20 formas rápidas de distraerse de algo

mujer con abrigo rojo mirando hacia abajo ilustrando que tiene algo en mente

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a quitarse algo de encima.

A veces puedes tener pensamientos no deseados que quieres quitarte de la cabeza. Se quedan en tu cabeza mientras luchas por liberarte del bucle que sigue trayéndolos de vuelta.

Esos pensamientos pueden ir desde lo mundano e intrascendente hasta lo perturbador y aterrador.

Pueden provenir de la anticipación, como estar nervioso por una importante entrevista de trabajo que se avecina en un par de semanas. También pueden provenir de experiencias pasadas, como una experiencia traumática.

Algunas personas luchan contra los pensamientos intrusivos y en bucle debido a una enfermedad mental que los introduce en nuestro pensamiento por mucho que intentemos detenerlos.

Sea cual sea el origen de esos pensamientos, necesitas tener diferentes estrategias para alejar tu mente de ellos.

Es bueno tener unas cuantas estrategias diferentes cuando estos pensamientos aparecen. Es poco probable que una sola estrategia funcione todo el tiempo. Y a veces, no podrás apartar tu mente de ellos. A veces, sólo tienes que montar la ola hasta que concluya.

Ahora bien, supongamos que eres una persona con una enfermedad mental que lucha contra los pensamientos intrusivos y fijados. En ese caso, tu mejor opción será hablar con un profesional de la salud mental certificado. Eso puede ser un síntoma de un problema mayor que necesita ser tratado y gestionado con ayuda profesional.

Pero, si eres alguien que simplemente está luchando por alejar su mente de los pensamientos no deseados, tenemos veinte sugerencias que pueden ayudar.

1. Dedíquese a un pasatiempo.

Un pasatiempo es una gran distracción para alejar tu mente de algo. Escoge una actividad que te obligue a concentrarte en lo que estás haciendo, mientras lo haces. De esta manera, dejas menos espacio para que tu mente divague y se fije en esos pensamientos rumiantes.

2. Encuentra algo de risa.

Quizás sea bromeando con un amigo, viendo una comedia o simplemente participando en una actividad que te haga feliz.

La risa produce muchas sustancias químicas que te hacen sentir bien y que pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo y cambiar el ambiente general de tu cerebro. Esos sentimientos positivos pueden ayudar a alimentar otros sentimientos positivos, compensando la preocupación, la ansiedad y la negatividad.

3. Escribe sobre ello.

El acto de escribir o llevar un diario puede ser terapéutico. Hay varias formas de escribir para alejar la mente de los pensamientos persistentes. Te sugerimos que te sientes con un bolígrafo y una libreta para escribir.

El acto de escribir deliberada y cuidadosamente tus pensamientos y sentimientos es un acto de paciencia y atención. Es necesario estar en el momento para articularse con claridad.

Te puede interesar:  5 señales de que te importa demasiado lo que piensen los demás

Teclear es mejor que nada, pero no es tan atractivo como escribir físicamente.

4. Haz una tarea repetitiva.

Hay un tipo de meditación que consiste en perderse en actividades repetitivas y mundanas. Concentras tu mente en la acción mientras la realizas para dejar que tu mente se despeje.

Piensa en fregar el suelo. Pones la fregona en el agua, la escurres y la pones en el suelo. Cada pasada de la fregona está limpiando la superficie del suelo. Observas la fregona a medida que la mueves para asegurarte de que recorres cada centímetro del suelo. Buscas la suciedad o las manchas que podrías haber pasado por alto en la primera pasada.

Este tipo de actividad es mindfulness en acción.

5. Busca la gratitud.

La gratitud es una herramienta muy poderosa para combatir los procesos de pensamiento negativos. La gente suele hablar vagamente del poder de la gratitud y de que ha cambiado sus vidas. En realidad no hablan tanto de cómo funciona.

Se reduce a entrenar a tu cerebro para que perciba la realidad de forma diferente. Cuando estás agradecido por las cosas que tienes, cuando tus pensamientos se centran en apreciar las cosas que tienes, no deja espacio para las cosas que no tienes.

Hacer esto de forma repetitiva entrena a tu cerebro a buscar lo positivo, lo que te ayudará a alejar tu mente de los pensamientos negativos.

6. Habla de ello con un amigo.

A veces necesitamos sentarnos con un amigo de confianza y desahogarnos sobre lo que nos preocupa. Un amigo de confianza en un momento de necesidad puede ayudar a suavizar las preocupaciones, redirigir los pensamientos negativos y combatir la soledad que a veces sentimos en la vida.

Apóyate en un amigo de confianza o en un ser querido si tienes esa opción. Si no es así, también puedes probar con un grupo de apoyo en línea, donde por lo general puedes obtener un apoyo inmediato. Sin embargo, algunos son mejores que otros, así que infórmate sobre el grupo antes de lanzarte.

7. Escuche algo que le inspire.

Los oradores inspiradores están ahí fuera intentando ser una fuerza de positividad en este mundo tan difícil. Puede que no tengas ningún animador personal, pero es agradable escuchar historias de personas que han superado los retos con los que luchamos y recordarnos que nosotros también podemos superarlos.

Encuentra algunas personas que tengan mensajes con los que estés de acuerdo, que te hagan sentir esperanzado e inspirado, y escucha su trabajo.

8. Medita para despejar tu mente.

Una mente y unas emociones claras hacen que la vida sea mucho más cómoda de procesar y gestionar. La meditación es una valiosa habilidad utilizada desde hace miles de años para aceptar los propios sentimientos y dejarlos fluir.

Aprender a meditar puede ayudarte a obtener un mayor control sobre tus propios pensamientos, haciendo que esos pensamientos en bucle sean más fáciles de manejar. Lleva tiempo conseguirlo. Practica con regularidad.

9. Ejercita tu cuerpo.

El ejercicio proporciona muchos aspectos positivos para tu salud física y mental. No sólo mantiene tus músculos fuertes y te ayuda a mantenerte en forma, sino que también facilita la producción de sustancias químicas que te hacen sentir bien y que ayudan a estimular tu mente.

El ejercicio también puede incorporarse a una actividad de mindfulness al centrar tus pensamientos en tus acciones y movimientos. Muchos ejercicios requieren una buena forma, para no lesionarse, lo que requiere esa concentración.

Te puede interesar:  Si no tienes esperanza para el futuro, haz estas 9 cosas

10. Lee algo.

¿Necesitas apartar tu mente de algo? La lectura es una forma fantástica de ocupar y redirigir tus pensamientos hacia lo que estés leyendo.

Te sugerimos que no leas cosas preocupantes o estresantes, como las noticias o los artículos de opinión. En su lugar, lee algo que sea divertido o que te haga pensar. De esta manera, puedes aligerar la atmósfera de tu mente y, con suerte, conseguir que tus pensamientos vayan por otro camino.

11. Da un paso hacia la consecución de un objetivo.

Haz algo. Sin duda, hay algo que puedes hacer que te ayudará a acercarte a un objetivo que puedas tener. Haz una de esas pequeñas cosas que necesitas hacer para ayudarte a avanzar hacia el éxito.

Si no tienes ningún objetivo, ahora podría ser el momento de sentarte y planificar lo que realmente quieres perseguir.

12. Cambia tu forma de pensar.

Intenta reformular los pensamientos que tienes en algo más positivo. En lugar de centrarte en lo que puede salir mal o en tus miedos, céntrate en lo que puede salir bien.

¿Cómo podrían beneficiarte estas circunstancias? ¿Qué bien puede salir de todo esto? Qué bien puedes crear para ti y para tu vida a partir de todo esto?

13. Programe tiempo para pensar en ello.

A veces tenemos pensamientos no deseados porque no les dedicamos el tiempo adecuado. Se abren paso a la fuerza porque necesitan atención, pero estamos demasiado ocupados tratando de distraernos.

Puede ser útil programar un momento específico para sentarse y contemplar los pensamientos que nos atormentan. Tómate media hora, más o menos, cuando tengas algo de tiempo para ti, para sentarte y reflexionar.

Y una vez que haya pasado la media hora, puede que te resulte más fácil apartar tu mente de esos pensamientos haciendo otra cosa de esta lista.

14. 14. Acompáñate a ti mismo en una cita.

¿Necesitas cambiar las cosas? Acompáñate de una cita. Come algo, ve una película, pasea por un parque o incluso tómate unas pequeñas vacaciones en una ciudad vecina. Un fin de semana en una habitación de hotel es un buen cambio de escenario y de ritmo respecto a tu vida cotidiana.

Esa interrupción puede darte un pequeño descanso de los pensamientos que estás rumiando y que pueden ser inducidos por el estrés de tu vida.

15. Dedica un poco de tiempo a soñar despierto.

Los adultos pueden beneficiarse de soñar despiertos tanto como los niños. Es bueno dejar que la mente y la imaginación vaguen solas, de vez en cuando. Ayuda a ejercitar esas partes imaginativas del cerebro que fomentan el pensamiento creativo.

Eso también ayuda a la resolución creativa de problemas. Un poco de ensoñación puede ser un bienvenido respiro de los ciclos regulares y la naturaleza mundana del día a día.

Eso sí, no lo hagas tan a menudo como para que interfiera en tu capacidad de dirigir tu vida.

16. Aprende algo nuevo.

Internet es un lugar fantástico donde puedes aprender todo tipo de cosas nuevas y emocionantes. Aleja tu mente de tus problemas actuales aprendiendo algo nuevo.

Hay sitios web que tienen lecciones gratuitas y estructuradas sobre todo tipo de temas diferentes que pueden ayudarte a aprender algo nuevo. Esa es una gran manera de pasar el tiempo en lugar de obsesionarte con tus pensamientos.

17. Escucha algo de música.

Una descarga de tu música favorita puede ayudarte a apartar tu mente de esos pensamientos no deseados. Pon algunas de tus canciones favoritas y concéntrate en ellas.

Te puede interesar:  El poder de la Actitud Mental Positiva: Transforma tu vida hoy

Concéntrate en los diferentes elementos de la canción, escucha profundamente las palabras del artista y simplemente déjate llevar por la melodía durante un rato. Deja que te lleve a otro lugar.

18. Practica el perdón.

El perdón puede ser un tema difícil. Mucha gente piensa en el perdón puramente en el sentido de una disculpa que aceptas de otra persona para absolverla de su maldad. Pero ese no es el único tipo de perdón.

También se trata de aceptar cosas que han sucedido, a veces cosas horribles que ya no quieres que controlen tu vida.

A veces se trata de perdonarte a ti mismo por haber tomado decisiones equivocadas y elegir sanar y seguir adelante con ellas. La vida no se detiene. Continúa con o sin nosotros. Quedarse atrás y morar en esos sentimientos y acciones equivocadas realmente no le hace bien a nadie.

19. Siente tus sentimientos y luego déjalos ir.

Estás ocupado. ¡No tienes tiempo para sentir tus sentimientos! Hay que trabajar, hay que alimentar a los niños, hay que limpiar la casa, hay otra pila de ropa para lavar. Todo es interminable.

Sin embargo, sacar tiempo para sentir tus sentimientos y dejarlos ir es algo que puede aliviar tu mente.

Tal vez no puedas sentarte con ellos ahora mismo porque tienes cosas que hacer, pero tal vez puedas hacerlo esta tarde en un baño de burbujas caliente con algunas velas para iluminar el ambiente.

20. Recuérdate que estarás bien.

Estás ahí sentado, leyendo este artículo, ¿verdad? Has sobrevivido a todo lo que la vida te ha lanzado hasta ahora, ¿no es así?

Mírate. Puede que no lo parezca, pero lo estás haciendo muy bien. Lo estás haciendo muy bien sólo por buscar ampliar tus conocimientos y encontrar formas de afrontar las cosas difíciles que pasan por tu mente.

Eso significa que estás en el camino del éxito. Lo estás intentando. Estás haciendo movimientos. Estás trabajando para encontrar formas de mejorar, lo que significa que hay esperanza.

Interrumpe esos pensamientos con ese recordatorio. Estarás bien. Estos pensamientos no durarán para siempre y los superarás. Piensa en las cosas que ya has superado, y sabe que también superarás esto.

Estarás bien.

¿Todavía no estás seguro de cómo distraer tu mente de algo? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacarte los pensamientos y las preocupaciones de la cabeza para poder resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puedes hablar.

¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la suya. Pueden ayudarte a desentrañar tus pensamientos y resolverlos hasta el punto de que ya no pienses en ellos tanto como ahora.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Puede que pienses que tus problemas no son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no te hagas ese flaco favor. Nada es insignificante si afecta a tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

– Última actualización: 31 de mayo de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario