24 consejos que realmente funcionan

hombre perezoso sentado fuera de casa

Consulte a un coach de vida para que le ayude a superar la «pereza» que le frena. Simplemente haga clic aquí para encontrar uno ahora.

¿Es usted una persona perezosa? ¿Le cuesta hacer las cosas?

Todo el mundo ha pasado por eso. A veces es muy difícil encontrar la motivación para hacer todas las cosas.

Tal vez tengas demasiado trabajo, estés lidiando con un problema médico o simplemente estés agotado. Reunir la energía cuando tu tanque está vacío puede ser casi imposible.

Pero espera un momento… ¿has entendido lo que hemos dicho? ¿Quizás estás sobrecargado de trabajo, lidiando con un problema médico o simplemente estás agotado?

¿Algunas de esas cosas suenan a pereza?

¿Como si no quisieras hacer las cosas que sabes que deberías hacer? ¿Que mejorarían tu vida? ¿Que te ayudarían a mantener la calidad de tu vida?

La palabra «perezoso» es un lenguaje vergonzoso que está empezando a ser cuestionado en los círculos de salud mental.

Lo que llamamos pereza no refleja necesariamente las razones reales por las que no hacemos lo que tenemos que hacer.

¿Es una persona perezosa porque está demasiado agotada para hacer un trabajo adicional?

¿Es una persona perezosa porque lucha contra la depresión y su cuerpo no produce la energía necesaria para hacer el trabajo?

¿Es una persona perezosa que se apaga porque está abrumada por su ansiedad?

¿Es una persona perezosa porque siente que no se le respeta y simplemente no quiere hacer el trabajo?

La pereza, por definición, es simplemente una falta de voluntad para trabajar o utilizar la energía. Pero rara vez se utiliza de forma tan neutral. Por el contrario, la utilizamos contra nosotros mismos para avergonzarnos de hacer el trabajo. Otras personas lo utilizan contra nosotros para tratar de avergonzarnos para que nos motivemos.

No puedes ser perezoso. No deberías ser perezoso. Tienes cosas que hacer. Responsabilidades y todo eso.

Y mucho de eso viene de la construcción social de nuestra ética de trabajo. Estados Unidos es la tierra de las oportunidades. Así que si no tienes éxito, debes ser perezoso y no trabajar lo suficiente. Es una actitud que ignora por completo el carácter aleatorio del éxito.

El trabajo duro puede hacer que tengas más probabilidades de triunfar. Sin embargo, todavía hay mucha gente que se rompe la espalda trabajando duro y nunca experimenta el «éxito» de la forma en que se comercializa.

Aun así, tenemos que encontrar la motivación y el camino hacia nuestro éxito. Nadie más va a hacer el trabajo por ti.

Entonces, ¿cómo puedes dejar de ser perezoso?

1. Acéptate a ti mismo por lo que eres.

La palabra «perezoso» tiene connotaciones negativas. No hay forma de evitarlo. Es la forma más común en que se utiliza esa palabra.

Pero puedes ser una persona que no siempre quiere hacer cosas constantemente. Eso puede ser una elección activa, o puede ser algo que te imponga un factor externo.

Sea cual sea el motivo, es importante que seas amable y compasivo contigo mismo. Está claro que te preocupa tu motivación y tu capacidad para hacer las cosas. De lo contrario, no estarías aquí leyendo este artículo. No estarías buscando conocimientos para ser más productivo y conseguir hacer más cosas.

La gente suele utilizar metáforas como: «No tienes que estar trabajando todo el tiempo. No eres una máquina». Lo cual no es realmente correcto. Cualquiera que haya trabajado con máquinas sabe que éstas tampoco funcionan todo el tiempo. Se paran periódicamente para su mantenimiento. Si no, se rompen y hay que arreglarlas. Y al igual que una máquina, no puedes ser productivo todo el tiempo.

Evita llamarte perezoso. Evita avergonzarte a ti mismo. Poner pensamientos negativos en tu cabeza hará que la situación sea más dura para ti de lo que tiene que ser.

2. Entiende por qué no estás motivado.

¿Puedes identificar por qué no estás motivado? ¿Por qué sientes que eres perezoso? Identificar el porqué te permitirá encontrar soluciones al problema que pueden no ser tan simples como no querer trabajar.

Plantéate preguntas como:

¿Con qué frecuencia tienes descansos? ¿Trabajas todo el tiempo? ¿Tienes energía para hacer las cosas que vas a hacer? ¿Duermes bien?

¿Tienes una buena dieta? ¿Tu cuerpo y tu cerebro reciben los nutrientes adecuados que necesitan para mantenerte motivado y con energía?

¿Es un problema de salud mental? ¿Se siente abrumado constantemente? ¿Se siente desesperanzado o apático? ¿Siente que nada le importa? ¿Siente que hay demasiadas decisiones que tomar?

Todas estas cosas pueden apuntar a razones médicas para su falta de motivación y deseo. Si no puedes identificar una razón, es una buena idea hablar con un profesional de la salud mental sobre ello. Puede que te ayuden a afinar el motivo.

3. Desarrolle mejores hábitos.

Las personas son criaturas de hábitos. A veces, la pereza y la falta de motivación pueden tener su origen en nuestros hábitos habituales.

Por ejemplo, digamos que trabajas desde casa. Todos los días, a eso de las 2 de la tarde, decides echarte una siesta en tu pausa para comer. Tu cuerpo y tu cerebro se acostumbrarán a hacer esa siesta todos los días, así que cuando llegue la 1:45, tu cerebro y tu cuerpo te dirán que ya es hora de dormir. Empezarán a reducir la velocidad y a prepararse para descansar.

Por otro lado, tal vez no tengas mucho que hacer. Tal vez te encuentres en un momento de tu vida en el que no estás trabajando, no hay mucho que hacer en casa y pasas mucho tiempo descansando. No hay nada de malo en tomarse un tiempo para uno mismo, pero es mucho más difícil volver a ponerse en marcha cuando no tienes un horario y necesitas volver a él.

Convierte la productividad en un hábito. Haz algunas cosas, y será más fácil hacer crecer tu motivación.

4. Establezca algunos objetivos razonables.

Los objetivos son una forma fantástica de aumentar la motivación. El sistema de objetivos SMART es una forma sencilla y eficaz de hacer más cosas. Un objetivo SMART es Específico, Medible, Accionable, Relevante y de Duración Limitada.

Por ejemplo, digamos que quiere perder peso. «Perder peso» es un objetivo inespecífico al que es difícil poner una condición de éxito. Un objetivo SMART será un objetivo más pequeño que le acercará al objetivo final de perder más peso. Sería más bien:

«Voy a perder peso no consumiendo más de 1800 calorías al día durante los próximos 30 días».

Te puede interesar:  7 formas en que las personas con ansiedad de ocultan su condición

Ese es un objetivo específico y SMART que proporciona una forma de actuar para alcanzar el objetivo general. Es mucho más fácil encontrar la motivación y hacer el trabajo cuando se tiene un plan específico para alcanzar el éxito.

5. Trabaja en cosas pequeñas.

¿Tienes grandes planes? No todo el mundo los tiene. No pasa nada si no los tienes. Algunas personas no sueñan a lo grande ni tienen grandes objetivos por los que luchar. Las razones pueden ser cualquier cosa, desde la salud mental hasta estar satisfechos con las cosas más pequeñas de la vida.

Lo interesante de las cosas pequeñas de la vida es que todas las cosas más grandes son sólo una composición de esas cosas pequeñas. Por ejemplo, hay muchas piezas pequeñas que se mueven para obtener un título. Hay que solicitar el ingreso en la escuela, tal vez trasladarse, asistir a las clases y aprobarlas, estudiar, hacer proyectos y mucho más.

Las cosas pequeñas pueden ayudarte a motivarte cuando te sientas desanimado por tu vida. Cumplir con los objetivos más pequeños (normalmente) activa los circuitos de recompensa del cerebro, proporcionando un impulso de dopamina y endorfinas como recompensa por hacerlo bien. Utiliza eso para ponerte en movimiento hacia las cosas que quieres lograr.

6. Utiliza técnicas de gestión del tiempo.

Las técnicas de gestión del tiempo pueden ser una excelente manera de combatir la pereza que es el resultado de sentirse abrumado. Por supuesto, mucha gente no lo hace bien cuando tiene un proyecto enorme colgando sobre su cabeza que va a necesitar absolutamente varias horas para completarlo, pero hombre, ¿por dónde empezar?

La técnica Pomodoro es una técnica común de gestión del tiempo que puede ayudarte a aprovechar al máximo tu tiempo. Es sencilla. Trabajas durante 25 minutos y luego te tomas un descanso de 5 minutos. Este ciclo se llama Pomodoro. Después de cuatro Pomodoros, te tomas un descanso más largo de unos 15 a 20 minutos.

Gestionar el tiempo de esta manera ayuda a dividir el día, manteniendo la mente fresca y motivada. No quieres pasarte todo el día mirando la pantalla del ordenador, quemando las horas sólo para intentar hacer esta cosa. Eso te deja exhausto y agotado al final del día.

Así que, en lugar de eso, estás creando un espacio dentro de tu día para trabajar y no trabajar. Estás creando hábitos y rutinas que darán a tu cerebro tiempo de inactividad cuando necesites descansar.

Es habitual utilizar un temporizador con esta técnica, para no distraerse con el control del tiempo durante todo el día. Pon el cronómetro en 25 minutos, trabaja hasta que se cumpla el tiempo, tómate unos minutos, reinicia el cronómetro y repite.

7. No te permitas poner excusas.

Las excusas harán descarrilar tu progreso si se lo permites. Siempre puedes encontrar una razón para no hacer el trabajo.

Una forma habitual de procrastinar es «esperar a que llegue el momento». Bueno, ¿adivina qué? Normalmente no hay un momento adecuado. Puedes acabar esperando durante años a que se alineen todos los astros antes de hacer finalmente lo que sabes que debes hacer, y la oportunidad podría desaparecer hace tiempo.

Una excusa es un razonamiento endeble para no hacer el trabajo.

¿Pero qué hay de una razón? A veces no podemos hacer el trabajo porque hay circunstancias adicionales que nos impiden actuar. Eso es justo y razonable. Por otro lado, a veces hay que esperar. A veces es otra persona la que no está haciendo lo que debe hacer. A veces es que no tienes suficiente información o recursos para lograr tu objetivo.

Estas cosas son justas y válidas. En cambio, deja de poner excusas que te impidan avanzar en tus deberes y objetivos.

8. No dejes que la perfección se interponga en el camino de la realización.

Los perfeccionistas suelen socavar su propio éxito al no conformarse con lo bueno. En lugar de ello, pasan mucho más tiempo agonizando sobre detalles específicos, tratando de perfeccionar cada pequeña cosa hasta que cumpla con su criterio de perfección.

Pero el perfeccionismo no siempre es tan sencillo. A veces el perfeccionismo es una respuesta de ansiedad. Al centrarse en perfeccionar el proyecto, la persona puede excusarse de completarlo realmente.

Al fin y al cabo, un proyecto terminado es algo que se puede analizar, poner bajo el microscopio y juzgar. Mucha gente no se siente cómoda con eso. Así que, en su lugar, siempre tienen un poco más de trabajo que hacer. Esta pequeña cosa necesita ser ajustada. «¡Si sigo trabajando en ello! Entonces será perfecto».

La verdad es que nada es perfecto. Y aunque produzcas la cosa más perfecta del mundo, puede que otras personas no la aprecien como tú.

Por ejemplo, piensa en la escritura. Un escritor se sienta y quiere crear la historia perfecta. Desarrolla el arco argumental perfecto, ejecuta su gramática de forma impecable, edita la historia y la ajusta para que se ajuste a su visión perfecta. Luego publican lo que han escrito y su público lo odia. ¿Cómo es posible que eso ocurra? Es muy sencillo. El escritor y el lector son dos personas distintas con dos conjuntos de expectativas diferentes.

Un escritor puede crear una obra maestra técnica. Puede ser un aburrimiento de lectura para cualquiera que no esté interesado en las obras maestras técnicas.

La vida no es diferente. Tu perfección puede no significar nada para los demás porque simplemente no están interesados en tu perfección.

9. Recompénsese por completar tareas.

Recompénsese cuando finalmente complete sus objetivos. Permítase sentarse, deleitarse con el logro de su objetivo y darse un poco de felicidad como recompensa.

Puede tratarse de un regalo especial o de hacer algo divertido que normalmente no haría.

Una recompensa física por un objetivo completado puede ayudar a reforzar esos circuitos de recompensa del cerebro porque tienes algo tangible que ver como resultado de tu trabajo. Esto puede ser muy útil cuando se persiguen objetivos intangibles o a largo plazo.

Por ejemplo, perder peso y arreglar la dieta es un proyecto a largo plazo que requiere compromiso y disciplina. Recompensarse con algo de ropa mejor a medida que se pierde peso puede ser una buena recompensa.

Sin embargo, trate de evitar las recompensas que son contraproducentes.

«¡He estado sobrio durante 30 días! Brindo por ello».

«¡He perdido 25 libras! Me voy a sentar a comer una pizza».

Suena ridículo, pero la gente lo hace todo el tiempo. Por desgracia, no es útil y puede hacer que vuelvas a caer en hábitos poco saludables.

10. Protege tu espacio personal.

Tienes que ser tú quien se asegure de que hay una clara delimitación entre tu trabajo y tu vida personal. Los teléfonos móviles han hecho que esto sea mucho más difícil porque gran parte del mundo asume que siempre debes estar localizable. Eso provoca ansiedad y es una burda intromisión en tu espacio personal.

No instales aplicaciones relacionadas con el trabajo en tus dispositivos personales. No utilices tus dispositivos de trabajo para fines personales. No trabajes fuera de tu horario de trabajo ni recibas llamadas de trabajo fuera de tu horario. Aprovecha tus vacaciones, tu tiempo personal y tu tiempo por enfermedad si tienes la suerte de tenerlo. Mantén la separación de tu trabajo.

Si tienes que tener un teléfono y tu lugar de trabajo no te lo proporciona, compra un teléfono desechable en cualquier tienda de grandes superficies o en una de las muchas tiendas de conveniencia que los tienen.

Te puede interesar:  Si pudieras leer los pensamientos de las personas, aprenderías esto sobre ti mismo

11. No dejes que los jefes utilicen la palabra «perezoso» para influenciarte.

Permítanme compartir con ustedes una historia personal. He tenido bastantes trabajos como alguien que no siempre tenía una vida muy estable. A los malos directivos les encanta motivar a la gente utilizando como arma la pereza, excepto que no utilizan la palabra perezoso. Dicen cosas como:

«Realmente necesitamos que te pongas al día en tu departamento».

«X empleado fue capaz de hacerlo. ¿Por qué no puedes hacerlo tú?»

«Simplemente no tenemos el presupuesto para contratar a otra persona en este momento».

«¿No quieres ser un jugador de equipo?»

Todo son patrañas para presionarte a hacer más por menos. Su objetivo es mantener siempre los costes bajos. Así que, ¿por qué molestarse en contratar a alguien que sustituya a la persona que acaba de dimitir cuando pueden echarte la culpa para que trabajes más? Al fin y al cabo, muchos lugares ofrecen a sus directivos primas si consiguen mantener su presupuesto de nóminas por debajo de una determinada cantidad.

Y no caigas en la trampa de «Bueno, sabemos que estás haciendo todo este trabajo extra, pero no podemos permitirnos darte un aumento o un ascenso ahora mismo. Veamos cómo están las cosas dentro de seis meses». Te diré exactamente cómo serán las cosas en seis meses. «No tenemos eso en el presupuesto».

Las malas gestiones minarán tu energía y tu motivación. Te dejarán como una cáscara emocional. Así que no te conformes con una mala gestión si puedes evitarlo.

Una frase que a mí personalmente me ha servido es: «Intentaré coger ese hueco, pero no sé si tengo suficiente tiempo en mi día para hacerlo». Si dices que no, pueden escribirte por insubordinación o intentar intimidarte para que pienses que estás equivocado. Y entonces, puedes poner la razón: «Simplemente no tenía tiempo para hacerlo todo».

Seguramente se quejarán o dirán que tienes que trabajar más. Encógete de hombros y míralos sin comprender. No discutas. No ganarás.

12. Reduzca su estrés.

El estrés juega un papel negativo en nuestra capacidad para funcionar como personas. Por supuesto, un poco de estrés no es necesariamente malo. A veces es bueno tener la interrupción. Pero el estrés regular, consistente y a largo plazo puede tener un impacto muy negativo en su salud mental y física.

En el momento en que te pones a descansar, ya no tienes ni el tiempo ni la energía para seguir con el estrés que estás experimentando.

Ahora bien, si tienes un trabajo muy estresante, a veces no puedes evitarlo. Así que tienes que tener formas de gestionar y descargar ese estrés para poder seguir funcionando cuando salgas del trabajo.

Sin embargo, a veces eso no es posible. Así que si encuentras que simplemente no puedes funcionar cuando no estás en el trabajo porque estás constantemente estresado por el trabajo, podría ser el momento de considerar un cambio de carrera o encontrar un trabajo diferente.

13. Acepta la planificación y la programación.

A veces la falta de productividad puede venir de una mala planificación. Es difícil conseguir hacer todo lo que necesitas si estás constantemente persiguiendo responsabilidades y apagando incendios. Así que trata de incorporar más planificación en tu día de trabajo cuando puedas.

Es mucho más fácil cumplir tus objetivos cuando tienes tiempo reservado para abordarlos. Significa que no tienes que lidiar con la naturaleza de empezar y parar el trabajo en general.

El correo electrónico es un gran ladrón de tiempo y productividad. Por ejemplo, digamos que estás trabajando en un proyecto. Un correo electrónico llega a tu bandeja de entrada, por lo que tienes que dejar de trabajar, centrarte en el correo, responderlo y volver al proyecto en el que estabas trabajando. Eso puede convertirse fácilmente en 5 o 10 minutos de ineficacia por correo electrónico. Ahora bien, si trabajas en un puesto en el que recibes 10 correos electrónicos al día, eso es un montón de productividad perdida y de tiempo desperdiciado.

Una forma de gestionar ese estilo de comunicación es elegir un momento (o varios) del día para revisar tu correo. Hazlo por la mañana, durante la comida y/o antes de irte a casa. De esta forma, podrás dedicar el resto de tu tiempo a centrarte en tu trabajo real.

14. Mejore su sueño.

El sueño es la piedra angular de la buena salud. Su cuerpo se repara y produce muchas sustancias químicas importantes cuando está en lo más profundo del sueño.

Sin embargo, suponga que no está durmiendo de forma constante o regular. En ese caso, es posible que su cuerpo no tenga suficiente tiempo para hacer todo lo que necesita. Un sueño superficial o interrumpido puede provocar mal humor, depresión, empeorar la ansiedad y privarle de la sensación de estar descansado.

Las formas más comunes de mejorar la higiene del sueño incluyen no usar pantallas antes de acostarse (incluso con bloqueadores azules), evitar las bebidas estimulantes antes de acostarse y tener un lugar cómodo para dormir. Las personas tienden a dormir mejor en una cama cómoda y en un clima más fresco.

Intenta mantener un horario de sueño en el que duermas la cantidad de horas que te deje descansado. Eso suele ser entre seis y ocho horas de sueño, pero puede ser diferente según la persona.

15. Mejore su dieta.

Tu dieta es una parte importante de tu motivación y energía. La comida y la bebida son el combustible que mantiene tu máquina en funcionamiento. Evita los alimentos que pueden provocar picos y caídas de energía: azúcar, cafeína, grasas y alimentos procesados.

Evita la comida basura y el consumo de alimentos malos como las patatas fritas, los pasteles y los dulces. Consumimos tanto azúcar que afecta drásticamente al sabor de otros alimentos. Por ejemplo, suponga que se mantiene alejado de los alimentos con azúcares refinados durante un par de semanas. En ese caso, los alimentos naturalmente dulces, como la fruta, tendrán un sabor mucho más dulce.

La buena alimentación es necesaria para que tu cuerpo funcione eficazmente.

16. Haga ejercicio con regularidad.

El ejercicio regular tiene un efecto positivo en la cantidad de energía que tiene. Descubrirá que a medida que hace ejercicio, su cuerpo se acostumbra y quiere más actividad. Esa energía es la que puedes volcar en el cumplimiento de tus objetivos y en no ser perezoso.

El ejercicio es beneficioso incluso si es una pequeña cantidad, siempre que lo hagas con regularidad. Incluso dar un paseo y tomar el sol durante 15 minutos al día puede proporcionar un impulso masivo a tus niveles de energía.

17. Bebe más agua.

Cambia los zumos y refrescos azucarados, los cafés y tés y las bebidas energéticas por el agua de toda la vida.

El agua es buena para ti.

No tiene calorías y su cuerpo la utiliza para mantener todo en funcionamiento.

Bebe más agua.

18. Rodéate de gente motivada y positiva.

Hay un dicho que dice: «Eres las cinco personas con las que pasas más tiempo». Apunta a la influencia que suelen tener en nosotros nuestros amigos y familiares.

A las personas les resulta difícil moverse en contra de la corriente en la que se encuentran. Por ejemplo, supongamos que te rodeas de personas negativas que nunca quieren hacer nada ni mejorar su situación. En ese caso, es mucho más fácil para ti encogerte de hombros y limitarte a hacer el vago con tus amigos.

Te puede interesar:  Técnicas Efectivas para Calmar la Mente y Reducir el Estrés

Sin embargo, rodearte de gente que tiene objetivos puede ayudarte a crear una red de apoyo para mantener a todos en el camino.

Estar rodeado de personas negativas que se conforman con holgazanear no es la forma de hacer las cosas.

19. Apóyate en tus fortalezas personales.

La frustración es un poderoso desmotivador. Puede que estés intentando conseguir algo que no se te da bien. Puede ser que el objetivo general que intentas alcanzar no esté realmente alineado con tus puntos fuertes personales.

¿Hay alguna forma de alinear tus objetivos con tus puntos fuertes? Puedes hacer que la consecución de tus objetivos sea mucho más fácil si te apoyas en tus puntos fuertes y externalizas tus puntos débiles.

Por ejemplo, digamos que quieres ponerte en forma. Sin embargo, no sabes mucho sobre nutrición o alimentación saludable. Puedes aprender por ti mismo mucha de esa información a través de Internet. Sin embargo, puede ser más fácil acudir a un nutricionista y que te ayude a elaborar un plan de comidas para aprender los fundamentos de la alimentación saludable. Hablar con un profesional puede ahorrarte mucho tiempo, dinero y energía, que podrás destinar a tu objetivo.

20. Utilice motivadores.

Aunque no deberías confiar en tu motivación personal para hacer las cosas, puedes utilizar motivadores para inspirarte a seguir avanzando.

Las personas están motivadas por muchas cosas diferentes, que se dividen en dos categorías.

En primer lugar, están las motivaciones intrínsecas. Son las cosas que hay dentro de ti y que te llevan a actuar. Esto puede incluir cosas como el deseo de ser mejor, la pasión, la justicia o el deseo de éxito.

En segundo lugar, hay motivaciones extrínsecas. Son factores externos que proporcionan motivación. Las motivaciones extrínsecas son cosas como el dinero, los viajes, ser atractivo para los demás o los elogios de otras personas.

¿Qué tipo de motivadores te inspiran a la acción? ¿Cómo puedes incluirlos para darte ese empujón extra cuando no tienes ganas de trabajar?

Tal vez puedas reforzar tu motivación e inspiración por ti mismo antes de ponerte a trabajar. Tal vez sigas a muchos artistas o tengas un tablero de visión que esboza cómo es tu vida ideal. Este tipo de cosas pueden servir de motivación extrínseca cuando te encuentras con que te falta motivación intrínseca.

21. No confíes únicamente en la fuerza de voluntad para hacer las cosas.

La fuerza de voluntad es una herramienta poderosa que puede ayudarte a superar los malos momentos. Sin embargo, no es una buena idea confiar únicamente en la fuerza de voluntad para conseguir los objetivos más importantes. La fuerza de voluntad puede aumentar y disminuir. Es posible que hoy te sientas entusiasmado y preparado para enfrentarte al mundo, pero que mañana te encuentres agotado e incapaz de hacer el trabajo.

No pasa nada.

Es tu cerebro el que te dice que es hora de tomarte un descanso. No tienes que tener una voluntad de hierro para hacer las cosas y lograr tus objetivos.

22. Redefine lo que significa fracasar.

¿Tiene miedo al fracaso? Muchas personas lo tienen. En realidad no son perezosos; sólo tienen miedo de quedar en ridículo o de no tener éxito.

Pero he aquí el secreto. Las personas con éxito fracasan todo el tiempo. Tienen éxito porque no ven necesariamente el fracaso como el final. No tiene por qué serlo. No pasa nada si algo no funciona. Pero, ¿qué vas a hacer con esa información? ¿Vas a tirar la toalla y decir: «Muy bien, he fracasado. Me rindo».

¿O vas a tomar ese fracaso como una lección sobre lo que no funciona y cambiar de enfoque? Un fracaso no tiene por qué ser un final si no quieres que lo sea. A veces un fracaso no es más que un obstáculo que te pone en una mejor dirección para el éxito.

El fracaso no es una mala palabra. Pero, por supuesto, eso no va a impedir que la gente negativa lo trate como tal. Ignora a esas personas. ¿Por qué te importa lo que piense la gente que no te apoya? Son irrelevantes.

23. Deja de pensar y empieza a hacer.

Es bueno planificar la ruta que quieres seguir hacia el éxito. El problema es que demasiado puede ser algo malo.

La pereza puede no ser una falta de motivación o de deseo; a veces, la gente simplemente se enfrasca demasiado en sus propios pensamientos sobre la cosa. Se pasan todo el tiempo pensando, planeando, planeando más y pensando más.

Esto se llama «parálisis por análisis».

El secreto para superar esto es dejar de pensar y empezar a hacer. Haz tu plan inicial y luego empieza a hacerlo.

El problema de planificar demasiado es que supone que puedes prever todos los obstáculos a los que te vas a enfrentar. No es así. No sabes lo que no sabes. Lo único que puedes hacer es afrontar esos obstáculos desconocidos cuando finalmente te topes con ellos.

Tienes que confiar en que eres lo suficientemente inteligente y capaz de encontrar soluciones a esos problemas cuando los experimentes.

Y lo eres.

Además, tienes Internet al alcance de la mano. Sin duda, hay alguien en algún lugar que se ha encontrado con los problemas que tú tienes. La información está ahí fuera. Y si no lo está, ¡tienes el privilegio de probar cosas nuevas para ver qué funciona y qué no!

24. Vive en el presente.

¿Vives en el presente? ¿Qué significa vivir en el presente?

No es complicado. Vivir en el presente significa que eliges activamente lo que haces en el momento presente, en lugar de dejarte arrastrar o actuar por costumbre.

Por ejemplo, digamos que pasas mucho tiempo en las redes sociales. Te desplazas y te desplazas y te desplazas, y lo siguiente que sabes es que han pasado dos horas. ¿Decidiste activamente navegar por las redes sociales durante dos horas? ¿O fue algo que hiciste sin pensar, por costumbre, porque es lo que estás acostumbrado a hacer?

Este principio se aplica a muchas cosas. La gente pierde horas jugando a videojuegos sin sentido, viendo series, navegando por las redes sociales o simplemente sin hacer nada porque eso es lo que hacen. Puede que ni siquiera les aporte placer, paz o relajación. Es simplemente lo que hacen.

No te dejes arrastrar por tus hábitos. Tome decisiones activas. Y eso no significa que tengas que renunciar por completo a estas cosas. Sólo tienes que ser consciente de cómo pasas tu tiempo. Tal vez quieras jugar a un videojuego durante una hora y luego salir a hacer ejercicio. O tal vez pongas un programa de fondo mientras limpias tu espacio vital.

Elige activamente cómo quieres pasar el precioso tiempo limitado que tienes. No tienes más tiempo.

En conclusión…

La pereza es un tema complicado. Rara vez es tan simple como la vergüenza que pretende ser. Para la mayoría de la gente, la pereza es en realidad sólo estar cansado o necesitar cambios en el estilo de vida. La incapacidad de hacer las cosas puede apuntar a una condición médica que presenta fatiga o cansancio para otras personas. Muchas enfermedades mentales pueden causar agotamiento hasta el punto de que la persona se esfuerza por funcionar de forma constante.

Si se ve afectado por la pereza crónica y no consigue averiguar el motivo, consulte a los profesionales médicos. Puede que no sea tan simple como «sólo necesito volver al trabajo».

Sé amable contigo mismo y con los demás. Por lo general, la gente no quiere hacer un mal trabajo ni perder oportunidades. La pereza no es algo que la mayoría de la gente elija.

¿Aún no estás seguro de cómo dejar de ser perezoso? Habla hoy mismo con un coach de vida que pueda guiarte en el proceso. Simplemente haz clic aquí para ponerte en contacto con uno.

También te puede gustar:

– Última actualización: 2 de febrero de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario