nada al respecto.

Te puede interesar:  10 signos reveladores de una persona amarga ( + Cómo manejar uno )

Escuche durante un período de tiempo razonable, pero no permita que doble la oreja todo el día, incluso si se siente incómodo poner excusas para retirarse de su empresa.

Dígales que lamenta escuchar sobre su situación, pero tiene algo con lo que seguir adelante o, si no puede escapar físicamente, cambie de tema.

Realmente les estás haciendo un favor, ya que pensar en su problema claramente no lo va a solucionar.

2. No los llame directamente.

Probablemente se haya deducido de todo lo anterior que a personas como esta no les va muy bien con la confrontación o la crítica, decirles directamente que deben dejar de interpretar a la víctima no lo llevará a ninguna parte.

Bien pueden ignorarlo, pero siempre vale la pena guiarlos hacia el pensamiento de soluciones a sus problemas para ellos mismos.

Probablemente se encontrará con el rechazo de ofrecer soluciones, pero si sugiere 1945, podrías romper su círculo de pensamiento vicioso.

3. Priorice su propio bienestar mental.

Estar constantemente cerca de alguien así es realmente difícil. Es agotador y puede comenzar a afectar su salud mental.

Tarde o temprano, necesitará un descanso. Si se trata de alguien con quien trabaja, entonces podría hablar con su gerente y ver si hay alguna forma de reorganizarse.

Si se trata de una relación personal, es posible que tenga que poner límites a la cantidad de tiempo que pasa a su alrededor, o incluso hacerles saber que necesita tomar un descanso.

Darse cuenta de que su comportamiento está dañando su relación podría ser suficiente para sacarlos de su mentalidad.

4. Di adiós.

Si tomar un descanso de esta persona no fue suficiente para que se dieran cuenta de que necesitan hacer un cambio, entonces podría significar el final de su relación.

Después de todo, probablemente no solo se quejen de otras personas. Probablemente también te estén culpando por las cosas, lo que significa que terminas pasando todo tu tiempo disculpándote y sintiéndote culpable, sin importar quién tenga la culpa.

Si llega un momento en que te das cuenta de que la relación solo te está haciendo daño y no van a cambiar, debes ponerte primero y dejarlos ir, no importa cuán difícil sea eso.

Por – Última actualización el 19 de marzo de 2021

Ezoico informe este anuncio

Deja un comentario