7 medidas sin sentido que debe tomar

mujer con aspecto resentido sentada con las manos bajo la barbilla

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a trabajar y superar el origen de su resentimiento.

Las personas son criaturas defectuosas y complicadas. Es fácil tomar decisiones equivocadas porque a menudo son mucho más fáciles que hacer lo correcto.

Desafortunadamente, los tipos de emociones que resultan de estas decisiones generalmente no son agradables. La ira, la tristeza y el resentimiento son comunes y esperables.

El resentimiento, por definición, es una amarga indignación por haber sido maltratado. Esa indignación puede ser aguda, un recuerdo doloroso de haber sido defraudado o traicionado por alguien en quien deberías haber confiado.

También se puede sentir como si la balanza estuviera desequilibrada, como si esa persona se hubiera salido con la suya en su mal comportamiento mientras tú tienes que lidiar con las repercusiones.

A menudo alimentamos nuestro propio resentimiento siendo obstinados y no aceptando la situación tal y como es.

Y, sí, sabemos que la aceptación y el perdón son mucho más fáciles de decir que de hacer, especialmente si la persona que nos hizo daño no se arrepiente de sus acciones.

El perdón tiende a ser una palabra engañosa en ese contexto porque a menudo vemos el perdón como una absolución de una acción incorrecta. Puede serlo, pero no tiene por qué serlo.

Como ejemplo, consideremos a Sarah, que creció con su madre emocionalmente abusiva, Claire. ¿Es correcto que Sarah fuera sometida al abuso de su madre? No. ¿Fue justo o equitativo? En absoluto. ¿Le importa a su madre o acepta la responsabilidad de sus actos? Tampoco.

Entonces, ¿qué se supone que debe hacer Sarah con esa situación? ¿Se supone que debe alimentar su propio resentimiento? ¿Vivir su vida como una persona amargada y enfadada? No, por supuesto que no.

Y luego está Peter. La esposa de Peter, Linda, tuvo una aventura durante tres años. Ella fue a sus espaldas y le mintió repetidamente antes de que él descubriera su infidelidad. Linda traicionó la confianza de Peter con regularidad y lo golpeó completamente de la nada cuando finalmente estaba lista para irse.

¿Qué puede hacer Peter al respecto? ¿Dejar que el resentimiento por la forma en que fue tratado se apodere de su vida? De nuevo, absolutamente no.

Hay mucha gente en el mundo como Claire y Linda. Es muy probable que hayas conocido a algunas de ellas si estás tratando de averiguar cómo dejar de lado el resentimiento. No siempre aceptan que lo que hicieron estuvo mal. Muchas personas se reafirman en sus acciones erróneas y nunca asumen la responsabilidad.

Los que están en posiciones como Peter y Sarah no pueden poner su felicidad y bienestar en manos de las personas que los maltrataron.

Pero tal vez su resentimiento no sea tan personal. Tal vez es algo que tuvo otras fuerzas en el trabajo…

Como, por ejemplo, que Jenna trabaje duro en su lugar de trabajo, haciendo regularmente horas extras y yendo más allá del deber para su jefe. Solicita un ascenso que le hace mucha ilusión, pero no lo consigue. Se lo dan a alguien que no parece hacer tanto trabajo, lo que hace que crezca el resentimiento hacia su jefe, su compañero de trabajo y su empleo.

Puede ser que Jenna haya sido agraviada y que su duro trabajo no haya sido recompensado. También puede ser que Jenna no entendiera las reglas del juego que la dirección estaba jugando. Todo su trabajo duro la hizo indispensable en su puesto actual. No podían ascenderla porque nadie trabajaba tan duro como ella y hacía el trabajo de tres personas.

¿Tenía razón en estar molesta por eso? Sí. Pero a su jefe no le importa especialmente, como tampoco le importa a la persona ascendida. Al fin y al cabo, el trabajo se sigue haciendo.

La capacidad de trabajar y sanar tu propio resentimiento te proporcionará importantes beneficios para tu salud mental y emocional.

Las personas son criaturas imperfectas y desordenadas que hacen cosas tontas, a veces terribles, todo el tiempo sin pensar en cómo sus acciones afectan a otras personas.

Te puede interesar:  Señales, arreglando la suya, manejando a los demás'

No puedes confiar en absoluto en que se den cuenta de su error, decidan que quieren rectificar y hagan las paces. Te pasarás el resto de tu vida miserable y enfadado si esperas eso.

Así que vamos a darte algunos consejos para trabajar y sanar tu propio resentimiento.

1. Reconoce y acepta tu resentimiento.

La honestidad es el primer paso para encontrar tu liberación del resentimiento. Tienes que reconocer lo que sientes por lo que es.

Algo así como : «Acepto que estoy enfadado y resentido por xyz cosas que han pasado. Es injusto y no deberían haberme tratado así».

No menoscabes ni minimices esos sentimientos. No tienes que tratar de explicarlos. Son válidos, sea lo que sea que sientas sobre la situación.

2. Identifica lo que puedes controlar en la situación.

No eres responsable de las acciones incorrectas de otras personas. Sin embargo, somos responsables de cómo respondemos a esas acciones y de las decisiones que tomamos.

¿Qué aspectos de la situación están bajo tu control? ¿Qué decisiones eran responsabilidad tuya?

En lugar de irse, digamos que Peter y Linda arreglan las cosas. Ella pone fin a la aventura, va a terapia, trabaja en su matrimonio y decide reconstruir la confianza.

Aproximadamente un año después, Linda acaba teniendo otra aventura de la que Peter se entera. Por un lado, es admirable que Peter quiera sanar esa ruptura y reunirse con su esposa.

Por otro lado, esa fue su decisión. Linda tendrá que asumir su infidelidad, pero Peter tendrá que aceptar lo que puede controlar en la situación. Lo único que puede controlar es su propia decisión de intentar o no arreglar las cosas con su mujer, tanto si tiene éxito como si no.

Peter tuvo y tomó una decisión equivocada al intentar arreglar las cosas con su esposa, lo cual es comprensible. Muchas personas intentan salvar su relación en ese tipo de situaciones, sobre todo si sus vidas están entrelazadas como suelen ser los matrimonios.

3. Actúe sobre lo que puede controlar.

Una vez que identifiques lo que puedes controlar, puedes elegir tomar medidas al respecto.

Puede que Sarah quiera enfrentarse a su madre por lo mal que la ha tratado. Peter puede querer enfrentarse a Linda y divorciarse de ella para poder seguir adelante con su vida. Jenna puede acabar buscando un nuevo trabajo para tener el impulso ascendente que desea.

Una advertencia sobre la confrontación: está muy bien intentar enfrentarse a las personas que te han hecho mal, pero puede que no sea la opción más segura o correcta. Una persona abusiva podría responder con su propia hostilidad o incluso con violencia.

Las situaciones domésticas pueden ponerse muy feas, muy rápidamente. La gente suele estar en su peor momento cuando una relación se está desmoronando, sobre todo si hay traición y resentimiento por medio. Sin quererlo, puedes acabar dando a la otra persona más combustible y munición para usar en tu contra.

Detente realmente y considera qué beneficio puede darte la confrontación. No decidas por rabia ni busques pelea. Y prepárate para aceptar que la otra persona no acepte ninguna responsabilidad por sus acciones e intente culparte de todo. Es muy probable que lo hagan.

4. Deja ir lo que no puedes controlar.

Llegará un momento en el que te hagan algo malo sin recurso, en el que todo esté fuera de tu control.

En esos momentos, tienes que dejar ir las cosas que no puedes controlar y que quizás nunca puedas cerrar. Esta etapa de aceptación es bastante complicada y probablemente te lleve mucho tiempo superarla.

Cuando experimentamos resentimiento, a menudo nos centramos en la ira y las acciones de quien nos ha hecho daño. Para dejarlo atrás, tenemos que cambiar la narrativa a algo que esté dentro de nuestro poder.

Te puede interesar:  Cómo aumentar la resistencia mental: 10 consejos eficaces

Sara no puede controlar que su madre haya hecho muchas cosas malas.

Peter no puede controlar que Linda haya decidido tener una aventura.

Jenna no puede controlar que su jefe haya elegido a otra persona para ascender.

¿Cómo pueden reescribir sus situaciones para sanar y prosperar?

Sarah puede elegir la empatía y la simpatía por su madre, alguien que está lo suficientemente dañada como para querer tomar las medidas contra ella que tomó. Es probable que Claire haya sufrido mucho en su infancia y en su vida para ser como es. Eso no es una excusa, pero puede ser una razón.

Peter puede elegir la neutralidad en lugar de la ira. Estaba cumpliendo sus votos y su promesa a su mujer lo mejor que podía. Ella es la que se apartó de la relación en lugar de tratar de encontrar una manera de trabajar en ella, un acuerdo que hizo cuando dijo «sí, quiero».

Y Jenna puede aceptar su experiencia como una valiosa lección de vida. Ahora tiene experiencia personal en lo que sucede cuando pone los intereses de su empleador por encima de los suyos. Puede llevarse esa sabiduría consigo y tomar mejores decisiones en el futuro.

Esta elección de encontrar la empatía y la aceptación -el perdón- no está ahí para absolver a otras personas de su maldad. El perdón no significa que tengas que olvidar, aceptar el mal comportamiento o abrirte a que esa persona te haga más daño. El perdón, en este contexto sin una disculpa, es para que seas capaz de aceptar la situación por lo que es y dejar ir el malestar en lugar de dejar que se encone.

Francamente, mucha gente no es tan buena. Y a muchas de ellas no les va a importar que te hagan daño porque están muy metidas en su propio mundo. Será mucho más fácil para ti ser capaz de aceptar a estas personas por lo que son, elegir evitarlas y no dejar que sus acciones equivocadas se queden encerradas en tu cerebro.

5. Haz de la gratitud tu antídoto contra el resentimiento.

La gratitud es una herramienta muy poderosa para disipar el resentimiento, fomentar la esperanza y crear paz en tu vida.

Aunque cada uno de los ejemplos citados anteriormente es profundamente doloroso y molesto, la gratitud puede ayudar a contrarrestar algunas de las emociones negativas que se derivan de ellos.

Sarah no puede sentir gratitud por los abusos que sufrió, pero sobrevivió. Ahora está aquí, comprende los acontecimientos adversos por los que pasó y puede utilizar todo eso para trazar un mejor curso de curación, paz y felicidad.

Pero no ser consciente del daño que sufrió es dejarla vulnerable a repetir el ciclo y ser como su madre. Es feo y doloroso, pero es algo que hay que agradecer.

La vida de Peter ha quedado destrozada por las acciones de su mujer. La decisión de salir del matrimonio fue de ella, pero quizás esta sea la llamada de atención que Peter necesitaba para invertir más tiempo y energía en mantener sus relaciones sanas.

Tal vez la aventura no surgió de la nada. Tal vez Linda le pidió que fuera a terapia de pareja, que dedicara más tiempo a su familia, que ayudara más en la casa, hasta que finalmente se dio por vencida.

Por muy doloroso que sea, este acontecimiento puede ser un catalizador para el crecimiento personal que haga avanzar a Peter hacia una vida más sana y equilibrada. Eso es algo que hay que agradecer.

Aunque Jenna no consiguió el trabajo que esperaba, puede estar agradecida porque ahora entiende cuál es su situación con su empleador.

Ahora entiende que hay un juego mayor en el trabajo que el de trabajar duro y salir adelante. La vida rara vez funciona así. Un ratón que corre en una rueda trabaja duro, pero no llega a ninguna parte. Tiene que jugar con inteligencia y trabajar duro si quiere salir adelante. No es una constatación agradable, pero aun así, es algo por lo que estar agradecido.

La gratitud es poderosa. Es difícil que la negatividad y el resentimiento coexistan en el mismo espacio que la gratitud. Cuanto más puedas incorporar la gratitud en tu vida, más fácil será soltar los dolorosos aguijones que vienen con la vida.

Te puede interesar:  Qué es la ira situacional y 5 formas de manejarla

6. Utiliza el resentimiento como combustible para el crecimiento.

Te han hecho daño de un modo u otro.

En cierto sentido, eso te convierte en una víctima. Pero si quieres dejar de lado el resentimiento, no debes apropiarte de la identidad de víctima.

El resentimiento puede alimentar esos pensamientos y creencias basados en la víctima, o en cambio puede alimentar creencias más empoderadoras. Depende de ti elegir.

Como se mencionó anteriormente, el resentimiento puede convertirse en acción con respecto a aquellas cosas sobre las que tienes control, y definitivamente tienes cierto control sobre tu vida en el futuro.

Así que siempre que necesites motivación para trabajar en mejorar tu persona o las circunstancias de tu vida, recurre a tu resentimiento.

Considéralo como si estuvieras levantando dos dedos a quien te ha hecho daño, o al mundo en general, y diciendo un fuerte «¡Que te den!».

Muéstrales a ellos y a todos los demás cómo estás tomando el camino correcto y haciendo algo positivo de esta situación negativa, similar a la gratitud que buscabas en el punto anterior.

Y como todo combustible, acabará por agotarse. Llegarás a un punto en el que habrás conseguido algo bueno y estarás en un lugar mejor mentalmente. El resentimiento desaparecerá -o disminuirá en gran medida- y en su lugar habrá un tú mejor, más fuerte, más resistente.

7. Afronta los futuros errores con antelación.

El resentimiento en un área de tu vida suele alimentar resentimientos en otras áreas. Incluso puede reavivar resentimientos que creías haber dejado atrás.

Así que, durante el proceso de dejar atrás el resentimiento por una cosa en particular, y al avanzar en la vida, trata de abordar los agravios poco después de que ocurran.

No permitas que un mal se acumule sobre otro y otro hasta que vuelvas a ser una bola de ira y resentimiento. Si ocurre algo que te parece injusto, actúa en consecuencia e intenta hacer las paces con el infractor.

Encontrar una solución desde el principio significará que el problema se puede resolver en la práctica, pero sobre todo en el plano emocional.

De este modo, puedes eliminar tu identidad de víctima y sustituirla por otra en la que afrontes los problemas y los conflictos de forma proactiva para evitar los malos rollos a largo plazo.

Esto se aplica a todas las formas de maltrato, pero especialmente a las que se relacionan directamente con su actual y principal fuente de dolor y daño.

Sarah necesita denunciar los actos emocionalmente abusivos de otras personas que no sean su madre -tanto grandes como pequeños- o simplemente le recordarán el maltrato de su madre hacia ella. Por mucho que se ocupe de ese resentimiento principal, puede volver a aparecer si se producen situaciones similares y no se abordan.

Pedro no debe dejar que las pequeñas mentiras se mantengan en sus futuras relaciones porque sólo servirán para plantear el tema más antiguo de que su mujer tiene una aventura. Debería insistir en la honestidad y la claridad o acabará resentido con una nueva pareja -o incluso con amigos o familiares- por perpetuar el ciclo de su engaño.

Jenna debería dejar claro a su jefe y a cualquier futuro jefe que no se le dará por sentado sólo porque trabaja duro, sigue la línea de la empresa y hace un trabajo sólido. Debería establecer límites saludables en relación con las tareas que se le piden y el tiempo que está dispuesta a dedicar a su trabajo. Si su jefe le envía un correo electrónico durante el fin de semana, ella debería sentirse capaz de ignorarlo o de decirle a su jefe que se puede discutir el lunes.

¿Todavía no sabe cómo deshacerse del resentimiento para que deje de afectar negativamente a su vida? Hable hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarle en el proceso. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

También te puede gustar:

– Última actualización: 30 de noviembre de

2021También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario