18 formas efectivas de encontrar la felicidad dentro de uno mismo

una joven sonriente que ha encontrado la felicidad en su interior

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a encontrar la felicidad dentro de ti.

¿Cómo te sientes? ¿Cómo te sientes realmente? ¿Eres feliz en lo más profundo de tu ser o sólo pretendes serlo? ¿Miras a otras personas sonrientes y te preguntas por qué están sonriendo?

En este momento están pasando muchas cosas en el mundo. Muchas razones para sentirse miserable y triste. Pero incluso en medio de todo el caos y la pérdida, algunas personas siguen encontrando la energía para ser felices.

¿Es porque no tienen problemas? Probablemente no.

Tal vez sea porque nunca han experimentado la pérdida de un ser querido. Tampoco es probable.

Tal vez tienen tanto dinero que pueden pagar para que sus problemas desaparezcan. Rico o pobre, todo el mundo tiene problemas. El dinero no puede cambiar eso. Por lo tanto, ese no puede ser el caso.

Entonces, ¿por qué hay personas que consiguen ser felices a pesar de toda la confusión y los problemas que afligen al mundo?

Estas personas felices se han dado cuenta de un pequeño secreto. Y el secreto es que la felicidad viene del interior.

Y como su alegría viene de dentro, ninguna circunstancia externa puede detener la felicidad que sienten cada día.

En algún momento de su vida, casi todo el mundo ha experimentado la pérdida de un trabajo, de un ser querido o de su salud. Algunas personas experimentan las tres cosas en un corto espacio de tiempo. Esto incluye a los que deciden ser felices a pesar de estas situaciones nefastas.

Si estás cansado de ser infeliz, cansado de esperar a que las cosas vuelvan a la «normalidad» para sentirte feliz, quieres aprender a ser feliz sin importar lo que ocurra a tu alrededor… ¡te escuchamos!

Las emociones negativas son una carga. Son agotadoras de sentir y mantener. Preferimos pasarnos la vida persiguiendo la felicidad, aunque sea fugaz. Sin embargo, encontrar la felicidad en tu interior te permite experimentar una felicidad duradera ahora mismo.

Pero es una tarea que requiere un esfuerzo deliberado. Y tiempo; te va a llevar bastante tiempo entrenar tu mente en las prácticas y técnicas adecuadas.

Aquí hay 18 formas para que encuentres y experimentes una felicidad duradera en tu interior:

1. Decide qué aspecto tiene la felicidad para ti.

¿Qué aspecto tiene la felicidad para ti? ¿Es tener tu propia casa con una valla blanca? ¿O viajar por todo el mundo? Tal vez tu idea de la felicidad sea enseñar inglés a niños en países del tercer mundo. O dirigir tu propio negocio.

Con un papel y un bolígrafo, escribe lo que significa la felicidad para ti. Anota en la lista cualquier cosa que te haga feliz o te haga sonreír. Nada es demasiado ridículo para anotarlo, siempre que te haga feliz.

Al definir la felicidad, sabrás si vas en la dirección correcta en tu vida. ¿Estás persiguiendo la felicidad o estás persiguiendo lo que todo el mundo considera que es la felicidad? Después de todo, no puedes sentirte feliz si lo que persigues no te hace feliz ahora y no te hará feliz en el futuro.

Una vez que hayas escrito cuál es tu definición de felicidad, alinea tu vida para que la refleje mejor. Si la felicidad es vivir en el campo en una pequeña granja, empieza a ahorrar para ello o haz viajes al campo siempre que tengas la oportunidad. Da pequeños pasos para vivir tu vida feliz ahora.

2. Deja de perseguir la felicidad.

¿Alguna vez has pensado: «Seré feliz cuando consiga el ascenso», o «cuando compremos esa casa, seremos felices», o «seré tan feliz cuando termine los estudios»?

Sin darnos cuenta, asociamos la felicidad a ocasiones especiales en el futuro o a acontecimientos externos, o a objetos/experiencias inanimadas reales.

Trabajamos muchas horas para ganar dinero y comprar cosas que esperamos que nos hagan felices. Pero como la alegría de lograr un objetivo o el placer que obtenemos de un objeto es fugaz, cuando nuestra felicidad acaba por desvanecerse, perseguimos otro objetivo para recuperar esa sensación.

Compartimentamos nuestra alegría a unos breves momentos entre largos periodos de trabajo. Pero, ¿las cosas que nos esforzamos por conseguir nos hacen realmente felices? ¿O estamos tan atrapados en el ajetreo y la rutina que nunca pensamos en ello? No hay tiempo para descansar o pensar.

Deja de perseguir la felicidad. Deja de retrasar tu felicidad hasta que te hayas comprado un coche nuevo, una casa o te hayas ido de vacaciones.

Todo lo que necesitas para ser feliz está dentro de ti. No tienes que esperar a alcanzar un objetivo arbitrario para sentirte feliz. Date la libertad de ser feliz ahora, independientemente de lo que tengas o no tengas.

Te mereces ser feliz cada día.

3. Sonríe más.

¿Sabes lo molesto que es cuando tienes un mal día y alguien te dice que sonrías? Sobre todo cuando lo último que quieres hacer es sonreír. Pues bien, los estudios demuestran que sonreír no sólo alivia el estrés y mejora el estado de ánimo, sino que también ayuda a reducir el dolor.

Cuando sonreímos, incluso cuando no tenemos ganas, nuestro cerebro es engañado para que piense que nos sentimos felices. Así, nuestro cerebro libera hormonas como la dopamina y la serotonina, que contribuyen a ponernos de buen humor. Aunque suene condescendiente escuchar «deberías sonreír más», en realidad es un buen consejo para ayudarte a recuperar el buen humor.

Lo que es aún mejor es que una sonrisa es contagiosa. Cuando alguien te sonríe, aunque sea un desconocido, a menudo, antes de que te des cuenta, tu expresión facial cambia para devolverte la sonrisa. Al sonreír cuando no te apetece, no sólo tu cerebro está trabajando para adaptar tu estado de ánimo a tu expresión facial, sino que tu sonrisa también está teniendo una reacción similar en los demás.

Te puede interesar:  Cómo dejar de ser tan cínico todo el tiempo: ¡8 consejos sin tonterías!

4. Practica la gratitud.

Es difícil ver lo bueno cuando todo va tan mal. Pero por muy malo que parezca todo, todavía hay algo por lo que estar agradecido. Que te hayas levantado esta mañana es motivo suficiente para estar agradecido. No todo el mundo tiene esa oportunidad.

A primera hora de la mañana o justo antes de irte a la cama, reconoce lo bueno de tu vida. Anota los sencillos placeres de la vida por los que te sientes agradecido, como una buena taza de café o el sonido de los pájaros que cantan frente a tu ventana, o el olor de las flores recién cortadas.

Observa lo que funciona en tu vida y escríbelo. Intenta encontrar cada día cosas nuevas por las que estar agradecido. Lo mejor es que cuanto más encuentres, más cosas habrá que ver. Pronto tendrás páginas llenas de razones para ser feliz.

5. Realiza actos de bondad al azar.

¿Te has beneficiado alguna vez de un acto de bondad al azar? Tal vez estabas tomando tu café de la mañana y cuando llegó el momento de pagar, el camarero te informó de que el cliente que te precedía ya lo había pagado. O tal vez, cuando salía del supermercado, empujando su carro cargado de alimentos hasta el coche, alguien se acercó a usted y le regaló una flor porque sí.

¿Cómo se sintió? Al principio, sorprendido, pero al final le habrá puesto una sonrisa en la cara y le habrá alegrado el día. Los estudios demuestran que realizar actos de bondad al azar mejora el bienestar de la persona que los realiza y su efecto es comparable al de otras intervenciones de psicología positiva, como el mindfulness, el pensamiento positivo y la práctica de la gratitud.

Realizar un acto de bondad al azar te beneficia casi tanto como al receptor, si no más.

6. Reconocer los retos.

¿Alguna vez le has contado a alguien tus problemas y te han mirado con horror, sorprendidos de que estés soportando tanto? ¿Los detalles de tu relación sentimental han preocupado a un amigo o a un ser querido hasta el punto de preocuparse por tu seguridad mental o física? ¿Alguna vez te ha dado vergüenza compartir tus problemas con un amigo de confianza porque pensabas que se preocuparía innecesariamente?

El peligro de las situaciones traumáticas es que alteran tu percepción de lo que es un comportamiento normal o aceptable. Tu capacidad para el trauma se amplía hasta el punto de que lo ves como algo normal.

Es fácil identificar cuando otra persona está pasando por una experiencia traumática. Pero cuando se trata de nuestro propio trauma, subestimamos el impacto de lo que estamos pasando o soportando.

Reconozca los retos a los que se enfrenta. Reconozca el trauma que está soportando. Si no lo haces, seguirás manejando situaciones para las que nunca fuiste diseñado. Cuando reconoces que tienes un problema, entonces puedes dar pasos hacia la resolución.

7. Deshágase de los factores de estrés.

¿Cuál es la causa de su infelicidad? ¿Puede identificar qué es lo que le causa estrés en su vida? ¿Es tu trabajo? ¿Una relación? ¿Problemas de dinero?

Hay algunos problemas cuya única solución para resolverlos es deshacerse de ellos. Esa relación tóxica no mejorará con el tiempo. Sal de ella. Tu oficina tóxica no mejorará por arte de magia. Al menos no hasta que tú o las personas tóxicas se vayan. Desempolva tu currículum y prepárate para irte.

Siempre hay una manera de deshacerse de un factor estresante en tu vida. El reto es reconocer cuándo un problema no puede resolverse y es el momento de alejarse. A nadie le gusta rendirse, especialmente en una relación. Pero cuando sigues teniendo los mismos problemas, tienes que darte cuenta de que la mejor opción para ti y para la otra persona puede ser alejarse.

Si has hecho todo lo posible y no parece haber una solución a la situación negativa, date permiso para deshacerte del factor estresante.

8. Pasa tiempo en la naturaleza.

¿Cuándo fue la última vez que pasaste tiempo al aire libre? ¿Sólo sales al exterior cuando vas y vienes del coche? ¿Recuerdas qué se siente al sentir el sol en la cara? ¿O los pulmones llenos de aire fresco?

Los estudios demuestran que pasar tiempo en la naturaleza tiene varios beneficios, por lo que merece la pena dar un paseo de 15 minutos alrededor de la manzana. Desde el aumento de la creatividad hasta la disminución de la ansiedad, pasando por la obtención de vitamina D y la mejora de la inmunidad, entre otras cosas, la madre naturaleza cuida mejor de nosotros que nosotros de ella. De hecho, estar en la naturaleza es tan bueno para ti que los japoneses tienen un nombre para ello: shinrin-yoku, que significa baño en el bosque.

El sh inrin-yoku no consiste en hacer ejercicio, ir de excursión o hacer footing al aire libre. Se trata simplemente de estar en la naturaleza y conectar con ella a través de los sentidos de la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto. Investigadores de Japón han relacionado la práctica del shinrin-yoku con niveles más bajos de cortisol, que es la hormona que hace que suba la presión arterial.

9. Retribuya a la comunidad.

Ofrecer tu tiempo, donar dinero y retribuir a la comunidad son actividades que te benefician casi tanto como a las personas a las que ayudas. No sólo te sientes bien contigo mismo y con tu contribución, sino que también estás ayudando a construir tu comunidad y a hacer del mundo un lugar mejor. Los estudios demuestran que las personas que creen que están contribuyendo al bienestar de la humanidad tienden a sentirse mejor con sus vidas.

A medida que envejecemos, hacer nuevos amigos y establecer relaciones sanas se convierte en un reto. Uno de los muchos beneficios de ofrecer tu tiempo como voluntario es que tienes la oportunidad de aumentar la interacción social. No tienes que ir a buscar a tu tribu a los lugares de reunión populares donde puede que no te sientas cómodo. El voluntariado en un comedor social, por ejemplo, te permite conocer a las personas que tienen al menos un interés común contigo.

Te puede interesar:  9 mitos que nos contamos y que nos hacen infelices

Imagina que te rodeas de personas a las que les apasiona construir la comunidad, que en general se sienten bien con sus vidas y que comparten tus intereses.

10. Deja atrás los rencores.

La gente nos ha hecho daño en el pasado. Profundamente. Y, a menudo, está muy justificado que nos aferremos a la rabia de su traición. Especialmente cuando no han reconocido el dolor de sus acciones ni se han disculpado.

Lo lamentable en estas situaciones es que no es probable que obtengas tu merecida disculpa y el peso de cargar con ese rencor y toda esa amargura es inmenso. Afecta a tus relaciones actuales, a tu salud mental y te impide seguir adelante.

Dejar atrás los rencores del pasado y perdonar a quienes te han hecho daño te permite dejar de lado esa carga y seguir adelante, libre de cargas. No se trata de ellos, sino de ti y de tu capacidad para no dejar que ese pasado doloroso afecte a tu presente y a tu futuro. Porque por mucho que te hayan herido, no seguir adelante les da el poder de seguir haciéndote daño. Es como el regalo que sigue dando.

La mejor venganza es simplemente perdonar, seguir adelante y vivir tu mejor vida.

11. Honra tus valores.

¿Vives en honor a tus valores? ¿Sabe siquiera cuáles son sus valores?

Tus valores son los atributos que son importantes para ti en tu forma de vivir y trabajar. Los valores te ayudan a entender la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto. Son características y comportamientos que te motivan y guían tus decisiones. Algunos ejemplos de valores son

  • Lealtad
  • Espiritualidad
  • Humildad
  • Compasión
  • Honestidad
  • Bondad
  • Integridad
  • Abnegación
  • Determinación
  • Generosidad
  • Valentía
  • Tolerancia
  • Confianza
  • Ecuanimidad
  • Altruismo
  • Aprecio
  • Empatía
  • Dureza
  • Autosuficiencia
  • Atención

Muchas veces, nuestros valores reflejan nuestra educación o las personas de las que nos rodeamos. No nos detenemos a pensar si los valores que modelamos en nuestras vidas reflejan nuestra verdadera naturaleza. Esto puede llevarnos a vivir vidas que no honran nuestros valores innatos.

Básicamente, no somos fieles a nosotros mismos.

Utilizando la lista anterior como guía, determina cuáles son tus valores. Esos son los atributos que, contra viento y marea, siempre encarnarás. Por ejemplo, ¿afirmas que la integridad es un valor, pero no tienes ningún problema en mentir a tu pareja sobre tu destino? ¿Eres siempre compasivo, incluso cuando la persona no lo merece? Sé sincero contigo mismo.

A continuación, reflexiona sobre tu vida para determinar si estás viviendo en honor a tus valores. Si no es así, ¿puedes hacer ajustes? Si no es así, puede que tengas que dejar la situación porque no puede aportar nada a tu felicidad.

12. Imagina lo mejor.

Estar decepcionado es una mierda. Te haces ilusiones. Te ilusionas. Sólo para que todo se derrumbe. Es una sensación horrible, que intentamos evitar en la medida de lo posible. Para evitar nuestros frágiles sentimientos, preferimos prepararnos para la decepción no poniendo nuestro corazón en el mejor resultado ni preparándonos para lo peor. Creemos que eso nos ayuda a gestionar nuestra decepción.

La ironía es que prepararse para la decepción rara vez hace que duela menos. Seguimos pasando por todas las emociones de sentirnos heridos, tristes, frustrados, etc. Al preparar nuestra mente para la decepción, sólo prolongamos nuestro sufrimiento. En su lugar, espera lo mejor e imagina el mejor resultado posible.

Piensa en lo feliz que serás cuando lo que esperas finalmente ocurra. Imagínate que consigues ese ascenso que esperas. Piensa en lo feliz que serás cuando te seleccionen para ese programa especial. No tengas miedo de mirar lo que realmente quieres e imagínate consiguiéndolo.

Si al final no consigues lo que deseabas, podrás lidiar con el dolor de ello en ese momento. No hay necesidad de adelantarse al dolor y la decepción.

13. Haz cosas que te hagan feliz.

Parece que nunca hay suficientes horas en el día para hacer todas las cosas que necesitas hacer. Entre el trabajo, las responsabilidades familiares y los retos de la vida adulta, estás ocupado saltando de un asunto a otro. Apenas encuentras tiempo para dormir, y mucho menos para divertirte.

Cuando te han programado toda la vida para estar constantemente en movimiento y atender a tus responsabilidades, encontrar tiempo para hacer las cosas que te hacen feliz o para el autocuidado puede parecer bastante egoísta o una colosal pérdida de tiempo. Cuando la vida gira en torno a todo lo que tienes que hacer o a ayudar a los demás, tu salud mental y tu bienestar empiezan a resentirse.

Hacer cosas que te hacen feliz te da tiempo para descomprimirte y reponer fuerzas. Cuando realizamos una actividad física extenuante, sabemos que debemos descansar y reponer fuerzas. Nuestro cuerpo no seguirá sin descansar de la actividad física. Pero como infravaloramos la actividad emocional y mental de la que a veces somos capaces, no podemos reconocer cuándo necesitamos un descanso.

No esperes a no poder continuar emocional o mentalmente para darte cuenta de que necesitas descomprimirte y reponer tu fuerza emocional y mental. Haz que hacer cosas que te hagan feliz sea una parte habitual de tu actividad diaria.

14. Mira hacia dentro.

Por extraño que parezca, a veces no sabemos cuándo tenemos problemas. ¿Alguna vez un amigo cercano o un familiar te ha preguntado si estás estresado, aparentemente de la nada? Hasta que le hicieron esa pregunta, es posible que no se haya planteado cómo se encuentra. Pero algo en tu comportamiento o personalidad o en tu conducta les ha hecho ver que tienes problemas. No estabas actuando como tú mismo.

No esperes a que alguien te pregunte si estás bien para saber que no lo estás. Comprueba tu estado de ánimo con regularidad, incluso a diario. Llevar un diario te facilitará esta tarea. También te ayudará a descubrir cuáles son tus desencadenantes.

Dedica un tiempo a reflexionar con regularidad. Pregúntate cómo estás. ¿Estás estresado? ¿Estás deprimido? ¿Estás contento? Compruébelo usted mismo, de la misma manera que lo haría con un amigo íntimo o un familiar con el que no ha hablado desde hace tiempo.

Asegúrate de que estás bien. Si no lo estás, toma las medidas necesarias para volver a ponerte en marcha.

15. Refuerza tu autoestima.

Vivimos en un mundo que disfruta derribando a las personas y despojándolas de su autoestima. En un mundo perfecto, nuestros padres/cuidadores, escuelas y mentores trabajarían para fortalecer nuestra autoestima. También nos enseñarían a reforzar la de los demás.

Te puede interesar:  Cómo dejar de reñirte a ti mismo: 7 consejos muy eficaces

Por desgracia, no vivimos en un mundo perfecto. En nuestro mundo, tenemos que descubrir cómo construirnos a nosotros mismos. Mientras aprendemos a construirnos a nosotros mismos, tenemos que trabajar para construir a los demás también. O al menos aprender a no derribarlos.

El primer paso para reforzar la autoestima es comprender que nadie es perfecto. Todo el mundo tiene sus propios defectos. Algunas personas hacen un mejor trabajo que tú a la hora de ocultar sus defectos.

El segundo paso es apreciar tus defectos. Ellos te convierten en la persona única que eres. Si quieres trabajar en tus defectos, hay recursos disponibles para hacerlo. Pero tus defectos no te convierten en un ser humano terrible.

En lugar de centrarte en tus rasgos negativos, trátate a ti mismo como lo harías con un amigo valioso. Con todos sus defectos, seguirías apreciando sus puntos fuertes y buenos. Muchas veces, te olvidas de sus defectos por su lado bueno.

Cuando te deprimas, celébrate como lo harías con un buen amigo. Recuerda tus momentos positivos y tus logros pasados. Recuerda todos los obstáculos que fuiste capaz de escalar para llegar a donde estás hoy. Sé tu mayor animador.

16. Rodéate de gente feliz.

Al igual que la miseria ama la compañía, a la gente le gusta estar rodeada de aquellos que le alegran el día. Rodéate de personas que tengan una visión positiva de la vida, personas que parezcan estar perpetuamente felices. Busca a personas que se esfuerzan por encontrar el lado bueno de cualquier nube oscura a la que se enfrenten.

Estas personas tienen una comprensión innata de que la felicidad viene de dentro. Las personas que suelen ser felices entienden que, aunque las circunstancias pueden cambiar y afectarnos negativamente, es nuestra elección si queremos ser felices o no. Eligen la felicidad cuando es difícil hacerlo.

Una de las ventajas de estar cerca de ellos es que te ayudarán a tener también una visión positiva de la vida. Serán ese amigo que te ayudará a ver el lado bueno en la nube oscura. Cuando pases tiempo con ellos, aprenderás cómo son capaces de tomarse las cosas con calma y seguir sintiendo alegría.

17. Estar presente.

También tienes muchas cosas que hacer en tu vida. El tiempo parece pasar volando y el ritmo al que se mueve todo puede ser abrumador.

Como estamos tan acostumbrados a ir de un lado a otro, es difícil bajar el ritmo. Si te resulta difícil reducir la velocidad y estar presente en el momento, prueba los siguientes ejercicios:

Escaneo corporal consciente.

Sentado o tumbado en la cama, respira profundamente varias veces. Presta atención a cómo la respiración entra en el cuerpo, llena los pulmones y sale del cuerpo al exhalar. Al principio, céntrate en inspirar y espirar.

Luego, empezando por los dedos de los pies, presta atención a cómo se sienten y nota cualquier sensación que experimentes allí. Tras unos instantes de atención concentrada, pasa a la siguiente parte del cuerpo (céntrate en los pies, luego en los tobillos, después en las pantorrillas, y así sucesivamente).

Este ejercicio te ayudará a centrar tus pensamientos y tu atención para estar presente y atento.

Repasa tu día con atención.

Al final del día, justo antes de irte a la cama, tómate unos minutos para hacer un repaso de tu jornada. Reflexiona sobre tu día, desde el principio hasta el momento presente. Asegúrate de anotar los acontecimientos memorables, las pequeñas cosas que no tuviste tiempo de disfrutar plenamente durante el día. Haz un balance de tu estado de ánimo a lo largo del día. Saborea los momentos de alegría, tanto los grandes como los pequeños.

Puede ser una buena idea escribir tus reflexiones en un diario.

Tómate un tiempo durante el día para ir más despacio y estar presente. Céntrate en lo que estás haciendo en lugar de preocuparte por lo que te queda por hacer. Disfruta de las cosas que te rodean y en las que no siempre te fijas.

18. Reduce el consumo de noticias negativas.

Un estudio realizado por Gielan, Arianna Huffington e investigadores del Instituto de Investigación Positiva Aplicada reveló que los participantes eran un 27% más propensos a informar de que habían tenido un mal día, entre seis y ocho horas después de haber estado expuestos a sólo tres minutos de noticias negativas a primera hora de la mañana. El repaso matutino de los principales titulares tiene un impacto mayor del que crees.

Rara vez los medios de comunicación emiten noticias que levanten el ánimo o motiven. Las pocas veces que lo hacen, se intercalan entre noticias alarmistas con titulares impactantes destinados a captar nuestra atención. A menudo nos sentimos ansiosos o asustados por el futuro.

Ignorar por completo las noticias tampoco es lo ideal, ya que queremos estar al día de la actualidad y la información crítica. Para equilibrar el hecho de mantenerse informado y no permitir que la información afecte a nuestra salud mental, pruebe lo siguiente:

  • Desactivar las alertas de noticias – Desactive las notificaciones push de las noticias en su teléfono o correo electrónico. Rara vez necesitamos estar tan conectados a las noticias de última hora que no podemos perdernos las que ocurren mientras estamos en el trabajo o viviendo nuestras vidas.
  • Limite su exposición – Restrinja la cantidad de noticias que escucha, lee o ve a un número específico, como treinta minutos al día. Esto te permite estar informado sin obsesionarte con ellas.
  • Suscríbase a un boletín de noticias o a un podcast – En lugar de hojear sin rumbo los canales en busca de las últimas noticias, suscríbase a un boletín de noticias o escuche un podcast de noticias que resuma los principales titulares.

Las noticias como medio para mantenerse informado son beneficiosas para todos nosotros. Pero cuando estar informados nos hace sentirnos ansiosos o preocupados por el futuro, tenemos que reducir la cantidad de noticias negativas que consumimos.

La felicidad duradera es algo que viene del interior y puede encontrarse mirando hacia dentro. La felicidad que resulta de una acción externa es fugaz. Cuando miras hacia dentro y eliminas los hábitos o comportamientos que te impiden ser feliz, es mucho más fácil alcanzar la felicidad a largo plazo.

¿Te cuesta poner en práctica estos consejos y encontrar la felicidad en tu interior? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso.

Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede gustar:

By McKayla Afolayan – Última actualización: 21 de abril de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario