Las 5 etapas de una discusión exitosa

hombre y mujer teniendo una conversación difícil

La capacidad de conducir y encontrar resoluciones positivas al tener conversaciones difíciles es una habilidad para la vida que todos deben desarrollar.

Muchas situaciones solo pueden resolverse mediante la voluntad de uno de entablar conversaciones difíciles, ya sea en el trabajo o en sus relaciones personales.

Pedir un cambio o resolver un problema puede causar emociones acaloradas si la conversación no se maneja bien.

La persona puede ofenderse o sentir que está siendo criticada injustamente, lo que hará que reaccione a la defensiva.

Esa defensa es una barrera importante para encontrar una solución o llevar a una persona a su punto de vista. Las personas generalmente dejan de escuchar cuando comienzan a enojarse o ponerse a la defensiva.

El proceso de tener una conversación difícil no necesita ser complicado. La base de la conversación comenzará antes de comenzar a hablar.

Planificación de la conversación

Una conversación difícil no debería ser una discusión desde el momento en que las tensiones o emociones se están agotando.

Cuanto menos emocional pueda ser al acercarse a la conversación, mejores resultados probablemente obtendrá porque se comunicará con una mente clara.

Es mucho más fácil empatizar, encontrar un terreno común y encontrar las palabras correctas cuando sus emociones son geniales.

Tómese un tiempo para planificar la conversación, lo que necesita decir y cómo lo dirá.

La forma en que entrega un mensaje es tan importante como lo que realmente es ese mensaje. La presentación afecta la forma en que una audiencia percibe y recibe un mensaje.

Responder las siguientes preguntas claramente lo ayudará a planificar su conversación.

¿Cuál es el problema que debe discutirse?

Explique claramente el problema de una manera simple y concisa para que pueda ver cuál es el problema.

Te puede interesar:  6 cosas que toda persona altamente sensible necesita mucho

Si hay múltiples problemas que contribuyen a un problema general, tenga cada uno de estos claro en su mente.

¿Qué factores están influyendo en el problema?

No siempre es culpa de una persona que surgiera un problema. A veces hay factores externos que pueden estar influyendo o causando un problema.

Considere si hay algún factor externo que pueda estar afectando la situación.

¿Qué resolución quieres alcanzar?

Decida cómo será una resolución exitosa del problema, qué puede aceptar y dónde puede comprometerse si es necesario.

Saber esto lo ayudará a guiar la conversación de una manera que le brinde la mayor posibilidad de alcanzar esta resolución.

Enfoque de la persona

Acercarse a la persona con la que necesita hablar puede ser tan simple como “ Oye, necesito discutir el problema X con usted. ¿Cuándo sería un buen momento para hablar de ello? ”

Este enfoque simple y directo dice lo que hay que decir y al mismo tiempo le da a la otra persona la oportunidad de encontrar su base.

Al preguntar cuándo sería un buen momento para ellos, les está dando la oportunidad de ser un participante activo en lugar de forzar la conversación inesperadamente.

No todas las situaciones serán tan claras y sin problemas. Asume que la persona con la que está hablando es receptiva y susceptible a la conversación.

Si no lo son, entonces es probable que esa sugerencia no funcione bien.

Pueden usarlo como una oportunidad para rechazar o posponer la conversación, lo que le dirá que es posible que no les importe encontrar una solución y que se requiera un enfoque diferente.

Una vez que tenga un tiempo establecido, puede tener la conversación.

También puede gustarle ( el artículo continúa por debajo de ):

Tener la conversación

La forma en que entrega un mensaje es muy importante.

Desea que la otra persona sea receptiva a lo que tiene que decir para poder encontrar una solución al problema.

El mensaje que está entregando debe ser claro para que el oyente no se confunda.

¿Cómo haces eso?

Desliza las bromas y ve directo al grano.

Suponiendo que se acercó a la persona de antemano, saben que va a tener una conversación difícil y se habrá preparado mentalmente para ello.

Te puede interesar:  10 de los poemas más reconfortantes y hermosos sobre la muerte

Sea directo, vaya directo al grano. No hay razón para esponjar la conversación con relleno innecesario como bromas falsas y sándwiches de cumplido “. ”

Controla tus emociones y mantén la calma mientras hablas.

Es probable que una avalancha de emociones de usted evoque una avalancha de emociones del oyente. La ira generalmente incitará a la ira del oyente, por ejemplo.

Presta atención a tu tono, las palabras que estás usando y las emociones que se presentan en tu comunicación.

Si te sientes abrumado o demasiado emocional, haz una pausa durante unos segundos y recoge tus pensamientos.

La emoción no siempre es algo malo en conversaciones difíciles, pero generalmente es más dañino que útil.

Aclarar sus problemas utilizando ejemplos directos.

La forma más fácil para comunicar el problema es mediante el uso de ejemplos directos y claros de lo que está yendo mal.

Esto ayuda al oyente a comprender cómo podrían ser responsables de un problema y cómo podrían cambiar su comportamiento para resolverlo.

Evite las acusaciones, señalar con el dedo, culpar y lenguaje absoluto.

Esto puede ser más difícil de evitar de lo que uno podría darse cuenta, particularmente si está tratando de resolver un problema personal en el que realmente hay alguien a quien culpar por algo que sale mal.

Si puede evitar estas cosas, es más probable que llegue a una resolución exitosa del problema.

Evitar definitivamente un lenguaje absoluto como “ nada, ” “ todo, “ nunca, ” y “ siempre. ”

Este tipo de palabras erosionan la calidad de la conversación porque no reflejan la realidad. Nadie siempre hace nada.

Dale a la otra persona la oportunidad de decir lo que piensa y hacer preguntas.

La capacidad de escuchar es imprescindible. Si está buscando encontrar la solución a un problema, puede haber otros factores en el trabajo que no había considerado o que no tenía conocimiento.

Una conversación es un intercambio entre personas. No olvide escuchar lo que la otra persona tiene que decir, abordar sus inquietudes y considerar su punto de vista.

Es posible que ya tengan una solución o planes que usted no conoce. Asegúrese de comprender la respuesta de la otra persona.

Te puede interesar:  "No se conforme por menos" ¡A veces es un consejo simple e INCORRECTO!

Dales la libertad de hacer preguntas para que puedan comprender claramente tu punto de vista.

Esto también ayuda a la otra persona a sentir que es parte del proceso de resolución de problemas en lugar de sentir que se les está imponiendo una resolución.

No te desvíes del tema en cuestión.

Evite ser eliminado del problema que está discutiendo o deambulando por otros temas.

Eso generalmente convertirá la discusión en una lucha confusa ya que ambas partes pierden de vista el objetivo principal y comienzan a dejarse atrapar por una mentalidad de ataque y defensa.

Manténgase enfocado en el tema en cuestión.

No tenga miedo de tomar un descanso mutuo de una discusión.

Las conversaciones difíciles pueden evocar emociones intensas. Si usted u otra persona necesita un pequeño descanso, tome uno.

Solo asegúrese de que ambos estén de acuerdo en tomar un descanso y volver al asunto. No desea que ninguna de las partes use un descanso como un medio para descarrilar o controlar la conversación al finalizar la comunicación en un punto vital.

No haga suposiciones sobre la situación.

Trate de mantener una mente clara y abierta sobre la persona con la que está hablando y la situación que está tratando de resolver.

Esto lo ayudará a salvar la cara y preservar su propia imagen como una persona razonable y resuelta problemas si termina completamente equivocado acerca de una situación.

Esa perspectiva es importante porque no desea tener una reputación como alguien con quien es difícil encontrar soluciones.

Las personas tienen más probabilidades de evitarlo que tratar de trabajar con usted para encontrar resoluciones que solo le causarán más problemas en el futuro.

Resolución de la conversación

El cierre de la conversación debe articular claramente lo que se debe transpirar después de la conversación.

¿Hay objetivos particulares que deben cumplirse?

¿Acciones que deben tomarse?

¿Disculpas que hacer?

¿Puentes para reparar?

¿Las personas involucradas necesitan encontrar una resolución mutuamente beneficiosa juntas? ¿O es más el problema de una persona que necesita resolverse?

Al final, todas las partes deben tener una idea clara de cómo van a progresar para garantizar que el problema se resuelva y no vuelva a suceder.

Sin embargo, el mensaje puede no ser bien recibido, en ese momento sabrá si necesita comenzar a hacer otros planes o cambios.

Puede controlar cómo entrega un mensaje, pero no puede controlar cómo se sentirá o responderá el oyente.

Estas pautas deberían acercarlo a una resolución amigable para las conversaciones difíciles que inevitablemente tendrá en su vida.

– Última actualización el 24 de agosto de 2020

Ezoico

Deja un comentario