17 creencias de las personas felizmente optimistas

Durante mucho tiempo se ha debatido si ser optimista es algo bueno, o si una perspectiva pesimista es más protectora y mejor para usted a largo plazo. Más recientemente, las investigaciones han indicado que las personas optimistas viven más tiempo con una mejor salud mental y una mejor calidad de vida.

Entonces, ¿qué hace que una persona sea optimista? ¿Qué creencias son fundamentales para su estilo de vida?

El objetivo de este artículo es analizar algunas de las creencias más comunes entre los optimistas para tratar de entender cómo funcionan sus mentes y por qué piensan como lo hacen.

1. Mi respuesta es mi última elección

Una persona optimista cree que, independientemente de la situación a la que se enfrente, lo único sobre lo que siempre tiene control es la manera de responder.

Tanto si las cosas son buenas, neutras o malas, la elección es suya para reaccionar como quiera. Simplemente, eligen mirar el lado positivo más de lo que eligen quedarse con lo negativo.

Los optimistas creen fervientemente que tienen el poder dentro de ellos para lograr un cambio positivo. Tienen fe en sus propias capacidades y en su persistencia; confían en que si siguen sus sueños con valor y convicción, tienen muchas posibilidades de convertir esos sueños en realidad.

3. Las cosas buenas nunca están lejos

Cuando uno tiene una visión optimista de la vida, es natural creer que las cosas buenas le esperan a la vuelta de la esquina. Y aunque el futuro no se puede predecir con exactitud, si crees que lo bueno está por llegar, te hace más capaz de verlo cuando lo hace.

Si lo piensas bien, siempre hay cosas buenas que vendrán en tu futuro si tus ojos están abiertos para verlas.

Te puede interesar:  Aprende a meditar: ejercicios prácticos para mejorar tu bienestar

4. El trauma es temporal, pero la curación lleva tiempo

Los optimistas no son completamente inmunes a los traumas; sólo los consideran un acontecimiento impermanente que un día quedará relegado al pasado. Desde luego, no niegan el hecho de que la curación de las heridas emocionales puede llevar tiempo.

Lo que es diferente es que, incluso durante un período angustioso de sus vidas, no olvidan los buenos momentos que han tenido y saben que esa felicidad volverá a ser posible.

5. Expresar la gratitud es esencial

Cuando las cosas buenas llegan al mundo de un optimista, no las da por sentado. Por el contrario, expresan su agradecimiento para recordar su buena suerte.

Creen que si miran a su alrededor con ojos agudos, se sorprenderán de lo mucho que hay que agradecer, y que expresar su agradecimiento sólo sirve para reforzar su visión positiva del mundo.

6. Mañana es un nuevo día

Un optimista siempre ve un nuevo día como una nueva oportunidad para encontrar o crear algo bueno en su propia realidad. Si sufren contratiempos en su viaje por la vida, se sienten reconfortados por la puesta y la salida del sol porque cada nuevo día tiene el potencial de revelar un camino de vuelta a la senda de la que se han desviado.

Entienden el poder del tiempo para promulgar un cambio positivo en una persona y están totalmente abiertos al potencial que trae cada mañana.

7. Los detractores aún no han encontrado su camino

Cuando un optimista se enfrenta a alguien que menosprecia sus sueños y desprecia sus creencias, le presta poca atención. Entienden que ese individuo aún no ha tomado conciencia de la asombrosa capacidad del ser humano para lograr grandes cosas.

Sea cual sea el argumento, una persona optimista creerá en sí misma y en la abundancia que se puede encontrar si uno está dispuesto a buscarla y luchar por ella. Para ellos, un detractor es alguien que simplemente no puede vislumbrar el camino hacia sus sueños; una persona ciega a su propio potencial.

8. La adversidad se supera a cada paso

Si un alma optimista necesita alguna vez que le recuerden su capacidad innata para superar los obstáculos, sólo tiene que mirar a su alrededor. Busque donde busque, podrá ver ejemplos de personas que se han enfrentado a tiempos difíciles, han luchado contra demonios y han salido victoriosos.

Estos modelos de determinación demuestran que todo es posible si se cree en ello. Actúan como motivación para que el optimista siga creyendo en lo bueno que le espera.

Te puede interesar:  El poder del mindfulness para mejorar la salud mental

9. Mi vida es finita y es mejor aprovecharla mirando el lado bueno

Nuestros días en esta tierra son limitados, y un optimista cree que es mucho mejor pasarlos centrándose en todas las cosas positivas que han sucedido y que podrían suceder. La fragilidad y la incertidumbre de la vida les motiva a pasar todo el tiempo posible con una mentalidad positiva, porque sólo así se puede disfrutar realmente del tiempo que se tiene.

10. Elijo mis batallas sabiamente

Ningún optimista puede mantener una perspectiva alegre todo el tiempo, pero puede intentar asegurarse de que cuando un estado de ánimo más deprimido se apodera de él, hay buenas razones para ello. No dejan que las pequeñas molestias les afecten, sino que siguen adelante mentalmente en un abrir y cerrar de ojos, reservando la tristeza, la ira, la ansiedad y otras emociones negativas para sucesos más graves.

En otras palabras, eligen cuándo luchar contra su realidad y cuándo no. Podrían castigarse cada vez que algo sale mal, pero cuando se trata de cosas pequeñas, no se preocupan.

11. Lo bueno no sería tan bueno si no hubiera conocido lo malo

Otra creencia que una persona optimista es bastante probable que sostenga es que experimentamos mucha más alegría y felicidad de los buenos momentos cuando estamos dispuestos a aceptar lo malo.

Se dan cuenta de que si nunca nos ocurre nada malo, es posible que no apreciemos plenamente lo bueno de la vida. Piensa en ello como si vivieras en un lugar donde el sol brilla todos los días, donde la temperatura es siempre agradable y la brisa es refrescante en su modestia; probablemente no apreciarías ese clima si nunca hubieras conocido el frío, la humedad y la tormenta.

12. El optimismo engendra optimismo

Cuando un optimista tiene pensamientos positivos sobre las posibilidades futuras, también está reforzando su carácter optimista. Saben que a medida que practican el optimismo, sirven para que su perspectiva de futuro sea más naturalmente alegre, reforzando sus vías neuronales.

Para ellos, el optimismo no es simplemente un rasgo de personalidad inherente con el que fueron bendecidos, sino algo que se desarrolló y que continúa desarrollándose con el tiempo. Se convierte en una parte de su régimen de autocuidado, al igual que el ejercicio y una dieta saludable.

13. Lo bueno y lo malo no deben tomarse como algo personal

Puede ser demasiado fácil asumir que cuando suceden cosas malas, es porque te las mereces o porque no estás bendecido con la suerte que otras personas parecen tener. Sin embargo, esto es contrario a la creencia de un optimista, que verá lo bueno y lo malo simplemente como cosas que suceden.

Te puede interesar:  5 señales claras de que alguien tiene uno

Los optimistas son más capaces de desprenderse de los acontecimientos de su vida. Desde su punto de vista, la vida tiene sus altibajos y no siempre se puede culpar a nada, y mucho menos a uno mismo. A veces la vida simplemente sucede.

14. No sirve de nada pensar en lo malo

Una persona optimista se niega a dejar que los incidentes y pensamientos negativos se apoderen de ella durante mucho tiempo. Creen que esos patrones de pensamiento repetitivos tienen poco valor y que se puede elegir cambiar el enfoque hacia otra cosa.

Saben que si pueden cambiar sus pensamientos hacia algo bueno; algo por lo que se sientan agradecidos, entonces vivirán una vida mucho más tranquila.

15. Recargar las pilas es importante

El optimismo no depende de estar bien descansado, pero seguro que es mucho más fácil ser optimista cuando te sientes despierto y entusiasmado con energía. Por eso un optimista cree en el poder del «tiempo para mí» y otras actividades que sirven para relajar el cuerpo y la mente.

El pesimismo puede surgir del cansancio al esforzarse por visualizar lo bueno que hay por delante, por lo que un optimista se tomará el tiempo necesario para descansar y recuperarse cuando sus baterías estén bajas.

16. Cómo interactúo con el mundo es importante

Nuestras vidas se construyen principalmente en torno a una serie de interacciones con el mundo. La persona optimista entiende que la forma en que vemos estas interacciones y cómo las interpretamos puede tener un gran impacto en nuestra positividad mental.

Si ves cada interacción como una lucha, entonces se convierte en una lucha, pero si buscas oportunidades para conectar más profundamente con el mundo y con las personas que hay en él, eres capaz de encontrar la paz interior.

Al escuchar, dar, ayudar y comprender a los demás, has decidido que tus interacciones con ellos se basarán en el amor; este es el enfoque que adoptan la mayoría de los optimistas.

17. No tengo derecho a nada más que a una oportunidad de vivir

Cuando usted tiene una sensación de derecho, su mente es mucho más propensa a inclinarse hacia lo negativo porque cada vez que no recibe lo que considera un derecho, se siente agraviado.

Los optimistas tienden a ser conscientes de que una oportunidad en la vida es lo único a lo que podemos sentirnos con derecho (y ni siquiera esto puede darse por sentado). Entienden que si no crees que algo debería ser tuyo por derecho, no puedes sentirte apenado por su ausencia.

Saben que es la fortuna, y no el derecho, lo que nos proporciona a la mayoría de nosotros comida, agua potable, educación y seguridad. Sólo el azar separa las vidas de dos recién nacidos: uno en un país occidental rico y otro en un país en desarrollo asolado por la pobreza. Ninguno de los dos niños nace con más derechos que el otro; suelen ser las personas más acomodadas las que creen lo contrario.

¿Es usted una persona optimista? ¿Está de acuerdo con lo que se ha escrito aquí? Deja un comentario a continuación y danos a conocer tu opinión.

Deja un comentario