21 maneras de dejar de preocuparse tanto (por todo y por todos)

estresada mujer pensativa que se preocupa demasiado por las cosas

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a dejar de preocuparse demasiado por las personas y las cosas. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

Preocuparse no es una debilidad o un defecto. Al contrario, preocuparse demuestra amor y compasión por uno mismo y por todas las personas que te importan.

Sin embargo, algunas personas se sienten abrumadas por lo mucho que se preocupan. Pueden tener sentimientos y reacciones emocionales tan fuertes que pueden dañar su bienestar. Pueden encontrarse ansiosos, deprimidos, incapaces de dormir o constantemente preocupados. Pueden experimentar síntomas físicos como falta de apetito, dolores de estómago, dolores de cabeza o presión arterial alta.

Cuidar es una faceta importante de la experiencia humana. Pero preocuparse demasiado puede perjudicarle a usted y a su vida. No sólo hay ramificaciones médicas potenciales, sino que otras personas pueden aprovecharse, y lo harán, de su carácter bondadoso.

Lo que necesita una persona que se preocupa demasiado es equilibrio. Y para lograr el equilibrio, tendrá que trabajar para llegar a un estado más neutral.

Pero eso no significa necesariamente apatía. Algunas personas tienen la idea de que no deben preocuparse por nada, nunca. Porque, ¿qué sentido tiene?

La cuestión es que preocuparse inspira a la gente a actuar, ya sea creando la vida que quieres, buscando un nuevo trabajo o trabajando para crear un cambio social. Preocuparse es bueno, pero el equilibrio es necesario.

Veamos algunas formas de cultivar ese equilibrio.

Para organizarnos un poco, vamos a dividir esto en tres secciones: Vida personal, romance y trabajo. No te tomes esto como reglas rígidas. Verás que muchos de los conceptos pueden aplicarse también a otras áreas de tu vida.

En tu vida personal

1. Cree y aplique los límites.

Los límites son la base de las relaciones sanas. Cada persona tiene límites sobre lo que considera un comportamiento aceptable e inaceptable.

Desgraciadamente, no muchas personas se toman el tiempo de pensar en sus límites y definirlos. Es un paso importante porque elimina la confusión y la ambigüedad que suelen acompañar a las situaciones emocionales. Es fácil tomar malas decisiones cuando estás inundado de estrés y emociones.

En lugar de eso, toma esa decisión con antelación, para saber claramente cuál es tu límite y poder aplicarlo.

Por ejemplo, tienes un límite en el que no quieres escuchar a tu amigo quejarse de su relación porque no hace nada para cambiarla. Así que cuando tu amigo empieza a quejarse de lo terrible que es su pareja, no necesitas entretener la conversación ni invertir energía extra en averiguar si es aceptable o no.

Lo único que tienes que hacer es decir: «Oye, no me interesa escucharte revolcarte en la negatividad de tu relación. Deberíamos hablar de otra cosa».

2. No te preocupes demasiado por los demás.

Las personas que se preocupan demasiado suelen descubrir que no es una relación recíproca. Dedicarán una energía excesiva a preocuparse y a preocuparse por las personas que les importan, mientras que éstas no les devolverán la misma energía.

Por supuesto, puede que se preocupen mucho por ti, pero puede que no estén conectados de la misma manera que tú. Francamente, la mayoría de las personas se preocupan sobre todo por sí mismas y por sus propios problemas.

Una buena forma de gestionar estas relaciones es ejercer la misma cantidad de energía. No gastes tu tiempo persiguiendo a la gente constantemente. Dedica a la relación tanta energía como ellos.

No debes convertirlo en una cosa de ojo por ojo. Si me llaman una vez, les llamaré una vez. La gente está ocupada con la vida y a veces se distrae. Pero se convierte en un problema cuando eres tú quien pone todo el esfuerzo y el trabajo.

No hay nada malo en ser el que tiende la mano o intenta poner algo en marcha. Sólo que no seas la persona que constantemente se vuelca en los demás sin volcarse en ti mismo.

3. Minimiza tu contacto con las personas negativas.

Las personas negativas tienen un problema para cada solución. No vas a cambiar su forma de pensar. Eso es algo que tienen que hacer ellos mismos.

Detente y haz una evaluación sobre las personas con las que pasas el tiempo. ¿Cómo te hacen sentir cuando te alejas de su presencia? ¿Te sientes feliz y con energía? ¿O te sientes agotado y negativo? ¿Te encuentras con sentimientos negativos porque están cargando sus problemas y preocupaciones sobre ti?

Es bueno ser un amigo solidario, pero a algunas personas les encanta revolcarse en su miseria. Lo más fácil es retirarse y crear un espacio para no dedicar tanta energía a ellos y a su negatividad.

4. Céntrate en lo que puedes controlar.

No puedes controlar lo que otras personas dicen o hacen. Lo único que puedes controlar son tus propias acciones.

«¡Si sólo hicieran esto! ¡Si sólo hicieran eso! ¿Por qué no hacen esto? ¿No pueden ver que sería mejor así?»

Nada de eso importa porque todo está fuera de tu control. Una persona que quiere tomar malas decisiones lo hará. Eso no es algo que puedas controlar. Puedes ofrecer alguna orientación o perspectiva, pero no puedes invertir en el resultado de sus decisiones.

Muchas personas tienen que aprender las lecciones de la vida por la vía difícil. Y, sinceramente, así debería ser para muchas cosas. Después de todo, las malas decisiones son una gran manera de desarrollar la sabiduría.

5. Aprende a decir no.

«No» es la herramienta más poderosa para proteger tu espacio, tu tranquilidad y medir cuánto te importa.

Debes ser capaz de decir que no, de lo contrario la gente se entrometerá continuamente en tu espacio. Y para que quede claro, tampoco son necesariamente personas malas o tóxicas. Es sólo que nadie puede saber realmente lo que piensas o cómo te sientes a menos que puedas comunicarlo claramente.

Es fácil aprovecharse de las personas complacientes porque a menudo aceptan cosas que no están bien. Las personas malintencionadas pueden y se aprovecharán de ello si se lo permites.

Una vez que empieces a decir que no, es probable que descubras que las personas que te rodean cambian su comportamiento. Algunas personas pueden incluso enfadarse contigo porque tu conformidad y atención ya no están a su gusto. Así que deja que la basura se saque sola. Las personas que genuinamente se preocupan por ti se adaptarán, incluso si es un poco accidentado.

Te puede interesar:  Cómo cambiar su monólogo interior hacia algo un poco más optimista

6. Recuerda que nadie es perfecto.

Las personas que quieres y te importan van a tomar malas decisiones. Tú vas a tomar malas decisiones. Ten en cuenta que nadie es perfecto y que pocos planes salen bien.

No te involucres demasiado en los éxitos o fracasos de otras personas. Eso es algo que les corresponde a ellos y con lo que tienen que lidiar. Sé un animador, pero recuerda que estás al margen.

Reduzca sus expectativas. La gente se equivoca mucho. Piensa en cuántas cosas te han salido mal en tu vida y date cuenta de que otros están pasando por lo mismo. No pasa nada. La gente, incluido tú, necesita espacio para estirar sus alas, volar y, a veces, estrellarse y arder.

Sacúdete el polvo, desempolva a tu ser querido y vuelve a la carga.

7. Rodéate de cosas que te hagan sentir bien.

Las emociones que se esconden tras el cuidado suelen ser de naturaleza extrovertida. Estás invirtiendo tu tiempo, pensamientos, emociones y energía en las cosas que te importan. El problema es que no puedes derramar de ti mismo indefinidamente. Tienes que ser capaz de rellenar tu depósito emocional cuando lo hayas agotado.

Una forma de hacerlo es rodeándote de cosas que te hagan sentir bien. Eso variará de una persona a otra. Quizá sea un trabajo bien hecho, una casa limpia, el arte, la jardinería o el ejercicio. Tal vez sea pasar un tiempo dedicado a los seres queridos en el que puedas disfrutar de su presencia. Tal vez sea viajar y experimentar algo nuevo e interesante.

Sea lo que sea, consigue más de eso en tu vida.

8. No te quedes en los juicios.

Todo el mundo juzga en cierta medida. El cerebro sólo quiere categorizar las cosas, llamarlas correctas o incorrectas, y hacerte saber si esta cosa puede ser perjudicial para ti o no.

El problema con el juicio es que a menudo nos formamos nuestras opiniones desde un lugar emocional. Puede ser una reacción visceral a una situación que invoca una respuesta emocional aguda. O tal vez seas mejor para no juzgar emocionalmente las circunstancias. Tal vez te tomes el tiempo necesario para buscar pruebas que respalden tus juicios.

Este es el problema de estar demasiado pendiente de los juicios. El juicio supone que estás cualificado para emitirlo. Pero, ¿y si no lo estás? ¿Y si sólo conoces la mitad de la historia? ¿Y si te han contado mentiras? ¿Y si tu percepción o reacción emocional es errónea? En ese momento, has juzgado y dedicado esa energía emocional a la situación sin ninguna razón. Y puede que ni siquiera tengas razón.

Los juicios se producen. Es razonable juzgar hasta cierto punto. Lo importante es no invertir tanto en tus juicios sobre ti mismo y sobre otras personas que te preocupen demasiado. Da un paso atrás en la situación si lo necesitas. No te adueñes de las cosas que no son tuyas.

9. No hagas caso de las opiniones de los demás.

Todo el mundo tiene una opinión. ¿Pero cuántas de ellas son buenas o útiles? ¿Cuántas de ellas están bien informadas?

La verdad es que muchas personas ni siquiera se entienden a sí mismas. Sin embargo, damos un peso increíble a las percepciones de los demás. ¿Por qué te importa tanto lo que piensa esa persona? ¿Son expertos en tu vida? ¿De lo que quieres? ¿Qué te hace feliz? ¿Qué te aporta tranquilidad?

No. Peor aún, ¡hay mucha gente amargada y cínica que sólo existe para derribar a la gente feliz!

El consejo típico es ignorar lo que piensan los demás. Puede que esa no sea la mejor opción. A veces necesitamos una perspectiva externa. Un enfoque mejor es considerar la opinión, buscar cualquier mérito y decidir si es relevante o no. Si no es relevante o si es para hacerte daño, entonces ignórala.

10. Cambia tus hábitos mediáticos.

Las redes sociales son una trampa. Las principales redes sociales han gastado mucho dinero en psicólogos y especialistas en comportamiento para ayudar a desarrollar algoritmos que te hagan volver por más. En lugar de eso, lo que acabas viendo es un bucle de cosas horribles y maravillosas que afectan a tu salud emocional, a tu bienestar y a tu capacidad de atención.

Las noticias modernas no son mucho mejores. Ahora estamos en un bucle 24/7/365 de todas las cosas terribles que están sucediendo en el mundo. Y, por supuesto, «si sangra, conduce». Las noticias negativas atraen los ojos, así que eso es lo que nos sirven.

Tienes que ser consciente de cómo consumes los medios de comunicación si vas a utilizarlos.

Tus amigos generalmente no están compartiendo las cosas malas que pasan en su vida. Y si lo hacen, no suele ser de una manera buena o saludable. Te hacen publicidad regularmente, a menudo con estrategias para hacerte sentir que no eres suficiente o que te estás perdiendo algo.

Las redes sociales son una poderosa herramienta que puede unir a la gente. Pero también puedes utilizarla para cultivar un espacio de cosas divertidas, interesantes y felices que te sirvan para recargarte. Sigue a artistas, creadores y espacios de inspiración que ponen esperanza en el mundo. Úsalo como una forma de recargar las pilas.

Es importante estar informado sobre lo que ocurre en el mundo, pero las noticias se consumen mejor como una dieta ligera. ¿Cuántas veces necesitas que te recuerden el terrible sufrimiento y la muerte en el mundo? Así fue ayer; así será mañana.

No pierdas el tiempo haciendo scroll sin sentido o consumiendo cosas terribles. Si te sientes sin energía o con emociones negativas, borrar las redes sociales puede ser una buena opción. Muchas personas afirman sentirse aliviadas sin el bombardeo de notificaciones y cosas a las que atenerse.

En Romance

11. Cuida bien de ti mismo.

Una relación sana se da entre personas que cuidan adecuadamente de sí mismas y del otro. Por desgracia, demasiadas personas intentan utilizar una relación para arreglar o evitar arreglarse a sí mismas. Cuidar demasiado a la pareja puede ser un síntoma de ello. Es una forma de distraerse de mirar en el espejo sus propios defectos porque están muy ocupados tratando de cuidar a su pareja.

Eso no suele acabar bien. No acaba bien porque los defectos o problemas que tienen siguen apareciendo, siguen interfiriendo en la salud de la relación. Entonces la persona que se preocupaba demasiado se siente herida porque siente que su pareja no se preocupa lo suficiente.

También por eso la gente dice cosas como: «Tienes que amarte a ti mismo para amar a otra persona». Lo cual no es realmente cierto. Ciertamente puedes amar a otras personas y no amarte a ti mismo. Lo que sí es cierto es que es mucho más difícil tener una relación más sana y equilibrada cuando no te quieres a ti mismo, o te estás preocupando demasiado por tu pareja mientras te descuidas.

12. Trabaja en tus problemas de confianza.

Los problemas de confianza torpedean y hunden una relación en poco tiempo. ¿Pasas tu tiempo preocupándote por lo que hace tu pareja cuando no estás cerca? ¿Te preocupa que te engañe? ¿Haces cosas como llamar para saber cómo está tu pareja cuando tiene una noche de fiesta?

Te puede interesar:  17 creencias de las personas felizmente optimistas

La gente suele excusar este tipo de comportamiento en sí misma como «preocuparse demasiado». Se empeñan en asegurarse de que su pareja está segura y cuidada en todo momento mientras ignoran por completo lo controlador y poco saludable que puede ser. Por supuesto, es razonable preocuparse por el bienestar de la persona amada. Pero existe una línea en la que es simplemente un comportamiento controlador y manipulador.

Dejando a un lado las cuestiones obvias, preocuparse demasiado por tu pareja también te expone a la decepción. Si quieren hacer cosas poco claras, encontrarán la manera de hacerlas. No es bueno, pero esa es la naturaleza de las relaciones. Tienes que confiar en tu pareja. Si no puedes, tienes que trabajar en eso. Eso te ayudará a volver a un nivel de atención saludable.

13. Fomenta unas expectativas razonables.

Algunas personas se preocupan demasiado, con tanta emoción, que se han expuesto al fracaso. Entran en una relación pensando que van a cambiar a su pareja para que coincida con su visión. La relación se convierte en un caos emocional cuando la pareja no cumple sus expectativas o, peor aún, las rechaza por completo.

Es bueno preocuparse por la pareja. Es bueno alimentar y fomentar sus objetivos, su crecimiento y sus deseos. Sin embargo, no habrá un final feliz si tratas de forzar el crecimiento y el cambio en tu pareja.

No te empeñes en lo que crees que tu pareja debe hacer o en quién crees que debe ser. Eso no lo debes determinar tú. Eso le corresponde exclusivamente a tu pareja.

14. Pase tiempo con sus amigos y su familia.

Algunas personas luchan con el equilibrio cuando están en una relación romántica. Centran la mayor parte de su atención y amor en su romance y empiezan a descuidar sus otras relaciones. Esto es malo porque necesitamos equilibrio. Es bueno dedicar tiempo y energía a crear una relación amorosa y romántica. Pero también es bueno tener amistades y relaciones fuera del romance. Es necesario para mantener unos límites saludables y preservar las cosas que son importantes fuera del romance.

La otra cara de la moneda es alguien que entra en una relación y exige todo el tiempo, la atención y los cuidados de su pareja. Eso es una mala señal. Es una bandera roja gigantesca para un abusador potencial porque lo primero que los abusadores tienden a hacer es aislar a su objetivo de la ayuda. Esto suele ser así:

«¿Por qué necesitas salir con tus amigos? ¿No soy suficiente?»

«No conozco a X. No deberías salir más con ellos».

«Realmente no me gusta tu familia. ¿Podemos no ir a verlos?»

«No quiero que tus padres vengan aquí. Me hacen sentir incómodo».

Este tipo de cosas no están bien. No está bien hacérselo a otra persona. No está bien que alguien te lo haga a ti. Supongamos que te importa tanto tu pareja sentimental que estás dispuesto o quieres renunciar a tus otras relaciones. En ese caso, ese es un problema que debes tratar con un terapeuta.

15. Construye tu confianza en ti mismo.

La confianza en uno mismo es una poderosa herramienta para crear un equilibrio en el cuidado de uno mismo y de los demás. Es el sano término medio que existe entre la arrogancia y el autodesprecio. Las personas arrogantes tienden a no preocuparse demasiado por los demás. Pueden sentir que los problemas y las preocupaciones de los demás están por debajo de ellos. Las personas que se odian a sí mismas suelen preocuparse demasiado por las opiniones de los demás porque creen que son una basura y, por tanto, cualquier percepción negativa debe ser cierta.

En lugar de eso, quieres moverte más hacia el medio. La confianza en uno mismo consiste en saber que eres una persona valiosa, con defectos, que merece la pena y que vale la pena. No pasas el tiempo preocupándote por conseguir favores o por lo que los demás piensen de ti. Una persona con confianza en sí misma sabe que las cosas irán bien unas veces y mal otras, pero que, independientemente de cómo vayan, puede adaptarse y encontrar su camino. No necesitan pasar su tiempo agonizando sobre todos los «y si».

Les resultará más fácil despreocuparse y dejar que las cosas fluyan, ya que se han ganado la confianza en sí mismos. No pasarás tu tiempo preocupándote por lo que hace tu pareja si sabes que eres digno de su amor.

16. Ten tus propios sueños y metas.

Todo el mundo necesita tener algo por lo que luchar. No necesariamente tienen que ser cosas materiales. Pueden ser cosas intangibles como experiencias, marcar la diferencia o logros. Las personas que no tienen nada por lo que luchar pueden preocuparse demasiado por lo que hacen los demás.

Esto es especialmente cierto en las relaciones románticas. Todo el mundo necesita tener algo para sí mismo. Haz un inventario de lo que tienes actualmente en tu vida. ¿Tienes algún sueño u objetivo propio? ¿Hay algo que quieras conseguir?

Si no es así, deberías plantearte un objetivo que te dé algo en lo que centrarte y preocuparte por ti mismo.

17. Recuérdate a ti mismo que no existe «el Elegido».

Algunas personas se sienten demasiado atrapadas por su pareja romántica porque creen que es un alma absolutamente única que encaja perfectamente con ellos. Algunas personas creen que esto es algo metafísico. Otras personas piensan que es sólo una cuestión de compatibilidad excepcional.

El problema es que las personas que no tienen un equilibrio saludable pueden pasarse de la raya y preocuparse demasiado. Invierten todo su tiempo, energía, pensamientos y emociones en «el Elegido» porque tienen la impresión de que todo tiene que ser perfecto, o de lo contrario se hundirá.

Este tipo de pensamiento es problemático por un par de razones.

En primer lugar, no tiene en cuenta el amplio alcance de la humanidad. Hay miles de millones de personas en el planeta. Las posibilidades de encontrar a «la persona» son prácticamente inexistentes. Siempre habrá alguien más compatible por ahí.

En segundo lugar, el impulso inicial de lujuria y enamoramiento no es amor. Es fácil copiar los buenos sentimientos por otras personas. ¿Pero el amor? El amor es trabajo. El amor es sacrificio. El amor es estar ahí para alguien cuando la vida le está golpeando. El amor es sentarse en la cuneta con alguien cuando las cosas no salen como estaba previsto. El amor duradero es algo que se crea capeando las tormentas y afrontando la vida juntos. No son sólo las cosas buenas.

En tercer lugar, ¿qué tan poderoso es un amor por el que te sientes constantemente ansioso? ¿Que sientes que tienes que preocuparte y cuidar constantemente de él o de lo contrario desaparecerá? Por supuesto, hay que esforzarse para alimentar y mantener esa relación sana. Pero, desde luego, no debería ser tan endeble como para desmoronarse sin una atención y un cuidado casi constantes. Un amor sano te permitirá tener tu propio espacio y tu propia vida, a ser posible con alguien que te preste la misma atención y consideración.

Te puede interesar:  Cómo el catastrofismo está arruinando tu vida (y 3 formas de dejarlo)

Francamente, si sientes que el amor es tan endeble, sería una buena idea hablar con un terapeuta sobre la situación para ver si la relación es saludable.

En el trabajo

18. Nunca olvides que eres un engranaje reemplazable en la máquina.

¿Eres el tipo de trabajador que dice cosas como: «¡Este lugar se desmoronaría sin mí!»? ¿Pasa su tiempo preocupándose constantemente por el próximo plazo? ¿Maximizando cada segundo de productividad que puede? ¿Se ofrece para cualquier cosa que haya que hacer porque quiere ser percibido como un «buscavidas»? ¿Olvida las medidas de seguridad en nombre de la rapidez? ¿Trabajas fuera de horario o durante tus descansos?

Te estás preparando para el fracaso al preocuparte demasiado. Demasiado.

No lo olvides nunca: eres un engranaje reemplazable en la máquina. La dirección puede reemplazarte y lo hará cuando sea necesario. No, el lugar no se va a desmoronar sin ti. Las empresas inteligentes y bien gestionadas se esfuerzan por asegurarse de que su estructura interna no tenga un único eje, para que todo no se detenga si esa persona decide marcharse.

No caigas en esa basura que dicen los directivos de ser una estrella del rock o una familia.

Recuérdalo cuando quieras recortar en seguridad, te ofrezcas para más trabajo cuando ya estás saturado o quieras perderte una reunión con tu familia real por trabajo.

19. Templa tus expectativas sobre tu entorno de trabajo.

Debes asegurarte de que tus expectativas se ajustan a lo que es razonable en tu entorno de trabajo. Por ejemplo, digamos que te contratan en una gran empresa. Tienen un historial probado de promoción interna. Ofrecen un salario digno y beneficios. También te ofrecen opciones para que recibas formación adicional, amplíes tus conocimientos y ganes más dinero. Fantástico. Parece un lugar en el que puedes hacer carrera.

Por otro lado, quizá el trabajo no sea tan bueno. Tal vez te paguen mal. Tal vez te reduzcan las horas y te cambien el horario sin molestarse en decírtelo, para poder despedirte por no presentarte. Tal vez le dan a todo el mundo la misma revisión y un aumento mediocre para mantener bajos los costes de los empleados. Tal vez son el tipo de empresa que constantemente desordena tus cheques de pago o va y reduce tus horas. Y tal vez, sólo tal vez, la dirección hace un montón de promesas y nunca las cumple.

¿Puedes tener un futuro con la segunda empresa? Probablemente no. Es sólo un escalón o una forma de pagar las facturas hasta que puedas pasar a algo mejor.

20. Mantén tu vida personal y profesional separadas.

Hay demasiadas empresas que difuminan los límites entre tu vida personal y profesional. Las personas que se preocupan demasiado por el trabajo son objetivos perfectos para este tipo de cosas porque suelen tener unos límites pobres.

Mantén tu vida personal y profesional separadas tanto como puedas.

¿Cómo crear límites saludables con el trabajo?

No instales aplicaciones relacionadas con el trabajo en tus dispositivos personales. No compruebes tu correo electrónico ni respondas a las llamadas telefónicas del trabajo cuando no estés trabajando. No existes en tu lugar de trabajo desde que sales hasta que vuelves a entrar.

No trabajes fuera de horario. Toma tus descansos cuando los tengas. Siéntate y come. Haz pausas más pequeñas si tienes derecho a ellas.

Utiliza tus beneficios. Si tienes permiso por enfermedad o vacaciones, revisa el manual del empleado y averigua cómo funciona específicamente ese tiempo. Utiliza la baja por enfermedad si la tienes. Utiliza tus vacaciones si las tienes. No dejes que desaparezcan por no haberlas utilizado. Algunos lugares no pagan el tiempo de enfermedad cuando dejas un trabajo, así que básicamente has tirado todo ese dinero.

Es tu dinero. Es tu tiempo. No dejes que la dirección y los compañeros de trabajo te hagan sentir culpable por no tener límites. «¡Oh, bueno, todo el mundo se queda una hora más!» «¡John no se tomó ningún día por enfermedad el año pasado!» «Trabajamos duro, así que podemos jugar duro». «Tienes que ser accesible en todo momento».

Todo basura.

21. Defina lo que significa el éxito para usted.

El éxito puede medirse de diferentes maneras. Puede consistir en cumplir con los plazos, alcanzar ciertas métricas o realizar un trabajo concreto. Tienes que entender cómo se mide el éxito y posiblemente establecer tus propios estándares de éxito.

Una de las formas en que los malos jefes se aprovechan de las personas que se preocupan demasiado es establecer estándares imposibles que nadie puede cumplir. Luego te dicen que tú eres el problema; sólo tienes que trabajar más y preocuparte más. Y si lo hicieras, ¡todo iría de maravilla!

En un mal trabajo, eso significa trabajar más horas, asumir responsabilidades que no son tuyas y hacer el trabajo de tres personas porque la dirección no se esfuerza en contratar a alguien. ¿Y por qué lo harían si tienen a alguien que se preocupa demasiado y al que pueden explotar? Una persona que se romperá la espalda haciendo todo ese trabajo extra y excesivo con la excusa del «éxito». Y luego, una vez que te rompes la espalda, te despiden porque no cumpliste con la política de la empresa, protegiéndose de la responsabilidad y tratando de clavarte las facturas médicas.

Ahora bien, es posible que tengas objetivos por los que estás trabajando. La mayoría de la gente quiere hacer un buen trabajo, ganar un salario justo y construir el tipo de vida que le conviene. Pero tienes que entender lo que significa el éxito para ti y asegurarte de que no estás gastando demasiada energía preocupándote por estándares imposibles que nunca se pueden cumplir.

Es una energía que podrías dedicar a tu vida personal, a tu familia y a tu salud.

*

Preocuparse es bueno. Significa que eres una persona empática y compasiva. Pero preocuparte demasiado por algo sólo hará que te utilicen y abusen de ti. Nunca sacrifiques tu dignidad y tu autoestima por preocuparte demasiado. Nadie que se preocupe de verdad por ti te pediría que lo hicieras.

Poner límites y aprender a cuidar de ti mismo causará algunas olas, así que no te sorprendas si acabas perdiendo algunos amigos porque ya no eres útil.

Da las gracias. Están despejando el espacio para que invites a nuevas personas a tu vida que respeten tus límites.

¿Todavía no sabes cómo dejar de preocuparte por todo y por todos? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacar tus pensamientos y tus preocupaciones de tu cabeza para poder trabajar con ellos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puedes hablar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a cambiar tu mentalidad de una forma saludable que te permita dejar de preocuparte tanto por los acontecimientos y las personas de tu vida.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Puede que pienses que tus problemas no son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no te hagas ese flaco favor. Nada es insignificante si afecta a tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo.

La elección es tuya.

También te puede gustar:

– Última actualización: 31 de mayo de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario