4 cosas que hay que hacer cuando uno no se preocupa por sí mismo

hombre deprimido que no se preocupa por sí mismo

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a empezar a cuidarte de nuevo.

Es casi gracioso, ¿verdad? Todos los consejos trillados y superficiales sobre el amor propio y la autoestima que la gente vierte sobre ti cuando no te preocupas por ti mismo.

Y es aún peor cuando las personas que apenas conoces, o incluso las que conoces, se dedican a hacer cumplidos superficiales.

«¡Seguro que eres una buena persona!» No. No lo soy.

«Tienes valor. Tienes valor». Eh, ¿tal vez unos cuantos dólares en el mercado negro por un riñón? He oído que se venden bastante bien.

«¡Sólo tienes que amarte a ti mismo!» Ohhhh. Bueno, nunca pensé en eso. ¿Cómo es posible que se me haya escapado ese pequeño y detallado matiz de la existencia? Sólo ámate a ti mismo. Fenomenal. Espectacular. Realmente una epifanía innovadora. ¿Qué? No, no estoy siendo sarcástico. ¡Yo nunca haría eso!

Escucha, la razón por la que todos esos consejos suenan tan trillados, superficiales y absolutamente estúpidos es porque son cosas que se hacen al FINAL del viaje. Sería como si un amigo te dijera: «Oye, vamos a ver el Taj Mahal esta tarde». Y tú dices: «Eh, vivimos en Nueva York. ¿De qué estás hablando?»

Hay muchas más cosas que hacer entre Nueva York y ver el Taj Mahal. Tienes que programar algo de tiempo para ello, conseguir el dinero para los billetes de avión, conducir hasta el aeropuerto, facturar, pasar por seguridad, embarcar en tu vuelo, volar a la India, tener un lugar para dormir preparado, averiguar dónde está realmente el Taj Mahal, conseguir que te lleven hasta allí, y voilá; ahora puedes realmente preocuparte y quererte a ti mismo.

Así que lo que vamos a hacer es ver algunas cosas que puedes hacer en tu viaje para pasar de «no soy nada» a «soy digno de amarme y respetarme».

Quiero comenzar este artículo informándote de que hay muchos caminos que llevan al Taj Mahal, y el camino de cada uno va a ser ligeramente diferente. Ningún artículo o información debe considerarse como la respuesta para acabar con todas las respuestas… porque no la hay. No preocuparse por uno mismo es un problema que, sin duda, tendrás que tratar con un terapeuta. Va a ser un viaje largo y difícil pasar del «no me importa» al Taj Mahal. Será fácil perderse. Será fácil distraerse o tropezar.

Hazte un tremendo favor y busca ayuda profesional cuando puedas. Si no tienes seguro o no te lo puedes permitir, llama a diferentes lugares y pregunta si prestan servicios a personas sin seguro o sin ingresos. El gobierno y las organizaciones benéficas dan muchas subvenciones para ayudar a las personas en esas situaciones. Aun así, hay que ir a buscarlo, hay que pedirlo, hay que solicitarlo.

Dicho esto, ¿qué puedes hacer cuando no te preocupas por ti mismo?

1. Identificar de dónde viene esa opinión.

En general, las personas no nacen con una baja opinión de sí mismas. Eso es algo que ocurre debido a otras personas, a la vida y a los traumas. Así que antes de hacer cualquier otra cosa, piénsalo bien y considera de dónde viene esa opinión. ¿Por qué no te preocupas por ti mismo? ¿Por qué te sientes menos que nadie?

¿Es una enfermedad mental? ¿Un subproducto de la depresión que te impide preocuparte por nada? ¿Sólo el efecto de tratar de llevar una vida normal con las constantes bolas curvas que la enfermedad mental puede lanzarte?

¿Es un trauma? ¿Alguien te trató mal y te convenció de que no vale la pena preocuparse por ti? ¿Fue un padre que no fue cariñoso o amable? ¿Fue una pareja abusiva que te hizo creer que no tenías valor, manipulándote para que te quedaras en una mala situación?

Te puede interesar:  ¿Tienes el síndrome del impostor? Estos 13 pensamientos podrían sugerir que sí...

¿Es porque has sufrido muchas derrotas en la vida? ¿Nada parece salir bien? ¿Nunca parece que nada se sostenga? ¿No importa lo que hagas? ¿Siempre hay algo que sale mal?

¿Fue algo más oscuro lo que te robó esos sentimientos?

Identificar la razón es poderoso porque ayuda a clarificar el problema y a averiguar si es realmente tu opinión o una opinión que te fue impuesta desde una fuente externa. Y luego, hay que considerar la validez de la fuente.

Por ejemplo, digamos que cuando una persona está creciendo, sus padres le dicen regularmente que es un pedazo de mierda sin valor, que debería haber abortado, que es un desperdicio de espacio. Eso afectará sin duda a la forma en que una persona se ve y se preocupa por sí misma a medida que crece. Eso puede convertirse fácilmente en la realidad y el monólogo interior de ese niño.

Pero en algún momento, tienen que detenerse y preguntarse: «Oye, ¿qué demonios le pasa a un padre que le hace eso a su hijo? Sólo un imbécil haría eso». Y tendrían razón. Sólo un imbécil haría eso. Así que, ¿por qué dejar que la opinión de un gilipollas, aunque sea un supuesto «ser querido», dicte cómo se sienten ellos mismos?

No deberían hacerlo. «Bueno, son mis padres». Sí, y también son un gilipollas. Ambas cosas pueden ser ciertas.

2. Elimina la emoción de tus procesos vitales.

La gente generalmente hace las cosas que hace por los sentimientos que tiene. Y cuando una persona no se preocupa por sí misma, hay muchas cosas que simplemente no va a hacer. También hay muchas cosas que pueden aceptar pasivamente porque no creen que se merecen un trato mejor.

El autocuidado puede ser imposible cuando no te preocupas por ti mismo. ¿Por qué molestarse en ducharse o lavarse los dientes? No estoy aquí para impresionar a nadie. ¿Por qué debería molestarme en comer? No merezco comer. ¿A quién le importa si me corto el pelo o me arreglo? Soy una persona inútil y sólo quiero que me dejen en paz.

Me quedaré en esta relación abusiva en la que no me tratan con amor y respeto porque no merezco amor y respeto.

Me quedaré en este trabajo tóxico porque soy demasiado incompetente para que me contraten en otro sitio. No tengo las habilidades para buscar un trabajo mejor.

El principal problema de esa mentalidad es que la vida sigue avanzando, aunque tú no lo hagas. Ahora bien, si eres una persona que no se preocupa por sí misma, probablemente ya seas muy consciente de ello. Probablemente has visto cómo las oportunidades pasan por delante de ti, has aceptado un comportamiento poco respetuoso o incluso te has castigado por no ser lo suficientemente bueno.

Pero, si queremos estar en un camino de curación, tenemos que vivir nuestras vidas y mejorar nuestro entorno. Puedes conseguirlo eliminando las emociones de tus procesos de toma de decisiones. Utilizamos pros y contras no emocionales junto con la fijación de objetivos SMART.

El sistema SMART es un método popular de fijación de objetivos y planificación porque funciona. SMART es un acrónimo de

Específico: El objetivo debe ser específico. «Quiero perder 15 kilos» no es lo suficientemente específico. En su lugar, usted podría establecer una meta de «Voy a comer sólo 1400 calorías por día», lo que lo llevará a la meta más grande de perder 50 libras.

Medible: El objetivo debe tener un estado de fracaso o de éxito. O te limitas a 1400 calorías por día, o no lo haces. No hay zona gris.

Accionable: Accionable significa que el objetivo es algo que puedes hacer razonablemente. No te pondrías un objetivo del tipo: «No voy a comer nada durante tres días para quemar calorías». Eso no es procesable porque no es razonable, y es una forma muy poco saludable de intentar perder peso.

Te puede interesar:  Cómo estar bien cuando no estás bien: 11 consejos sin tonterías

Es relevante: El objetivo que te propongas debe ser relevante para tu objetivo principal. La restricción de calorías es una forma buena y relevante de perder peso.

Con límite de tiempo: Defina cuándo debe lograrse ese objetivo. En este caso, se trata de no más de 1400 calorías diarias.

Ahora, si realmente examina la información sobre los objetivos SMART, verá cómo las emociones no son un factor en absoluto. No tienes que ser digno para establecer una meta y trabajar hacia ella. «Bueno, no merezco perder peso». Las emociones son irrelevantes. Se trata de una inversión en un futuro más saludable.

La otra herramienta que puedes utilizar es una buena lista de pros y contras a la antigua. Siéntate con un papel y pon en orden todos los pros y los contras de la cosa. Cuando hayas terminado, revisa la lista para asegurarte de que todos los puntos no provienen de un lugar emocional. «Bueno, creo que no debería» o «No merezco algo mejor» no son pros o contras basados en hechos. Son creencias influenciadas por emociones poco saludables.

3. Separe su valor de las circunstancias externas.

Muchas personas derivan su valor personal y su autoestima de fuentes externas. Esto es malo porque no tienes control sobre esas circunstancias externas.

«Soy una persona valiosa porque gano mucho dinero». ¿Y si te despiden? ¿Y si tu empleador quiebra?

«Soy valioso porque me quiere esta persona increíble». ¿Y si dejan de quererte? ¿Y si se mueren? ¿Y si tú dejas de quererlos?

«¡Soy lo máximo porque he ganado estos premios!» ¿Seguirás ganando esos premios? ¿Y cuando ya no puedas competir?

La verdad es que todas estas cosas externas, como los logros, la riqueza, las relaciones, ser popular, ser grande en algo, son cosas que te pueden quitar fácilmente. Tal vez te lesionas. Tal vez te divorcies. Tal vez aparezca alguien mejor. ¿Y entonces qué? Bueno, entonces te quedas ahí con un agujero en tu corazón por tu propia autoestima que ya no se llena.

Las cosas externas no nos hacen dignos. El problema con esa línea de pensamiento es la implicación de que la falta de logros, riqueza o lo que sea hace que una persona no sea digna. Socialmente, así es como funciona el mundo. Funciona así porque cuando uno tiene algo, otras personas lo quieren. Si tienes riqueza, otras personas la quieren. Si tienes un buen trabajo, alguien te persigue. Si tienes una relación amorosa, algunas personas harán lo posible por sabotearla porque quieren lo que tú tienes.

Una persona no es indigna porque no tenga mucho o no sea útil para los demás. Es digna porque es un ser humano y merece un trato humano y respetuoso. TÚ eres digno porque eres un ser humano que merece ser tratado con humanidad y respeto.

4. Date permiso para ser humano.

¿Te has dado permiso para ser humano? ¿Para aceptar tus defectos y errores con gracia y amor? Probablemente no, o no estarías leyendo este artículo.

Un subproducto de atar la autoestima a las circunstancias externas es que una persona puede sentir que merece ser golpeada por no tener éxito. ¿No conseguiste ese trabajo? Bueno, es porque soy una basura. ¿La relación se estropeó? Es porque soy una basura. ¿Perdí todo porque tomé una mala decisión? Soy la peor persona del mundo. ¿Defraudar a alguien que quiero? No merezco amor ni compasión.

Todo son tonterías. Esa no es una forma saludable o sostenible de interactuar con el mundo. ¿Adivina qué? Todo el mundo pierde trabajos. Todo el mundo pierde relaciones. Todo el mundo toma malas decisiones que le cuestan mucho. Todo el mundo decepciona a alguien que ama. Esto no significa que seas una persona mala o indigna. No significa que no seas valioso.

Te puede interesar:  CÓMO CAMBIAR TU FORMA DE SER Y PENSAR: TRANSFORMA TU VIDA CON EL PODER DEL CAMBIO PERSONAL

Estas cosas son sólo errores, valiosas lecciones de vida que te darán sabiduría al vivir y experimentar la vida. No tienen que ser herramientas que utilices para hacerte daño.

«Bueno, yo merezco sufrir».

No. No lo mereces. Te mereces que te traten con humanidad y respeto, como todo el mundo. Eso incluye la forma en que te tratas a ti mismo.

Y tengo una idea para ti. Si te dices a ti mismo que eres una persona terrible, y te sientes mal por algunas cosas que hiciste o por algo que no salió bien: no eres una persona terrible.

A las personas terribles les importa un carajo cómo sus acciones afectan a otras personas.

Las personas terribles no sienten empatía ni remordimiento por las personas a las que usan, abusan o de las que se aprovechan. A las personas terribles no les importa cómo sus malas decisiones perjudican a los demás o afectan a los demás. Sólo les importa una cosa: ellos mismos. Su única preocupación es cómo sus malas acciones afectan negativamente a su propia vida.

«¡Bueno, me siento mal por haber hecho lo malo!» Sí, ese es tu cerebro diciéndote que cometiste un error y que no deberías volver a hacerlo.

No es una invitación a hacerse pedazos.

Puedes ser humano. Puedes cometer errores. Si te sientes mal porque has actuado mal, pide disculpas e intenta arreglarlo. No sigas metiendo el dedo en la llaga para hacerte sufrir. Aprende, cambia, crece.

Todos elegimos acciones equivocadas de vez en cuando. Lo más importante es cómo las afrontas. Es una parte natural de la vida.

Probablemente pasará mucho tiempo antes de que puedas mirarte al espejo y ver amor y respeto. Será un viaje para llegar a ese punto, por muy cliché que suene. Así que no dejes que las cosas que suenan superficiales te impidan dar tus primeros pasos.

No son tonterías. Importará más adelante, una vez que tengas construidos tus cimientos inmediatos. Y haz terapia. La necesitarás.

¿Todavía no sabes qué hacer cuando no te importas a ti mismo? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacarte los pensamientos y las preocupaciones de la cabeza para poder trabajar con ellos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puedes hablar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a reforzar tu autoestima y a abordar las razones fundamentales por las que no puedes preocuparte por ti mismo.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede resolver. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

– Última actualización: 7 de junio de

2022También te puede gustar

Deja un comentario