6 consejos que realmente funcionan

un hombre que entierra su cabeza en un sofá - ilustrando el hecho de ser un cobarde

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión en caso de que decida realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a superar la cobardía que consideras que tienes.

¿Es usted un cobarde? ¿Sientes que estás tomando las decisiones equivocadas al no estar a la altura de tus propias expectativas? ¿Estás rehuyendo las responsabilidades de tu vida?

O quizá sea algo más personal. Tal vez sientas que necesitas sentirte más cómodo con la confrontación y el trato con las personas rebeldes con las que te cruzas en el mundo.

Lo que ocurre con el valor es que hay un equilibrio. Es importante defender lo que crees, no dejar que otras personas se aprovechen de ti y asegurarte de que te tratan con respeto. Sin embargo, a veces la mejor opción no es siempre la opción valiente. A veces es mejor vivir metafóricamente para luchar otro día que morir en la batalla.

¿Cómo dejar de ser un cobarde? Bueno, veamos algunos consejos para apuntalar tu propia valentía.

1. Determina tus valores.

¿Tienes valores? No todo el mundo los tiene. Muchas personas no han pensado en sus propios valores o en lo que realmente defienden. Y hay una verdad desafortunada: algunas personas no defienden realmente nada. Es lamentable que sean tan tímidas que se nieguen a defender algo.

¿Valoran la honestidad? ¿La dignidad? ¿Hacer lo correcto? ¿Qué te llama? ¿Qué le habla a su alma como algo digno y que vale la pena? ¿Y qué puedes hacer para encarnar mejor ese ideal?

Yo, el escritor, encontré mis valores en la filosofía del estoicismo. El hombre existe para ayudar a sus semejantes. La virtud es el bien supremo. Vivir con Virtud es actuar con justicia, sabiduría, valor y moderación. No es algo que siempre acierte. Pero es algo que he descubierto que me impulsa a superar mi propia ansiedad, mi enfermedad mental y los desafíos de la vida.

¿Cuáles son tus valores? ¿Tienes alguno? Si no es así, lee un poco y encuentra algo que encaje contigo. La filosofía y la religión son buenos lugares para buscar. En cuanto a la religión, no tienes que creer necesariamente en el aspecto sobrenatural para tomar prestados sus valores si te atraen.

Te puede interesar:  Si has perdido tu Mojo, NO hagas estas 11 cosas

2. Acepta la incomodidad.

El valor puede ser incómodo. De hecho, probablemente será incómodo la mayoría de las veces hasta que te acostumbres a salir de tu zona de confort. Ser valiente es estar dispuesto a enfrentarse a lo desconocido. Lo desconocido es algo que los seres humanos suelen encontrar incómodo.

La buena noticia es que puedes acercarte a lo desconocido con las herramientas y los conocimientos necesarios. Además, es probable que tengas experiencias y conocimientos que te ayuden a salir adelante. Y si no los tienes, siempre puedes desarrollarlos.

Cuando te enfrentes a una decisión difícil y tengas que ser valiente, recuérdate a ti mismo: «Es normal sentirse incómodo cuando se hace lo correcto. El valor es incómodo, pero la incomodidad no me va a matar». A no ser que te encuentres en una situación en la que puedas resultar herido, en cuyo caso querrás ser precavido al proceder.

Por ejemplo, puede parecer una buena idea intervenir y separar una pelea, pero también es una buena forma de salir herido o muerto. Puedes intentar ayudar a la persona que está en el suelo, pero si le han golpeado en la cabeza o no le iba bien, puede que no se dé cuenta de que estás intentando ayudar. A veces lo más valiente es avisar a las autoridades y alejarse de la situación.

3. Exponte a pequeñas molestias para crear tolerancia.

Por ejemplo, digamos que te da un miedo atroz una cosa que realmente quieres hacer. Esto conllevará un montón de grandes cambios que son sencillamente aterradores. Una cosa que puedes hacer para ayudar a construir tu tolerancia a esa incomodidad es tomar pequeñas cantidades de incomodidad que puedas manejar. Algunos lo llaman una forma de «terapia de exposición». Es decir, te expones a la cosa que te molesta poco a poco para poder crear una tolerancia a ella.

Puede que descubras que este tipo de enfoque reduce o elimina la fuerza de tu ansiedad por hacer esa cosa.

¿Cuáles son algunas de las cosas más pequeñas que puedes hacer para crear una tolerancia? Por ejemplo, digamos que tienes miedo a las alturas. Podrías considerar ir a una piscina local y tirarte desde un trampolín. Sí, está un poco abajo, pero no te vas a hacer daño por hacerlo. Como mucho, te sentirás incómodo. Luego, si tienen trampolines más altos, puedes ir subiendo hasta que te sientas cómodo.

Te puede interesar:  8 formas muy eficaces de afrontar el fracaso

Tal vez quieras ser más honesto sobre quién eres con el mundo. Entonces, en lugar de abrir la puerta por completo, siempre puedes optar por dejar salir pequeños trozos de ti mismo hasta que te sientas lo suficientemente seguro como para salir por completo.

4. Mantén tu mente fuerte.

El valor tiene que ver con la fuerza mental. Necesitamos estabilidad y determinación para hacer siempre lo correcto frente a la adversidad, porque el coraje a menudo requiere adversidad. Esa adversidad puede provenir de circunstancias externas, como otras personas o las consecuencias de hacer lo correcto. Pero, por otro lado, puede venir de forma interna, de tu propia ansiedad por el resultado o por estar en una confrontación con la gente.

Una mente fuerte hace que sea mucho más fácil lidiar con todas esas cosas. Tratar bien tu cuerpo y tu mente te ayudará a mejorar tu propio coraje. Es difícil enfrentarse a las circunstancias difíciles cuando estás cansado o fatigado por lo que está pasando en tu vida. Es mucho más tentador dejarse llevar por la corriente, aunque esa corriente no sea lo correcto.

Hazte un gran favor y haz algo de ejercicio, come mejor, duerme mejor e intenta controlar tu estrés. No dejes que el mundo te golpee hasta someterte.

Relacionado: 21 cosas que hacen las personas mentalmente fuertes (pero de las que no hablan)

5. Abraza y alimenta tu empatía.

La empatía es una parte importante de la valentía porque puede proporcionar ese impulso adicional para aliviar el sufrimiento de otras personas. La valentía puede adoptar a veces la forma de defender a otras personas cuando éstas no pueden defenderse por sí mismas. La valentía puede consistir en acudir en defensa o ayuda de alguien a quien quieres cuando las cosas no van bien para él. También puede ser elegir hacer lo correcto cuando otros no lo hacen.

Sin embargo, a menudo hacemos estas cosas, no por nosotros mismos, sino por personas vulnerables que pueden necesitar esa ayuda adicional. Es difícil quedarse de brazos cruzados ante una injusticia cuando uno siente empatía por el sufrimiento de esa persona. Pero no siempre hacemos un buen trabajo poniéndonos en el lugar de otra persona.

Te puede interesar:  Cómo superar el miedo a la confrontación y afrontar los conflictos

¿Cómo cultivar la empatía? Una buena manera de hacerlo es ponerse en situación de ver lo que experimentan otras personas. Haz algún trabajo de voluntariado para otras personas. Visita una residencia de ancianos para pasar un rato con personas solitarias. Incluso hay canales de YouTube y de las redes sociales en los que diferentes personas de ámbitos muy diversos comparten sus historias. Y luego puedes dedicar un tiempo a contemplar la posibilidad de caminar una milla en sus zapatos.

6. Elige el camino más difícil.

El valor y la cobardía son a menudo una elección. Elegimos activamente el camino de menor resistencia, no oponemos resistencia, simplemente nos dejamos llevar por la corriente de paz y tranquilidad. Pero no siempre es una buena elección. La justicia a menudo no es pacífica ni tranquila. A menudo es incómoda y difícil. Y aunque tengamos la costumbre de elegir el camino de menor resistencia, el de la cobardía, también podemos elegir dejar de hacerlo.

Nada te impide vivir el mejor tipo de vida que deseas que tu propia mente. Lo único que tienes que hacer es decidir hacerlo, aceptar las consecuencias de esas acciones y elegir actuar con valor.

«¡Pero no es tan sencillo!»

Sí lo es. Las repercusiones pueden ser difíciles de asumir. Empujar una opinión impopular puede ser difícil y causar conflictos con otras personas.

Aun así, oye, así son las cosas. Así es la gente.

Y no te saldrá siempre perfecto. Lo importante es que sigas intentando elegir la valentía cuando la cobardía esté sobre la mesa. Cuanto más lo hagas, más fácil te resultará.

Elige el camino difícil.

Elige la valentía.

¿Todavía no estás seguro de cómo dejar de ser un cobarde? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso. Simplemente haz clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

También te puede gustar:

– Última actualización: 6 de abril de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario