6 actividades de autoconocimiento que realmente marcan la diferencia

Uno debe entenderse a sí mismo si quiere crecer y mejorar. La herramienta más importante que necesitarás para este trabajo es el autoconocimiento.

No puedes hacer cambios saludables ni crecer de forma significativa si no eres consciente de tus pensamientos, emociones y de cómo interactúas con el mundo.

A a fondo y honesto examen de uno mismo debería revelar cualidades y puntos fuertes positivos que puedes desarrollar más, junto con hábitos y rasgos negativos que puedes trabajar para eliminar.

No todo el mundo es consciente de sí mismo. Algunas personas tienen un poco, otras tienen mucho. La buena noticia es que la autoconciencia es algo que cualquiera puede mejorar con un esfuerzo dedicado.

Mejorar la autoconciencia es como cualquier otra habilidad. Tendrás que esforzarte regularmente para desarrollar la habilidad y practicar para mejorarla.

Las actividades de este artículo te ayudarán a desarrollar tu autoconciencia. Hay muchas maneras de mejorar la conciencia de uno mismo, algunas más complicadas que otras.

Pero ninguna de estas actividades de autoconciencia funcionará para ti si no te das el tiempo y la paciencia suficientes para que funcionen para ti.

Tenlo en cuenta si te frustras o empiezas a descuidar el trabajo.

1. Lleva un diario.

Llevar un diario es una herramienta poderosa para la mejora y el conocimiento de uno mismo.

La mente humana puede ser algo inestable y poco fiable. Es posible que experimentes emociones fuertes de las que no estás seguro, que malinterpretes los acontecimientos que te suceden o que simplemente olvides cosas.

Un diario puede ayudarte a contrarrestar todo esto y mucho más, incluso a documentar un registro escrito de tu viaje para que puedas ver hasta dónde has llegado y hasta dónde has llegado.

Existen muchas estrategias para llevar un diario. Algunas personas son precisas y llevan un diario de viñetas limitado. Otros llenan páginas enteras de cuadernos volcando todo lo que se les ocurre.

El diario como actividad de autoconocimiento debe centrarse en las áreas de tu vida en las que el autoconocimiento es importante.

Deberás registrar las situaciones emocionales, las emociones intensas que has experimentado a lo largo del día, analizar por qué has sentido lo que has sentido, tu respuesta y qué podrías haber hecho mejor con la situación.

¿Qué decisiones tomaste durante el día? ¿Por qué las tomaste? ¿Qué puedes hacer mejor la próxima vez?

Después de un tiempo, podrás revisar tu diario y ver tus patrones de comportamiento. Una vez que puedas ver esos patrones, podrás crear nuevas respuestas a las emociones y situaciones que experimentas.

Te puede interesar:  Cómo dejar de compararse con los demás

Este artículo nuestro te ayudará a empezar: Journaling 101: Cómo llevar un diario, qué escribir, por qué es importante

2. Practica la meditación y la atención plena.

La meditación y la atención plena son dos palabras de moda en el ámbito de la superación personal. Se utilizan con tanta frecuencia que es fácil confundirlas con actividades superficiales y fáciles. No es así.

La meditación es útil porque te tomas un tiempo específico para dirigir tu energía a calmar tu mente y sentir lo que necesitas sentir. La capacidad de sentir tus emociones es un aspecto subestimado del autoconocimiento y la salud emocional.

Las emociones negativas no se disipan en una bocanada de humo. Tragarse las emociones negativas es como echar gasolina sobre madera seca. Tarde o temprano, una chispa de emoción hará estallar esa yesca, encenderá la gasolina y esas emociones arderán y arderán.

Puedes limpiar esa madera seca y apartar la gasolina con herramientas como la meditación y la atención plena.

Ser consciente es estar presente en el momento, sin agonizar por el futuro ni lamentarse por el pasado. Y, como te dirá cualquiera que tenga recuerdos o experiencias desagradables, no quedarse pensando en el futuro o en el pasado puede ser una hazaña increíblemente difícil.

Intentar apartar tu mente de esas circunstancias que están fuera de tu control y volver al momento presente requiere práctica y esfuerzo regulares.

El principal beneficio de la atención plena es comprender lo que se siente en el momento, ser consciente de ello y tomar decisiones sobre esas experiencias desde un estado mental reflexivo.

La idea es evitar actuar por impulso o por emociones fugaces. Eso te da un mayor control sobre ti mismo y construye la autoconciencia. Empiezas a entender por qué respondes de esa manera.

La meditación y la atención plena son actividades de autoconciencia que puedes practicar y perfeccionar a diario. La vida nos da amplias oportunidades para practicar la atención plena y todo el mundo debería ser capaz de sacar 5 minutos cada día para un poco de meditación.

3. Identifica y aclara tus valores.

La autenticidad es el acto de vivir según tus creencias y valores. Eso es difícil de hacer si no sabes cuáles son tus creencias y valores.

Muchas personas tienen en idea de lo que defienden, aunque sólo sea porque les toca emocionalmente. Pero la capacidad de articular tus valores con claridad hace que sea mucho más fácil entender por qué crees y sientes las cosas que haces.

Por eso, aclarar tus creencias y valores es una actividad de autoconciencia tan valiosa.

Tómate un tiempo para considerar realmente tus valores (por cierto, es una actividad excelente para tu diario).

Hazte las siguientes preguntas:

«¿En qué creo?»

«¿Por qué lo creo?»

«¿Cuáles son los contraargumentos de mi creencia?»

Esta última pregunta es importante. Está bien que creas lo que quieras, pero tienes que examinar de dónde viene esa información y por qué la crees. Los contraargumentos contra una creencia te obligan a cuestionar tus creencias.

Te puede interesar:  COMPRENDER Y SUPERAR EL AUTODESPRECIO: UN CAMINO HACIA LA AUTOACEPTACIÓN Y LA AUTOESTIMA

Una persona consciente de sí misma es alguien que no se aferra a sus creencias sólo porque las cree. Se aferran a sus creencias porque han hecho un examen ponderado de todas las posibilidades y han elegido lo que creen que es la verdad.

Comprender todos los lados de una creencia te permite desafiar tus puntos de vista preexistentes sobre tus emociones y elecciones, lo cual es una forma saludable de ejercitar y hacer crecer la autoconciencia.

4. Experimentar y aprender cosas nuevas.

El mundo es un lugar inmenso lleno de muchas experiencias y cosas que aprender. Otra actividad de autoconciencia muy eficaz es buscar estas cosas.

El beneficio que proporcionan las nuevas experiencias y conocimientos es que te obligan a reexaminar tus pensamientos y acciones. Te obligan a pensar de formas nuevas y diferentes.

Otro ejercicio útil para desafiar tu forma de pensar es aplicar limitaciones a cosas conocidas. ¿Cómo? Bueno, ahora mismo estás leyendo un artículo, así que utilicemos la escritura como ejemplo.

Los escritores novatos o inexpertos a menudo se resisten a la idea de un número máximo de palabras. «¿Qué? ¿500 palabras? No puedo decir todo lo que tengo que decir en 500 palabras. Necesito 1000 o más. Necesito no estar limitado para hacer mi trabajo».

Una limitación así sirve para varios propósitos. En los medios en papel, el editor puede tener sólo espacio físico para 500 palabras. El artículo tiene menos de 500 palabras porque si no, no puede publicarse. En los medios electrónicos, eso es menos problemático, aunque un artículo demasiado largo corre el riesgo de perder el interés del lector.

Un límite de palabras obliga al escritor a pensar de una manera que normalmente no haría. Tiene que tomar todo lo que quiere decir y reducirlo a la información más importante que cumpla con el objetivo del artículo que está escribiendo. No hay lugar para la palabrería y las palabras erróneas cuando sólo se dispone de 500 palabras para decir todo lo que hay que decir sobre un tema.

Las nuevas experiencias y habilidades amplían tus horizontes. Las limitaciones te retan a interpretar mejor lo que has encontrado en esos nuevos horizontes.

5. Evita juzgar tus emociones y experiencias.

Es natural caer en un estado de juicio sobre nuestras emociones, experiencias y elecciones.

Al fin y al cabo, queremos encajar esas cosas en categorías de bien y mal para dar un sentido a nuestro mundo sin esfuerzo.

Pero eso no siempre es lo correcto. De hecho, puede mantenerte atrapado en una rutina de autoevaluación y juicio incorrectos.

Te puede interesar:  ¿Cómo de maquiavélico es usted en una escala del 1 al 100?

De acuerdo, sucede una cosa y decides que está bien porque te hace sentir bien. Pero, ¿y si no lo está? ¿Y si esa cosa buena que estás experimentando en este momento está mal para ti?

¿Y si esa persona increíble que conoces y que te hace sentir como si estuvieras enamorado de cabeza está lanzando tantas banderas rojas que simplemente las ignoras?

¿Y si esa oferta que parece demasiado buena para ser verdad, que te hace sentir genial porque estás a punto de ahorrarte algo de dinero en algo que quieres, en realidad es demasiado buena para ser verdad?

Los prejuicios con los que interpretamos el mundo pueden influir mucho en nuestra objetividad. Una valiosa actividad de autoconciencia es tratar de ver el panorama completo.

Está bien disfrutar y encontrar placer en lo positivo siempre que sea razonable. También está bien ver y aceptar lo negativo, sobre todo si forma parte de un objetivo mayor que se persigue.

La forma de hacerlo es dejando de lado tus prejuicios y emociones personales para poder observar las circunstancias de tu vida objetivamente.

Cuanto más hagas eso con las cosas externas, más fácil será hacerlo con tus propias emociones y elecciones.

6. Pide opiniones a una fuente de confianza.

El autoexamen puede ser brutal. A veces no podemos hacernos una idea clara de quiénes somos debido a nuestros propios prejuicios y emociones.

Puede haber puntos ciegos en el comportamiento y la actitud que creemos que nos sirven, pero que en realidad nos están perjudicando.

Identificar estos puntos ciegos puede ser mucho más cómodo con la ayuda de un tercero de confianza. Lo ideal es que sea una persona honesta que te conozca bien y cuya opinión respetes.

Un consejero de salud mental certificado puede ser una excelente alternativa si no tienes a alguien así en tu vida en este momento.

Pregúntale a esa persona cuáles cree que son tus puntos fuertes y débiles. Pregúntale en qué crees que podrías mejorar.

Teadvierto que puede que no te gusten las respuestas que oigas. Puede que sus comentarios toquen aspectos emocionales o que no sean los más diplomáticos con sus palabras.

Sea cual sea el motivo, no dejes que tu ira se desate si te dicen algo que no quieres oír. Respira profundamente unas cuantas veces, agradece sus comentarios y hazles saber que necesitas algo de tiempo para pensar en lo que han dicho.

Eso te permitirá no decir nada malo a cambio, calmarte y considerar sus palabras. Luego, puedes tomar ese nuevo conocimiento y utilizarlo para seguir construyendo tu autoconciencia.

También te puede gustar:

Deja un comentario