5 señales claras de que alguien tiene uno

hombre con autoestima

El auto-derecho es cuando un individuo se percibe a sí mismo como merecedor de privilegios no merecidos. Son las personas que creen que la vida les debe algo; una recompensa, una medida de éxito, un nivel de vida particular.

Probablemente puedas saber cuándo estás tratando con un individuo así porque mostrará los siguientes 5 rasgos.

1. Como en el alfabeto, la «I» va antes que la «U».

El sentido del derecho conlleva una actitud intransigente. Hay una falta de comprensión de las necesidades de los demás y de ciertas situaciones sociales, acompañada de una expectativa de que deberías estar mucho más interesado en su vida que ellos en la tuya.

El narcisismo está en el centro de este rasgo; el sentido exagerado de autoimportancia acompañado de fantasías de poder, belleza y brillantez. Los compromisos, que requieren que uno se encuentre con los demás a mitad de camino, no existen en el mundo de los que tienen derecho. Todos los demás son competencia -que amenaza su propio éxito- o son irrelevantes.

El pensamiento obstinado y contundente de «a mi manera o a la alta» es un atributo común. Se traza y sigue una ruta meticulosa hacia el éxito. Este camino puede ser fructífero para ellos, pero son totalmente inconscientes de la carnicería que dejan a su paso, y niegan por completo cualquier responsabilidad personal por sus acciones.

La creencia de que «todo gira en torno a mí» suele inculcarse en el hogar, cuando, de niños, sus padres los convierten en el centro de su universo. Lamentablemente, su camino hacia la madurez no coincide con el crecimiento de su empatía. A menudo, los autodotados se han quedado atrapados en una mentalidad que recuerda más a la de un adolescente ensimismado.

2. Lo tuyo es mío y lo mío es mío

El doble rasero que se deriva de un sentimiento de derecho puede resultar desconcertante en una sociedad construida sobre la reciprocidad. Al mismo tiempo que se muestran inflexibles ante las peticiones de los demás, los individuos con derecho a sí mismos plantean exigencias irreales, sin tener en cuenta que su felicidad personal se produce a expensas de la de los demás. Imagina a esa persona a la que le abres la puerta, pero que nunca te la abre a ti, ni siquiera cuando tienes los brazos cargados.

Te puede interesar:  24 consejos que realmente funcionan

Las actitudes desagradecidas suelen dirigirse a ti después de que hayas realizado una buena acción por ellos. Puede que cambies constantemente tu horario de trabajo para adaptarte a sus vacaciones/hijos/citas personales, por ejemplo, pero nunca se ofrecen a devolverte el favor, ni siquiera cuando realmente lo necesitas. Los autoexigentes suelen parecer totalmente ajenos a las molestias que te han causado.

Además, sus relaciones tienden a ser unilaterales y pueden ser increíblemente perezosas. No cumplen las normas socialmente esperadas, como no ayudar a lavar los platos después de una comida que les han cocinado, o tomar su turno para hacer el café en la oficina. No se desarrolla la idea de compartir. Con toda la concentración y determinación de un niño de dos años, ninguna vergüenza o culpa frena sus exigencias.

3. La expectativa de privilegio es tan grande que la igualdad se siente como una opresión.

El sentido de la superioridad reside en los que tienen derecho a sí mismos. Tienen la intención de empezar desde lo más alto de la escalera, sin el típico enfoque de injerto, de abajo hacia arriba, que la mayoría de los demás adoptan.

¿Alguna vez has tenido a alguien que se ha colado delante de ti en la cola de un supermercado, o has reservado asiento en un restaurante de comida rápida en el que hay que comprar antes de comer, dejándote con la comida pero sin asiento? Es exasperante. Hay que mirar más a fondo, porque una expectativa de privilegio puede estar escondida en la esencia misma de lo que somos: un salario más alto debido al género, un trato preferente en el bar debido a la edad, o una oportunidad social debido a la raza o la clase.

Sobrevaloran sus propios logros y, al mismo tiempo, infravaloran los tuyos, creando en su cabeza una «justificación» para su expectativa de privilegio. Como padre, pronto te das cuenta de qué otros padres «aceptan» felizmente la oferta de llevarte cuando el pequeño Johnny tiene una invitación a una fiesta. Este sistema funciona muy bien cuando ambos se turnan para conducir. Sin embargo, algunos «tomadores» nunca parecen tener la oportunidad de corresponder. En las situaciones en las que se ven obligados a tomar su turno, lo hacen de forma espectacular, asegurándose de que todo el mundo es consciente de su «gran hazaña».

Es este sentido de derecho el que acaba perjudicándose a sí mismo. En última instancia, nos distanciamos de tales personas para limitar el daño de sus acciones sobre nosotros. Este tipo de comportamiento parece estar impulsado por una visión poco realista del mundo, que incluye una suposición de condiciones de vida y trato favorables.

Te puede interesar:  Si lo desea, podría retroceder en el tiempo y cambiar el pasado, haga esto

También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):

4. Un hombre/mujer enojado/a, que siente que su ira es justa.

Los autodidactas no son ajenos a la confrontación. A menudo son conocidos por ataques de ira que superan cualquier rabieta de un niño pequeño, su postura despiadada y egoísta les permite creer que esto está justificado. No puedo creer que tenga que trabajar con semejantes imbéciles» y otros arrebatos inapropiados salen libremente de sus bocas.

Su enfado también puede ser pasivo, una mirada cortante o los ojos en blanco señalan su desprecio por los que les rodean. La negatividad latente se manifiesta en puntos de vista cínicos y excesivamente críticos. Por ejemplo, los que se sienten orgullosos de sí mismos nunca pueden elogiarte por tu ascenso; en cambio, creen (y dejan claro) que lo has conseguido porque «eras muy amigo de tu jefe/lo mejor de lo peor/ya era hora de que te ascendieran».

La rabia, y otras emociones volátiles que acompañan al sentimiento de derecho, suelen estar alimentadas por la vergüenza subyacente. La máscara del derecho puede utilizarse para cubrir una necesidad más profunda. Como la mayoría de los acosadores, la rabia que proyectan sobre los demás suele estar motivada por sus propias inseguridades.

5. Pobrecito de mí.

Cuando el comportamiento dominante y agresivo no ayuda al que tiene derecho a alcanzar sus objetivos, puede aparecer un caso de «pobre de mí». Las actitudes autocompasivas unidas a una conducta manipuladora y de búsqueda de atención hacen que su compañía sea agotadora.

Aunque estén consumidos por la creencia de que las reglas sociales no se aplican a ellos, puedes estar seguro de que se quejarán en voz alta si sienten que se les está dando poco. Esto suele ocurrir en el trabajo en equipo. Supongamos que un grupo de personas está preparando una presentación. Una persona no cumple con su parte de trabajo. Sin embargo, esa misma persona espera la mayor cantidad de crédito cuando el proyecto va bien. Además, ese individuo abandonará el barco que se hunde si no lo hace. Esto puede derivarse a menudo de un comportamiento en el que sus «deseos» se expresan como «necesidades». Malinterpretan sus sentimientos como hechos y suelen culpar a los demás de la situación en la que se encuentran. Sus expectativas no satisfechas les hacen sentirse insatisfechos y crónicamente decepcionados.

Te puede interesar:  CÓMO LIDIAR CON UN PADRE DESINTERESADO HACIA SU HIJO

Detrás de todo este comportamiento hay un individuo que ansía ser admirado y adorado. Necesita constantemente la validación de sus compañeros, al tiempo que exige respeto. Tan desesperadamente llenos de inseguridades, es su propio malestar emocional el que intentan remediar mediante la imposición de su superioridad. Sus cualidades socialmente destructivas les han aislado de la sociedad y, al final, incluso sus allegados aprenden a mantener la distancia. La depresión puede aparecer cuando el muro de la autoestima empieza a desmoronarse.

Hay que gestionar la dinámica emocional subyacente de la autocomplacencia en los demás. No basta con dar la camisa de tu espalda. Reconoce cuándo te están arrastrando a una situación en la que no hay nada que ganar y retírate con suavidad. No, lo siento, no puedo quedar a las 16.00 horas. Podemos cambiar la hora a las 5.00…» Sea firme, pero justo. Un compromiso a medias por tu parte es suficiente, pero traza una línea y prepárate para marcharte.

Ahora, echa un vistazo a tu propia alma. Hasta cierto punto, todos tenemos un sentido de derecho dentro de nosotros, pero como con la mayoría de los rasgos de la personalidad, nos situamos en diferentes puntos de una escala móvil. ¿Prestas atención a las necesidades de los demás? ¿Eres consciente de los sentimientos y situaciones de los demás? ¿Eres capaz de perdonar a los que, por intención o negligencia, te han hecho daño? Los rasgos de la prepotencia están dentro de todos nosotros, pero podemos volver a equilibrar la balanza con humildad y gratitud.

Nuestra felicidad personal y social depende de ello.

Por Sam Edwards – Última actualización: 23 de septiembre de

2021También te puede gustar


Ezoic

Sam EdwardsActualmente

, soy voluntaria como consejera espiritual en el sector de la salud mental para el NHS mientras hago una licenciatura en psicología. Antes de esto, trabajé en la salud holística, realizando masajes y reiki. Las experiencias personales con la demencia, el parkinson y otros problemas de salud mental me llevaron a buscar respuestas a través de la psicología. Como madre de tres adolescentes y cuidadora de padres ancianos, me interesan una gran variedad de problemas de bienestar mental. Debido a mis prácticas holísticas, mi trabajo psicológico es una mezcla de pensamiento intuitivo y razonamiento científico. Soy una gran defensora de capacitar a la gente «corriente» para que se ocupe del bienestar de su comunidad a través de actividades «corrientes». Comparto regularmente a través de mi página de Facebook Muddy boots for mental wellbeing.

Deja un comentario