7 razones por las que dejar ir algo o a alguien es tan difícil

dejar ir es difícil - mujer pensando en el pasado

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a dejar ir a alguien o algo de su pasado, o algo de su presente que ya no le sirve. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

Pocas cosas son tan difíciles como dejar ir el pasado.

La gente tiende a pensar que son sólo las cosas buenas las que a alguien le cuesta dejar ir. En realidad, puede ser cualquier cosa.

Incluso cambiar y dejar ir una situación negativa conlleva muchos desafíos. No sólo hay que estar dispuesto a afrontar un futuro incierto, sino que también hay que estar de acuerdo con amar los errores y las responsabilidades que se tuvieron ante esos malos momentos.

Ahora bien, no se trata de culpar a nadie por encontrarse en una mala situación. En absoluto. Es sólo que muchas personas saben que están en una mala situación y eligen permanecer en ella, ignorar sus sentimientos viscerales o dar el beneficio de la duda a alguien que no lo merece. Es fácil caer en un patrón de autoculpabilización y golpearse por ese error si no te quieres bien.

«Debería haberlo sabido».

«Podría haberlo hecho mejor».

«Dios, soy tan estúpido. ¿Por qué he hecho eso?»

Y la respuesta es sencilla. Todo el mundo toma a veces malas decisiones.

Por otro lado, dejar ir situaciones buenas y felices de tu pasado puede ser aún más difícil. Después de todo, ¡se sienten muy bien! ¡Fue una gran época de tu vida! ¡La mejor época de tu vida! Y hombre, ¡qué no harías para volver a cuando todo era bueno y tenía sentido! Tal vez sea una mala relación con alguien a quien querías mucho, el trabajo de tus sueños que no es lo que pensabas, o cómo te sentías antes de que apareciera una enfermedad.

Aprender a dejar atrás el pasado es una habilidad muy importante que hay que desarrollar. El tiempo que pasas viviendo en el pasado te priva de la felicidad del presente y de construir un futuro mejor. Es hora de dejar ir y avanzar.

¿Cómo se hace eso? Bueno, en primer lugar tienes que abordar por qué no puedes dejarlo ir. Así que veamos algunas razones y sus soluciones.

1. Vivir en el pasado es más fácil.

Pocas cosas son tan difíciles como el cambio. Las personas a las que les gusta la previsibilidad pueden vivir en el pasado y no soltarlo porque es a lo que están acostumbrados. Y puede que sus situaciones pasadas ni siquiera sean buenas para empezar.

Por ejemplo, piensa en una persona que se encuentra en una relación abusiva. Probablemente no empezó siendo abusiva. De hecho, es probable que fuera bastante buena al principio. Puede que incluso sea estupenda la mayor parte del tiempo en el presente.

Los maltratadores rara vez muestran su verdadera cara al principio porque saben que los demás huirán. En su lugar, actúan de forma agradable, amable y cariñosa durante un tiempo antes de quitarse la máscara socialmente aceptable. Pero incluso eso no es una representación totalmente exacta de cómo puede ser la situación. A veces, una persona puede ser genial en un 95%, pero ese otro 5% es tan horrible que no es saludable tenerla cerca.

Hay veces que la víctima en ese escenario no aceptará el presente porque está esperando que vuelva esa persona amorosa y maravillosa que conoció al principio de la relación. Es posible que el maltratador les haga creer que sólo tienen que actuar de cierta manera para volver a recibir ese afecto. A menudo, no se dan cuenta de que esto no es más que una manipulación.

La víctima puede creer que no puede cambiar su presente, que su futuro será miserable y que no puede hacerlo mejor que el maltratador. Pueden estar convencidos de que nadie les ayudará y que se encontrarán solos. Y algunas personas se sienten tan cómodas en sus propias situaciones miserables que simplemente no pueden imaginar nada mejor.

¿Pero cuál es la solución?

Te puede interesar:  Cómo dejar de sentir que eres una carga para los demás

Todo cambia. Es una promesa que nos hace la vida. Esos cambios no siempre serán para mejor. Si puedes observar una situación y darte cuenta de que no te conviene, entonces tienes el poder de cambiarla. No tienes que ser complaciente y permitir que te traten mal.

No importa si se trata de una mala relación, un empleador basura, o incluso sólo una situación estancada que no proporciona ninguna satisfacción o crecimiento. Acepta el cambio. Abraza la curiosidad por lo que podría ser.

Incluso si tratas de escapar de una mala situación, cualquier cosa será mejor que dejarte desgastar por ella. El coste de la inacción es casi siempre mayor que el coste de evitar el cambio.

2. Encuentras satisfacción en una mala situación.

La gente pasa por muchas luchas en la vida. A veces esas luchas nos perjudican de una manera que nos hace funcionar de forma diferente a como lo haría una persona emocionalmente sana.

Por ejemplo, una persona que fue abandonada por sus padres puede sentirse atraída por otras personas que no están disponibles emocionalmente. Y cuando puede ganarse el favor de esa persona no disponible, satisface una parte de ella que todavía anhela ser aceptada y amada por sus padres.

Pero, ¿se trata de una relación sana? Pues no. No lo hace. Eso crea una dinámica en la que la persona no disponible emocionalmente tiene el mayor control sobre la relación. La persona que se preocupa menos suele tener el mayor poder en la relación. Después de todo, si la otra persona no se preocupa por sus necesidades, no necesita molestarse con el pesado trabajo emocional que a veces se requiere en una relación.

Lo mismo ocurre con las relaciones emocionalmente volátiles. Algunas personas anhelan la excitación y la pasión que conlleva el ciclo de reconciliación y ruptura. El enfado y el conflicto les dicen que la otra persona se preocupa por ellos. Reconciliarse más tarde trae más pasión y sentimientos brillantes, aunque no sean saludables.

Pero, ¿cuál es la solución?

Si te ves en este tipo de situación, tu mejor opción será hablar con un terapeuta certificado para llegar a la raíz de por qué estás haciendo estas cosas. Tendrás que abordar cualquier problema subyacente que esté causando el comportamiento, deshacer los viejos malos hábitos y crear un hábito nuevo y mejor.

Tendrás que tomar la decisión activa de sentirte incómodo y romper tus propios ciclos al no involucrarte en estas situaciones. También tendrás que tomarte un tiempo para aprender sobre relaciones saludables y cómo hacer que funcionen.

Puede que quieras consultar BetterHelp.com para una terapia online que es asequible y conveniente. Haga clic aquí para obtener más información.

3. La falacia del coste del sol.

La falacia del coste del sol es un problema común al que se enfrentan las personas. Les cuesta dejar ir una cosa negativa porque han invertido mucho en ella. Puede tratarse del propietario de un negocio que lleva meses perdiendo dinero y se niega a dejarlo. Podría ser una persona que se aferra a una relación insana que ya no aporta nada positivo a su vida. Podría ser una persona que no busca un nuevo trabajo porque ha estado allí durante 10 años y no quiere irse, aunque el entorno no sea saludable para usted.

«¡Pero he puesto tanto en esto!»

Eso puede ser muy cierto. Pero, como se ha señalado anteriormente, todo cambia. Lo que antes era una buena idea o entorno puede que ya no sea adecuado para ti.

Puede que se trate de no aceptar el presente como lo que es y seguir esperando que las cosas cambien en el futuro. El problema es que es muy posible que cambien en el futuro, aunque puede que no sea para mejor. Pero, ¿y si es así? ¿Y si renuncio demasiado pronto y las cosas pueden cambiar mañana?

Pero, ¿cuál es la solución?

La falacia del coste del sol es difícil de tratar porque siempre depende de ese futuro «qué pasaría si». Sin embargo, puedes trabajar con ese «y si». Fija una fecha definitiva en lugar de dejarlo como algo futuro y abstracto. «Si esto no cambia o no funciona en 90 días, me voy». Eso te permitirá intentar iniciar algunos cambios, ver si las cosas pueden ir de otra manera, y luego decirte a ti mismo: «Hice todo lo que pude. Es hora de dejarlo ir y seguir adelante».

Te puede interesar:  La ansiedad de alto funcionamiento es más de lo que cree

Es probable que te sientas incómodo y te resulte difícil impulsarte hacia adelante cuando leas ese día límite. Así que, en lugar de eso, intenta responsabilizarte de ello. Y si no puedes hacerlo por ti mismo, puedes pedirle a alguien de confianza o a un consejero que te obligue a hacerlo.

4. No puedes admitir cuando te equivocas.

Una de las cosas más difíciles que puedes hacer es admitir que te equivocas. Algunas personas simplemente no se atreven a hacerlo. Se aferran a sus decisiones y circunstancias pasadas porque no pueden admitir que tomaron una decisión equivocada. La gente no suele empezar así. A menudo, se les ha enseñado a no admitir que se equivocan bajo pena de castigo.

Puede ser que hayan sobrevivido a un abuso infantil en el que fueron castigados duramente por decir la verdad. Pueden haber sufrido violencia doméstica en la que su agresor les hirió por expresar sus verdaderos sentimientos o sus errores.

La vergüenza puede desempeñar un papel importante. La persona puede sentir que no puede admitir que se equivocó porque de alguna manera se refleja en su carácter. Y aunque ciertamente puede ser juzgada por sus decisiones, porque así es la gente, siempre puede elegir si escucha o no a esa persona. ¿Cuántas personas tiran piedras cuando no tienen su propia vida en orden? Así que a veces sólo tienes que decidir no escuchar a la gente.

Pero, ¿cuál es la solución?

Este es otro problema difícil que puede requerir la intervención de un terapeuta (visite BetterHelp.com para una terapia en línea). Supongamos que esa incapacidad para admitir que te equivocas proviene de una infancia dura o de relaciones abusivas. En ese caso, es probable que tengas que abordar el trauma que creó ese problema. Es probable que tengas que aprender que está bien cometer errores, independientemente de lo que piensen los demás.

Mucha gente cree que admitir que uno se equivoca es una debilidad, pero no es así. Al contrario, es una gran fortaleza que ayuda a reparar los puentes que se han quemado y a crear relaciones más fuertes. Puede darte la libertad de dejar ir el pasado y avanzar hacia tu futuro.

5. Romantizas el pasado.

Romantizar el pasado es un problema difícil para muchos. Como resultado, la gente tiende a pasar por alto completamente todas las circunstancias negativas que ocurrieron en el pasado. En cambio, se centran en las cosas positivas porque son las que les atrajeron, les llenaron o confirmaron sus propios prejuicios sobre la vida.

Esto es tan cierto con el público en general como con el individuo. Una persona puede entrar y salir de sus relaciones con un ex porque el sexo era muy bueno. Cuando era bueno, ¡era genial! Pero no pensemos en las discusiones durante días, en la destrucción de las pertenencias del otro, en los días de silencio y en todas las demás cosas que acompañan a una relación tóxica. Pero aun así, cuando era buena, era realmente buena.

Y a menos que realmente tengas los ojos abiertos y veas la situación tal y como es, puede que te estés fijando demasiado en las circunstancias positivas y no en las negativas. El mejor enfoque, por supuesto, es el equilibrio. Está bien reconocer que algunas cosas fueron estupendas. Pero no puedes ignorar lo negativo en favor sólo de lo positivo. Así es como vuelves a caer en ciclos negativos y poco saludables que pueden hacer implosionar tu vida.

Pero, ¿cuál es la solución?

Cuando veas una situación pasada que no puedes dejar atrás, no te detengas en lo positivo. Por cada cosa positiva que añoras, recuérdate lo negativo que te hizo dejar de estar en esa situación.

Puedes equilibrar la perspectiva que tienes del pasado si no te centras únicamente en lo positivo. «Oh, hemos roto, pero le echo mucho de menos». Bien, ¿por qué rompisteis? ¿Fue una situación insana o acciones negativas lo que la impulsó?

Pero, ¿y si no es así? Porque a veces, las cosas fueron buenas en el pasado, pero simplemente no funcionaron. Eso también está bien. Cuando eso ocurra, en su lugar puedes mirar a mejorar tu presente y construir un futuro mejor.

6. La falta de cierre.

A veces no podemos dejar atrás el pasado porque no podemos encontrar un cierre para nuestra experiencia.

Por ejemplo, digamos que tienes una pareja romántica que te ha abandonado. Eso puede ser increíblemente doloroso porque no proporciona ninguna respuesta real a por qué la persona se fue. Cualquiera puede encontrarse dándole vueltas constantemente a por qué esa persona desapareció. Es posible que se centren en la relación, analizando todos los detalles para averiguar por qué salió mal. Les falta el cierre, por lo que no pueden dejarlo pasar.

Te puede interesar:  Cómo dejar de sentir lástima por ti mismo: 12 consejos altamente efectivos

El cierre juega un papel muy importante en el proceso de curación. Pero, desgraciadamente, la vida no es una narración clara en la que todas las tramas queden bien cerradas. No vivimos una historia. No, la vida es mucho más caótica. Habrá momentos en los que no recibas un cierre. A veces ocurren cosas terribles, y así es. No es algo personal.

¿Pero cuál es la solución?

Lo que viene fácil, se va fácil. Ese mantra hace que la falta de cierre sea mucho más fácil. Cuando permites que la vida fluya como va a fluir, entonces puedes dejar de lado esas preguntas.

Como en el ejemplo anterior, el fantasma apesta. Pero eso no depende de ti, ¿verdad? No eres tú quien eligió el fantasma por la razón que tuviera la otra persona. ¿Qué papel tuviste en eso? ¿Tuviste algún papel?

En última instancia, no importa en el esquema principal de las cosas. Todo lo que realmente importa es que la persona decidió abandonar, ya no está allí, y ahora tienes que encontrar una manera de mejorar tu presente y tu futuro. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé. Todo lo es.

7. Crees que tu pasado te define.

La gente suele atribuir sus decisiones, experiencias y relaciones pasadas a lo que son en el presente. Por desgracia, estas creencias autolimitadoras pueden encerrarte en un estado perpetuo de vivir en el pasado en lugar de facilitar tu crecimiento presente.

La persona que se dice a sí misma: «Soy un gran trabajador. Siempre he sido muy trabajador. Siempre seré un gran trabajador» tendrá dificultades para adaptarse si le sobreviene una enfermedad que no le permite trabajar con la misma intensidad. Esto se debe a que han asociado su autoestima con su capacidad de ser productivos. Es probable que echen de menos la versión pasada de lo que son.

Y luego hay un opuesto a eso. «Soy una persona basura a la que nadie querrá nunca». Ese tipo de cosas se convierten en una profecía autocumplida. Esa persona pasará su tiempo mirando hacia atrás en sus relaciones pasadas, centrándose en esos aspectos negativos, y continuará convenciéndose de que es una persona mala y no querible por ello. Han determinado que su pasado de malas relaciones es una declaración de lo que son.

Pero eso simplemente no es cierto. No es cierto porque esas creencias se pueden cambiar.

¿Pero cuál es la solución?

Puede haber un trauma subyacente, expectativas sociales o experiencias que intenten convencerte de que estás encerrado en esas creencias específicas. Y si ese es el caso, es probable que sea necesario hacer terapia para abordar esos problemas, crear nuevas narrativas y encontrarte a ti mismo por debajo de las expectativas que te has creado.

De nuevo, recomendamos la terapia online que se ofrece en BetterHelp.com, donde puedes hablar con un terapeuta acreditado y con experiencia desde cualquier parte del mundo. Haga clic aquí para obtener más información.

Tampoco todos son obvios. Por ejemplo, algunas culturas dan mucha importancia al matrimonio y a los hijos. Si no estás casado e intentando tener hijos, debe haber algo malo en ti. Esa expectativa social puede hacer que te definas a ti mismo aunque no seas así. Quizá el matrimonio y los hijos no sean lo mejor para ti. Eso no tiene por qué ser lo que eres.

Hacer las paces con tu pasado…

Es difícil dejar atrás el pasado cuando le das mucha importancia.

El hecho es que el pasado estaba aquí, y ahora se ha ido. No puedes volver a él, sea cual sea. Incluso si repites la situación en la que estabas, las circunstancias y tu situación vital la harán automáticamente diferente de lo que era.

En lugar de obsesionarte con el pasado, piensa en cómo puedes mejorar tu presente, lo que mejorará tu futuro. Puede que eso requiera ajustar tus expectativas, encontrar nuevas formas de ver el mundo o pasar algún tiempo con un terapeuta para lograrlo.

Pero puedes lograrlo. Hay mucha vida que experimentar en el presente. Te lo perderás si te pasas la vida mirando por encima del hombro.

También te puede gustar:

– Última actualización: 19 de mayo de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario