21 cosas que hacen las personas mentalmente fuertes (pero de las que no hablan)

mujer con expresión que dice que es mentalmente fuerte

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decide hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para ayudarle a mejorar su fuerza mental. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

¿Has conocido alguna vez a alguien que parece no tener nunca un mal día?

No es que no tengan ningún problema (tal vez podrías nombrar algunos problemas con los que están luchando de la cabeza), simplemente no parecen dejar que sus problemas los depriman.

Tienen una forma de tomarse todo con calma. Nada les hace tambalearse ni su estado de ánimo. A pesar de todos los retos a los que se enfrentan, se mantienen positivos e incluso se las arreglan para animar a los demás.

Mientras tanto, tú sigues pensando en lo que te dijo tu jefe la semana pasada, o luchando contra la presión arterial alta por todo el estrés que tienes, o luchando por salir de la cama porque estás abrumado por todos tus problemas.

¿Cómo lo hacen estas personas? Se enfrentan a los mismos retos que tú, quizá incluso más, pero eso no les frena en absoluto.

¿De dónde sacan la fuerza?

Y no estamos hablando de fuerza física o resistencia; es su fuerza mental la que realmente brilla y les permite perseverar a pesar de sus problemas.

Todos poseemos algún nivel de fuerza mental. No nacemos ni fuertes ni débiles mentalmente y condenados a permanecer así el resto de nuestra vida. Esto tampoco tiene nada que ver con nuestra salud mental.

La fuerza mental es como la fuerza física en el sentido de que es posible mejorar nuestra capacidad para regular nuestras emociones, gestionar nuestros pensamientos y comportarnos de forma positiva, independientemente de nuestras circunstancias.

Aunque algunas personas son más capaces de desarrollar la fuerza mental que otras, todo el mundo puede mejorar, sea cual sea su nivel actual.

Al igual que ocurre con la fuerza física, para aumentar la fuerza mental es necesario hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta mental estricta que restrinja los pensamientos negativos.

Para desarrollar nuestra fuerza mental sin caer en las trampas que plagan la mayoría de las modas de superación personal, veamos qué hacen regularmente las personas mentalmente fuertes. Seguro que recogemos algunos trucos y consejos que podemos aplicar fácilmente a nuestras propias vidas y mentalidades.

1. Se mantienen fieles a sus valores.

Las personas mentalmente fuertes saben cuáles son sus valores. Aunque parezca trivial, muchos de nosotros no tenemos claro qué es importante para nosotros. Sabemos lo que debería ser importante, según nos enseña la sociedad, pero no nos hemos sentado a declarar y definir cuáles son nuestros valores.

Ese no es el caso de las personas mentalmente fuertes. Han hecho el trabajo de introspección y han definido sus valores. No sólo eso, sino que se mantienen fieles a sí mismas viviendo una vida que prioriza esos valores.

Si uno de sus valores es la familia, no aceptarán un trabajo que les aleje de ella. Si su valor es la salud, se aseguran de que su agenda deje espacio para hacer ejercicio con regularidad.

2. Entrenan sus pensamientos para que sean una ventaja.

Con demasiada frecuencia, dejamos que los pensamientos pasen por nuestras cabezas sin ser escuchados. Ya sean positivos o negativos, rara vez nos damos cuenta de nuestros procesos de pensamiento y del impacto que tienen en nuestro estado de ánimo.

Las personas que tienen una gran fuerza mental entrenan sus pensamientos para que sean una ventaja. Cualquier pensamiento que se desvíe del objetivo es controlado sin demora.

Son muy conscientes del impacto que tienen sus pensamientos en sus vidas. Por ello, entrenan sus pensamientos para que les ayuden a alcanzar sus objetivos. Anotan rápidamente los pensamientos negativos y los detienen, no permitiéndoles el libre acceso a su mente.

No se trata sólo de utilizar pensamientos positivos para superar o ahogar los negativos. Pensar en positivo por sí solo rara vez funciona. Utilizan varias herramientas y trucos para tener sus procesos de pensamiento bajo control. Herramientas como llevar un diario para rastrear y localizar los factores desencadenantes, investigar para superar los pensamientos temerosos e incluso la terapia para combatir los pensamientos obsesivos que se han descontrolado.

Sin embargo, una cosa está clara: no dan rienda suelta a sus pensamientos.

3. Aceptan el cambio.

El cambio es una parte normal de la vida. Los que son mentalmente fuertes lo reconocen y aceptan el cambio con una mente abierta. Se preparan para el cambio, sabiendo que trae consigo oportunidades de crecimiento y desarrollo.

En lugar de luchar contra todo cambio, revisan metódicamente los pros y los contras de cualquier cambio inminente, así como los pros y los contras de seguir igual. Al hacer esto, utilizan sus pensamientos racionales para equilibrar su estado de ánimo emocional y ayudarles a tomar la decisión correcta. Esto también les ayuda a anticipar y mitigar los posibles obstáculos que puedan surgir.

También buscan oportunidades para cambiar y mejorar. Saben que son un trabajo en curso y siempre están buscando formas de mejorar.

Pero tienen cuidado de no hacer cambios radicales de una sola vez. En cambio, se centran en hacer un cambio cada vez. Esto les ayuda a mantener el compromiso y la coherencia para alcanzar el objetivo fijado.

4. Lo intentan y lo vuelven a intentar.

Para las personas mentalmente fuertes, el fracaso no es una mala palabra. Es una oportunidad para aprender cómo no hacer algo la próxima vez, una oportunidad para arreglar los errores cometidos anteriormente.

Thomas Edison dijo: «No he fracasado. Sólo he encontrado 10.000 formas que no funcionan». La mayoría de la gente se habría rendido tras los primeros intentos fallidos. Pero no Edison. Su perseverancia llevó a la invención de la bombilla. Si se hubiera rendido como lo habrían hecho otros, quizá todos seguiríamos usando linternas para ver cuando oscurece.

Te puede interesar:  4 señales de que eres un empático intuitivo (no sólo un empático)

Piensa en la oposición a la que se habría enfrentado. En aquella época, no había nada parecido a la electricidad. Debió sonar tan descabellado como nos suena ahora vivir en la luna. Tal vez incluso fue visto como el científico cobarde del barrio, especialmente después de 10.000 fracasos.

No permitió que los experimentos fallidos le disuadieran, ni las probables burlas de sus contemporáneos. Al contrario, aprendió de sus errores y siguió trabajando en su invento hasta conseguir su objetivo.

El miedo suele estar en el centro de nuestra disposición a abandonar tras unos pocos intentos. Tememos la vergüenza, las esperanzas, el despilfarro de dinero o un montón de cosas diferentes. Puede que ni siquiera sepamos a qué tenemos miedo exactamente, sólo sabemos que tenemos miedo.

Los que tienen fuerza mental han construido una tenacidad para seguir intentándolo frente al miedo y el fracaso. No asumen que, por haber fracasado, son unos fracasados. Por el contrario, ven cada fracaso como una oportunidad de aprendizaje.

5. Se centran en el futuro.

Todos hemos hecho algo de lo que nos avergonzamos en el pasado. Todos tenemos esqueletos en nuestros armarios.

Pero las personas mentalmente fuertes no dejan que su pasado les defina y les robe su futuro. Saben que, como seres humanos, son imperfectos y que van a cometer errores. En lugar de pensar en sus errores pasados, hacen las paces con ellos y siguen adelante.

El pasado no puede deshacerse. Así que no dejan que el pasado les distraiga del presente. Aprenden la lección que corresponda, se comprometen a hacerlo mejor la próxima vez y lo dejan pasar. Decididos a no volver a repetirlo.

6. No huyen de los retos.

Un rasgo que tienen en común las personas mentalmente fuertes es la sed de conocimiento. Aprovechan todas las oportunidades que se les presentan para aprender. Por eso no huyen de los retos. ¿Qué mejor oportunidad tienes para aprender de qué estás hecho que enfrentándote a un reto?

Aunque los retos suelen ser estresantes y ponen al descubierto tus puntos débiles, también revelan puntos fuertes que quizá no sabías que tenías.

Las personas que son mentalmente fuertes se enfrentan a los retos de frente. No huyen, ni se esconden, ni evitan los retos. Debido a su amor natural por el aprendizaje, ven los retos como oportunidades para profundizar en el conocimiento y la comprensión.

7. 7. Establecen relaciones que les obligan a ser mejores.

¿Su sistema de apoyo le estimula a ser o hacer mejor? ¿Tiene alguien en su vida que le empuje a salir de su zona de confort? Si miras a tu alrededor, ¿estás rodeado de personas que son exactamente como tú? ¿Tus relaciones son sólo de beneficio social?

Las personas mentalmente fuertes se dan cuenta de que son la media de las cinco personas con las que pasan más tiempo. Por eso cultivan y construyen relaciones que les impulsan en las áreas en las que quieren desarrollarse. Son conscientes de las personas de las que se rodean.

Sí, puede que tengan compañeros de copas y amigos con los que cotillean, pero sus relaciones principales se basan en algo más que el mero alcohol, los cotilleos y otros puntos comunes superficiales.

8. Salen de su zona de confort, REGULARMENTE.

¿Conoces el miedo que te invade cuando te acercas al límite de tu zona de confort? ¿Ese pánico que sube por la espalda cuando te sumerges en la piscina de lo desconocido? Pues bien, las personas mentalmente fuertes pasan por lo mismo… más o menos.

Tienen la costumbre de salir de su zona de confort. De hecho, lo hacen tan a menudo que se sienten incómodos cuando están cómodos. Muchos empresarios de éxito, sobre todo los que tienen una gran capacidad mental, están siempre a la búsqueda de nuevas ideas de negocio, ampliando los límites de su mercado, esforzándose ellos mismos y su equipo para llevar a cabo ideas «locas».

Entienden que las innovaciones brillantes no se crean en la comodidad, sino a través de la adversidad o a causa de un desafío. Han eliminado de sus diccionarios las palabras «no puedo», «no lo haré» e «imposible».

9. No hacen fiestas de compasión.

No tienes que decirle a alguien que es mentalmente fuerte que hacer una fiesta de lástima es una enorme pérdida de tiempo, porque ya lo saben. Al igual que no pierden el tiempo lamentándose del pasado, tampoco pierden el tiempo compadeciéndose de sí mismos.

Seamos sinceros, ¿qué ha conseguido realmente el hecho de compadecerse de uno mismo? No te hace sentir mejor. Cuando empieza la fiesta, acabas recordando más razones por las que tu situación es terrible. A veces, incluso acabas invitando a algunos invitados a unirse a ti. La miseria ama la compañía, como se suele decir.

Las personas mentalmente resistentes saben que esas fiestas no resuelven nada. Así que, para salir de su depresión, hacen cosas como ofrecerse como voluntarios para una causa digna, realizar un acto de bondad al azar, mantenerse activos o practicar la gratitud enumerando las cosas de su vida que van bien.

No les pillarás compadeciéndose de sí mismos, y mucho menos invitando a los demás a compadecerse de ellos también.

10. No regalan su poder.

Ser mentalmente fuerte consiste en ser deliberado con qué y en quién gastas la energía. Las personas mentalmente fuertes no regalan su poder a cuestiones que no merecen su tiempo.

Perdonan con facilidad y no guardan rencor porque entienden que cuesta más esfuerzo y energía odiar a alguien que perdonar y seguir adelante. Aunque el agresor no intente enmendar su error, una persona mentalmente fuerte le ha perdonado y se ha centrado en una causa más digna.

Piensan antes de reaccionar ante una situación que les hace enfadar. Consideran posibilidades alternativas a su interpretación de la circunstancia antes de decantarse por la ira. Dan libremente a los demás el beneficio de la duda.

Al darse cuenta de que ceder su poder afecta a su autoestima y a su concentración, guardan su poder con diligencia.

Piensa en todo el tiempo que pasas pensando y rumiando el comentario que hizo tu suegra, tu jefe o el pesado de la oficina. Ese tiempo podría haberse empleado mejor en hacer algo productivo. En lugar de eso, estás de mal humor y eso se extiende a otras áreas de tu vida.

No te engañes pensando que tener fuerza mental significa que nunca estás enfadado o en paz con todo el mundo, todos los días. No, en absoluto.

Alguien que tiene fuerza mental sabe cuáles son sus desencadenantes y ha decidido ser proactivo tomando decisiones conscientes sobre cómo responderá. Se han preparado con antelación para no dejarse llevar por el momento.

Te puede interesar:  9 consejos para tomar mejores decisiones con mayor rapidez

11. No tienen miedo de decir «no».

Como las personas mentalmente fuertes son cuidadosas con el uso de su poder, no tienen miedo de decir la palabra «no» a las actividades que les agotan y les hacen perder el tiempo. Para ellos, el «no» es una frase completa que no requiere una razón o una explicación adicional.

No se avergüenzan de decir «no», ni se disculpan por decirlo. Se dan cuenta de que cada vez que evitan decir «no» a algo que no quieren hacer, están cediendo su poder.

¿Ese favor que alguien te pide, pero que tú no quieres hacer? «No».

¿El préstamo personal que necesita un amigo y que sabes que no vas a recuperar? «No».

¿Estás disponible para hacer Dios sabe qué, cuando lo único que quieres es relajarte con tu familia? «Ni hablar».

La sociedad nos ha condicionado a decir «sí» a todo para parecer agradables. Decir «no» se ha convertido en una habilidad que tenemos que aprender. Las personas mentalmente fuertes han aprendido a decir «no».

Así, cuando se les pide un favor, antes de decir «sí», se hacen las siguientes preguntas

  • ¿Es algo que quiero hacer?
  • ¿A qué tendré que renunciar si lo hago?
  • ¿Qué ganaré haciendo esto?
  • ¿Cómo me sentiré si lo hago?

Sus respuestas a estas preguntas les ayudan a determinar su respuesta a la petición.

12. Asumen riesgos calculados.

No es que las personas mentalmente fuertes se lancen a situaciones de riesgo sin preocuparse por nada. No es que no tengan ningún miedo. Simplemente han aprendido a tomar riesgos calculados.

Cuando toman una decisión arriesgada o eligen salir de su zona de confort, miran antes de saltar. Han considerado todos los resultados probables, han investigado los riesgos y han elaborado planes para mitigarlos.

Saben que limitar los riesgos que asumen a los que les hacen sentir cómodos significa que están perdiendo grandes oportunidades. Entienden que asumir riesgos calculados supone la diferencia entre vivir una vida mediocre y una extraordinaria.

Dado que las personas mentalmente fuertes quieren vivir una vida extraordinaria, cuando toman un riesgo calculado, se hacen algunas de las siguientes preguntas

  • ¿Cuál es el coste potencial de asumir este riesgo? ¿Cuál es el coste potencial de no correr este riesgo? Esto incluye costes tangibles (financieros) e intangibles (miedo al fracaso).
  • ¿Cuáles son los beneficios potenciales a favor y en contra de asumir este riesgo?
  • ¿Cómo ayudará esta medida a alcanzar el objetivo?
  • ¿Cuáles son las alternativas a la asunción de este riesgo?
  • ¿Qué ventajas tendrá en el mejor de los casos?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasar y cómo se puede reducir el riesgo de que ocurra?
  • ¿Qué tan malo será si se cumple el peor escenario? La respuesta a esta pregunta puede incluir incluso la elaboración de un plan de catástrofes sobre cómo responder si se diera el peor de los casos.
  • ¿Qué importancia tendrá esta decisión dentro de cinco años? ¿Importará en absoluto?

13. Establecen límites saludables.

Las personas mentalmente fuertes se sienten cómodas estableciendo límites saludables porque saben que eso les da espacio para crecer y recuperarse cuando lo necesitan. Se dan cuenta de que establecer límites claros es saludable para toda relación porque minimizan los conflictos y ayudan a mantener un equilibrio entre usted y la otra persona.

Cuando ambas partes entienden y respetan los límites del otro, no se hieren los sentimientos y nadie se da por aludido.

14. Aprenden de sus errores.

Como ser humano, vas a cometer errores con frecuencia. No somos perfectos. No lo sabemos todo. Es natural que a veces metamos la pata. Posiblemente a lo grande.

Las personas mentalmente fuertes no se castigan cuando cometen un error. En cambio, estudian su error. Como no quieren seguir repitiéndolo, se toman tiempo para hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Qué fue lo que falló?
  • ¿Qué podría haber hecho mejor?
  • ¿Qué puedo hacer diferente la próxima vez?

Castigarse por haber cometido un error normal y humano no evitará que lo vuelvas a cometer en el futuro. Sin embargo, aprender de él sí lo hará.

Cuando dejes de ver tus errores como algo negativo, podrás dedicar tiempo y energía a no volver a cometerlos. De hecho, las personas mentalmente fuertes suelen estar dispuestas a compartir sus errores con otras personas para ayudar a evitar que cometan los mismos.

15. No dejan que el miedo les detenga.

Todos tenemos miedo a algo. Hay literalmente un miedo a cada cosa posible que puedas imaginar. Algunas personas tienen miedo al rechazo, otras temen al fracaso, otras tienen miedo al éxito. Todo el mundo tiene algo que le hace sudar frío, perder la capacidad de hablar con coherencia y que se le acelere el pulso.

Pero el miedo no es del todo malo. Inicialmente, fue diseñado para protegernos y alertarnos del peligro. Por eso, cuando estás a punto de hacer algo nuevo y sientes que la inquietud te sube por la nuca, o cuando vas caminando por una calle solitaria y de repente se te eriza el vello de la nuca, es tu instinto de lucha o huida el que se pone en marcha, diciéndote que estés alerta.

La única diferencia es que muchos de nosotros hemos permitido que este instinto se descontrole y se convierta en un monstruo que dicta nuestra forma de vivir. Las personas mentalmente fuertes no dejan que sus miedos les impidan perseguir sus objetivos o vivir su vida.

16. Asumen la responsabilidad de sus vidas.

Las personas mentalmente fuertes entienden que son un total de todo lo que ha sucedido en sus vidas, tanto lo malo como lo bueno. Esta puede ser la razón por la que no pierden el tiempo viviendo arrepentidos de su pasado o de sus errores, porque se dan cuenta de que todo ayudó a formarles en lo que son hoy.

No culpan a otras personas por cómo ha resultado su vida. Más bien, asumen la responsabilidad de su reacción o inacción en respuesta al mal trato. Por ejemplo, puede que sus padres hayan abusado de ellos, pero en lugar de utilizarlo como motivo para abandonar los estudios, lo utilizan como motivación para crear una fundación que ayude a los niños afectados por los abusos.

También asumen toda la responsabilidad de cómo gastan su tiempo y energía. Al darse cuenta de que sus recursos son limitados, deciden dedicarlos a los temas que les interesan. Esto les permite establecer límites claros y decir no, sin disculparse con nadie.

17. No se preocupan por complacer a todo el mundo.

No se puede complacer a todo el mundo, y los mentalmente fuertes ni siquiera lo intentan. Pueden tener 99 problemas, pero preocuparse por complacer a todo el mundo no es uno de ellos.

Te puede interesar:  La guía definitiva para el pensamiento crítico

Luchar por contentar a todo el mundo es un desperdicio de energía. ¿No te has dado cuenta de que las personas a las que intentas complacer acaban por no apreciar tu esfuerzo o incluso te dan por sentado? Vas de un lado a otro intentando ayudar a todo el mundo, pero ¿te has preguntado alguna vez quién va de un lado a otro intentando hacer lo mismo por ti? Después de todo, acabas cansado, frustrado y aprovechado.

Las personas mentalmente fuertes prefieren emplear su limitado tiempo y energía en tareas que merecen más la pena. Aunque aspiran a tratar a todo el mundo por igual, con dignidad y respeto, están perfectamente de acuerdo con que la gente se moleste si no les han hecho felices. Ser el amigo de todos no es su objetivo en la vida.

Las personas mentalmente fuertes se cubren las espaldas. No les pillarás esperando a que otro les defienda o les reconozca o les dé su merecido. Se tratan a sí mismos con el mismo amor y cuidado que el resto de nosotros reservamos para aquellos que son especiales para nosotros.

Piensa en cómo te iría el día si te dieras a ti mismo la misma consideración que le das a tu mejor amigo. Piensa en la confianza que sentirías si te animaras a ti mismo como lo haces con los demás. ¿Y si te animaras a ti mismo como animas a tu mejor amigo? ¿O si te negaras a juzgarte tan duramente por meter la pata?

Como mínimo, tu estado de ánimo mejoraría. Esto repercutiría positivamente en tus relaciones, tu rendimiento en el trabajo y tu salud al reducir tus niveles de estrés. Con todo eso a tu favor, puede que incluso te motive a establecer y lograr más objetivos.

Las personas con verdadera fortaleza mental se dan cuenta de que al tratarse como un ser humano valioso, los beneficios resultantes son de gran alcance.

19. Pasan tiempo a solas.

Pasar tiempo a solas con tus pensamientos te da la oportunidad de revisar los acontecimientos del día, planificar tus objetivos y descomprimirte.

Nuestras agendas suelen estar tan repletas que pasamos de una actividad a otra automáticamente, sin posibilidad de pensar o despejar la mente. Por la noche, cuando llega la hora de irse a la cama, nos cuesta conciliar el sueño mientras los pensamientos se agolpan en nuestra cabeza, casi como si nuestro cerebro hubiera estado esperando una oportunidad para descargar todo el equipaje que ha estado cargando durante todo el día.

Las personas mentalmente fuertes entienden que el tiempo de inactividad de calidad dedicado a escribir en un diario, a utilizar técnicas de atención plena o simplemente a reflexionar es una parte esencial de su autocuidado. Es una parte fundamental de la gestión de su bienestar mental.

No tienen miedo al silencio ni a sentarse con sus pensamientos. De hecho, disfrutan de estar en su propia compañía y no dependen de la distracción de los demás para entretenerse.

20. Definen el éxito por sí mismos.

Las personas mentalmente fuertes tienen su propia definición de éxito. Su definición de éxito es profundamente personal para ellos y refleja lo que valoran en la vida. Es en lo que se centran cuando se enfrentan a retos. Y en lo que se fijan cuando se quedan sin motivación.

Han examinado la definición de éxito de la sociedad, la han considerado insuficiente y han elaborado la suya propia. Así que cuando trabajan para tener éxito, en lugar de que el proceso sea agotador o negativo, es energizante.

21. Se centran en las soluciones.

Cuando surge una crisis, las personas mentalmente fuertes no están ocupadas tratando de averiguar quién hizo qué. Se centran en encontrar la solución. No es que no les importe quién hizo qué, simplemente saben que jugar al juego de la culpa no resolverá el problema en cuestión.

Se centran en encontrar soluciones. Son el tipo de personas que se ponen inmediatamente a intentar resolver un problema cuando se les presenta. Incluso cuando por fin se ponen a preguntar quién lo hizo y por qué, es para entender lo que pasó y asegurarse de que hay planes para evitar que se repita el error o la equivocación.

*

Ser mentalmente fuerte cuando todo va bien es fácil. Pero es una historia diferente cuando se desata el infierno y tu vida es un completo caos. Al desarrollar la fortaleza mental durante los buenos tiempos, se está mejor equipado para manejar los desafíos sorpresivos de la vida.

El aumento de la fuerza mental conduce a una mayor resistencia al estrés. Como eres deliberado en cuanto a qué y a quién gastas energía y tiempo, tienes menos estrés.

Esto conduce a…

Una mayor satisfacción vital. A medida que aumenta tu salud mental, aumenta tu confianza en ti mismo. La vida no es tan difícil porque estás viviendo de acuerdo con lo que valoras.

Esto conduce a la paz mental y…

Un mayor rendimiento. Al tener menos estrés, mayor satisfacción con la vida y vivir de acuerdo con lo que es importante para ti, tu rendimiento mejora.

Esencialmente, el aumento de su fuerza mental le ayudará a alcanzar su máximo potencial en la vida.

¿No se siente mentalmente fuerte pero le gustaría serlo? Hablar con alguien puede ayudarle a manejar lo que la vida le depare.

Es una forma estupenda de sacar tus pensamientos y tus preocupaciones de tu cabeza para poder trabajar con ellos.

Te

recomendamos que hables con un terapeuta en lugar de con un amigo o un familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a poner en práctica medidas para aumentar tu fortaleza mental y tu capacidad de recuperación en general, al tiempo que abordan cualquier obstáculo personal específico para esa fortaleza.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

Por McKayla Afolayan – Última actualización: 8 de junio de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario