5 razones por las que estás tan enfadado con el mundo (y cómo dejar de estarlo)

mujer enfadada que grita al mundo

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a examinar tu ira contra el mundo y a superarla. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

¿Sientes que constantemente tienes la rabia cocinándose a fuego lento en tu mente?

¿Quizá se despierta ya enfadado o no puede dormir por el nudo que tiene en el estómago?

Un sinnúmero de personas lidian con la ira de bajo grado de manera constante, y puede ser increíblemente difícil de manejar.

Además, la mayoría de la gente no quiere estar enfadada todo el tiempo. Este tipo de ira constante no sólo causa estragos en el cuerpo y la mente, sino que afecta negativamente a casi todas las relaciones.

Entonces, ¿qué causa este tipo de enfado constante? ¿Y qué se puede hacer al respecto?

Las medidas que puedes tomar para mejorar tu enfado con el mundo dependerán por completo de su causa raíz. Una vez determinada ésta, podrás averiguar qué medidas puedes tomar para evitarla.

A continuación se presentan las razones más comunes por las que estás enojado con el mundo, y lo que puedes hacer para liberar tu rabia.

1. Estás molesto por todas las injusticias del mundo.

Probablemente hayas oído tantas veces la frase «piensa globalmente, actúa localmente» que te hace poner los ojos en blanco. Pero hay una razón para la popularidad de esa expresión. Es muy poco lo que el ciudadano medio puede hacer ante todas las cosas horribles que ocurren regularmente en el mundo.

El hecho de que recibamos noticias de todos los rincones del planeta pero no tengamos los medios para hacer nada contra la fealdad que hay ahí fuera puede ser increíblemente frustrante. Esto es especialmente cierto si los espectáculos de horror golpean cerca de casa.

El tráfico de personas, el maltrato de animales, la contaminación ambiental, las atrocidades contra los derechos humanos… cada día ocurren tantas cosas absolutamente horribles, y la incapacidad de provocar un ajuste de cuentas puede hacer que cualquiera se enfade a diario.

Aquí es donde actuar localmente -o tomar cualquier acción que se pueda- mitigará parte de esa ira. Derribar pilares como Sansón puede no ser algo de lo que seas capaz, pero muchas pequeñas acciones pueden conducir a grandes cambios.

No, no podrás intervenir y acabar con una red de tráfico de niños por tu cuenta, ni podrás acoger y ayudar a todos los animales maltratados. Pero puedes involucrarte y hacer lo que puedas para ayudar.

Haz donaciones a organizaciones de prestigio o colabora con ellas en la recaudación de fondos. Acoge a los animales rescatados en casa o hazte voluntario para ayudar a cuidarlos en un centro. Si tienes la formación y la capacidad física para ello, puedes incluso ofrecerte como voluntario para formar parte de equipos de primera respuesta/rescate.

Todas las personas del planeta tienen habilidades que pueden utilizar para ayudar a los demás. Toma la rabia que sientes y úsala para trascender la impotencia y empezar a ayudar en su lugar. Está garantizado que sentirás mucha menos ira cuando sepas que estás haciendo algo tangible para hacer del mundo un lugar mejor.

2. Las cosas que lees en las noticias y en las redes sociales te llenan de rabia.

Robert Fisk, un corresponsal militar del periódico The Independent, comentó una vez cómo los reporteros de noticias victorianos: «…veían las batallas desde las cimas de las colinas en compañía de las damas, inmunes al sufrimiento, sólo mirando de vez en cuando hacia el lejano pop-pop de los cañones«.

Este tipo de perspectiva sesgada y unilateral no desapareció el siglo pasado, sino que se ha convertido en lo que la gente considera ahora como periodismo «real».

Los hechos se dejan de lado en favor del sensacionalismo, y los artículos de opinión de diversas fuentes se presentan como la realidad, en lugar de una perspectiva individual.

Piense en esta cuestión: ¿cuántas veces se ha enfadado por algo que ha leído para descubrir más tarde que se han tergiversado u omitido detalles vitales con el fin de agitar la olla, por así decirlo? ¿O se han tergiversado por completo para envenenar a la gente en contra de alguien o algo, mientras se ensalzan las virtudes de otro?

Te puede interesar:  Qué es, ejemplos, qué hacer en su lugar

La conclusión es que no hay que creer todo lo que se lee o se ve en las noticias o en las redes sociales. El hecho de que se difunda no significa que sea cierto. Siempre hay muchas caras en una historia, y nunca se sabe la verdad de una situación a menos que se presencie de primera mano.

Analiza los artículos que te hacen enfadar e intenta profundizar en la motivación de su publicación.

¿Ofrecen una información neutral desde una perspectiva imparcial? ¿O son unilaterales y sensacionalistas?

¿Qué efecto tienen en ti?

Además, ¿se basan en hechos o en opiniones?

¿Sólo te expones a las «noticias» que alimentan tu sesgo de confirmación? ¿O te tomas el tiempo necesario para ver los diferentes puntos de vista y decidir lo que piensas o sientes al respecto?

Aprende a tener criterio y a profundizar en varias perspectivas de lo que está pasando. Investiga y examina la información contraria, aunque te resulte incómodo hacerlo. Lo que te ha irritado en un momento dado puede enfriarse significativamente una vez que hayas obtenido un poco más de información sobre el panorama general.

Además, pregúntate por qué te expones a todo esto. ¿Es para sentirte informado sobre diversos temas? ¿O porque quieres sentir emociones intensas y estás usando este material como combustible?

Si no es vital, elimínalo de tu vida en la medida de lo posible. Al igual que la comida basura, un capricho puede convertirse en una amenaza si no se consume con moderación.

3. Sientes que los responsables toman todas las decisiones equivocadas.

Muchas personas se enfadan por las decisiones que se toman sobre sus vidas cuando sienten que no tienen ninguna participación en el asunto.

Los niños y preadolescentes se sienten increíblemente frustrados cuando sienten que no tienen voz en sus propias vidas. No hay libertad de elección en cuanto a lo que comen, a dónde van, a qué hora duermen, etc. Simplemente se les sirve la comida y se espera que la coman, y se les dicta cada aspecto de sus vidas.

Por ello, no es de extrañar que muchos se rebelen en la adolescencia: anhelan la libertad de la soberanía personal y la capacidad de tomar decisiones por sí mismos.

Ni que decir tiene que el hecho de que un adulto sienta que no tiene prácticamente nada que decir sobre lo que ocurre en su vida es suficiente para que cualquiera se incendie de rabia.

Cuando los que están en posiciones de poder parecen estar constantemente dejando caer la pelota, o tomando decisiones que afectan negativamente a la gente, a las empresas y a las familias, mucha gente acaba sintiéndose enfadada y traicionada.

Doblemente si no votaron a las personas que acabaron en los puestos de autoridad.

La mejor manera de lidiar con este tipo de enfado es centrarse en las áreas en las que sí tienes autonomía, y trabajar con ellas lo mejor que puedas. Si algo no te afecta personalmente, ahora mismo, déjalo a un lado y ni siquiera pienses en ello. Céntrate en ti ahora mismo.

¿Cuáles son las áreas en las que puedes dar un paso hacia tu poder personal?

¿Cómo puedes expresarte libremente sin recriminarte?

Una vez que hayas dado los pasos para celebrar realmente tu autonomía, puedes ir ampliando tu influencia en una esfera más amplia.

Por ejemplo, ¿sientes mucha rabia por el hecho de que el ayuntamiento de tu ciudad no haga suficiente trabajo de divulgación para los sin techo, especialmente en invierno? Entonces pon en marcha un programa propio. Reúne a los miembros de tu vecindario o comunidad religiosa y recoge donaciones de alimentos, ropa de abrigo, sacos de dormir, etc. A continuación, crea paquetes de atención que puedas meter en un coche y entregar a las personas sin hogar en la calle.

Siempre hay algunas acciones que puedes llevar a cabo que no requieren el permiso de las altas esferas. Tomar este tipo de iniciativa hará mucho por reducir tu rabia, y aumentar tu sentido general de rectitud y realización personal.

4. Están sucediendo cosas en tu vida que no puedes controlar.

El sentimiento de impotencia a menudo se manifiesta como ira. Esto podría ir desde sentirse intensamente enfadado por el insomnio que parece no poder quitarse de encima, hasta estar atascado en el tráfico, o lidiar con recuerdos traumáticos de mierda que parece no poder dejar atrás.

Esto último, en particular, puede inspirar mucha rabia, sobre todo si nunca conseguiste resolver o cerrar las circunstancias que te dañaron. Por ejemplo, muchas personas que sufrieron abusos en la infancia acaban sintiendo mucha rabia en la edad adulta. Esto se debe a que quedaron atrapados en sus circunstancias cuando eran más jóvenes y nunca pudieron obtener justicia o restitución por lo que vivieron.

Te puede interesar:  Si no tienes esperanza para el futuro, haz estas 9 cosas

Más adelante, cuando se encuentren con situaciones que no pueden controlar o que consideran injustas, esos viejos sentimientos resurgirán. Como nunca tuvieron un cierre, es como si tuvieran heridas abiertas que provocan una ira extrema cuando se les pincha. Si alguna vez has tenido un moratón que no dejas de golpear en las mesas o en las puertas, sabrás cómo es eso.

Cuando esto ocurra, respira profundamente para centrarte. Reconoce si realmente estás sintiendo rabia por lo que está ocurriendo en este momento, o si estás reaccionando a algo que ocurrió en el pasado, pero que te está recordando ahora.

A continuación, pregúntate si puedes aceptar el hecho de que no tienes control sobre lo que está ocurriendo en este momento. Una vez que aceptes que no puedes hacer nada para cambiar tus circunstancias actuales, podrás liberarte de ese sentimiento.

A continuación, busca una salida para liberar la tensión que se ha acumulado en tu interior. Si puedes dar un paseo o hacer algo de ejercicio físico, hazlo. Permitirá que la acumulación de energía fluya fuera de tu cuerpo, y te sentirás mucho más ligero y tranquilo como resultado.

Si no puedes hacer ejercicio físico en ese momento, concéntrate en tu respiración. Saca a la superficie cada pensamiento de ira y visualízalo encapsulado en una burbuja. A continuación, expulsa esa burbuja llena de ira con cada exhalación. Cada exhalación empuja la ira más y más lejos de ti hasta que se desvanece.

Si te resulta útil, considera la posibilidad de llevar contigo algunas cuentas de meditación. A algunas personas les gusta llevar pulseras mala con las que pueden juguetear cuando sienten oleadas repentinas de ira o ansiedad. A otros les gustan los rosarios o similares.

Básicamente, encuentra una manera de captar lo que sientes en el momento presente, y deja ir lo que surge de una manera sana y enfocada.

5. Estás enfadado con el mundo por haber cambiado.

Esto se relaciona con el punto anterior sobre las cosas que no están bajo el control individual.

He oído a mucha gente decir que las cosas eran mucho mejores «en su época». Quizás todos hemos sido culpables de esto en algún momento. La música era mejor, la comida era más sana y barata, las películas y los libros eran más atractivos…

Tanto si se trata de nostalgia como de realidad, el hecho es que montones de personas sienten un sincero enfado y frustración por el cambio del mundo a su alrededor. Esto es especialmente cierto en el caso de quienes se sienten molestos por lo tecnológicamente exigente que es todo, si tienen dificultades para seguir el ritmo.

Muchas personas se sienten muy cómodas en la monotonía y, como resultado, pueden sentir una inmensa cantidad de miedo y ansiedad cuando el cambio sigue ocurriendo a su alrededor. Quieren que las cosas sigan siendo como son, cómodas y fiables, para sentirse seguras en su entorno. Cuando se producen grandes cambios, se encuentran de repente en un territorio desconocido y pueden enfadarse mucho y volverse combativos.

Esto puede extenderse a sus expectativas sobre cómo deben comportarse los demás. Por ejemplo, puede que tengas un pariente mayor que se enfurezca al pensar que la gente se pregunta por sus pronombres o se refiere a la gente con palabras que no tienen ningún sentido para ellos. Un mundo en el que la gente puede elegir algo tan fundamental (para ellos) como el género es frustrante y confuso.

En sus mentes, las cosas son como son, y cuestionar eso pone en duda todo su paradigma. Es como llevar a una persona que ha estado inmersa en una fe devota toda su vida y dejarla caer en un país donde se practica una fe totalmente diferente. Es posible que ni siquiera sepa que existen otras religiones, y mucho menos lo que «esa gente» cree o practica.

Si es de ahí de donde procede tu enfado, determina exactamente qué es lo que te molesta, y por qué, y qué puedes hacer al respecto. Si lo que te disgusta son los medios de comunicación contemporáneos, procura no exponerte a ellos. Del mismo modo, si no te gustan ciertos aspectos de la cultura moderna, ten en cuenta que nadie te obliga a participar en ella. Pero no condenes a los que eligen un camino diferente al tuyo.

La elección personal se convierte a menudo en un arma para privar a otros de lo mismo. Alguien puede negarse a realizar una determinada acción o a pronunciar ciertas palabras porque se mantiene firme en su autonomía personal. Pero luego quiere obligar a los demás a comportarse como él quiere para mantener su concepto individual de orden y propiedad.

¿Recuerdas la cita «Tu libertad termina donde empieza la mía»?

Te puede interesar:  Desarrollando la autocompasión: Cultivando una relación saludable contigo mismo

El mundo cambiará, pero tú puedes encontrar tu comodidad donde quieras. No exijas a los demás que cambien o se estanquen para adaptarse a tu capricho, pero tampoco te sientas obligado a cambiar porque los demás lo quieran.

Simplemente vive.

Recuerda que siempre debes buscar la raíz del problema.

No importa lo que sientas, siempre hay una razón subyacente para sentirlo. Si te sientes cansado todo el tiempo, entonces debes determinar por qué, ¿verdad? Trabajar muchas horas, sentirse abrumado emocionalmente, no dormir lo suficiente, tener anemia o alguna otra deficiencia de nutrientes, luchar contra una enfermedad… todas estas son cosas muy tangibles que pueden contribuir a que alguien se sienta agotado. Y cuando se llega a la raíz de por qué se está cansado, se pueden tomar medidas para descansar más.

Lo mismo ocurre con la búsqueda del origen de tu ira.

Tómate un tiempo para investigar tu mente y tu espíritu para determinar por qué estás sintiendo toda esa rabia. Es probable que sientas más rabia, así como otras emociones de montaña rusa, mientras haces esto. Eso es comprensible, pero es la parte más importante de este proceso de investigación.

Muchas personas eligen un tema externalizado en el que proyectar su ira para evitar o enmascarar problemas que no quieren afrontar. Por ejemplo, pueden estar lidiando con una intensa infelicidad en su matrimonio o pareja, pero no quieren enfrentarse a la realidad. En su lugar, eligen algo externo a ellos para utilizarlo como chivo expiatorio de sus propias emociones no deseadas.

En un caso como éste, no es el clima político, la injusticia social o cualquier otra cosa «ahí fuera» lo que te hace estar enfadado. Se trata simplemente de aspectos de tu propia vida que te niegas a mirar con claridad porque enfrentarte a ellos y tratarlos requerirá un cambio. Posiblemente el tipo de cambio que no quieres.

Pero así es la vida. No siempre -o incluso a menudo- conseguimos las circunstancias vitales con las que soñamos. La mayoría de las veces, tenemos que lidiar con problemas que no habíamos previsto, y aprender a navegar por la existencia mientras las alfombras siguen siendo arrancadas de debajo de nuestros pies. No podemos clavar esas alfombras en su sitio, sino que tenemos que idear formas de sobrellevarlas con gracia.

Libera tu ira para que no te controle.

Si has estado evitando mirar la verdad de tus circunstancias y arremetiendo en todas direcciones, ahora es el momento de parar.

Sé realista sobre lo que realmente está pasando dentro de ti; sobre lo que realmente estás enfadado. Una vez que tengas esa honestidad frente a ti, podrás confrontarla de frente y desarrollar protocolos sobre cómo seguir adelante.

Eso no significa que vaya a ser un camino fácil, ni agradable. Pero, al igual que en las otras situaciones mencionadas anteriormente, actuar es lo único que sofocará y liberará la rabia que llevas dentro.

En la Medicina Tradicional China (MTC), la ira se considera una acumulación de energía creativa que necesita un lugar al que ir, pero que ha sido bloqueada para hacerlo. Este tipo de bloqueo puede manifestarse tanto física como emocionalmente. Por ejemplo, los cálculos renales y biliares se consideran síntomas físicos de la ira no expresada.

La ira es un tipo de energía, y necesita que se le dé una dirección para que pueda ser liberada.

Precisamente por eso es tan importante encontrar una salida para ella.

Como hemos mencionado antes, puedes intentar liberar esta rabia mediante la meditación y la actividad física. Sin embargo, lo más eficaz que puedes hacer para liberar la ira que sientes contra el mundo es hacer algo al respecto.

Algunas personas encuentran de forma natural la manera de utilizar su ira para impulsar un cambio positivo, pero la mayoría necesita un poco de ayuda para aprender a aprovecharla y canalizarla. Es mucho más fácil estar enfadado y sentirse abatido que averiguar cómo transformar eso en un cambio transformador, pero puedes hacerlo.

Escribe los problemas que más te enfadan y luego investiga para encontrar algunas organizaciones que trabajen para ayudar a esos mismos problemas. Si quieres, empieza a buscar en algunos de estos programas de ayuda:

Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados

Ayuda a los Desamparados

Animal Haven

Alianza Mundial de Derecho Ambiental (ELAW)

En lugar de dejar que tu ira te consuma y envenene tu vida personal, deja que sea un fuego bajo tu trasero. Lánzate a hacer algo bueno, ya sea en tu comunidad o más allá, y observa cómo esa rabia caliente se disipa en nubes de positividad y crecimiento.

¿Todavía no sabes por qué estás enfadado con el mundo o qué hacer al respecto? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso. Simplemente haz clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

También te puede gustar:

Por Finn Robinson – Última actualización: 16 de marzo de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario