6 consejos que realmente funcionan

joven reflexiva que vive en su cabeza

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para ayudarle a dejar de vivir en su cabeza.

A veces las personas se quedan atrapadas viviendo en su cabeza en lugar de participar en la vida que les rodea.

Y es muy probable que esto sea un problema para usted si está leyendo este artículo.

Puede que te des cuenta de que estás perdiendo oportunidades, que vives en la ansiedad y la depresión, o que no progresas en tu vida como quisieras. Vivir dentro de tu cabeza crea retos difíciles para tu vida porque no estás tan comprometido como necesitas.

«Vivir en tu cabeza» puede significar un par de cosas diferentes.

La primera es «soñar despierto de forma inadaptada». La ensoñación desadaptativa es cuando una persona utiliza sus ensoñaciones para escapar de una realidad incómoda que puede estar experimentando. Es un hábito que suele formarse en la infancia para hacer frente a los abusos o al abandono. El niño no puede enfrentarse a su maltratador de frente, ni cambiar su situación, ni forzarlo a salir de su vida, así que se escapa a sus ensoñaciones. El problema es que esto no se apaga cuando crecen. Por el contrario, se convierte en una habilidad de afrontamiento poco saludable que puede impedirles estar presentes y comprometidos con el momento.

El segundo significado es cuando las personas se encuentran regularmente atrapadas en sus pensamientos. Por ejemplo, una persona con ansiedad puede encontrarse constantemente preocupada por lo que pueda ocurrir en el futuro. Se obsesiona con todos los detalles, con todos los «y si», y trata de dar sentido a las cosas malas que podrían ocurrir en el futuro.

Esto también puede ser un problema para las personas con depresión, que no tienen por qué esperar nada porque, ya sabes, están deprimidas. En su lugar, pueden pasar el tiempo añorando un pasado mejor que ya se ha ido. Es posible que se encuentren pensando más en los tiempos en que eran más felices y les iba mejor.

Vivir en la cabeza tiene un par de problemas importantes. Soñar despierto con tu vida, agonizar por el futuro o desear el pasado te impide vivir tu vida en el presente, donde la vida está ocurriendo actualmente. No puedes predecir el futuro ni cambiar el pasado. Por el contrario, tienes que comprometerte en el presente para crear el tipo de vida que quieres para ti.

El otro problema es que tus pensamientos son un bucle cerrado. No estás obteniendo nueva información cuando piensas obsesivamente en tu vida y en tu situación. Llega un punto en el que la consideración consciente se convierte en una rumiación insana en la que sólo repites los mismos pensamientos. Lo único que consigue es perjudicarle, estresarle y dificultar el tratamiento de lo que sea que esté tratando de encontrar una respuesta.

Nada de esto es exactamente una información nueva o innovadora. De hecho, verás que hay muchas filosofías, religiones y sistemas de creencias que buscan la respuesta para que tu mente esté en el presente. Y es que vivir en la cabeza es un problema al que se enfrentan muchas personas ahora, antes y en el futuro.

La buena noticia es que hay formas de lidiar con este problema, salir de tu cabeza y volver a conectarte con el presente. La mala noticia es que requerirá tiempo y esfuerzo. Puede ser un problema mayor que el de tratar de ejercer control sobre tus pensamientos. Puede que necesites trabajar en tu trauma o tener tu salud mental bajo control antes de hacerlo eficazmente.

Aun así, puede que encuentres algo de alivio en estos diferentes métodos para abordar el problema.

1. Practica técnicas de conexión a tierra.

Las técnicas de conexión a tierra se utilizan a menudo para ayudar a las personas a superar problemas agudos de salud mental. Por ejemplo, un ataque de ansiedad o de pánico puede ser abrumador y hacer que la mente se vaya a los extremos. La idea es devolver los pensamientos al presente y volver a la realidad.

Te puede interesar:  Los 7 mecanismos de defensa que las mujeres usan comúnmente

Estas mismas técnicas pueden ser útiles para las personas que se encuentran perdidas en sus propios pensamientos o soñando despiertas.

Existe una sencilla técnica de conexión a tierra llamada 5-4-3-2-1. Cuando te des cuenta de que no estás en el momento presente, haz lo siguiente:

– Reconoce 5 cosas que puedas ver.

– Reconoce 4 cosas que puedas tocar.

– Reconoce 3 cosas que puedes oír.

– Reconoce 2 cosas que puedes oler.

– Reconozca 1 cosa que pueda saborear.

Esta técnica obliga a tu mente a abandonar el camino dañino en el que se encuentra. Los procesos de pensamiento poco saludables y ansiosos suelen avanzar como un tren. Es bastante fácil detener un tren cuando está empezando a despegar de su estación. El tren se mueve lentamente y aún no tiene ningún impulso. Pero si se deja que el tren siga avanzando, se acelerará y ganará impulso, lo que hará mucho más difícil detenerlo.

Lo mismo ocurre con los pensamientos negativos. Las técnicas de conexión a tierra ayudan a interrumpir el impulso que esos procesos de pensamiento están generando. Ayudan a detener esos pensamientos antes de que se conviertan en una espiral que no puede ser controlada o detenida fácilmente.

2. Aprende a aceptar lo que no puedes controlar.

Muchas personas que viven en sus cabezas están tratando de controlar una situación sobre la que no tienen control. Es posible que piensen demasiado constantemente porque intentan racionalizar una situación intrínsecamente irracional.

Por ejemplo, las personas. ¿Por qué esta persona hizo esto? ¿Por qué esta persona hizo eso? ¿Por qué me trataron así? ¿Por qué no hicieron lo correcto?

Y realmente, la respuesta es muy sencilla. Los seres humanos son criaturas emocionales que a menudo hacen cosas como una reacción instintiva a cualquier emoción que estén experimentando. Y muchas veces, no es racional ni lógico.

Simplemente es lo que es. Hacen una cosa, no porque consideren cómo afectaría a otras personas a su alrededor, sino porque sienten una emoción y reaccionan a esa emoción.

Lo mismo podría decirse de las personas que viven en su cabeza. Cualquier cosa que experimenten les provoca una reacción emocional, por lo que se refugian en su mente para pensar en ello o soñar despiertos en lugar de enfrentarse al problema o dejarlo pasar.

Y a veces, la situación no es tan personal. Digamos que Gerald solicita un trabajo que realmente desea. Es su pasión en la vida, para lo que ha estudiado, su trabajo soñado. Y no puede dejar de pensar en ello. ¿Ha cometido algún error en su currículum? ¿Ha rellenado correctamente la solicitud? ¿Y si no le llaman? ¿Y si no le contratan? Si le contratan, esto le cambiará la vida. Podría permitirse hacer las cosas que quería hacer. Podría tener el tipo de vida que quiere tener. ¡Todo podría ser muy diferente! Si sólo…

Pero bueno, Gerald tiene que frenar su rollo. Es probable que pasen semanas antes de que tenga noticias sobre el trabajo. Gerald puede utilizar más eficazmente su tiempo haciendo literalmente cualquier cosa que no sea agonizar sobre el futuro. Que consiga el trabajo o no está totalmente fuera de su control. Tiene que dejar de lado eso y centrarse más en su presente hasta que tenga noticias del empleador.

3. Trabaje en la observación de sus pensamientos.

La idea de observar tus pensamientos es separar tus pensamientos de las reacciones emocionales inmediatas.

Por ejemplo, supongamos que alguien le insulta sin motivo. Estás en el trabajo y alguien, que claramente tiene un mal día, se pone bocazas contigo por algo que está totalmente fuera de tu control. La reacción instintiva al ser insultado suele ser la de ponerse a la defensiva.

Te puede interesar:  9 cosas que hacer cuando te sientes derrotado

Esta persona te está atacando, así que tienes que atrincherarte y prepararte para defenderte. ¿No es así? Tu reacción inmediata puede ser devolver el fuego a esa persona con rabia. Después de todo, ¿cómo se atreven a atacarte cuando sólo estás intentando vivir tu vida y hacer tu trabajo? ¿Cómo se atreven a asumir que pueden salir y atacarte sin ninguna razón? Tienes que defenderte. No puedes ser un felpudo. Eso es lo que dice todo el mundo, al menos.

Pero hay una opción. Defenderte no significa necesariamente que tengas que enfadarte y devolver el fuego. Eso puede convertir fácilmente una situación en algo inmanejable. Y escalar a una persona que no tiene la perspicacia social para actuar de esa manera puede ser algo cuestionable. ¿Y si son inestables? ¿Y si están drogados? ¿Y si están de alguna manera perjudicados en su capacidad para tomar las decisiones correctas en ese momento? La confrontación puede derivar en violencia, y nadie gana.

En lugar de eso, puede que tengamos que tomarnos unos segundos para considerar la situación antes de proceder. Bien, este cliente está enfadado y se comporta como un imbécil. Puedes sentir que te enfadas porque te están maltratando, pero ¿qué vas a hacer con ese enfado? ¿Vas a volcarlo inmediatamente en el conflicto? O, por el contrario, ¿puedes permitirte sentirte enfadado, pero tratar con la persona para que siga su camino?

Observar tus pensamientos es no saltar directamente sobre ellos y montarlos hacia donde van. En su lugar, una cosa muy fácil que puedes hacer es esperar unos 10 segundos y pensar en lo que sientes antes de decidir hacer algo.

En el contexto de la vida en tu cabeza, puedes tener esta ola de ansiedad y malestar que se te viene encima, pero puedes o no ser capaz de elegir lo que haces con esas emociones. Puedes sumergirte en ellas y dejarte arrastrar por ellas, pensando en todas las posibilidades y cosas que pueden salir mal. O puedes evitar hacerlo involucrándote en una habilidad de afrontamiento más presente y positiva.

Una estrategia sencilla que yo utilizo personalmente es un libro de rompecabezas. Cuando sentía que esas emociones intentaban alejarme, me sentaba a hacer rompecabezas de sudokus hasta que la fuerza de los sentimientos disminuía más. Así que consiga un libro de sopas de letras, crucigramas o sudokus de la tienda de comestibles y concéntrese en ellos cuando se sienta arrastrado a su espacio de pensamiento.

4. Háblalo con una persona que te apoye.

Habla con una persona que te apoye. He elegido específicamente las palabras «persona de apoyo» porque algunas personas no se encuentran en un lugar en el que tengan amigos o seres queridos en los que apoyarse en este momento. También es posible que estés rodeado de personas poco saludables que pueden empeorar el problema. Las personas de apoyo pueden ser amigos o seres queridos, pero también pueden ser miembros de un grupo de apoyo o un terapeuta.

La idea de hablar de la situación es salir del pensamiento circular. Una persona que vive en su cabeza, absorta en sus propios procesos de pensamiento, se encontrará yendo en círculos. Es inevitable porque va a estar pensando en las cosas que ya sabe o en lo que le preocupa.

Hablar con otra persona ayuda a interrumpir ese proceso porque puede hacer que te reorientes en una dirección más avanzada. Así que es útil que otra persona diga: «Vale, ya has abordado eso. Volvamos al camino». Eso puede ser extremadamente útil para entrenar a tu cerebro a cambiar de dirección cuando lo necesites.

Este tipo de conversación te ayudará a procesar la situación en lugar de rumiar y pensar en círculos.

5. Interrumpe esas espirales con la meditación.

La meditación es una poderosa herramienta que puede utilizarse para interrumpir los pensamientos circulares. ¿Y sabes qué? No tiene por qué ser complicada. En absoluto. Utilizaremos una técnica sencilla llamada respiración en caja.

Inhala durante cuatro segundos, mantén la respiración durante cuatro segundos, exhala lentamente durante cuatro segundos, mantén la respiración durante cuatro segundos y repite. Y hazlo durante sólo cinco minutos.

Te puede interesar:  15 sorprendentes datos de psicología que todo el mundo debería conocer

Esto es lo que probablemente ocurrirá. Tu cerebro seguirá disparando pensamientos sobre lo que sea que estés tratando. Mentalmente dirás: «Bien. ¿Qué es esto?» Miras el pensamiento, lo reconoces y luego vuelves a centrar tus pensamientos en la respiración. Vendrán más pensamientos; haces lo mismo. Lo miras, lo reconoces y lo dejas ir de nuevo.

Cuanto más lo hagas, más fácil te resultará.

Sin embargo, puede que te cueste mantener ese tipo de concentración por el motivo que sea. Por ejemplo, tal vez tengas TDAH o ansiedad, y te resulte muy difícil mantenerte concentrado durante todo el tiempo. Puede que te ayude o no. Si es tan grave para ti, querrás obtener ayuda profesional para trabajar en el control de ese problema.

Es perfectamente normal que luches con ello. No vas a ser un maestro en ello por hacerlo dos o tres veces. Sólo tienes que seguir haciéndolo. Y lo interesante, al menos para mí, es lo mucho que se calmaron las cosas en mi cabeza con la meditación. La meditación puede ayudar a forjar nuevas conexiones, lo que mejora la capacidad del cerebro para procesar las cosas.

Apunta a sólo cinco minutos.

6. Concéntrate en otras personas durante un rato.

Hay un viejo dicho que dice algo así como: «La mejor manera de ayudarte a ti mismo es ayudar a los demás». Puede ser una afirmación un tanto cargada. A veces la gente utiliza actividades como ayudar a otras personas para ignorar y evitar completamente sus problemas. Eso no es bueno. No es saludable.

Sin embargo, ayudar a otras personas puede proporcionar un sentido de propósito, darte algo significativo en lo que centrarte y hacerte avanzar en tu propio camino.

Muchas personas luchan por tener un sentido de sí mismas y un propósito en este mundo loco. Es mucho más fácil encontrarlo cuando se recorre ese camino con otras personas. Servir a otras personas puede sacarte de tu mente y de esos pensamientos circulares.

Desde luego, no es un sustituto para tratar los problemas reales a los que muchos se enfrentan. No va a curar tu trauma, ni a controlar tu enfermedad mental, ni nada por el estilo. Lo que sí hará es darte algo significativo en lo que pensar mientras das un paso adelante en ese mundo y encuentras una forma de retribuir de una manera que tenga sentido para ti. También te ayudará a forjar nuevas amistades y relaciones con la gente, lo que te llevará a un mayor apoyo social cuando realmente lo necesites.

Aun así, si te encuentras luchando con pensamientos ansiosos, con ensoñaciones inadaptadas o simplemente no puedes mantenerte en el presente, sería una excelente idea hablar de tu situación con un profesional de la salud mental. Ellos pueden ofrecerte consejos adaptados y técnicas mentales para que vuelvas a la realidad y te enfrentes a ella, sea cual sea.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede resolver. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

– Última actualización: 9 de junio de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario