13 fuertes rasgos de personalidad que algunas personas encuentran intimidantes

fuerte personalidad

Te han dicho que tienes una personalidad fuerte y sabes que es cierto.

Aunque algunas personas pueden suponer que esa etiqueta es sólo una forma educada de decir que eres ruidoso, odioso, dominante o gilipollas, en realidad hay una gran diferencia entre esto y una fuerza de carácter más general.

Y sí, tienes algunos rasgos que a los demás les resultan completamente extraños, incluso aterradores, pero sabes que son esos rasgos los que te hacen ser quien eres. Son los que te hacen brillar y destacar entre la multitud.

Este artículo celebra tu fuerte personalidad y pretende educar a la gente para que pueda entender mejor a la persona que hay detrás de la etiqueta.

1. 1. Es usted un hombre de opinión y convincente, pero no arrogante

Sabes lo que piensas y no te dejas convencer fácilmente por los demás. Disfrutas discutiendo con la gente sobre asuntos importantes y eres competente a la hora de debatir tu caso. A pesar de ello, le gusta escuchar los puntos de vista de los demás y no los menosprecia ni se muestra arrogante.

Aunque a menudo convences a la gente de tu forma de pensar con argumentos coherentes y bien pensados, no te decepcionas en absoluto si no puedes convencer a una persona. Eres respetuoso con los que piensan y sienten de forma diferente a ti.

2. Eres decisivo

Sí, sopesas las opciones cuidadosamente, pero no te atascas tanto como para sufrir una parálisis por análisis. Confías en tu mente y en tu instinto para tomar las decisiones correctas y encuentras frustrante que otros pierdan el tiempo deliberando.

Te puede interesar:  Cuando alguien te critica, nunca hagas estas 6 cosas

Para ti, la sabiduría está en ser audaz y pasar a la acción en lugar de esperar a que la vida o alguien más tome la decisión por ti.

3. Se guía por la razón más que por la emoción

Puede que utilices tu instinto para guiarte, pero lo haces gracias a un enfoque muy racional para resolver los problemas. Dejas que tus emociones tengan algo que decir sobre cómo se hacen las cosas, pero la mayor parte del poder está en manos de la parte lógica y basada en la información de tu cerebro.

Eres el tipo de persona que estudiaría los compromisos del programa de todos los candidatos durante unas elecciones y elegiría al que cree que ofrece el mejor resultado para ti y para el resto de la sociedad. No te dejarías influir por los trucos, la palabrería y las promesas que no se pueden cumplir.

4. Te ciñes a tu moral

Sabes lo que defiendes y actúas con pasión según tus creencias. Nadie puede convencerte de que hagas algo que no te parece correcto.

Tu moral dicta qué acciones consideras aceptables o no de los demás y no tienes miedo de decirle a alguien cuando se pasa de la raya.

5. No te preocupas demasiado por complacer a los demás

En lugar de tratar de mantener a todo el mundo de su lado, no tienes miedo de irritar algunas plumas si eso significa ser tu verdadero yo. Crees firmemente en ti mismo y no sientes la necesidad de salirte de tu camino para complacer o impresionar a los demás.

Tratas a los que te rodean con respeto, pero en ningún momento complaces su ego para salir adelante. Quieres conseguirlo mostrando tu verdadera cara, y si a los demás les da miedo, es su problema, no el tuyo.

Te puede interesar:  8 maneras de lidiar con el rechazo constante

Por ello, eres muy exigente con quién dejas entrar en tu círculo íntimo. No tienes tiempo ni energía para desperdiciar con gente que sólo quiere que estés de acuerdo con ellos todo el tiempo.

6. Sabes lo que quieres en la vida

Desde una edad bastante temprana, tienes un fuerte sentido de saber en qué dirección te diriges. A medida que creces, mantienes una visión clara de lo que quieres lograr en la vida y no flaqueas ni lo crees irrealizable sin importar los obstáculos que se cruzan en tu camino.

7. Estás muy orientado a los objetivos

Como tienes la vista puesta en determinados éxitos en la vida, te gusta establecer objetivos intermedios que te impulsen en tu camino a un ritmo rápido.

No vas deambulando y esperando que un día tus sueños se conviertan en realidad, sino que sabes qué pasos tienes que dar y te centras en conseguir estos objetivos más pequeños e inteligentes para llegar a tu destino deseado.

Puestos relacionados (el artículo continúa más abajo):

8. No te quedas en el pasado

Para ti, lo que se ha ido se ha ido y no tiene sentido pasar demasiado tiempo pensando en ello. Te interesa mucho más lo que está ocurriendo ahora mismo y cómo va a repercutir en tu futuro.

Esos objetivos futuros que acabamos de mencionar son los que te estimulan en el presente y prefieres dirigir tu energía hacia el ahora en lugar de hacia el pasado.

9. Puedes aprender de tus errores

Aunque no te guste mirar hacia atrás en lo que ya ha pasado, eso no quiere decir que no aprendas lecciones de ello. Eres muy capaz de identificar dónde las cosas salieron mal y adaptar tus acciones para evitar que vuelva a suceder.

Te cuesta entender a las personas que dan vueltas, repitiendo una y otra vez los mismos comportamientos no deseados, aunque juren que cada vez será la última.

10. Puedes admitir cuando te equivocas

No eres tan cabezota como para creer que siempre tienes razón; de hecho, difícilmente podrías aprender de tus errores si no fueras capaz de admitir cuando te equivocas en primer lugar.

Te puede interesar:  15 consejos para pensar más rápido (cómo ser un pensador rápido)

Y cuando haces mal a otras personas, eres rápido en reconocerlo y tratar de enmendarlo.

11. No tienes mucha autocompasión

Las cosas no siempre salen como quieres en la vida; sabes que esto es cierto. Sin embargo, no te quedas en esas cosas ni te compadeces de ti mismo por ellas. En lugar de ello, aprovechas estas situaciones como oportunidades para crecer y aprender, de modo que puedas avanzar en lugar de quedarte atascado en la negatividad.

Es poco probable que las palabras «¿por qué yo?» o «tengo tan mala suerte» pasen por tus labios y te retuerces un poco cuando escuchas a otros lamentarse por el estado de sus vidas.

12. Buscas entender los problemas y aborreces la ignorancia

Admites libremente que no puedes saberlo todo, pero siempre te gusta entender un asunto en todas las facetas posibles. No vas por ahí soltando opiniones que se basan en poco más que propaganda y retórica sin hechos, sino que construyes tus puntos de vista sobre una sólida comprensión de los argumentos de ambas partes.

Es más, no soportas a la gente que emite juicios sin pararse a aprender, investigar y pensar en las cosas que dicen con un aire de objetividad.

13. No tienes miedo

En realidad, este epígrafe es un poco incorrecto: lo que realmente debería decir es que, aunque tienes miedos, no dejas que se interpongan en tu camino ni que dicten tu vida.

Estás dispuesto a enfrentarte a tus miedos para superarlos y entiendes que lo contrario es poner límites a tu vida y a las posibilidades que tienes de experimentar cosas nuevas.

Estas características, y otras similares, definen una personalidad fuerte y, ahora que las conoces, deberías ser más capaz de reconocer una cuando te la encuentres. O tal vez ahora haya tomado conciencia de su propia personalidad fuerte y de cómo influye en su forma de vivir la vida.

¿Te describe este artículo a ti o a alguien que conoces? Cuéntenoslo dejando un comentario a continuación.

– Actualizado el 22 de agosto de

2019También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario