17 grandes señales de que te estás curando de un trauma

curación de un trauma - mujer joven sentada en la cama con los ojos cerrados mirando a la paz

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a sanar completamente del trauma que experimentaste.

Hay muchos tipos diferentes de traumas, y casi todo el mundo experimentará alguna forma de ellos en algún momento. Algunas personas se enfrentan a malos traumas en su juventud, mientras que otras los experimentan más tarde en su vida.

Estas experiencias pueden causar diversos tipos de daños psicológicos y físicos, y estos daños pueden tardar mucho tiempo en curarse.

La buena noticia es que la curación acaba produciéndose. Puede llevar tiempo y paciencia superarlo, pero sí que hay luz al final de este proverbial túnel.

Hemos reunido algunos de los signos más comunes que indican que te estás curando de un trauma. Por supuesto, serán diferentes para cada persona, pero son buenos indicadores generales a los que debe prestar atención a lo largo de su viaje de curación.

1. 1. Las cosas que te provocaban un trauma severo en el pasado ya no te duelen tanto.

Esta es una de las señales más fuertes de que estás sanando de un trauma que has experimentado.

Cuando un trauma está todavía fresco y es fuerte, duele como el infierno cuando se le pincha. Ni siquiera tiene que ser un pinchazo fuerte: un toque como el de una pluma puede causar dolor, pánico, episodios de llanto o hacerte sentir como si estuvieras de nuevo en el lugar donde te hirieron.

De hecho, incluso ver imágenes de una situación que te recuerde lo que viviste puede ser suficiente para poner en marcha la espiral descendente. Una canción, un olor, una palabra: todos ellos pueden ser potentes desencadenantes que te recuerden lo que has vivido.

Entonces, un día te encuentras con una imagen de un trauma similar mientras te desplazas por las redes sociales, y no te hace estremecer. O escuchas una canción que adoraba tu ser querido fallecido y no se te saltan las lágrimas como en el pasado.

Es muy posible que sigas sintiendo emociones que van desde la ansiedad y la rabia hasta el dolor, pero estarán un poco atenuadas. Disminuido. Algo así como sentir un puñetazo a través de una almohada o una manta gruesa en lugar de justo contra la ya tierna piel.

2. 2. Respondes a las cosas en lugar de reaccionar a ellas.

Aunque las palabras «responder» y «reaccionar» suelen utilizarse indistintamente, hay diferencias significativas entre ellas.

Una reacción suele ser instantánea: como la respuesta «instintiva» que se produce cuando se golpea la rótula. Por el contrario, una respuesta suele ser más larga, y se produce después de que uno se haya tomado el tiempo necesario para procesar toda la información o los estímulos recibidos, y pueda entonces determinar cómo quiere que se desarrollen las cosas.

Cuando los traumas están todavía frescos en la mente y en el corazón, estamos hipervigilantes ante cualquier tipo de transgresión contra nosotros. Las situaciones o experiencias que, de otro modo, habríamos podido procesar desde un lugar de distancia emocional y conciencia intelectual, resultan repentinamente amenazantes y deben ser tratadas en consecuencia.

Si te estás curando de un trauma, es muy probable que estés reaccionando mucho menos y respondiendo más. Puede que aún sientas la respuesta instintiva internamente, pero eres consciente de esa reacción. Como resultado, puedes tomarte un tiempo para ordenar tus pensamientos y luego responder desde un lugar de calma y de fundamento.

Por supuesto, es posible que sigas reaccionando con destellos de ira o actitud defensiva de vez en cuando, pero eso forma parte del proceso de curación. Sé consciente de tus propias respuestas, así como de los factores que contribuyen a estas diferentes respuestas, para que puedas reconocer patrones.

Quizá descubras que es más probable que reacciones mal por la noche, cuando estás cansado y sobreestimulado, o durante determinadas fases hormonales. Si puedes averiguar estos patrones, puedes ser proactivo para contrarrestarlos en el futuro.

3. Puedes sentir las emociones sin reprimirlas ni disociarlas.

Muchas personas que han pasado por un trauma tienden a desvincularse de sus emociones cada vez que ocurre algo estresante, incluso mucho después de haber dejado de estar en circunstancias perjudiciales o peligrosas.

Este tipo de estrategia de afrontamiento les resultaba útil cuando pasaban por dificultades, pero ahora es una reacción instintiva cada vez que ocurre algo no deseado.

Aunque esto podría haber sido beneficioso para mantener bajo control cosas como el miedo o la ira, las reacciones no diferencian entre emociones buenas y malas. Cuando el rastrillo se cierra de golpe, también atrapa las cosas buenas. Esto puede dificultar que las personas traumatizadas sientan alegría y amor hasta que hayan sanado un poco más.

Si estás bien encaminado hacia la curación del trauma, te resultará más fácil sentir diversas emociones. Puede que te sorprendas a ti mismo sintiendo amor y apego hacia una pareja o un compañero animal cuando antes los mantenías a distancia. O te invade una oleada de tristeza al pensar en un abuelo querido que falleció hace años.

Claro, puede que sigas dando un portazo cuando notes que los sientes, pero eso también está bien. La puerta se abrirá de nuevo, y se abrirá un poco más cada vez a partir de ahora hasta que estés preparado para calzarla con un tope de puerta.

Hablando de poder sentir emociones…

4. Rompes a llorar después de sentirte muy bien durante un tiempo.

Si has estado en un viaje de curación, puedes sentir que has dado un paso atrás si te encuentras llorando sin ninguna razón en particular una noche.

Te puede interesar:  Descubra cómo aumentar el suyo

En realidad, esto es una señal de que estás sanando muy bien.

Cuando atravesamos dificultades, a menudo dejamos de lado nuestras emociones y las guardamos para tratarlas más tarde. Pero éstas se acumulan con el tiempo. Es como tirar las bolsas de basura en el garaje para sacarlas cuando mejore el tiempo. Antes de que te des cuenta, hay un vertedero ahí dentro y no puedes soportar la idea de abrir la puerta.

Si has estado sintiéndote bien durante mucho tiempo y de repente te abruma una ola de emociones, eso te dice dos cosas

  1. Estás en un lugar donde te sientes lo suficientemente seguro y sano como para ser vulnerable
  2. Es el momento de dejar ir esas cosas

Llorar así no es ser «débil». Es el cuerpo purgando la negatividad de la mejor manera que sabe. Si vomitas por una gripe estomacal, tu cuerpo no está siendo débil. Está dejando salir sustancias que no le sirven y que pueden causar daños si no se liberan.

Lo mismo ocurre con la acumulación de emociones y el llanto. Una vez que estas emociones están fuera, están fuera para siempre. Es posible que siga teniendo oleadas de ellas de vez en cuando, como las secuelas de ese molesto bicho de la barriga, pero lo peor habrá pasado.

5. No te sientes «frágil».

Después de experimentar un trauma, muchas personas acaban sintiéndose bastante frágiles durante un tiempo. Esto puede manifestarse de diferentes maneras dependiendo de la persona, y puede incluir tanto fragilidad emocional como física.

Por ejemplo, alguien puede encogerse ante el más mínimo indicio de crítica percibida, o echarse a la cama si siente un ligero malestar. Hacer frente a una llamada telefónica no deseada puede parecerles una tarea monumental que no pueden manejar, y se protegen de las noticias, las redes sociales y cualquier interacción social que pueda molestarles.

Por el contrario, una vez que se haya curado durante un tiempo, descubrirá que se siente más capaz de manejar las distintas situaciones que puedan surgir. Puede que respondas a la puerta cuando alguien llame en lugar de esconderte en el baño hasta que se vayan.

Dependiendo del grado de curación que hayas experimentado, puede que incluso te sientas atraído por hacer cosas que siempre has querido hacer pero que antes dudabas. Tal vez quieras hacer un curso sobre un tema que te interesa, o probar a lanzar hachas por diversión. Sea cual sea tu inclinación personal, últimamente te sientes mucho más capaz, y confías en tu capacidad para afrontar las cosas según sea necesario.

6. Sientes que «deberías» sentirte mal por tu experiencia, pero no lo haces.

O, al menos, no te sientes tan mal ahora como antes.

Parece que existe la expectativa de que, cuando ocurre algo traumático, tenemos que sentirnos mal indefinidamente.

Pero no siempre es así.

De hecho, muchas personas que han pasado por traumas graves los superan y llevan una vida sana y feliz. Nunca olvidan lo que han pasado, pero no están permanentemente paralizados por la experiencia.

Esta ha sido la norma durante la mayor parte de la historia, en la que la gente pasaba por diversas dificultades, las afrontaba y luego seguía con su vida.

Si estás en el proceso de curación de tu trauma, puede que descubras que a veces no te sientes tan mal como crees que «deberías», o como otros esperan que te sientas. Esos pensamientos y emociones que solían ocupar un lugar tan prominente en tu psique están ahora en un estante trasero en lugar de la mesa de centro del salón.

Puede que incluso te encuentres sintiendo cosas que no esperabas volver a sentir. Por ejemplo, si ha estado de duelo por la muerte de su cónyuge, puede sorprenderse al encontrarse atraído por otra persona.

Esto no es algo por lo que debas reprenderte o sentirte culpable. De hecho, ¡es una señal muy saludable de que te estás curando bien!

7. No piensas en ello.

Si alguna vez has estado bastante enfermo o te has roto un hueso, pensarás en lo mal que te sientes docenas de veces a lo largo de un día cualquiera. Cada vez que tose o hace una mueca de dolor porque su hueso roto le resulta incómodo, toda su atención se centra en lo que le ocurre en ese momento.

A menudo, sabemos que un hueso está curado o que una enfermedad ha terminado cuando podemos pasar uno o dos días sin sentirnos absolutamente mal.

Puede que te detengas en medio de tu café de la tarde para descubrir que no has pensado en tu trauma en todo el día. De hecho, no has pensado en él desde hace un par de días, ¿y no es extraño?

Los pensamientos con los que luchaste tanto a primera hora de la mañana como a última de la noche durante Dios sabe cuánto tiempo no han surgido. Tienes cosas nuevas y diferentes en las que pensar que son mucho más saludables y beneficiosas para ti que rumiar esas viejas heridas.

8. Experimentas menos conversaciones negativas sobre ti mismo.

En el pasado, es posible que te hayas castigado mentalmente por todo tipo de cosas diferentes. La mayoría de nosotros tenemos un diálogo interno constante, y para aquellos que han experimentado varios tipos de traumas, ese parloteo mental es a menudo bastante negativo y crítico.

Muchas personas tienen las críticas de otras personas dando vueltas en su mente de forma regular y se las repiten a sí mismas cada vez que cometen un error percibido.

Si les va mal en un examen, se reprochan a sí mismos por ser estúpidos en lugar de reconocer que la falta de sueño ha contribuido a la baja calificación. O si aumentan de peso, serán crueles consigo mismos en lugar de reconocer que estas cifras fluctúan de forma regular.

Si has dado pasos hacia un espacio mental más saludable y con más fundamento, es muy probable que no seas tan crítico contigo mismo. Estás reconociendo que te haces eco de las palabras de las personas que no te querían, y estás decidido a terminar con ese ciclo abusivo.

Realmente te recomendamos que busques ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com ya que la terapia profesional puede ser muy efectiva para ayudarte a explorar tu trauma y sanar más rápidamente de él.

9. Puedes ser más auténtico, en lugar de actuar por el bien de los demás.

Muchas personas que han sufrido un trauma acaban llevando muchas máscaras diferentes en beneficio de los demás. Por ejemplo, pueden ser demasiado complacientes con la gente en un intento de protegerse de las críticas o el abuso. O pueden restar importancia a cosas como la fuerza física, el habla articulada, etc., para encajar mejor y no llamar la atención.

Te puede interesar:  Cómo volver a preocuparse cuando ya no te importa nada

Si te estás recuperando bien de las dificultades por las que has pasado, es muy probable que te sientas cómodo siendo un poco más auténtico. Tal vez expreses tus verdaderos pensamientos y opiniones con amigos de confianza, en lugar de limitarte a asentir y sonreír.

Del mismo modo, puede que te sientas más cómodo diciendo «no» cuando no quieres hacer algo, en lugar de sentirte como si estuvieras obligado a hacerlo, o de hacerlo a pesar de no quererlo porque tienes miedo de las posibles repercusiones.

Básicamente, puedes entrar en la versión de ti mismo que quieres ser, no en el personaje que has cultivado para navegar por aguas inseguras.

10. Has dejado de culpar a los demás por tus comportamientos.

Y más aún, has dejado de exigir a los demás que te protejan de ti mismo cambiando cosas de ellos para que se adapten mejor a tus necesidades.

En lugar de esperar que el mundo se reajuste en tu beneficio, asumes la responsabilidad de tus propias acciones y emociones. Has desarrollado habilidades de afrontamiento saludables en lugar de insistir en que los demás eviten «provocarte».

También has reducido (o dejado de) poner excusas por tu mal comportamiento, como culpar a los que te hieren por perjudicarte, o decir a la gente que «te han hecho» arremeter al molestarte.

11. No te aferras a los demás, ni intentas forzar las relaciones antes de que estén preparadas.

Por lo general, se puede identificar a alguien que no ha sanado de viejos traumas por la rapidez con que trata de forzar las relaciones para que se desarrollen. Si alguna vez te has precipitado en una relación y luego te has preguntado: «¿En qué estaba pensando?», lo más probable es que se trate de una respuesta traumática.

Muchas personas que tienen problemas de abandono por traumas pasados tienden a intentar forzar el desarrollo de las relaciones antes de que se formen sus caminos naturales. Están tan obsesionados con llegar a un lugar en el que se sientan cómodos, seguros y amados que se vuelven súper pegajosos y sobrepasan los límites. Es posible que necesiten que se les reafirme constantemente, que llamen o envíen mensajes de texto a un nuevo amigo o pareja innumerables veces al día sólo para conectarse, y que quieran apresurar cosas como conocer a la familia o irse a vivir juntos.

Cuando te estás curando bien de un trauma, te sientes más cómodo con el hecho de que las relaciones necesitan desarrollarse a su propio tiempo. Todo sucede cuando es el momento adecuado, y forzar el asunto no conduce a nada bueno.

Además, no te tomas como algo personal cuando otras personas establecen sus propios límites saludables. Reconoces que, al igual que tú tienes límites que quieres que se respeten, los demás también tienen los suyos. No intentan herirte o alejarte por mantener los suyos, sino que ambos tienen la oportunidad de apoyar y proteger los límites del otro desde un lugar de cuidado y respeto mutuos.

Si estás en un lugar en el que aprecias la socialización con otros, así como el tiempo a solas, y no necesitas una tonelada de seguridad de que todo está bien, entonces eso es una muy buena señal.

12. Eres más paciente con otras personas, así como en situaciones no ideales.

Cuando uno se está curando de un trauma, la más pequeña irritación o inconveniente puede parecer monumental. Esa mole no es sólo una montaña: es el Monte Everest. Las acciones subconscientes o involuntarias de otras personas pueden desencadenar una ola de rabia incandescente aparentemente de la nada. Del mismo modo, ser incomodado puede desencadenar el deseo de alejarse de casi todo.

¿Alguien está tardando demasiado en la cola delante de ti en el supermercado? Es posible que tengas el fuerte deseo de abandonar tu carrito, salir de allí a toda prisa y no volver jamás. ¿Tu pareja te despierta tosiendo en mitad de la noche porque tiene bronquitis? Entonces puede que sientas un intenso deseo de recoger tus cosas, marcharte y no volver a tener una relación íntima para poder dormir sin molestias cuando te apetezca.

Este tipo de reacciones pueden sonar extremas, pero son bastante normales cuando uno ha pasado por una tonelada de mierda y ya lo ha superado. Los niveles de tolerancia han caído hasta un punto en el que no quieren lidiar con nada. Sólo quieren hacer lo suyo y no tener que lidiar con el drama, los inconvenientes, nada.

Si has estado sanando del trauma que has experimentado, entonces es probable que estés desarrollando una mayor tolerancia a las cosas que pueden haberte hecho estallar sólo unos meses antes. En lugar de enfurecerte con la anciana en la tienda, puedes reconocer que no está muy bien e incluso ofrecerte a ayudarla a embolsar la compra. Y si tu pareja tose por la noche, sientes una oleada de compasión en lugar de rabia, y te ofreces a darle un medicamento o una taza de té caliente para ayudarle. Podéis dormir juntos y recuperar el descanso.

13. Los viejos pasatiempos con los que solías disfrutar vuelven a estar en primer plano.

¿Has perdido la pasión por las aficiones u otros pasatiempos que antes te gustaban? Tal vez llegaste a asociar esas aficiones con la dificultad por la que pasaste y no pudiste ocuparte de ellas durante un tiempo. O tal vez estabas tan centrado en sobrevivir que no había tiempo ni espacio para la frivolidad.

De repente, te das cuenta de que llevas mucho tiempo sin hacer esa cosa que te gusta, y te entran ganas de retomarla. Claro, puede que estés un poco oxidado en ello, pero una vez que empiezas a hacerlo de nuevo, recuerdas por qué te gustaba tanto al principio.

Este es un gran signo de curación. Significa que, en lo más profundo de tu ser, sientes que estás en un lugar lo suficientemente seguro y nutrido como para poder bajar la guardia de nuevo. Además, puedes disfrutar y divertirte sin sentirte culpable por ello, o tener que estar atento a que algo (o alguien) pueda atacarte mientras estás distraído.

Por último, volver a hacer las cosas que antes te gustaban demuestra que la herida ha cicatrizado por completo. Esto es como el equivalente emocional/psicológico de ese hueso roto que se está curando, por utilizar un símil anterior. Sabes que tienes el visto bueno para volver a correr ligero cuando la pierna que te rompiste ya no te grita de dolor cada vez que pones peso sobre ella.

Te puede interesar:  8 formas altamente efectivas de dejar de ser egocéntrico

14. Puedes divertirte.

Puede que hasta ahora hayas participado en actividades divertidas durante el proceso de curación, pero no te han gustado mucho. Esa montaña rusa del parque de atracciones fue «meh», y la comida supuestamente increíble del buffet internacional no te impactó. Las películas o los conciertos no te afectaron de una manera u otra: te sentiste beige todo el tiempo.

Ahora, de repente te encuentras animando en un partido deportivo por primera vez en mucho tiempo. O riendo histéricamente con un ridículo carrete de TikTok. La comida vuelve a tener más sabor, e incluso puede que tengas verdadero apetito por ella de vez en cuando. Puede que te apetezca salir con tus amigos y que la idea de descender por un río lento en un unicornio hinchable te resulte realmente atractiva.

En términos más simples, si te encuentras riendo más que llorando estos días, es una buena señal.

15. Tienes más energía.

Cuando la gente está lidiando con un trauma y sus consiguientes consecuencias emocionales, a menudo se sienten energéticamente aplastados. Puede que les cueste absolutamente todo lo que tienen para ocuparse de las responsabilidades de la vida, como la higiene básica y la preparación de la comida. No tendrán energía para socializar con nadie, y su entorno doméstico puede estar bastante desordenado y polvoriento por falta de mantenimiento regular.

Ser capaz de reunir la energía suficiente para pasar la aspiradora por su apartamento o lavar los platos que se han ido acumulando es una gran señal de que se está curando bien del trauma. Puede que hayas estado paralizado por el letargo emocional y psicológico en el momento más difícil, pero eso ya ha pasado.

16. Tu salud está mejorando significativamente.

Muchas personas que han pasado por un trauma terminan con una amplia gama de efectos en la salud física. El insomnio es común, y los estudios muestran que las personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT) tienen una mayor incidencia de afecciones autoinmunes e inflamatorias.

Además, como las emociones se almacenan en el cuerpo, pueden manifestarse en todo tipo de problemas físicos. Los dolores articulares, los dolores de cabeza crónicos, el trastorno temporomandibular (TTM), etc., pueden estar causados por el estrés y el dolor a largo plazo. Y el estrés puede agravar enfermedades de la piel como el eczema, la psoriasis y el acné, por no hablar de que contribuye a la caída del cabello.

Si te estás recuperando de los traumas que has sufrido, es probable que te sientas -y te veas- mucho más saludable. Puede que notes que no aprietas la mandíbula todo el tiempo y que tus articulaciones se sienten más sueltas y flexibles. Tu pelo puede estar más lustroso y tu piel un poco más suave, y tu sistema digestivo puede estar funcionando realmente bien.

17. Puedes apreciar las lecciones que te ha enseñado la experiencia.

El último punto de esta lista, pero no por ello menos importante, es la capacidad de sentir gratitud por las dificultades que has experimentado.

Puede que leas esto con incredulidad y pienses que es imposible que puedas estar agradecido por las cosas horribles por las que has pasado, y eso está bien. No todo el mundo experimenta este aspecto, y mucho depende del tipo de traumas por los que hayas pasado.

Las personas que no han pasado por cosas difíciles no saben cómo enfrentarse a ellas cuando la mierda golpea el ventilador. Además, no tienen experiencia de la que echar mano cuando se encuentran en circunstancias difíciles o peligrosas.

Cuando una persona ha sufrido un trauma, puede elegir si quiere curarse de él o utilizarlo como escudo para esconderse. Al igual que ocurre con las partes del cuerpo dañadas por una lesión traumática, uno puede hacer fisioterapia para curarlas y fortalecerlas con el tiempo, o bien cuidar las heridas indefinidamente por si algo vuelve a doler.

El crecimiento y la curación duelen , pero la curación que llega al final es trascendental.

Si puedes decirte a ti mismo: «Sí, he pasado por una mierda, pero ya ha pasado y he aprendido mucho de ella», entonces has trascendido las cosas horribles que has vivido. No eres una víctima de lo que has pasado: te has elevado por encima de ello y puedes mirar atrás y apreciar lo que esas dolorosas lecciones te han enseñado.

Los miembros de la familia que cometen abusos son ejemplos perfectos del tipo de personas que no queremos ser nunca. Las relaciones insanas pueden enseñarnos cómo son las banderas rojas para que podamos evitarlas de nuevo en el futuro, y ayudar a otros a evitarlas también. Y las catástrofes naturales nos enseñan a estar mejor preparados.

Si puedes recordar lo que has vivido y expresar tu gratitud por todo el crecimiento que has obtenido de ello, es una gran señal de que estás progresando en tu viaje de curación.

No hay dos personas en este planeta que sean exactamente iguales. Por lo tanto, cada persona en la Tierra procesará -y sanará- el trauma de manera diferente.

No te desanimes si no ves tus propias experiencias en esta lista. Eso significa que tu viaje hacia la curación del trauma se está desarrollando a tu manera. Además, no te sientas «atacado» si ves rasgos que exhibes en la lista como los que hacen las personas que aún están sanando.

Si sientes algunos puntos dolorosos de los signos mencionados anteriormente, entonces eso es algo bueno. Eres capaz de identificar los aspectos que todavía necesitan ser trabajados para llegar al lugar de curación al que aspiras. Esto es como si un médico te pinchara el vientre para comprobar si hay inflamación. Sólo encontrando los puntos dolorosos se pueden determinar adecuadamente las terapias de curación.

En este sentido, si no está seguro de cómo curar los puntos dolorosos que ha encontrado, puede considerar la posibilidad de recibir alguna terapia que le ayude a avanzar.

Esto puede ser especialmente útil si te sientes culpable de seguir adelante tras la muerte de una pareja o un hijo. Es posible que sientas que estás traicionando su memoria al experimentar alegría en lugar de dolor de por vida, y te vendría bien que te tranquilizaran sobre cómo no es el caso.

Un terapeuta con el que puedas abrirte puede ofrecerte diferentes técnicas para ayudarte a superar los obstáculos. A menudo estamos cegados por nuestras propias experiencias y no podemos ver el panorama general, mientras que los terapeutas tienen una perspectiva más amplia y consejos útiles que compartir.

Puede que no seas capaz de escalar un muro alto en tu camino, pero un terapeuta puede ayudarte a apartar los arbustos para ver la puerta que lo atraviesa.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

También te puede gustar:

Por Finn Robinson – Última actualización el 15 de julio de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario