22 hábitos de las personas crónicamente infelices

mujer de aspecto infeliz

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude si eres crónicamente infeliz.

Aunque la felicidad puede ser más natural para algunas personas que para otras, hay ciertas cosas que todos hacemos que contribuyen a nuestro bienestar emocional.

Este artículo no pretende criticar o condenar a las personas infelices, sino destacar algunos de los hábitos que podrían estar contribuyendo a su infelicidad. El objetivo del artículo es educarle sobre estos comportamientos comunes para que pueda tratar de evitarlos siempre que sea posible.

Al hacerlo, rechazará la negatividad asociada a un estado de infelicidad y dejará más espacio en el que podrá atraer energía positiva y optimista en su lugar.

Con esto en mente, comencemos nuestro viaje a través de los hábitos más extendidos de las personas miserables.

1. Siempre se centran en lo malo

Todo el mundo experimenta una mezcla de cosas buenas y malas en su vida, pero nuestras reacciones pueden ser muy diferentes dependiendo de nuestra tendencia actual hacia lo bueno o lo malo.

En el caso de las personas infelices, la atención se centra a menudo en las situaciones malas, y es posible que se detengan en ellas mucho tiempo después de que hayan pasado. Por el contrario, cuando les suceden cosas buenas, éstas se olvidan rápidamente en cuanto terminan.

2. Ansían tener el control de la vida

Las personas infelices huyen de la incertidumbre y, en cambio, desean controlar cada pequeño detalle. Les preocupa que su mundo se desmorone si pierden este control y, por lo tanto, no aceptan la naturaleza impredecible de la vida.

Esto es algo que muchos llegarán a lamentar cuando finalmente acepten que su control era más que nada una ilusión todo el tiempo. Hasta que lleguen a este punto, se esforzarán por hacerse cargo de todos y cada uno de los aspectos de su existencia.

3. Creen que la vida es fundamentalmente difícil

Para la persona crónicamente sombría, la vida parece ser una batalla constante que tiene que librar cada día de cada año. Perciben una realidad dura y peligrosa que sólo pretende perjudicarles y creen que la vida es, en definitiva, una larga lucha hasta la muerte.

La persona infeliz no ve una hermosa montaña rusa de altibajos, de subidas y bajadas. Ven una larga y aterradora pendiente descendente que está diseñada para asustarte.

Te puede interesar:  22 cosas que hacer en un mal día de depresión

4. Su conversación es todo chismes y lamentos

Parte de lo que eres es lo que dices de y a otras personas. La conversación de un individuo abatido suele basarse en cotilleos despectivos o lamentos sobre lo horrible que es su vida. Al igual que en el caso anterior, el foco de atención suele estar en lo que va mal y no en lo que va bien.

También tienden a rehuir las discusiones de mayor calado, prefiriendo ceñirse al nivel superficial en el que se encuentran más cómodos.

5. Se comparan constantemente con los demás

Todos somos individuos únicos que debemos recorrer nuestros propios caminos por la vida. Esto significa que nuestra visión del éxito debe ser distinta de la de los demás.

A pesar de ello, hay una tendencia en muchas personas -a menudo las que tienen algún grado de infelicidad- a comparar sus vidas con las de los demás. Independientemente de lo mucho que tengan que agradecer, estas personas siempre verán a los demás como más favorecidos y esto sólo sirve para profundizar su insatisfacción.

6. Llenan el vacío con «cosas»

Vinculado al punto anterior sobre hacer comparaciones, muchas personas infelices tratan de llenar el vacío que sienten en sus vidas gastando dinero en cosas nuevas y brillantes todo el tiempo.

Lo ven como una forma de quedar bien con sus compañeros y proyectar una visión de persona exitosa y feliz. La terapia de venta al por menor también les permite experimentar momentos fugaces de regocijo y satisfacción al usar su nuevo juguete por primera vez. A pesar de saber que se desvanecerá rápidamente, siguen llenando sus vidas de posesiones con la esperanza de que eso les lleve finalmente a la felicidad.

7. Suelen desconfiar de los extraños

Todos nos cruzamos con extraños de forma regular, pero la forma en que reaccionamos ante ellos puede distinguir entre los felices y los infelices. Aunque no siempre es así, una persona positiva y feliz será muy abierta y amable con un extraño.

Una persona infeliz, en cambio, tenderá a ser recelosa y a desconfiar de quienes no conoce y tratará de mantenerlos a distancia hasta que haya evaluado adecuadamente la amenaza que pueden suponer. Es más, incluso cuando lleguen a conocer a alguien, es posible que no confíen del todo en él.

8. Renuncian con demasiada facilidad

Para conseguir cosas en la vida – no importa lo grandes o pequeñas que sean – necesitas tener un sentido o una determinación sobre ti. Desgraciadamente, las personas infelices carecen de este aspecto y a menudo renuncian a una tarea o a un sueño simplemente porque enfrentarse al fracaso cuando no lo has dado todo es siempre más fácil que hacerlo cuando lo has puesto todo.

Como ya hemos dicho, los individuos abatidos ven la vida como un trabajo duro y por eso no esperan tener tanto éxito como los que tienen una visión más alegre.

Y esto nos lleva al siguiente punto, porque cuando se rinde, una persona infeliz hace lo siguiente…

Cuando las cosas van mal en la vida, tienes dos opciones: o bien te pones de pie, te cuentas y admites que has tenido algo que ver con la situación, o bien te escondes y apuntas con el dedo acusador a otra cosa.

Te puede interesar:  Cómo aumentar la fuerza de voluntad: ¡5 consejos sin tonterías!

Las personas infelices tienden a hacer esto último; no quieren asumir la responsabilidad de las cosas que han ido mal, sino que prefieren poner excusas de por qué la culpa es de otro.

10. Guardan rencor

Las personas infelices no sólo buscarán culpar a los demás, sino que tenderán a aferrarse a esta creencia y a mantener el rencor hacia esa persona por lo que perciben como una mala acción.

Incluso cuando hay una clara transgresión, puedes decidir si vas a perdonar a esa persona y dejar que tu corazón siga adelante, o si vas a guardarle rencor para siempre. Cuanto más infeliz es alguien, más probable es que guarde rencores a largo plazo.

11. Son pesimistas sobre el futuro

El futuro está lleno de incógnitas y muchas personas prevén una mejora en sus vidas gracias a las oportunidades que puedan surgir. La persona infeliz, en cambio, verá una visión sombría y lúgubre del futuro donde los problemas nunca estarán lejos.

Considerarán que sus perspectivas son bastante pobres y asumirán que los tiempos difíciles están a la vuelta de la esquina.

12. Les preocupa lo que los demás piensen de ellos

Puede que no tengamos control directo sobre lo que los demás piensan y dicen de nosotros, pero podemos elegir cómo responder a ello. Para el carácter abatido, la forma en que los demás los ven es de suma importancia y terminan con una persistente sensación de preocupación en todo momento debido a esto.

Creen que su felicidad está vinculada de algún modo a las opiniones que los demás expresan sobre ellos. No parecen comprender que la felicidad viene de dentro.

13. Suelen mostrar egoísmo

Una persona infeliz no quiere serlo, pero no siempre conoce el camino de vuelta a una perspectiva más positiva. A veces confunden la autoprotección con el autocuidado y esto se manifiesta a través de un comportamiento egoísta.

Creen que si miran por el número uno, acabarán encontrando el éxito y la felicidad de una forma u otra. No se dan cuenta de que el éxito se encuentra comúnmente en la colaboración, la bondad y, hasta cierto punto, el auto-sacrificio.

14. No expresan gratitud

Es fácil encontrar agujeros en tu vida y anhelar las cosas que te faltan, pero hasta que no estés agradecido por todo lo que tienes actualmente, lo más probable es que no seas feliz. Las personas más descontentas con su vida son las que no ven todas las riquezas que tienen en su vida actual.

Esta falta de gratitud también se expresa de una manera muy real porque estas personas infelices son mucho menos propensas a agradecer realmente a alguien por algo que ha hecho.

15. Exageran las cosas

La vida está llena de pequeños acontecimientos, tanto positivos como negativos. Ya hemos visto que las personas infelices se inclinan por lo negativo, pero también ocurre que suelen exagerar la magnitud de los problemas.

Incluso las cuestiones pequeñas, por lo demás insignificantes, se convierten en catástrofes totales por las que deben enfadarse. Sin embargo, rara vez ocurre esto cuando les llegan cosas buenas.

16. Esconden los problemas serios bajo la alfombra

A pesar de su tendencia a exagerar la importancia de los problemas menores, las personas de naturaleza desanimada son algo más propensas a ocultar los problemas más serios a los demás. Prefieren tratar de ignorar las cosas durante el mayor tiempo posible para evitar la vergüenza que prevén de compartir sus dificultades.

Te puede interesar:  Cómo confiar en ti mismo: ¡20 sin consejos Bullsh * t!

Este comportamiento oculto puede tener efectos secundarios como la mentira, el pensamiento paranoico y el eventual empeoramiento de la situación.

17. Carecen de objetivos claramente definidos

Mantener una perspectiva positiva suele implicar trabajar por una meta o un sueño concreto, pero cuando alguien está cabizbajo, prescinde de ellos y sufre una posterior falta de dirección.

Al no tener que hacer planes y dar los pasos necesarios para conseguirlos, van a la deriva sin ninguna perspectiva clara para el futuro.

18. Renuncian a aprender cosas nuevas

Gracias, en parte, a su falta de objetivos, un individuo infeliz tiene pocas ganas de intentar cosas nuevas. Dejan de aprender habilidades adicionales o de desafiarse a sí mismos con una tarea que les es ajena.

En su lugar, vuelven a centrarse en las cosas que saben hacer y se quedan algo estancados en su enfoque de la vida. Acaban viviendo su vida de forma repetida.

19. Se preocupan por el dinero independientemente de su riqueza

Mientras que el dinero, o la falta de él, a menudo puede conducir a períodos difíciles en la vida de alguien, también se puede decir que las personas infelices se preocupan por el dinero, incluso cuando están financieramente seguros.

Les preocupa no tener suficiente y que un día se les acabe, dejándoles en la miseria. Esta preocupación está presente en toda la escala de la riqueza, incluso en lo más alto; parece ser un síntoma de infelicidad tanto como podría ser una causa.

20. Hacen que todo gire en torno a ellos

Todos tenemos ego y nos gusta que nos lo acaricien de vez en cuando, pero cuando alguien es crónicamente infeliz, su ego consigue ejercer una influencia mucho mayor sobre él.

Esto conduce a un deseo de convertir cada conversación y cada interacción en una que se centre en ellos. Si otra persona está hablando de algo -bueno o malo- en su vida, no pasará mucho tiempo antes de que el participante infeliz intente relacionar lo que se dice con él para poder volver a dirigir la atención en su dirección.

21. 21. Sacan conclusiones precipitadas

En lugar de dejar que los acontecimientos se desarrollen como es debido, a una persona infeliz le gusta adelantarse y asumir que, sea lo que sea, será malo. Predicen, a menudo erróneamente, que el resultado probable será malo para ellos porque no tienen en cuenta toda la información de que disponen.

Intentan adivinar lo que pueden hacer los demás, prefieren la ignorancia al conocimiento y se niegan a aceptar pruebas claras que puedan contradecir su propia opinión.

22. Hacen una mala elección de la dieta

Aunque la dieta es un tema complejo con un aspecto biológico y mental, cuando alguien es infeliz, tiende a tomar malas decisiones sobre la comida y la bebida que consume.

Se dan un atracón de cosas que les proporcionan un subidón temporal de endorfinas, pero no tienen en cuenta las consecuencias a medio y largo plazo.

Este artículo ilustra algunos de los muchos hábitos comunes que sigue una persona infeliz. Lo hace con la intención de que usted, el lector, pueda comprender mejor el vínculo entre sus comportamientos y su sensación de bienestar mental. Encarnar estas 22 cosas puede en realidad hacerte más infeliz y, al evitarlas, es de esperar que consigas una visión más optimista de la vida.

¿No está seguro de cómo dejar de ser tan infeliz todo el tiempo? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso y llevarte de la mano mientras adaptas tus hábitos y comportamientos. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

– Última actualización: 6 de diciembre de

2021También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario