5 consejos para dejar de vivir con miedo

mujer pensativa sobre la hierba que vive con miedo todo el tiempo

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión en caso de que decida realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a superar el miedo y la ansiedad que sientes a diario. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

¿Está familiarizado con la expresión «Lo único que tenemos que temer es el propio miedo»?

Puede que sea una frase demasiado utilizada, pero es cierta.

Muchas personas se ven paralizadas por el miedo y la ansiedad a diario. Les persiguen las cosas que podrían salir mal, las enfermedades que podrían tener y las cosas horribles que podrían ocurrir.

Sin embargo, la mayoría de los miedos son únicamente mentales y nunca llegan a producirse.

Además, las imaginaciones temerosas suelen ser peores de lo que podría ser la realidad. Como resultado, innumerables personas sufren innecesariamente, preocupándose por cosas que nunca llegan a suceder.

¿Vives con miedo o ansiedad constantes?

Vamos a solucionar esto para que puedas seguir adelante y empezar a vivir como debes.

1. Determina qué es exactamente lo que te da miedo

Escribe todas las cosas que te dan miedo o te preocupan constantemente.

Pueden ser grandes problemas que te quitan el sueño, o pequeñas preocupaciones que surgen de vez en cuando.

Escríbelas todas para poder abordar todas y cada una de ellas adecuadamente. Al hacerlo, podrá averiguar de dónde proceden y cómo tratarlos.

Los miedos que se enumeran a continuación son algunos de los que más probablemente afecten a su vida de forma continuada, pero los consejos que se comparten pueden ayudarle a superar otros.

Miedo a morir

Uno de los mayores temores que tiene la gente es el miedo a la muerte. A decir verdad, ésta suele ser la base de la mayoría de los miedos con los que se enfrentan. El miedo a la enfermedad o a las lesiones y el miedo a la pérdida provienen ambos del miedo a morir, por ejemplo.

Cuanto antes puedas hacer las paces con tu inminente mortalidad, antes podrás liberarte de este ciclo de miedo.

He escrito un artículo sobre cómo afrontar el miedo a la muerte y en él ofrezco varias recomendaciones sobre cómo afrontar las distintas preocupaciones asociadas a la muerte.

Una vez que has hecho las paces con la muerte, la mayoría de los demás miedos desaparecen. Aprendes a vivir en el momento presente y a apreciar todo lo que tienes ahora, en lugar de preocuparte por lo que ha pasado y lo que podría ocurrir.

Miedo a que te ocurra algo malo

Otro tipo de miedo que paraliza y perturba a muchas personas es la idea de que les ocurra algo malo.

Pueden tener miedo a conducir porque podrían resultar heridos en un accidente de tráfico. O pueden volverse hipocondríacos por todas las posibles enfermedades que puedan contraer.

Te puede interesar:  Si no tienes pasión por nada, lee esto

Estos miedos suelen provenir de la sensación de falta de control. De hecho, a menudo surgen por problemas de la infancia más que por preocupaciones reales relacionadas con la salud.

Digamos que alguien creció en un entorno abusivo en el que algún tipo de amenaza se cernía a la vuelta de cada esquina. Puede que se vuelva hipervigilante y crezca preparándose para la eventualidad de que ocurra algo horrible.

Una vez que se encuentran en un entorno en el que están seguros y protegidos, se cortocircuitan un poco. No hay ninguna amenaza inminente de la que deban desconfiar o contra la que deban luchar, así que sus mentes inventan cosas con las que asustarse.

Si este es tu caso, intenta averiguar de dónde viene todo esto para poder abordarlo en su origen. Puede que necesites la ayuda de un terapeuta o consejero para aprender a redirigir los viejos patrones de pensamiento, y eso está absolutamente bien. Piensa en ello como si redirigieras un arroyo hacia un camino más sano y fluido.

Miedo a que le ocurra algo malo a un ser querido

Este es otro miedo que proviene de la falta de control. Cuando amamos a otros (y éstos pueden ser compañeros humanos o no humanos), perderlos puede ser absolutamente devastador. También duele mucho si se lesionan o enferman.

Intentamos proteger a nuestros seres queridos lo mejor que podemos, tratando de mantenerlos a salvo de enfermedades o lesiones. Esto es tanto para su beneficio como para el nuestro: no queremos que sufran ningún daño y no queremos experimentar el dolor asociado a verlos heridos.

El problema es que la «seguridad» es una ilusión.

No es algo divertido con lo que hacer las paces, pero es cierto. Intentamos convencernos de que nosotros y nuestros seres queridos estamos seguros y protegidos por diversos medios, pero eso es una manta de seguridad para nosotros mismos y no la realidad.

Cualquiera de nosotros podría resultar herido o muerto en cualquier momento de cada día. Es una verdad difícil de afrontar, pero una vez más, en cuanto haces las paces con ella, dejas de tenerle miedo.

En lugar de preocuparte por todo lo que podría salir mal, aprecias lo que tienes mientras lo tienes. No das nada por sentado y no pierdes el tiempo.

Ama y cuida a los que te importan, intenta que sus vidas sean tan plenas y alegres como puedas, y no te pelees por cosas intrascendentes.

Estate presente, sé amable y, cuando ocurra lo inevitable, no te arrepentirás.

Miedo al fracaso

Claro que puedes fracasar. Pero también puedes tener éxito.

Hay pocas garantías en la vida, y todas las oportunidades que se toman pueden acabar en fracaso.

Dicho esto, con la ley de los promedios, existe la misma posibilidad de que la oportunidad que tomes acabe en éxito.

Intenta correr pequeños riesgos para aclimatarte tanto a los pequeños éxitos como a los pequeños fracasos.

Con cada experiencia, intenta no desanimarte ni confiarte en exceso. Intente procesar las experiencias con un estoicismo desapegado, sin apegos ni expectativas en ninguno de los dos sentidos.

Te puede interesar:  Cómo superar la amargura y encontrar la paz interior

Miedo al riesgo/cambio

Muchas personas pasan demasiado tiempo en situaciones que les hacen infelices porque tienen miedo de lo que puede ser la alternativa.

Pensemos en un hombre que estuvo casado con su mujer durante 60 años a pesar de saber desde muy pronto que era gay. Pero en lugar de enfrentarse a esa realidad y al trastorno que causaría en su vida, intentó mantener la ilusión de la normalidad.

A su vez, su mujer se pasó la vida abandonada y deprimida, adormeciéndose con analgésicos.

¿Qué clase de vida habrían tenido si hubieran vivido su verdad? ¿Si hubieran buscado la plenitud y la alegría en lugar de mantener miserablemente el statu quo?

Es el miedo a lo que hay al «otro lado» de tomar una gran decisión lo que puede impedir que la tomes. Pero si te sientes insatisfecho, infeliz y resentido en la pequeña y segura vida que te has hecho, ¿no es un riesgo mayor no hacer el cambio?

1. ¿Se ha convertido en una jaula el cómodo nido que te has hecho?

2. Centrarse en la moral y la contingencia

En el ejército, nunca se menciona el «miedo». En cambio, hay dos aspectos que hay que tratar: la moral y la contingencia.

La moral se refiere a mantener el entusiasmo y la confianza de las tropas, mientras que la contingencia se refiere a anticipar todas las cosas «malas» que podrían ocurrir, y planificarlas por adelantado.

No hay que preocuparse por no tener suficiente munición: hay que llevar más. No hay que preocuparse por el hambre o el frío: lleva ropa de abrigo y más comida de la que crees que vas a necesitar.

Esta sencilla idea militar se puede trasladar fácilmente a tu propia vida.

Anote sus miedos y ansiedades, y determine qué contingencias serían necesarias, así como lo que funciona para usted para mejorar la moral.

¿Tienes miedo de contraer una enfermedad? Cree un plan de cuidados por si acaso, y tenga en casa los suministros que pueda necesitar en caso de que se produzca.

¿Tiene miedo de perder papeles importantes durante el viaje? Haz copias y déjalas con tus personas de confianza, una copia extra con tu abogado y otra en la caja de seguridad de tu banco.

Sigue recordándote tus puntos fuertes y fíjate en las pruebas de tu vida que demuestran lo capaz y resistente que eres: créeme, están ahí si abres los ojos a ellas. Esto te ayudará a mantener la moral alta sin importar lo que tengas que enfrentar.

3. Presta atención a lo positivo, no a lo negativo

La energía y la atención que podemos prestar son limitadas. Cuando se trata de varios aspectos de nuestra vida diaria, podemos elegir cuánta atención le damos a esas cosas; cuánta atención prestamos.

¿A qué le prestas atención?

¿Pasas horas navegando por las redes sociales y entrando en pánico por todas las cosas horribles que se mencionan allí?

¿O estás haciendo cosas que disfrutas, y derramando luz en el mundo?

Es mucho más difícil que el miedo se apodere de tu mente cuando estás ocupado viviendo tu vida, haciendo cosas buenas y sumergiéndote en el trabajo o en los pasatiempos que te satisfacen.

Te puede interesar:  Cómo superar el miedo a la confrontación y afrontar los conflictos

El miedo se alimenta de la atención que le prestas. Redirige tu mente a otra cosa y el miedo disminuirá. Repite esto con la suficiente frecuencia y el miedo pronto tendrá dificultades para asomar su fea cabeza en primer lugar.

4. Crea un mantra que te ayude cuando surja el miedo

Hablando de redirigir la mente, muchas personas memorizan oraciones, citas o mantras que les ayudan a superar el miedo cuando éste aparece.

Nuestros pensamientos contribuyen en gran medida a crear nuestra realidad, así que centra tu energía en lo que te gustaría cultivar.

Busca citas y mantras (o escribe los tuyos propios) y repítelos cuando sientas miedo.

La letanía contra el miedo de Dune, de Frank Herbert, fue una de mis favoritas hace años, cuando pasaba por muchas dificultades:

5. Deja de esconderte detrás de las excusas

Cuando vives con miedo, encontrarás cualquier razón posible para no hacer algo que te asusta.

Pondrás excusas para no enfrentarte al miedo en tu mente. Cosas como «soy demasiado viejo para eso», «estoy demasiado ocupado» o «mis hijos necesitan estabilidad».

Pero esas cosas sólo son ciertas en tu mente. No hay ninguna verdad en la realidad que diga que estas cosas deben impedirte pasar a la acción.

Para dejar de ponerte excusas de por qué no puedes hacer algo, simplemente sigue haciendo pequeños compromisos hacia ello.

Muchas cosas no necesitan ser un gran salto de fe hacia lo desconocido. Se pueden planificar y llevar a cabo poco a poco hasta que el salto ya no te asuste.

¿Quieres montar tu propio negocio? Empieza como un negocio secundario y aprende poco a poco a conseguir clientes hasta que te sientas lo suficientemente seguro como para dejar tu trabajo.

¿Te da miedo conducir o aprender a hacerlo? Toma más clases de las que serían necesarias para sacarte el carné, para que te acostumbres más, para que tengas más memoria muscular, más confianza en tus habilidades. Una vez superado el examen, asegúrate de practicar mucho en distancias más cortas y/o con un pasajero tranquilo y experimentado que te haga compañía. El miedo desaparecerá pronto.

No hay que temer nada en la vida, sólo hay que entenderlo.

De la misma manera que la verdadera salud viene de determinar la causa de una enfermedad en lugar de enmascarar sus síntomas, una vez que entiendas el origen

de tu miedo, podrás neutralizarlo.

Y entonces serás imparable.

¿Todavía no estás seguro de por qué vives con tanto miedo? ¿Quieres llegar a la raíz de tu miedo? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso. Simplemente haz clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

También te puede gustar:

Por – Última actualización: 30 de noviembre de

2021También te puede gustar


Ezoic

es una escritora, directora de arte y herbolaria en formación afincada en la región de Outaouais, en Quebec. Se sabe que subsiste a base de café y sopa durante días, y cuando no está escribiendo o cuidando su jardín, se la puede encontrar luchando con varios proyectos de punto y haciéndose amiga de la fauna local.

Deja un comentario