Cómo ser táctico y diplomático: ¡5 consejos sin sentido!

4 colegas que tienen una discusión de trabajo, ilustrando ser discreto y diplomático

¿Alguna vez has notado cuán brutalmente honesta la gente tiende a centrarse más en la parte brutal

La honestidad sin filtro puede ser de gran ayuda cuando intentas encontrar el camino correcto. A veces todos podríamos usar una verificación de la realidad que proviene de un lugar real y honesto.

El problema con la honestidad brutal es que todavía hace suposiciones. Asume que la persona que escucha la brutal honestidad tendrá la madurez emocional o la perspicacia para mirar más allá de las palabras desagradables.

La forma en que entrega un mensaje es tan importante como cuál es realmente el mensaje. Al enojar a la audiencia antes o durante la entrega de un mensaje, cambia su enfoque del mensaje a su propia ira.

A las personas brutalmente honestas rara vez les importa eso. Su honestidad a menudo es egocéntrica, incluso si es bien intencionada. Después de todo, si les importa tener un impacto genuino y ayudar a la persona, estarían más interesados en asegurarse de escuchar el mensaje en lugar de embestir una opinión en su garganta.

Sin embargo, eso no los convierte en personas malas o dañinas. Algunas personas simplemente no son buenas con el baile social, o ese es el tipo de consejo y la forma de entrega que les gustaría recibir de otros.

Ahí es donde el tacto y la diplomacia entran en escena.

¿Qué son el tacto y la diplomacia?

La navegación de situaciones sociales es una habilidad esencial para hacer algo significativo. La diplomacia es la capacidad de entrar en esas situaciones sociales, facilitar la comunicación y guiar a todos a una resolución adecuada.

Las diferentes habilidades dentro de la esfera de la diplomacia pueden hacerlo más fácil o más difícil.

Debe tener un control sustancial sobre sus emociones. El diplomático no puede permitirse caer en su propia ira, frustración o tristeza mientras intenta resolver una situación.

La diplomacia efectiva requiere un cierto desapego emocional porque su calma se comunica inconscientemente a las otras personas involucradas en el conflicto. Muestra que no necesariamente está tomando partido, o que si está tomando partido, su posición proviene de un lugar tranquilo y considerado.

La diplomacia requiere una buena escucha. Pero ser un buen oyente es más que solo escuchar lo que una persona está tratando de decir.

Si está tratando de ser diplomático, ya sea con un grupo de personas o un individuo, existe una buena posibilidad de que la situación se desborde de emoción.

Te puede interesar:  Cómo recuperar su poder: 12 ¡Sin consejos para tonterías!

Las personas emocionales a menudo tienen dificultades para expresarse plenamente y articular sus emociones. Algunas personas tienen dificultades con eso, incluso en el mejor de los casos. Para ser un oyente diplomático, ayuda a leer la información que está entre líneas y enterrada bajo la emoción.

La diplomacia requiere que articules tus pensamientos. A medida que toma la información de las partes involucradas en el conflicto, ayuda a reformular sus pensamientos y problemas a medida que los comprende. Eso permite a las otras personas corregir o confirmar cómo percibe la información, lo que lo ayudará a acercar a todos a una resolución significativa.

El compromiso es otro ingrediente esencial para la diplomacia. Un compromiso respetuoso es una situación en la que todas las partes afectadas pueden alejarse de la discusión satisfecha.

La mayoría de las personas razonables van a entender que no pueden tener todo a su manera. Las personas razonables sabrán que otras personas importan, y es probable que necesiten entregar algunas cosas para llegar a un punto medio.

Encontrar que el término medio a veces puede ser complicado, especialmente si se trata de algo personal. Puede descubrir que da demasiado o muy poco si no tiene límites saludables.

El tacto es una habilidad bajo el paraguas de la diplomacia. Tact es saber qué decir y qué no decir. Tact es saber cuándo hablar y cuándo guardar silencio. Tact es poder decir una verdad hiriente de una manera que respete y honre a la persona que escucha, para que tenga la oportunidad de escuchar su mensaje.

El tacto es la diferencia entre decir:

“ Estás actuando como un verdadero imbécil. ¿Sabes eso? ”

y

“ Su ira y agresión son intimidantes, y no aprecio que me hagan sentir incómodo. ”

¿Cómo desarrolla las habilidades de tacto y diplomacia?

La única forma real de desarrollar estas habilidades es practicar, practicar, practicar. Cuanto más pueda ser discreto y diplomático, más fácil será.

No son habilidades que pueda aprender bien de un libro porque leer un libro no proporciona la atmósfera cargada o el conflicto donde la diplomacia y el tacto son más importantes.

La buena noticia es que no necesita luchar para practicar las diversas partes de la diplomacia. Puede practicarlos en diferentes entornos sociales y tenerlos listos para usar cuando ocurra un conflicto.

Aquí hay 5 ingredientes clave para ser discreto y diplomático.

1. Practica la escucha activa.

Actuar escuchando difiere de la escucha pasiva en que está dedicando toda su atención al orador.

Apague la música, los dispositivos electrónicos, la televisión, coloque el teléfono celular boca abajo sobre la mesa y mire directamente a la persona que habla, preferiblemente con contacto visual.

Te puede interesar:  15 cualidades que hacen una buena persona

Haga un esfuerzo por concentrarse no solo en sus palabras sino también en el lenguaje corporal que acompaña a esas palabras. ¿Qué te dice su expresión facial? ¿Cómo es su lenguaje corporal general? ¿Están a la defensiva? ¿Duele? ¿Triste? ¿Enojado? ¿Agresivo? ¿Pasivo? ¿Qué se comunica aparte de las palabras?

Una vez que terminen de hablar de su lado de la situación, díselo así. “ Si lo entiendo correctamente, el problema es … ”

De esa manera, si necesita dar consejos u ofrecer palabras de consuelo, tendrá una imagen lo más clara posible de cuál es el problema o conflicto.

2. Pausa, considera cuidadosamente tus palabras, luego habla.

Una respuesta emocional rara vez es la elección correcta para navegar una situación diplomática.

Entonces, antes de decir algo, haga una pausa, tómese un poco de tiempo para considerar si las palabras que está a punto de decir reflejan con precisión la situación y luego hablan.

Otras personas pueden encontrar esto extraño a menos que te conozcan bien. Es posible que deba decirles algo como “ Necesito un minuto para considerar mis pensamientos y cómo expresarlos. ” La mayoría de las personas razonables solo dirán “ está bien ” y le darán el momento que necesita.

La razón de esto es que no puedes desatar una campana. Si dices algo incorrecto por ira o frustración, no puedes decirlo. Todo lo que puede hacer en ese punto es un mayor control de daños, que es algo que debe evitarse.

Unos segundos de consideración de sus palabras antes de hablar pueden ahorrarle horas de trabajo emocional y conflicto.

3. Pregúntese, “ ¿Es necesario decir esto? ¿Cómo puedo decir esto respetuosamente? ”

La parte más crucial del tacto es aprender cuándo no hablar.

Comprenda que en muchas situaciones, principalmente si intenta ayudar a otras personas a encontrar una resolución, su opinión no cuenta para nada.

Tienen sus propias opiniones, y buscan navegar más por ellas en lugar de enturbiar aún más las aguas.

¿Es necesario decir la opinión que está a punto de expresar? Y si es así, ¿respeta a los participantes en el conflicto y la conversación? ¿Te respeta?

Si decide que su opinión será útil, consulte el punto anterior y haga una pausa antes de decir algo. Luego, evite frasear las cosas de una manera que ataque a alguien, sus acciones o sus opiniones.

En cambio, ofrezca pensamientos constructivos de una manera que se centre en las declaraciones “ I ” para dejar en claro que no está declarando hechos o instrucciones absolutas, sino que expresa ideas u opiniones.

Entonces, podría decir:

“ Creo que debes tener en cuenta cómo te está tratando y dónde trazas la línea. ”

en lugar de,

“ Es un imbécil y sería mejor dejarlo porque merece algo mejor ”

Te puede interesar:  Si detectas estos 40 signos en tu vida, lo estás haciendo mejor de lo que piensas

Alternativamente, hacer preguntas puede ser una forma útil de lograr que una persona o personas lleguen a una conclusión que sea mejor para ellos, y evita que necesite indicar su posición u opinión:

“ ¿Cómo te sientes cuando te trata mal? ¿Es su personalidad o simplemente está pasando por un momento difícil? ¿Sientes que las cosas pueden mejorar si ambos trabajan en ello? ”

Si decide que lo que está a punto de decir realmente no agregará nada de valor a la conversación, simplemente continúe dejando que la otra persona o personas hablen. Si permanece en silencio, se sorprendería de cómo otras personas buscan llenar ese silencio. Alternativamente, haga más preguntas para obtener información más o más clara sobre la situación.

4. Construye límites emocionales saludables para ti.

La clave para pararse en medio de un conflicto sin quemarse en el proceso es tener límites emocionales sólidos para protegerse.

Deje que el mundo y otras personas se enfurecan a su alrededor si eso es lo que harán, pero no puede dejarse llevar por eso si quiere ser diplomático y discreto.

No tiene que hacerse parte de él si no lo desea.

Los límites emocionales también ayudan a no tomar las cosas personalmente. A veces las personas hablan por ira acalorada, o revelan algo negativo que puede ser cruel. Cuanto menos pueda tomar personalmente o como reflejo de quién es usted, más tranquilo y claro será cuando se involucre en un conflicto social.

La capacidad de mantenerse firme con una perspectiva clara lo ayudará a desactivar y navegar la situación.

5. Concéntrese en la amabilidad sobre la amabilidad.

Sea amable, pero no necesariamente necesita ser amable. Ser diplomático y discreto tiene que ver con navegar situaciones sociales complicadas, que a menudo serán negativas.

Ser amable es ser alguien agradable, gentil y generalmente agradable.

Ser amable es actuar de una manera que sea beneficiosa para usted y otras personas.

Francamente, ser amable y ser amable no suele ir de la mano. A veces hay que decirle a la gente cosas que no quiere escuchar, o hacer que vean esas cosas por sí mismos.

A veces hay que escuchar a las personas llorar o verlas sufrir una situación terrible que no se puede cambiar. A veces hay que ver cómo su mundo se rompe en un millón de piezas.

Y es por eso que la diplomacia y el tacto son mucho más importantes que la honestidad brutal.

No quieres que tus palabras rompan el mundo de alguien de una manera que les dificulte volver a armarlo. Las palabras amables y honestas con intenciones desinteresadas pueden hacer que el camino de la curación y la reconciliación sea mucho más fácil para los demás.

– Última actualización el 19 de marzo de 2021

También te puede interesar…

Ezoico

Deja un comentario