13 pequeñas señales de que estás estreñido emocionalmente

estreñimiento emocional - el hombre se ve estresado por mantener sus emociones en

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a superar su estreñimiento emocional. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de un profesional.

El estreñimiento emocional se define como el embotellamiento de las emociones debido a la falta de voluntad o a la incapacidad de procesar, expresar y liberar lo que uno siente o experimenta.

Si se siente incómodo y reprimido, emocionalmente hablando, siga leyendo para conocer las causas, los signos y los tratamientos asociados al estreñimiento emocional.

¿Qué causa el estreñimiento emocional?

Para reconocer los síntomas y comenzar el tratamiento del estreñimiento emocional, primero debemos comprender la causa que lo origina. Como cualquier otra dolencia, algo desencadenó esta condición – no surgió simplemente de la nada.

Como explicamos en nuestra definición anterior, el estreñimiento emocional es la incapacidad o la falta de voluntad para expresar lo que sentimos.

Si se trata de esto último, la persona sabe lo que siente y decide no explorar ni procesar esas emociones.

Por el contrario, si alguien es incapaz de expresar sus emociones, puede que no sea plenamente consciente de lo que siente. Esto es común en las personas con TEPT, o en aquellas que nunca han aprendido a ser introspectivas en términos de lo que están sintiendo, y por qué.

13 síntomas de estreñimiento emocional

Un bloqueo emocional de este tipo puede manifestarse de diferentes maneras. A continuación te presentamos algunos de los más comunes con los que te puedes encontrar.

1. Dolores de cabeza y visión borrosa.

Si alguna vez has tenido un dolor de cabeza o una migraña relacionados con el estrés, sabes lo debilitantes que pueden ser. Mientras que las migrañas suelen estar causadas por factores físicos, las provocadas por el estreñimiento emocional se deben a una acumulación interna de algún tipo.

Todas esas energías no liberadas pueden forzar su camino hacia arriba como burbujas en un refresco carbonatado y causarán dolor y problemas de visión cuando estén rebotando en el interior de tu cráneo.

2. Disociación empática.

Es posible que estés tan insensibilizado con el mundo que te rodea que tengas dificultades para empatizar con lo que otros están experimentando.

Por ejemplo, alguien puede contarte que su padre murió el día anterior y tu única respuesta sería «Oh», en lugar de expresar tus condolencias o preguntar si puedes hacer algo para ayudar.

Ni siquiera se te ocurre que puedan estar sintiéndose emocionados por la experiencia, ya que estás tan distanciado de tu propio dolor.

3. Tensión en la cara, especialmente alrededor de los ojos.

¿Te has dado cuenta de que cuando la gente se resiste a algo -ya sea físico, como una lluvia fuerte, o emocional, como una mala noticia- tiende a hacer una mueca de dolor?

Ahora bien, cuando alguien se resiste a las emociones que no quiere (o no puede) sentir de forma casi constante, ese tipo de muecas y la tensión facial pueden volverse crónicas. Pueden desarrollar pliegues en el entrecejo o sentir un dolor constante en la frente y los pómulos. En casos severos, podrían sentir como si tuvieran infecciones en los senos nasales debido al jaleo que se produce en su cara.

4. Problemas de sueño.

Las emociones reprimidas quieren liberarse como sea, y ¿qué mejor momento para hacerlo que cuando intentas dormir?

Cuando no estás reprimiendo conscientemente todo lo que piensas y sientes, esas emociones pueden brotar y manifestarse físicamente.

El insomnio, las sacudidas, los calores y los fríos, el despertarse repetidamente durante la noche y tener dificultades para volver a dormirse, y los sueños tumultuosos son manifestaciones del estreñimiento emocional.

5. Ataques de ansiedad o pánico.

Las emociones reprimidas no desaparecen sin más: se acumulan y se acumulan. Esa energía tiene que ir a alguna parte, y si no se libera y canaliza de forma saludable, entonces encuentra una forma de escapar como sea.

Piensa en esto como en el vapor que se escapa de una olla a presión. Si no tiene una válvula que libere el exceso de presión cuando se acumula demasiado, entonces podría filtrarse por los lados o agrietar la tapa en un intento de liberarse.

Te puede interesar:  12 formas de no emocionarse cuando la situación lo requiere

6. Ataques de ira o llanto aparentemente «irracionales».

Descubres que alguien ha dejado un plato sin lavar en la encimera de la cocina y de repente sientes una oleada de rabia tan poderosa que quieres lanzar ese plato por la ventana como si fuera un frisbee. O estás dando un paseo y de repente te pones a llorar sin motivo aparente.

Estos arrebatos emocionales son similares a los ataques de ansiedad y pánico mencionados anteriormente. Cuando las emociones se reprimen durante el tiempo suficiente, tienen que encontrar una forma de escapar de alguna manera, por los medios que sean, para no romper nada vital.

7. Entumecimiento.

En el lado opuesto del espectro a lo mencionado anteriormente, tenemos el entumecimiento emocional. Es posible que estés tan desanimado emocionalmente que no puedas sentir nada en absoluto. Esto puede incluso extenderse a partes de tu cuerpo.

Podrías hacer el equivalente emocional de clavarte una horquilla en las tripas y no lo sentirías. Las cosas están tan profundamente reprimidas y apisonadas que no podrán moverse sin una ayuda significativa.

8. Problemas de mandíbula y dolores de muelas.

Al igual que los dolores de cabeza mencionados anteriormente, la represión emocional puede manifestarse en dolores de mandíbula o de dientes. En la mayoría de los casos, esto se debe a que se aprietan las mandíbulas contra sentimientos no deseados, lo que provoca dolor en la articulación temporomandibular y presión contra los dientes.

Además de ser doloroso, esto puede causar daños a largo plazo en los propios dientes. Pueden acabar astillados, agrietados o desgastados de alguna manera.

9. Dolor de garganta o congestión.

El chakra de la garganta, visuddha, está asociado con la expresión. Si estás emocionalmente constipado y no puedes expresar lo que sientes, ¿adivina qué se va a manifestar? Así es: todo tipo de problemas relacionados con la garganta.

Puede que la garganta se te cierre cuando intentas hablar, dejándote tartamudo o sin palabras. De hecho, puede incluso perder la voz sin motivo aparente, ya que su represión emocional le impide literalmente hablar.

De forma similar, puedes ser propenso a infecciones de garganta recurrentes, como la amigdalitis o los estreptococos, o incluso tener «piedras» en las amígdalas o las trompas de Eustaquio. Otras personas podrían encontrar que tienen una acumulación de mucosidad que necesitan seguir limpiando, o un dolor crudo general que necesita ser aliviado con bebidas calmantes y alimentos blandos.

10. Problemas digestivos.

Pueden ser desde náuseas y tensión en la vesícula biliar hasta reflujo ácido, indigestión, calambres en el bajo vientre y síndrome del intestino irritable. De hecho, los problemas digestivos son algunos de los signos más comunes de la represión emocional y el estreñimiento.

Las emociones se procesan a través del vientre igual que la comida, así que si tienes problemas para digerir tus sentimientos, se acumularán y empezarán a agitarse en tu abdomen.

El chakra del plexo solar/abdominal superior se llama manipurna. Gobierna las emociones y la fuerza de voluntad y es el puente entre los centros energéticos intelectuales superiores y los emocionales inferiores. Cuando y si esto se obstruye, creará desarmonía en todo.

Imagina esto como una obstrucción en una de las principales áreas de conexión del sistema de agua de tu casa. Si se obstruye, no hay movimiento real en ningún sentido. No se puede introducir agua, y tampoco se puede liberar nada. Todo se estanca y comienza a degradarse.

11. Síndrome de las piernas inquietas.

Las emociones reprimidas encontrarán una forma de liberarse. En algunas personas, esto puede significar que desarrollen el síndrome de las piernas inquietas.

Si no está familiarizado con este síndrome, consiste en el movimiento subconsciente y el rebote de una o ambas piernas mientras se está en reposo. Esto puede ocurrir mientras se trabaja en un escritorio o mientras se duerme. En esencia, es simplemente la energía que se libera de manera subconsciente.

12. Distracción con comodidad.

Es fácil ignorar las emociones con las que no queremos lidiar sumergiéndonos en otra cosa, especialmente si requiere toda nuestra atención.

De este modo, podemos redirigir nuestra energía hacia algo que nos entretenga u ocupe por completo, de modo que tengamos una excusa para no mirar en los rincones y cajas que estamos evitando.

Algunas personas pueden desplazarse sin cesar por las redes sociales o ver series de Netflix durante horas para no tener que pensar en lo que sienten. Otros se pierden en los videojuegos o se meten de lleno en manualidades que requieren toda su energía y concentración.

Te puede interesar:  5 señales de que te importa demasiado lo que piensen los demás

¿Te parece que te sumerges en tareas o pasatiempos más de lo que sueles hacer? ¿Y te pones muy irritable o te enfadas si te interrumpen mientras lo haces? Por ejemplo, puede que se enfade con su cónyuge o con sus hijos por atreverse a decirle que la cena está lista porque no quiere desconcentrarse de su disociación.

Esto es habitual en muchas personas que sufren de estreñimiento emocional, ya que es más fácil redirigir la atención que mirar algo que les está causando dolor o ansiedad.

Aunque estos pasatiempos pueden ofrecer una catarsis durante las horas de descanso, pueden acabar haciéndote mucho daño a largo plazo. Esto se debe a que no te están permitiendo ninguna salida para liberar toda la energía emocional que has estado reprimiendo.

Además, no sólo te estás haciendo un flaco favor a ti mismo al no afrontar y trabajar tus emociones, sino que también estás dañando potencialmente tus relaciones con los miembros de tu familia.

Es una putada tener que andar con pies de plomo para no enfadar a alguien. Fíjate bien en la cara de tus familiares la próxima vez que vengan a interrumpirte con algo importante. Fíjate en si puedes ver el miedo o la inquietud que hay en ellos cuando se preparan para un arrebato tuyo. Luego piensa si quieres que te recuerden así para siempre.

13. Aislamiento.

Algunas personas están tan decididas a no sentir nada que no quieran afrontar que se aíslan de cualquier «desencadenante» potencial. Si no pasan tiempo con amigos o familiares, esas personas no pueden decir o hacer nada que pueda abrir sus puertas herméticamente cerradas.

Si tienen que comunicarse con otras personas, lo hacen a través de breves correos electrónicos o mensajes de texto. O puede que se abstengan de todo contacto y se conviertan en completos reclusos sociales.

Su razonamiento es que pueden seguir evitando todas estas emociones incómodas si simplemente fingen que no existen. Es como cuando los niños pequeños no entienden el concepto del escondite y creen que si cierran los ojos lo suficiente, no sólo no pueden verte, sino que tú tampoco puedes verlos.

La única forma de mantener esa pretensión es no dar a nadie la oportunidad de decirles lo contrario.

El problema es que este tipo de autoaislamiento exacerba todo tipo de inestabilidades emocionales. Cuando las personas se vuelven reclusas, pueden perder su capacidad para interactuar o empatizar con los demás. Además, pueden desarrollar afecciones más graves como la agorafobia. Lo que comenzó como un deseo de estar solo puede convertirse en la incapacidad de salir de su apartamento o casa.

Al final, se ven atrapados por los mismos muros que levantaron para protegerse.

Cómo hacer que sus emociones vuelvan a fluir correctamente

Antes de pensar siquiera en trabajar con las emociones que has estado reprimiendo durante tanto tiempo, una de las mejores cosas que puedes hacer es liberar parte de esa presión que se ha ido acumulando. Algunas formas efectivas de hacerlo son

Movimiento físico.

Una de las mejores maneras de hacer que todo se mueva es a través de la expresión física, de la manera que mejor funcione para ti.

El ejercicio físico nos permite liberar literalmente la energía que se ha ido acumulando en nuestro cuerpo. Como ventaja añadida, también nos fortalece para poder soportar las dificultades que puede plantear el procesamiento y la liberación de esas emociones.

A algunas personas les gusta salir a correr para deshacerse del exceso de energía y liberar la ansiedad, mientras que otras pueden atarse unos guantes de boxeo y golpear unos sacos de boxeo para aliviar la ira y la frustración. Otros prefieren algo más lento y metódico, como el tai chi o el yoga.

El yoga es, de hecho, estupendo para acabar con el estreñimiento emocional. Estira literalmente todas las partes de ti que pueden estar bloqueadas, permitiendo que tu energía fluya más libremente. Sólo hay que tener cuidado con hacer demasiado y demasiado pronto (para más detalles, ver el masaje de tejido profundo más adelante).

Expresión verbal o escrita en solitario.

Para algunas personas, una sólida sesión de gritos primarios puede hacer maravillas. A mi pareja le gusta nadar cuando hace calor, y se sumerge bajo el agua y grita todo lo que puede para liberar el exceso de tensión, siempre con buenos resultados. Si no tienes un lago o un río donde gritar, una almohada también funciona bien.

Si no te gusta la idea de gritar al vacío, puedes probar a escribir un diario. Puedes escribirlo tú mismo o descargarte hojas con preguntas y respuestas que puedes rellenar. A veces, el mero hecho de plasmar las cosas en un papel puede ayudar a desalojar algunos de los pensamientos y emociones que se han atascado en tu garganta.

Te puede interesar:  5 razones para vivir si no puedes encontrar una en este momento

Mantén este diario en privado para que otras personas de tu casa o tu círculo social no puedan husmear en él, a menos que tú les invites a hacerlo.

Sesiones de terapia con un buen consejero.

Además de las sugerencias mencionadas anteriormente, una de las mejores cosas que puedes hacer para que las cosas vuelvan a funcionar es tener sesiones regulares con un consejero o terapeuta con el que te sientas cómodo.

Al igual que una obstrucción intestinal masiva requiere una intervención quirúrgica para extirparla, a veces los bloqueos emocionales también necesitan la ayuda de profesionales para desatascarlos. A pesar de tus propios esfuerzos, a pesar de leer libros de autoayuda y de intentar salir del agujero en el que te encuentras, a veces lo que realmente se necesita es ayuda externa.

Un buen terapeuta puede trabajar con usted para ayudarle a desbloquear las puertas que ha sellado de una manera que sea saludable para usted en lugar de sacudirle. Recomendamos las sesiones en línea disponibles en un profesional, donde puede conectarse con un terapeuta experimentado en cualquier parte del mundo y a la hora que le convenga. Haga clic aquí para obtener más información o para reservar una sesión.

Algunas personas deciden hacer viajes espirituales a lugares exóticos para intentar despertarse, por así decirlo. Pueden ir a Perú a una ceremonia de ayahuasca o peregrinar a la India para caminar sobre las brasas con gurús y babas.

El problema aquí es como abrir una vieja puerta que ha estado cerrada durante mucho tiempo. Si engrasas las bisagras y las trabajas suavemente hacia delante y hacia atrás, y luego abres la puerta poco a poco, debería abrirse sin problemas. Puede que chirríe un poco y probablemente necesite alguna reparación, pero estará relativamente intacta.

En cambio, si intentas abrir la puerta de golpe sin cuidado ni preparación, no sólo corres el riesgo de destrozar la propia puerta, sino que puedes romper la jamba y acabar aturdido con un pomo roto en las manos. Muchas personas han intentado abrir sus puertas interiores a patadas y han sufrido brotes psicóticos en el proceso.

Al igual que confiarías en un cirujano para ayudar a tu cuerpo físico, confía en un buen terapeuta para que te ayude a sanar tu cuerpo emocional. De nuevo, te animamos a que consultes un profesional para ver si su servicio online es adecuado para ti.

Masaje de tejido profundo.

Esto se recomienda después de que hayas empezado a abrir esas puertas con el terapeuta antes mencionado. De lo contrario, corres el riesgo de abrir puertas y ventanas por las que quizá no estés preparado para mirar todavía.

Las emociones pueden quedar atrapadas en diferentes zonas del cuerpo, creando bolsas de músculo y fascia comprimidas. Como puedes imaginar, esto puede causar todo tipo de molestias físicas. Cuando una persona que tiene emociones reprimidas de este tipo atrapadas en sus tejidos acude a un masaje, esos sentimientos pueden ser liberados a la fuerza a través de la manipulación manual.

El resultado es que la persona que recibe el masaje puede sentirse abrumada por lo que está sintiendo. Puede sufrir graves ataques de pánico o empezar a reír o llorar de forma incontrolada. Algunos pueden empezar a temblar o a tener espasmos, mientras que otros pueden cerrarse, acurrucarse en posición fetal y adormecerse como mecanismo de afrontamiento.

Por eso es tan importante abrir esas puertas con un terapeuta de confianza antes de acudir a esa sesión de shiatsu o masaje craiosacral. Aunque tu terapeuta de masajes puede ser una persona realmente increíble, puede que no esté cualificada para soportar que tengas un ataque de nervios en su camilla.

*

Es absolutamente posible superar el estreñimiento emocional siempre y cuando te sientas preparado para hacerlo. La clave es hacerlo de forma suave y metódica y darse tiempo para abrirse. Al igual que en el caso del estreñimiento físico, buscas laxantes suaves que hagan que las cosas se muevan cómodamente.

Intenta dar pequeños pasos y renegociar el panorama a medida que avanzas. Diferentes técnicas funcionarán para diferentes personas, y puede que descubras que un método es mucho más efectivo para ti que otro.

Lo más importante es que participes en este viaje cuando sientas que quieres hacerlo, no porque otra persona te presione o te haga sentir obligado. Si eso ocurre, es probable que sientas rabia y resentimiento hacia esa persona por hacerte sentir cosas que aún no estás preparado para manejar.

Al igual que empezar una dieta nueva y saludable o un régimen de ejercicio, estas cosas deben emprenderse porque te preocupas y te respetas a ti mismo y quieres hacerlo por ti. No por odio a ti mismo o por vergüenza. Haz de este viaje de curación un acto de bondad amorosa y te sorprenderá cómo cambia tu vida como resultado.

También te puede gustar:

Por Finn Robinson – Última actualización: 21 de abril de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario