25 razones por las que eres tan infeliz

mujer con rostro serio sobre fondo negro que ilustra ser infeliz

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a descubrir por qué eres infeliz y a abordar el problema de frente.

El camino hacia la felicidad es un camino individual que todos recorremos solos.

Cada persona tiene retos en su mente y en su vida que pueden impedirle encontrar la felicidad que desea.

Puede ser una vida hogareña difícil, estar subempleado o lidiar con una enfermedad mental que hace difícil experimentar la felicidad.

Podemos añadir felicidad a nuestras vidas con contactos y relaciones sociales. Sin embargo, esas cosas sólo pueden añadirse a nuestra felicidad en lugar de crearla. La felicidad creada por una fuente externa desaparecerá si perdemos esa fuente externa.

Por lo tanto, tenemos que trabajar para cultivar y desarrollar nuestra felicidad desde dentro.

La forma más eficaz de hacerlo es determinar qué es lo que te impide encontrar tu felicidad.

Así que echemos un vistazo a las 25 razones por las que puedes ser infeliz…

1. Te has rodeado de gente negativa.

Hay un viejo refrán que dice algo así como : «Eres con quien te rodeas». Este dicho ha sido retocado y parafraseado de muchas maneras para cubrir diferentes aspectos de la interacción social.

Si te rodeas de gente negativa, entonces tu mente bajará a su nivel para funcionar en esa negatividad.

Si te rodeas de gente deshonesta, pues serías un tonto si fueras honesto con esas personas porque se aprovecharían de ti.

Si estás rodeado de gente enfadada, te costará mucho trabajo ser una persona tranquila, porque te vas a dejar arrastrar por la intensidad de sus fuertes emociones.

Pero lo contrario también es cierto.

Es mucho más fácil ser una persona amable cuando estás rodeado de otras personas amables.

Puedes aprender mucho más y encontrar inspiración rodeándote de gente inteligente.

Y es mucho más fácil ser más feliz cuando estás rodeado de otras personas felices.

No es necesario que elimines a todas las personas negativas o que lo estén pasando mal, pero merece la pena examinar cuánto tiempo pasas con esas personas.

Es difícil porque el crecimiento personal suele alejarnos de las personas insanas o negativas que tenían sentido en una etapa vital anterior.

2. Te sientes solo y descuidas las relaciones personales.

¿No es extraño que en esta época de mayor conectividad nos sintamos más solos que nunca?

Resulta que conseguir nuestras interacciones personales y la amistad a través de los dispositivos electrónicos y las redes sociales en realidad nos hace sentir más solos y deprimidos que las relaciones cara a cara. fuente

Hace años, había muchas más oportunidades de tener interacciones cara a cara con otras personas, desarrollar amistades y encontrar la pertenencia a la comunidad.

Recurríamos a la iglesia y a los clubes sociales para encontrar esas conexiones. Pero este tipo de conexiones y comunidades han caído en desuso en nuestras ocupadas vidas modernas.

Pasamos más tiempo que nunca trabajando o estamos demasiado cansados para salir y hacer el esfuerzo extra de cultivar relaciones de calidad.

Es mucho más fácil enviar un par de mensajes de texto o desplazarse por las redes sociales para conectar con los amigos.

Sin embargo, lo fácil no es el camino correcto. Dedica tiempo a buscar y construir relaciones más personales que no impliquen dispositivos electrónicos.

3. Dependes demasiado de los demás para ser feliz.

Entregar la responsabilidad de tu felicidad a otras personas es una forma segura de acabar triste y decepcionado.

Todo el mundo intenta encontrar la mejor manera de pasar por esta vida con el mínimo trauma y algo de tranquilidad y felicidad. No es razonable ni justo poner la carga de tu felicidad en otra persona.

Esto se ve mucho en las relaciones románticas. Probablemente tú mismo lo has hecho alguna vez…

«Si encuentro a la persona adecuada, seré feliz. ¡Oh, he encontrado una gran persona! ¡Me hace tan feliz! ¡Y tengo todos estos maravillosos y brillantes sentimientos de brillo, enamoramiento y lujuria! ¡Estoy tan enamorada! No puedo esperar a casarme y tener una pequeña familia feliz».

Pero luego esa persona no está a la altura de esas expectativas románticas, y la tristeza empieza a aparecer de nuevo.

¿Quizás no es tu persona? ¿No es la persona adecuada? ¿No se supone que es «feliz para siempre»?

Bueno, tal vez en los libros de cuentos y en las películas. En la vida, no tanto. En la vida, a veces tienes que lidiar con cosas tediosas, aburridas y monótonas.

En la vida, puede que tengas que lidiar con cosas terribles e hirientes que amenazan con cambiar tu percepción del mundo con su injusticia. Tal vez el amor de tu vida tenga un grave accidente de coche, le diagnostiquen cáncer, viva con una enfermedad mental o no sea la persona que se representaba a sí misma.

No puedes depender de otras personas para tu felicidad. Es un problema demasiado difícil para que nadie más que tú tenga la responsabilidad.

No puedes hacer y mantener feliz a otra persona. Sólo puedes hacerla más feliz. Y lo mismo ocurre contigo.

4. Te aferras a la ira y a la negatividad.

Hay muchas cosas por las que enfadarse. La injusticia, la gente inocente que sufre, la gente sin ética que se aprovecha de la gente confiada, el estado general del mundo… todas las cosas que causan estrés, ira y negatividad.

Puede que las personas de tu vida no sean mucho mejores. Puede que no sean en absoluto buenas personas. Es posible que hayas sentido que lo eran, pero terminaron resbalando y mostrando más de sí mismos que de otro modo habrían mantenido ocultos.

Tal vez alguien te hizo daño de una manera que fue hiriente y dejó una impresión negativa duradera en ti. Eso es algo difícil de perdonar o dejar atrás cuando sólo quieres acercarte a tu propia felicidad.

Pero algunas personas no quieren perdonar o dejar pasar las cosas. Quieren venganza, justicia o rectitud, aunque esas cosas no sean posibles.

La verdad es que hay muchas cosas negativas que no se arreglarán o que tardarán mucho tiempo en arreglarse.

Las únicas personas a las que realmente les importa tu ira son las que quieren utilizarla como arma contra ti. Esto no sólo se refiere a los enemigos, sino a las personas que dicen estar de tu lado, que siguen alimentando tu ira para que sigas centrado e involucrado.

Por desgracia, la felicidad y la ira no pueden vivir en el mismo espacio. Simplemente no pueden. Si la ira entra, la felicidad sale.

Eso no significa que no debas luchar por la justicia o por rectificar los errores. Sólo que no vivas en la ira o en el dolor mientras lo haces.

5. Sientes que no mereces ser feliz.

Las personas que no sienten que merecen ser felices suelen sabotear su propia felicidad.

Pueden tener una relación sana en la que se pelean por cosas al azar para asegurarse de que no merecen ser felices.

Pueden cometer errores a propósito en el trabajo para que su jefe les preste atención y puedan decirse a sí mismos que no son lo suficientemente buenos para el trabajo.

El problema de esta creencia es la palabra «merecer».

¿Acaso alguien se merece algo? Mucha gente inocente experimenta un gran sufrimiento sin otra razón que la vida. No lo merecen, pero aun así ocurre.

Te puede interesar:  MALOS HÁBITOS: CÓMO ROMPER EL CICLO Y CULTIVAR UNA VIDA MÁS SALUDABLE

Y la felicidad no es algo que una persona merezca o no merezca.

Puede que sea capaz de crearla con un esfuerzo concentrado y mucho trabajo. O tal vez su mente tiende más hacia el positivismo y la felicidad, por lo que no tienen que esforzarse tanto para conseguirla.

¿Es uno más merecedor que el otro? No. Especialmente cuando las pruebas difíciles de la vida empiezan a asomar la cabeza.

Un padre que pierde a su hijo no merece ese tipo de dolor; nadie lo merece. Pero nos gusta pensar que las emociones y experiencias positivas de la vida se merecen y no son algo por lo que trabajamos o con lo que podemos tropezar accidentalmente.

Todo el mundo se merece algo de felicidad. Que la obtengan o no es una cuestión totalmente diferente.

6. Descuidas tu salud mental.

Una de las causas más importantes de la infelicidad son las enfermedades mentales no controladas.

La depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental pueden limitar mucho la positividad que puedes generar para ti mismo.

¿Tienes problemas de salud mental? ¿Están bajo control? Si no es así, puede valer la pena hablar con un profesional de la salud mental certificado sobre lo que está pasando, para que puedas encontrar una manera de manejarlo y controlarlo.

Muchos de ellos pueden controlarse mediante cambios en el estilo de vida y terapia. Las personas con trastornos más graves pueden necesitar medicación para controlar adecuadamente su enfermedad mental.

Las personas que tienen dificultades para encontrar la paz y crear felicidad harían bien en hablar con un profesional de la salud mental para obtener orientación adicional y perspectivas personales.

7. Dejas que los pensamientos y las emociones negativas corran libremente.

La felicidad puede ser difícil de crear y fácil de destruir. Una de las formas más fáciles de socavar su propia felicidad es dejar que los pensamientos y las emociones negativas corran libremente.

Debes aprender a mantener estos pensamientos y emociones bajo control si quieres conservar la felicidad que creas.

El mundo está lleno de cosas negativas. Las noticias son un bombardeo constante de sucesos negativos, violencia, muerte y gente que se comporta de forma desagradable.

Los pesimistas se apresuran a recordarnos lo horrible que puede ser el mundo, aunque ya seamos muy conscientes de ello.

Estas cosas no pueden afectarte tan intensamente si te ocupas de cultivar tus propios pensamientos, te centras en lo que puedes y no puedes controlar, y eliges pensamientos felices en lugar de los negativos.

No puedes dejar que los pensamientos y las emociones negativas corran libremente si te quedas en ellos. Eso destruirá tu felicidad.

8. No estás persiguiendo tus sueños o tu propósito.

Perseguir tus sueños y tu propósito seguro que es una forma popular de vender la felicidad.

Después de todo, fuiste puesto en esta tierra para hacer algo, ¿verdad? ¿Algo importante?

Bueno, tal vez sí, tal vez no. Algunas personas lo creen y otras no.

¿Te has dado cuenta de que las personas que venden el propósito y la persecución de tus sueños como un camino hacia la felicidad nunca cubren cómo manejar si tu propósito no es tan feliz?

Por ejemplo, ¿qué pasa si tu propósito es ser un consejero de violencia doméstica o un trabajador social de abuso de ancianos? Situaciones en las que regularmente verás las cosas feas que la gente se hace unos a otros día tras día.

Es difícil imaginar a muchos bomberos que se dirigen felices a sus coches para volver a casa después de un turno de 24 horas en el que pueden haber presenciado el peor día que algunas personas a las que han ayudado puedan tener.

¿Perseguir tus sueños o tu propósito es un camino hacia la felicidad? Puede que sí, puede que no. Pero puede llegar un momento en el que sientas una profunda necesidad, una atracción hacia algo que crees que deberías hacer.

Lo encontrarás plagando tus pensamientos, tal vez incluso tus sueños. Se siente como un anhelo. Te encontrarás preguntándote sobre ello, ¿deberías hacerlo? ¿Deberías no hacerlo?

Si es posible, deberías hacerlo.

Sentirse llamado a un propósito puede no ser la clave de la felicidad con lo que tienes que lidiar una vez que estás allí, pero es sin duda una clave de la infelicidad si lo rechazas.

El rechazo significa que estarás plagado de dudas y de «qué pasaría si» durante el resto de tu vida. ¿Y si hubiera seguido mi corazón y hubiera hecho lo que sentía que tenía que hacer? ¿Cómo habría sido mi vida? ¿Qué habría sido diferente? ¿Habría sido mejor persona? ¿Más feliz, tal vez?

Nadie puede saber las respuestas a estas preguntas, pero podemos decir con cierta certeza que lamentarás tener que hacértelas.

9. No estás estableciendo o persiguiendo objetivos.

Los objetivos tienen varios propósitos en la construcción de su felicidad. Un objetivo es una métrica cuantificable que puedes utilizar para medir tu progreso hacia lo que quieres lograr.

Cada objetivo principal es la culminación de la consecución de varios objetivos más pequeños en el camino hacia el éxito.

¿Quiere ser artista? Entonces tendrás que establecer objetivos para practicar y desarrollar tu arte un poco cada día hasta que llegues al punto en que puedas ser competitivo.

¿Quieres perder peso? Necesitas establecer objetivos sobre lo que comes y cuándo haces ejercicio para acercarte a ese objetivo y a tu peso ideal.

Los objetivos proporcionan reglas y estructura en una vida que a veces es caótica y salvaje. Puede que no siempre seas capaz de encontrar el camino por ti mismo, pero un conjunto de objetivos te mantendrá apuntando en la dirección correcta.

Además, sienta bien alcanzar objetivos, incluso los más pequeños. Eso puede ser muy útil para crear una vida más feliz.

10. Descuidas tu salud física.

No es ningún secreto que el ejercicio físico beneficia directamente a la salud mental. No se pueden exagerar los beneficios de hacer ejercicio y mejorar tu cuerpo.

El ejercicio ayuda a aumentar las sustancias químicas de la felicidad que produce tu cerebro y que combaten tanto la depresión como la ansiedad.

El ejercicio estimula el crecimiento de nuevas células nerviosas en el cerebro, lo que puede ayudar a aliviar la depresión y mejorar la felicidad.

Las personas que hacen ejercicio también tienden a dormir más profundamente que las que no lo hacen. Queman más energía durante el día, lo que hace que su cuerpo busque más descanso cuando finalmente se acuesta. Esto ayuda a la felicidad porque el cerebro produce muchas sustancias químicas que equilibran el estado de ánimo y hacen sentir bien en las etapas más profundas del sueño.

¡Salga y muévase! El ejercicio es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu felicidad y tranquilidad.

11. Necesitas dormir y descansar más.

Y después de ese ejercicio, ¡puede que necesites más sueño y descanso!

La vida está muy ocupada. La gente está trabajando más que nunca, echando más horas en el trabajo, tratando de pasar por la escuela, tratando de encontrar un poco de diversión y alivio del estrés de todo lo que sucede en el mundo.

Y el mensaje común en la sociedad es que si no te esfuerzas, te esfuerzas o trabajas duro, debes estar perdiendo el tiempo.

Eso no es cierto.

Los seres humanos no son máquinas. Necesitan descansar y relajarse para recargar sus baterías.

Si tu vida es ajetreada, puedes crear un poco de felicidad programando momentos específicos para el descanso y la relajación. Incluya algunas horas de descanso y relajación en su apretada agenda.

Un horario de sueño constante puede hacer milagros para mejorar el estado de ánimo y la felicidad. Sin embargo, cada persona tiene unas necesidades de sueño diferentes. Puede que tengas que experimentar un poco para encontrar un horario de sueño que se ajuste a tu ritmo circadiano.

Realmente te recomendamos que busques ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarte a identificar y abordar la(s) causa(s) de tu infelicidad.

12. Descuidas tu salud espiritual.

La salud espiritual es un término equivocado. Muchas personas interpretan que la salud espiritual significa salud religiosa, pero no es eso.

Alimentar tu salud espiritual es alimentar lo que eres, lo que crees y lo que crees que es correcto en el mundo.

Es crear y consumir arte, tomarse el tiempo para acariciar perros, meditar para ayudar a traer algo de tranquilidad a tu mente.

Te puede interesar:  Cómo abrazar la filosofía japonesa de la belleza en la imperfección

Es conectar con tus propias creencias espirituales, si las tienes, o hacer cosas que te aporten felicidad.

Tal vez te guste hacer trabajos de voluntariado o ayudar a limpiar la basura en un parque local, o salir a la naturaleza a pescar o hacer senderismo.

No puedes permitirte descuidar tu salud espiritual para construir el tipo de vida que quieres.

Es algo que tienes que recordar y dedicar tiempo a ello, incluso si significa programarlo para estar seguro de que estás alimentando esa parte de tu felicidad.

13. Comparas tu experiencia vital con la de otros.

Las redes sociales son responsables de agravar la depresión y la ansiedad en las personas que las utilizan habitualmente fuente.

Aunque las redes sociales ofrecen muchas cosas positivas, como encontrar comunidades especializadas y conectar con gente de todo el mundo, también ofrecen muchas cosas negativas.

Amplifican el FOMO, el miedo a perderse algo. Es difícil ser feliz y estar satisfecho cuando estás viendo fotos cuidadosamente seleccionadas de amigos, familiares y gente al azar viviendo su mejor vida.

Al mismo tiempo, estás atascado en un trabajo mal pagado o luchando por la universidad.

Es fácil olvidar que estas fotos, historias y vídeos son un carrete curado. La mayoría de la gente no comparte sus problemas, miedos o dificultades en las redes sociales.

Y ese carrete de lo más destacado puede no reflejar la realidad en absoluto. Puede que las fotos de las vacaciones sean preciosas e inspiradoras, pero lo que no se ve es la deuda adicional de 5.000 dólares que acumularon porque no pudieron permitirse ese viaje.

No compares tu vida con la de los demás. Es muy probable que la gente no esté representando honestamente su vida.

14. Estás compitiendo innecesariamente con otras personas.

La competencia puede ser saludable en circunstancias limitadas. No es saludable cuando empieza a cruzar líneas que crean resultados emocionales adversos.

Entonces, quieres ser el mejor. Inviertes horas de tu vida en practicar, entrenar y practicar más. Sales al gran escenario para intentar alcanzar el primer puesto y descubres que toda tu práctica y entrenamiento no te han dado el resultado que esperabas.

No eres el mejor. Tal vez quedaste en segundo lugar, tal vez ni siquiera llegaste a los cinco primeros.

Esto se aplica a todo el juego de la vida. No importa lo que hagas, siempre habrá alguien mejor, o el éxito puede ser una casualidad de la suerte.

Siempre habrá alguien más rico, más guapo, más inteligente, más feliz o que haga cosas mejores.

Considerar a esas personas como una competencia a la que hay que vencer y superar no es saludable porque te estás comparando con su experiencia vital.

Una forma excelente de contrarrestar el pensamiento competitivo hacia la vida es desarrollar un aprecio por las diferencias. Es mucho más fácil mantener tu propia felicidad cuando tu principal preocupación es construirte a ti mismo, no derribar a otras personas.

Aprecia a los demás por sus bendiciones y regalos. Haz preguntas. Muchas personas estarán más que felices de contarte cómo lograron lo que hicieron.

15. 15. Vincula la felicidad a las experiencias o a las cosas materiales.

La búsqueda de cosas es una forma garantizada de mantenerse en una cinta de felicidad que no lleva a ninguna parte.

Siempre habrá alguien que saque cosas nuevas y mejores que harán que tus cosas antiguas parezcan inútiles y obsoletas.

Sí, puede que esas cosas te hayan hecho feliz antes, pero ¿son algo que te seguirá haciendo feliz? Probablemente no. Las cosas envejecen después de un tiempo.

Pero también existe la creencia de que hay que perseguir las experiencias, no las cosas. ¡Eso es lo que te hará feliz!

Sí, lo hará, durante un tiempo. ¿Pero qué pasa cuando la vida pasa y ya no puedes permitirte experiencias?

¿Te gusta viajar? Genial. Experimentar cosas nuevas, ver otras culturas, buscar ese estímulo ahí fuera justo hasta que tu trabajo se caiga, o las opciones de viajar se corten.

¿Y entonces qué?

Obtener la felicidad de fuentes externas puede funcionar durante algún tiempo. Ciertamente puede ayudar a proporcionar un impulso temporal de emoción y algo que esperar.

Pero, ¿va a mantenerte feliz cuando ya no tengas acceso a esas experiencias o cosas materiales?

16. Intentas mantener el control sobre la vida.

La vida es un paseo salvaje. En un momento todo está tranquilo y va según lo previsto. Al minuto siguiente estás deslizándote por todos lados, tratando de tener todo bajo control.

La vida puede cambiar en un instante. Sólo hace falta una mala decisión, una acción equivocada o estar en el lugar equivocado en el momento equivocado para que todo se vaya al traste.

Eso da mucho menos miedo cuando se acepta como una posibilidad y se planifica para ello.

El viaje de una vida puede trazarse con hitos, pero puede que no sea posible ver lo que hay en el camino que los conecta.

Puede que haya cosas importantes que hacer en tu vida más adelante, pero tienes que pasar por algunas experiencias vitales ahora para prepararte para ellas.

Puede que haya paradas y desvíos que necesites tomar mientras estás en tu camino.

Planifica, pero no te aferres demasiado al plan. A veces tienes que seguir la corriente y ver a dónde te lleva el flujo.

17. Eres un perfeccionista.

El perfeccionismo suele ocultar algunos sentimientos difíciles. Puede surgir de la ansiedad sobre uno mismo y su entorno.

Una persona que experimenta ansiedad puede utilizar el perfeccionismo como una herramienta para tratar de mantener una imagen ideal para mantener su ansiedad bajo control.

El problema es que las personas no son perfectas. Y tratar de imponer ese perfeccionismo a otras personas es una forma segura de provocar conflictos, resentimiento e infelicidad.

Aunque la persona se conforme ahora, tarde o temprano querrá su libertad, lo que significa que se rebelará y buscará abrir su propio camino.

El perfeccionismo también puede enmascarar una baja autoestima y una baja imagen de sí mismo. El perfeccionista no completa los proyectos porque un proyecto terminado no puede ser juzgado. Le da al perfeccionista una salida fácil al decir: «Bueno, es sólo un trabajo en progreso. Todavía no lo he terminado».

En realidad, la mayoría de la gente razonable no espera que tú o tu trabajo sean perfectos. La mayoría de los trabajos no lo son.

La perfección es el enemigo del progreso. Abrazar la imperfección potencia la felicidad.

Puedes fomentar un mayor amor propio si ves tus defectos como elementos únicos de belleza que te hacen ser quien eres.

Y aunque es cierto que esos defectos pueden ser significativos y algunos son más graves que otros, siempre son cosas que se pueden trabajar y pulir.

18. Te culpas o evitas la responsabilidad de tu propia felicidad.

¿Cómo puedes ser feliz si continuamente tomas decisiones equivocadas en la vida?

¿Cómo puedes ser feliz si pones el peso de esa responsabilidad sobre los hombros de los demás?

Es tu responsabilidad tomar las decisiones correctas que te ayudarán a mejorar tu vida y a preservar tu tranquilidad.

Las personas con las que sales y a las que quieres no pueden hacerlo. Tu jefe en el trabajo no puede hacerlo. Los amigos de los que te rodeas no pueden hacerlo.

Es muy fácil tratar de poner esa responsabilidad en los demás. ¡Si tan sólo actuaran bien! ¡O hicieran lo correcto! ¡O tomaran mejores decisiones! Entonces sus elecciones no afectarían negativamente a mi felicidad o bienestar.

Pero la gente no funciona así.

La mayoría de la gente toma sus decisiones para reforzar su propia felicidad o su modo de vida. Trabajan para mejorar lo que tienen: encontrar el amor, encontrar la felicidad, encontrar algo de paz mental en este mundo caótico.

No puedes dedicar tu tiempo a culpar a otras personas de tus decisiones. Si no estás contento con una situación de tu vida, cámbiala.

Si alguien te maltrata, ponle límites y no se lo permitas.

Si no estás contento con lo que eres como persona, deja de poner excusas y de echar la culpa a los demás.

Es tuyo y debes lidiar con ello.

19. Dejas que el miedo dicte tu vida y tus decisiones.

Es natural tener miedo al cambio y a lo desconocido. Se trata de una respuesta totalmente humana ante algo con lo que no estás familiarizado.

El problema es que en lo desconocido es donde experimentarás el mayor crecimiento y nuevas experiencias.

No se llega a ningún sitio interesante repitiendo las cosas que ya conoces y los lugares en los que ya has estado. Pueden ser un gran consuelo, incluso si son terribles o feas, pero no es en ellas donde vas a encontrar la felicidad.

Te puede interesar:  Cómo dejar de culparse por todo: ¡5 consejos eficaces!

Tienes que estar dispuesto a desafiarte a ti mismo, a pensar de forma diferente y a buscar algo nuevo.

Tienes que estar dispuesto a dar un salto de fe y tener confianza en ti mismo de que, sea lo que sea a lo que te enfrentes, puedes manejarlo.

Siempre estarás atrapado en tu propia burbuja si dejas que el miedo dicte tu vida y tus decisiones.

20. No vives ni te centras en el presente.

La felicidad sólo puede encontrarse en el momento presente. El pasado se ha ido, y el futuro aún no ha llegado. Todo lo que sientes y experimentas está aquí y ahora.

Te estás robando la felicidad si pasas el tiempo recordando y añorando un pasado que ya no existe.

Eso no es muy diferente de pasar el tiempo fantaseando sobre un futuro que puede o no puede llegar a suceder. Ningún futuro está garantizado, por mucho que lo deseemos, lo planifiquemos o trabajemos por él.

Eso no significa que no debas considerar NUNCA el pasado o el futuro. Algunas personas se centran tanto en el presente que se olvidan de planificar el futuro. Pero llega un punto en el que no es saludable soñar con lo que podría ser o suspirar por lo que debería haber sido.

El presente es lo que está sucediendo ahora. Supón que puedes encontrar la manera de sacar lo mejor de tu situación actual y apreciarla, sea cual sea. En ese caso, te será más fácil conservar tu felicidad.

21. Eres pasivo y procrastinas.

La procrastinación puede devorar la felicidad. Al aceptar un papel pasivo en la vida y procrastinar, estás cediendo efectivamente el control sobre las decisiones importantes de tu vida.

Si no tomas una decisión, otras personas y circunstancias tomarán una decisión por ti.

Y otras personas no van a abogar o luchar por tu felicidad como lo harás tú. La mayoría de las veces, están más preocupadas por resolver sus propios problemas y construir su felicidad.

La procrastinación crea nuevos problemas con su falta de aportación y acción. Pequeños problemas que podrían haberse resuelto con sólo unos minutos de esfuerzo pueden causar problemas mucho más significativos y costosos cuando no los abordas.

Existe una técnica sencilla para ahorrar tiempo llamada «La regla de los cinco minutos», que puede ayudarle a combatir la procrastinación y marcar una gran diferencia en su vida.

Es muy sencilla. Si una actividad te lleva menos de 5 minutos, hazla y acaba con ella. No la dejes para más tarde, no la agrupes con otras cosas, no te encojas de hombros y te alejes de ella… simplemente hazla.

Te sorprenderá lo mucho que ayuda en todo, desde la limpieza hasta mantenerse organizado en el trabajo.

22. No aprendes ni creces de tus errores.

Los errores son una parte esencial del crecimiento como persona. Sólo equivocándonos y a veces metiendo la pata nos damos cuenta de lo que no nos conviene.

¿Qué pasaría si todo saliera bien y correctamente todo el tiempo? Probablemente te volverías complaciente. Probablemente te acostumbrarías a que las cosas fueran bien y desarrollarías una expectativa de que todo lo que hicieras iría bien.

Pero la vida no funciona así.

Hay muy pocas personas que tengan éxito inmediatamente en lo que se proponen. No importa lo mucho que investigues o planifiques, a veces las cosas simplemente suceden, y lo único que puedes hacer es reaccionar ante ellas para minimizar el daño.

Algunas personas tratan los errores y contratiempos como una catástrofe, sobre todo si no han cometido muchos errores propios.

Los padres helicóptero preparan a sus hijos para el fracaso al no permitirles experimentar los errores, por lo que sus hijos no saben qué hacer cuando sucede o piensan que es un mal reflejo de su carácter.

Pero no es así. Los errores le ocurren a todo el mundo. Lo que importa es lo que haces con tus errores.

Aprende y crece de ellos, no te escondas de ellos.

23. No tienes suficiente paciencia.

La paciencia es una virtud. Es un cliché común por una razón.

La paciencia es una virtud porque pocas cosas de mérito ocurren rápidamente o fácilmente. Se necesita tiempo, trabajo regular, fracasar y volver a intentarlo para construir cosas de valor.

Los artistas y creadores más experimentados saben que no se puede hacer algo por capricho y que sea increíble.

Para crear algo asombroso en tu vida, crear felicidad, conseguir el trabajo soñado y encontrar a la persona adecuada con la que enfrentarte a la vida se necesita mucha paciencia.

Vivimos en una sociedad muy instantánea en la que muchos consumos son a la carta e inmediatos. La felicidad no es ninguna de estas cosas.

Por mucha paciencia que tengas, probablemente te vendría bien un poco más de ella.

Pero la paciencia tiene que estar en equilibrio con la fijación de objetivos. Hay un punto en el que se cruza la línea de la paciencia a «este objetivo probablemente no está funcionando, así que necesito un nuevo plan».

24. Pasas demasiado tiempo mirando pantallas.

Pasar demasiado tiempo frente a una pantalla no es saludable. Además, nos priva de nuestra capacidad para interactuar con la vida, crecer y cambiar.

Sí, ponerse a ver una serie en Netflix mientras se está tumbado en el sofá parece una forma estupenda de pasar un día libre, pero se sacrifica un recurso valioso que no se puede recuperar: el tiempo. Sólo tienes 24 horas al día, 7 días a la semana, como todo el mundo.

La forma en que gastas la cantidad limitada de tiempo que te dan para esta vida cambia tu desarrollo como persona y el rumbo que tomará tu vida.

No mucha gente quiere levantarse y hacer ejercicio, estudiar o hacer el trabajo duro que tienen que hacer para mantener y construir sus vidas. Resulta agotador, y el sofá es muy cómodo.

Ver la televisión o los vídeos, navegar por las redes sociales o perderse en los videojuegos no te hace más feliz ni te mejora la vida. Son pérdidas de tiempo que te harán retroceder si dejas que te ocupen demasiado tiempo.

El descanso y la relajación son importantes. Sólo asegúrate de que no estás sacrificando demasiado de tu limitado tiempo en estos sumideros de tiempo de profundidad infinita.

25. Estás demasiado endeudado.

La deuda es un tema delicado para la gente. Algunas personas no han manejado su deuda de manera responsable, comprando cosas que no podían pagar o gastando en exceso.

O tal vez sí han manejado su deuda de manera responsable; simplemente no tenían la información suficiente para tomar las decisiones correctas.

La educación superior y el aprendizaje son un buen ejemplo. Hay tantos mensajes de marketing dirigidos a los adultos jóvenes para que se lancen a la universidad para obtener ese título sin un examen justo de los desafíos que vienen después:

«¡Ve a la universidad de tus sueños! A quién le importa si te cuesta cinco veces más que si vas a un colegio comunitario o a una escuela de oficios. O incluso si simplemente consiguieras un trabajo y ascendieras en esa empresa».

En la otra cara de la moneda están las personas que piensan que todas las deudas son malas y que hay que evitarlas. En muchos países, esa es también la opción equivocada.

La calificación crediticia es esencial para obtener tipos de interés razonables en préstamos para automóviles, préstamos personales y una hipoteca si alguna vez quieres comprar tu propia propiedad.

No se puede alquilar un apartamento o una casa sin una calificación crediticia decente. Y no puedes conseguir una habitación de hotel o alquilar un coche sin una tarjeta de crédito. No utilizar el crédito en absoluto es una mala idea.

El crédito es una herramienta útil si se practica una gestión financiera responsable. Aprender a gestionarlo bien te ayudará con tu felicidad y tus niveles de estrés.

¿Todavía no sabes por qué eres infeliz o qué hacer al respecto? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacarse de la cabeza los pensamientos y las preocupaciones para poder resolverlos.

Te recomendamos que hables con un terapeuta antes que con un amigo o un familiar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la tuya.

Pueden ayudarte a explorar por qué eres infeliz y guiarte paso a paso hasta que te encuentres en un lugar mejor emocionalmente y puedas volver a sentir algo de felicidad y alegría.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com – aquí, usted será capaz de conectarse con un terapeuta a través del teléfono, video o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede resolver. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

También te puede gustar:

– Última actualización: 9 de junio de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario