30 rasgos comunes de la gente feliz (que puedes copiar)

mujeres felices tumbadas en la hierba

En cualquier grupo de personas -ya sean amigos o familiares- siempre parece haber quienes son realmente más felices que los demás. Si alguna vez has mirado a esas personas y te has preguntado qué hacen para ser tan felices, aquí tienes algunas ideas (y si no lo has hecho, probablemente seas la persona feliz a la que todo el mundo mira).


Las personas verdadera y profundamente felices entre nosotros probablemente tienen muchos o todos estos hábitos en sus vidas, y al entender cada uno de ellos, puedes empezar a implementarlos en tu propia vida.


1. No hacen de la felicidad su objetivo


Fue Viktor Frankl quien escribió, en su libro El hombre en busca del sentido último, que


«la felicidad debe sobrevenir. No puede ser perseguida. Es la propia búsqueda de la felicidad la que la frustra. Cuanto más se hace de la felicidad un objetivo, más se pierde el objetivo».


En otras palabras, no puedes simplemente levantarte un día y decirte a ti mismo que dentro de una semana, un mes o un año serás una persona feliz. La felicidad es un subproducto de las personas y eventos en tu vida, así que cuando te enfocas en estos, la felicidad con ocurre por sí misma.


2. Aceptan la incertidumbre de la vida


Nunca podemos predecir con exactitud el futuro y enfrentarse a acontecimientos inesperados es una parte inevitable de la vida. Sin embargo, la forma en que abordamos estas circunstancias imprevistas influye en nuestro disfrute de las mismas.


Al aceptar la incertidumbre de la vida, cuando nos encontramos con esos acontecimientos, estamos mejor preparados para seguir la corriente, en lugar de intentar ignorarlos o alejarlos.


Cuando se acepta la situación en la que uno se encuentra, por inesperada que sea, se reducen los niveles de estrés, se aumenta la conciencia y se es capaz de encontrar consuelo y paz, independientemente de que las cosas sean buenas o malas.


Las personas felices son más propensas a tener una actitud de «vaso medio lleno» hacia la vida y son capaces de apreciar realmente las cosas que tienen en lugar de desear las que NO tienen.


Si sólo piensas en todas las cosas que te gustaría tener, ¿cómo vas a disfrutar de las cosas que tienes ahora? La verdad es que no puedes, porque no importa lo que consigas o ganes, siempre querrás más.


4. Aceptan los acontecimientos pasados en lugar de insistir en ellos


Una de las mayores falacias de la mente humana es la creencia de que puedes cambiar el pasado. Aunque debería estar claro para la gente que esto no es posible, hay una gran proporción de la población que realmente lucha por comprender lo que esto significa.


Las personas felices lo entienden a un nivel fundamental; comprenden que lo que ha sucedido ha sucedido, así que es mejor aceptarlo y dejarlo ir. No se puede vivir en el pasado, así que aunque tiene sentido recordarlo de forma fáctica ‘así es como sucedió’, no tiene sentido gastar energía en ello en forma de arrepentimiento, ira o tristeza.


5. Aprenden de sus errores


Fue el novelista Paulo Coelho quien dijo algo así como «un error repetido más de una vez es una decisión» y las personas felices entienden la verdad de esto.


Cuando una persona feliz identifica que se ha equivocado en algo, se esfuerza por entender cuál ha sido el error y cómo se ha cometido. Lo hacen para evitar volver a cometer el mismo error.


Demasiadas personas se encuentran con que cometen el mismo error una y otra vez y cada vez les trae más desgracias. Si pudieran adjuntar una actitud de aprendizaje a cada error que cometen, estarían en mejor posición para evitar ese círculo vicioso.


6. Piden ayuda cuando la necesitan


Para muchas personas, la idea de pedir ayuda es algo que les llena de ansiedad y temor. Lo equiparan con exhibir debilidad y creen que corren el riesgo de caer en las opiniones de los demás.


De lo que no se dan cuenta estas personas, pero que la gente feliz entiende mejor, es de que pedir ayuda es en realidad un signo de fortaleza. Demuestra que has reconocido una debilidad y que estás dispuesto a recibir la ayuda de otro.


Es más, el propio acto de pedir ayuda puede acercar a dos personas. La persona a la que se le pide se siente a menudo halagada por el hecho de que hayas acudido a ella en tu momento de necesidad y también hay un agradecimiento subyacente. Y cuando te enfrentas a un problema con la ayuda de otra persona, es probable que el vínculo entre vosotros se haga más fuerte, quizás incluso más de lo que creías posible.


7. Eligen a las personas adecuadas para pasar el tiempo


A medida que avanzamos en la vida, el tipo de personas con las que más nos relacionamos y disfrutamos pasando el tiempo cambia. Sin embargo, muchos de nosotros tratamos de aferrarnos a viejas amistades por pura familiaridad y experiencia compartida.


Si alguna vez llegas a una etapa en la que te das cuenta de que ya no disfrutas de la compañía de una persona en particular, no es prudente tratar de mantener la conexión con ella desde una posición puramente de etiqueta.


Las personas felices tienden a ser mejores renunciando a los vínculos que se han debilitado con el tiempo para poder concentrar más su tiempo y energía en las personas con las que actualmente tienen una relación sólida y en cuya compañía se sienten más libres.


8. Reevalúan periódicamente sus objetivos


Alcanzar un objetivo sólo es un éxito si tu corazón sigue invirtiendo en él, por lo que las personas felices se tomarán el tiempo necesario para volver a analizar los objetivos que se han marcado para asegurarse de que siguen resonando con la persona que son ahora.

Te puede interesar:  Cuídate emocionalmente

Por ejemplo, es posible que hayas planeado ser propietario de una vivienda cuando cumplas 30 años, pero si a los 27 años estás contento con tus condiciones de vida actuales y la presión de tener que ahorrar para comprar una vivienda te causaría un estrés innecesario, elimina el objetivo o ajústalo para que se adapte mejor a tu estilo de vida y a tus deseos.


Aunque fijarse objetivos puede ser una forma eficaz de conseguir las cosas que uno desea en la vida, no se deje llevar por la ilusión de que, una vez escrito, un objetivo no puede cambiarse. Es inútil tratar de perseguir un objetivo que ya no conduce a una felicidad óptima.


Se podría decir que, aparte de un lugar seguro donde descansar la cabeza, comida y agua adecuadas en la mesa, y un trato justo como ser humano, nadie tiene derecho a nada. Pero en el mundo moderno nos hemos acostumbrado a recibir mucho más que esto.


Aunque la educación, la sanidad y otros servicios que mejoran la vida podrían añadirse con razón a lo esencial, muchos de nosotros esperamos también otros beneficios. Pero una vez que uno se siente con derecho a algo, mientras siga sin recibirlo, se sentirá agraviado.


En cambio, una persona feliz acepta con naturalidad las cosas que entran en su vida sin acusar al mundo de no proporcionarle todos sus deseos. Entienden que ya están bendecidos y que cualquier cosa más requiere un esfuerzo de su parte.


10. No se comparan con los demás


Parte del punto anterior sobre el derecho existe porque la mente humana es demasiado rápida para compararse con los demás. Si percibes que otra persona ha recibido una mano mejor en la vida, entonces nunca te sentirás completamente feliz con lo que tienes como persona.


Si vas a compararte con alguien, que sea con aquellos que son menos afortunados que tú; los que viven en la pobreza o con otros problemas o dolencias. Al menos, así podrás dar las gracias por lo que tienes.


Sin embargo, lo mejor es intentar no hacer comparaciones con nadie más, independientemente de que lo consideres mejor o peor. La felicidad no depende de la riqueza financiera, la fuerza física, la belleza o cualquier otra cosa que puedas ver en la superficie de otras personas. La felicidad existe en el interior.


El conflicto entre dos personas sólo puede dar lugar a sentimientos negativos, por lo que las personas felices se esfuerzan por mantener la mente abierta. Con este enfoque, pueden estar en desacuerdo con las opiniones de otra persona, pero no las juzgan ni consideran sus opiniones como un ataque personal.


Si tienes una mente cerrada, por el contrario, puede que el conflicto esté más presente en tu vida y las emociones negativas que se desencadenan por ello suprimirán la felicidad y la alegría e impedirán que salgan a la superficie.


Lo mejor es recordar que casi siempre no hay mal ni bien, y que los pensamientos y opiniones de los demás no te impiden disfrutar de su compañía o incluso llamarlos amigos.


12. Practican el perdón cuando han sido agraviados


Aunque las opiniones pueden diferir, como hemos comentado anteriormente, hay veces en las que otra persona te causa un daño, ya sea intencionadamente o por accidente. Muy a menudo, estos agravios se mantienen sobre esa persona y sus sentimientos negativos hacia ellos se enconan y se extienden. Estos sentimientos pueden cambiar tu visión del mundo para mal y reducir tu capacidad disponible para amar a otros seres humanos.


Por el bien de todos, lo mejor es intentar perdonar a esa persona y comprender que lo que te hizo no tiene por qué definirte a ti ni a ella. El perdón es un proceso de curación que puede llevar tiempo, pero todo el esfuerzo que pongas en él será devuelto muchas veces.


13. No tratan de complacer a todo el mundo


Somos seres con cantidades limitadas de tiempo y energía y a veces lo olvidamos cuando intentamos complacer a todas las partes presentes en nuestra vida. Ser todo para todo el mundo es una empresa infructuosa en la vida y suele conducir al agotamiento, la frustración y la sensación de estar abrumado.


En cambio, las personas felices entienden la importancia de decir no de vez en cuando. Por mucho que creas que alguien depende de ti, no te corresponde llevar el peso de esa responsabilidad. Por supuesto, ayuda cuando te sientas realmente capaz de hacerlo, pero no te sientas atrapado por las peticiones de los demás.


Del mismo modo, no debes sentirte obligado a cambiar para cumplir los caprichos de otro; por mucho que lo intentes, si no estás siendo fiel a ti mismo, tarde o temprano será evidente para todos, así que ¿qué sentido tiene gastar energía en intentarlo?


14. Celebran el éxito de los demás


Cuando ves que otra persona tiene éxito, puedes envidiarla o felicitarla; este último es el camino que una persona feliz elegirá siempre.


Cuando celebras los logros de un amigo -o incluso de alguien a quien no conoces muy bien- te estás apoyando en lo positivo, mientras que la envidia por su éxito sólo disminuirá la opinión que tienes de ti mismo y albergará malos sentimientos hacia él.


Vuelve al punto anterior sobre las comparaciones con los demás y la comprensión final de que tu felicidad no se ve reducida por la felicidad de los demás. De hecho, es lo contrario, cuando las personas de tu vida son felices, tú también encontrarás más felicidad.


15. Buscan el lado bueno de lo malo


Ninguna vida está libre de sus altibajos, pero cuando llegan los malos momentos, la persona que es capaz de buscar y encontrar lo bueno en una situación es la que estará más tranquila y más feliz.

Te puede interesar:  CÓMO SUPERAR LA TIMIDEZ Y DESARROLLAR LA CONFIANZA PERSONAL

Por eso, aunque puede ser demasiado fácil caer en la desesperación o tener alguna otra reacción negativa ante un acontecimiento, si eres capaz de descubrir algunas migajas de lo bueno que pueda salir de él, podrás encontrar más rápidamente la paz con lo que ha sucedido.


16. No evitan los problemas cuando surgen


Siguiendo con los momentos en los que la vida nos presenta un problema o algún otro acontecimiento no deseado, no se puede encontrar mucha felicidad en evitarlo o en bordearlo. Muy pocos problemas se resolverán por sí solos sin que se haga algo al respecto, y cuando te niegues a hacerlo, las nubes de negatividad asociadas permanecerán suspendidas sobre ti.


Una persona feliz se enfrentará a un asunto con la determinación de encontrarle una solución, sabiendo que una vez que lo haya abordado, el peso que lleva se levantará y la felicidad volverá a aparecer.


17. No temen ni se resisten a los cambios naturales


Los seres humanos no tenemos identidades fijas. En cambio, siempre estamos evolucionando en cuanto a nuestras características físicas, mentales y espirituales. Si intentas resistirte a este cambio o vivir con miedo a él, tu felicidad se verá ahogada.


Pero si aceptas e incluso abrazas este proceso natural -como tienden a hacer las personas felices-, te liberas de la ansiedad subyacente que puede provocar la incertidumbre sobre el futuro.


Una cosa que tienes que recordar es que incluso cuando el cambio parece malo, muy a menudo es bueno; sólo parece malo porque no te resulta familiar.


18. Encuentran la maravilla en las pequeñas cosas


La vida puede parecer mundana para muchos, con la naturaleza algo repetitiva de nuestro día a día llenando nuestro tiempo y nuestra mente. Sin embargo, si miramos un poco más de cerca, nos encontraremos con momentos y cosas que pueden llenar a cualquiera de una sensación de maravilla y asombro.


Forjar un hábito por el que se busquen activamente estas pequeñas cosas es algo que resulta natural para las personas felices.


19. Toman nota de las señales que les indican que deben ir más despacio


A veces todos asumimos un poco más de lo que deberíamos y es común sentir una sensación de temor ante la perspectiva de tratar de cumplir con todos sus compromisos. Mientras que algunas personas intentan perseverar y luchar hasta el final, una persona feliz observará su cuerpo y su mente y escuchará lo que le dice.


Si las señales le indican que corre el riesgo de agotarse, actuará en consecuencia y reducirá sus obligaciones para encontrar un equilibrio en su vida. Una de las formas de hacerlo es pedir ayuda, lo que, como ya hemos dicho, es un signo de fortaleza mental. Lo que no hacen, sin embargo, es ignorar los síntomas del exceso de trabajo, ya que esto rara vez promueve una buena salud mental.


20. Son pacientes


«Las cosas buenas llegan a los que esperan» es una variante de un viejo refrán inglés, el más famoso utilizado por Heinz para anunciar su ketchup, pero ciertamente hay algo de verdad en él.


Ser paciente es algo que puede tener un efecto dramático en el placer y la felicidad que recibes de un objeto o evento. El retraso de la gratificación es una encarnación de esta premisa y hay abundante literatura científica que apoya las afirmaciones de que mostrar paciencia dejando pasar pequeñas ganancias ahora por la perspectiva de mayores ganancias más adelante está vinculado a muchos resultados físicos y psicológicos positivos.


Esto no quiere decir que las cosas buenas lleguen siempre a quienes se limitan a esperar a que sucedan. Por el contrario, las cosas buenas suelen llegar a los que sientan las bases con un trabajo previo y una planificación específicos. Cuando luego cosechen las recompensas de esto, experimentarán una alegría aún mayor que aquellos que reciben la misma recompensa sin poner el nivel de trabajo equivalente.


21. No echan la culpa a los demás


Cuando las cosas van mal, una persona feliz no buscará culpar a otras personas por ello. Saben que si quieren llevarse los aplausos cuando las cosas buenas les llegan, también tienen que asumir la responsabilidad cuando han actuado de una manera que les ha perjudicado a ellos o a otra persona.


Echarle la culpa a otro es un acto que proviene en gran medida del ego, mientras que aceptar las consecuencias de los propios actos muestra una madurez que proviene naturalmente del ser superior.


También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):


22. No tratan de salvar o cambiar a otras personas


Independientemente de las buenas intenciones, cuando intentas cambiar a otra persona, el resultado rara vez será de felicidad, ni por tu parte ni por la suya. En tu mente, puedes estar tratando de salvarlos de una situación en la que se encuentran, pero a menos que ellos también crean que hay un problema, pueden terminar resintiendo tus acciones.


A veces puedes estar intentando ayudar a alguien sólo porque no cumple tus expectativas. Si quieres alimentar tu felicidad y la de ellos, debes tener en cuenta los consejos anteriores sobre la elección de las personas con las que pasas el tiempo y pensar detenidamente en tu futura relación.


Las personas felices se dan cuenta de que sólo puedes vivir la vida que te ha tocado y no la de los demás.


Por supuesto, la cosa cambia si alguien te pide ayuda porque ha llegado al punto en el que se admite a sí mismo que la necesita; en ese momento puedes aconsejarle. Incluso puede beneficiarse del vínculo más fuerte del que hablábamos antes.

Te puede interesar:  Autolesion. Por qué lo haces, por qué es un problema, cómo parar

23. No le dan demasiadas vueltas a las cosas


Los momentos y eventos que suceden a lo largo de nuestras vidas existen en una realidad que es muy diferente a la que a menudo somos culpables de crear en nuestra mente. Muchos de nosotros sufrimos el síndrome de la mente ocupada y esto hace que corrompamos el pasado y el presente con pensamientos fabricados totalmente de la nada.


Pensar en exceso es una plaga viciosa que ha infectado a gran parte de la población y de la que puede ser difícil liberar la mente. Las personas felices tienden a no sufrirla tanto.


24. Tienen personas o pasiones que aprecian


Volvemos a recurrir a la obra de Viktor Frankl para hablar de la importancia de tener personas a las que amar o causas que te apasionen en tu vida. Según Frankl, éstas son las dos vías principales para encontrar el sentido, lo que repercutirá directamente en su sensación de felicidad subyacente.


Sin un sentido, es más probable que te enfrentes a brotes regulares de infelicidad, por lo que encontrar una fuente de significado a la que puedas recurrir es una forma segura de provocar sentimientos positivos.


25. Practican actos de bondad


Existe un círculo virtuoso que vincula la felicidad y la amabilidad y que se ha demostrado en más de un experimento científico. Puedes pensar que ser feliz te hace más amable y es cierto, pero la causalidad puede ir en ambos sentidos. En otras palabras, ser amable puede hacerte más feliz.


Si puedes descubrir la oportunidad de realizar un acto de amabilidad cada día, independientemente de lo grande o pequeño que sea, puede hacerte sentir más animado con la vida en general. Pruébalo y comprueba la diferencia que supone.


26. Reconocen que están precisamente donde deben estar en el viaje de la vida


Cuando pensamos en el futuro, solemos tener en cuenta nuestras expectativas de vida en el próximo mes, año, década o incluso más. Pero cuando ese futuro se convierte en el presente y nuestras expectativas no se han cumplido, la respuesta suele ser reprender a la vida y reclamar una injusticia.


Las personas felices, por el contrario, son más flexibles en sus expectativas; incluso podríamos no llamarlas expectativas en absoluto, sino deseos o sueños. Cuando las cosas no salen como querían, no sienten que se les haya hecho un mal. Por el contrario, se dan cuenta de que dondequiera que estén en el largo viaje de la vida, es el lugar en el que necesitan estar en ese momento, para bien o para mal.


27. No llevan consigo una imagen propia


Muchos de nosotros estamos tan preocupados por lo que piensan los demás que nos escondemos detrás de una imagen ficticia de nuestro yo que llevamos encima y proyectamos siempre que estamos en compañía de otros. Puede parecer un enfoque sensato; después de todo, es mucho más difícil sentirse herido cuando se está actuando.


Sin embargo, las desventajas de representar este falso yo son mucho más perjudiciales para tu felicidad general. Fingir ser otra persona requiere grandes cantidades de energía, impide la cercanía, asfixia la creatividad, impide las instancias naturales de alegría y mucho más. Las personas felices renuncian a la máscara y están dispuestas a ser simplemente ellas mismas y a aceptar que no serán del agrado de todo el mundo.


28. Son sinceros consigo mismos


Además de no proyectar una imagen falsa de sí mismos al mundo, las personas felices tienden a no intentar engañarse a sí mismas, sino que son honestas con respecto a sus pensamientos y sentimientos.


Cuando intentas engañarte a ti mismo, el engaño no crea las condiciones necesarias para que la felicidad verdadera y duradera pueda prosperar. En cambio, hay que luchar para reprimir las cosas y esto carcome cualquier felicidad que logre crecer.


29. Tienen estrategias y redes de apoyo para los momentos difíciles


Las personas felices también se enfrentan a tiempos oscuros en sus vidas, pero una cosa que también hacen es prepararse para ellos. No sólo crean una red de personas y organizaciones a las que saben que pueden acudir, sino que también se preparan mentalmente aprendiendo algunas de las estrategias de afrontamiento más eficaces.


Este enfoque proactivo contrasta con el de quienes caemos en tiempos difíciles sin pensar en cómo podemos cambiar las cosas. De nuevo, en parte se trata de estar dispuesto a pedir ayuda, pero también hay un elemento de aceptación de que las cosas malas ocurren y que es ingenuo no tener algún tipo de plan para ellas.


30. En general, son optimistas con respecto a todo


Aunque el optimismo y el pesimismo pueden parecer características de nuestra personalidad que son relativamente fijas, cada vez hay más pruebas que sugieren que se puede cambiar el lugar que se ocupa en la escala mediante un esfuerzo concertado.


Las personas optimistas tienden a ser más felices a largo plazo, así que si puedes ajustar tu visión de la vida a una que sea generalmente más positiva, entonces estarás mejor situado para alimentar la felicidad.


El replanteamiento consciente: recuerde que ésta no es una lista exhaustiva de todos los rasgos que tienen las personas felices, y que no todas las personas felices tienen que mostrar todo lo que lee aquí. Pero si puedes ver la manera de implementar la mayor cantidad de ellos en tu propia vida, entonces estarás en buena posición para un futuro más feliz y alegre.




Ezoic

Deja un comentario