7 razones por las que es tan importante encontrar esperanza en el futuro

mujer mirando el amanecer sobre el océano ilustrando la esperanza

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para ayudarle a encontrar esperanza para el futuro si está luchando ahora mismo.

¿Qué es la esperanza?

¿Por qué es tan importante la esperanza?

¿Cómo puedo encontrar la esperanza?

Estas son las preguntas que intentaremos responder en este artículo.

Así que empecemos.

¿Qué es la esperanza?

De todos los pensamientos y nociones que una persona puede tener, la esperanza es probablemente lo más parecido a la confianza.

Cuando se tiene esperanza, se confía en la posibilidad de que ocurra algo positivo.

Confías en que las acciones correctas harán más probable un resultado positivo que las acciones incorrectas.

Cuando esperas un futuro mejor, confías en ti mismo para tomar buenas decisiones en la vida.

Cuando confías en alguien, esperas que actúe de forma que encarne esa confianza.

Cuando saltas de un avión, esperas aterrizar con seguridad y confías en tu paracaídas.

El propio acto de continuar y vivir tu vida es, por sí mismo, una muestra de esperanza. Es la confianza que tienes en que cuando te acuestes por la noche, te despertarás con un nuevo día lleno de posibilidades.

Lo que no es la esperanza

Busca en un diccionario y verás definiciones de esperanza que incluyen palabras como deseo, anticipación y expectativa.

Pero la esperanza no es realmente eso.

El problema con el deseo, la anticipación y la expectativa es que cuando una cosa en particular no está próxima, pueden desaparecer, dejando un vacío en el que entran pensamientos y sentimientos negativos.

Piensa en un niño que abre sus regalos de cumpleaños. Desea, anticipa y espera una cosa en particular: un juguete o una bicicleta, por ejemplo.

Cuando no lo recibe, ¿qué hace? Se enfada. Tiene una rabieta. No agradece los regalos que ha recibido.

Pero la esperanza no está ligada a un resultado concreto.

La esperanza no depende de la certeza. La esperanza es simplemente la creencia de que existe la posibilidad de que ocurra algo bueno.

Ese algo bueno no es nada concreto. Es simplemente la idea de un resultado positivo.

Como dijo Desmond Tutu:

La luz no es algo concreto. La luz es simplemente algo bueno, el potencial de algo bueno.

¿Por qué es tan importante la esperanza?

Ahora que sabemos qué es y qué no es la esperanza, ¿por qué es tan importante?

¿Cuáles son las razones para tener esperanza en la vida?

1. La esperanza es un sanador.

Todos nos enfrentamos a momentos difíciles y todos salimos heridos. Es inevitable.

Pero la esperanza nos ayuda a ver que hay muchas posibilidades positivas por delante.

Te puede interesar:  El poder del mindfulness para mejorar la salud mental

La esperanza susurra: «Las cosas mejorarán».

La esperanza relativiza el daño y el dolor y nos recuerda que las cosas cambian siempre.

Cuando estamos en nuestro punto más bajo, es la esperanza la que nos levanta la cabeza y nos muestra un camino de vuelta hacia algo bueno.

Recuerda, la esperanza es afín a la confianza, y cuando tus sentimientos generales son negativos, debes confiar en que pasarán.

2. La esperanza nos muestra cómo actuar.

Aunque la esperanza no está ligada a un resultado concreto, puede ser una fuerza que guíe nuestras vidas.

Cuando tenemos esperanza, es más probable que veamos las oportunidades que se nos presentan.

Cuando tenemos esperanza, es más probable que elijamos un camino que nos lleve a algo positivo.

Cuando tenemos esperanza, es más probable que actuemos de una manera que promueva una vida pacífica y alegre.

La esperanza es un poco como una brújula invisible que nos señala la dirección de algo beneficioso para nuestro futuro.

3. La esperanza es un motivador.

La esperanza es una fuente de energía. Nos ayuda a ver algo mejor por delante y a poner un pie delante del otro para avanzar.

Cuando nos sentimos esperanzados por el futuro, nos levantamos por la mañana dispuestos a abrazar el día.

Estamos más preparados para trabajar duro, para esforzarnos, para estar dispuestos a afrontar y superar los obstáculos que se nos presentan.

La esperanza nos hace seguir adelante cuando nos topamos con un muro. Nos recuerda por qué estamos siguiendo este camino y el potencial de que algo bueno salga de él.

La esperanza nos permite responder ¡Si! cuando la vida nos pregunta si tenemos lo que hace falta.

4. La esperanza fomenta la confianza en uno mismo.

La esperanza no sólo te ayuda a creer que algo mejor está por llegar, sino que te da la convicción de que eres la persona que puede hacer que ese algo mejor se haga realidad.

Cuando todo lo que hacemos es desear que algo suceda, no nos capacitamos para intentar que suceda.

Pero cuando esperamos algo mejor, nos decimos a nosotros mismos que tenemos el poder dentro de nosotros para cambiar nuestra dirección de viaje.

William Faulkner lo resumió muy bien cuando dijo

Si todo lo que haces es desear nuevos horizontes, es poco probable que los veas.

Es la esperanza la que nos da la confianza en nosotros mismos (o el coraje, como decía Faulkner) para subirnos a un barco, soltar amarras y zarpar, aunque aún no sepamos nuestro destino.

5. La esperanza combate los pensamientos negativos.

Es difícil tener pensamientos negativos y tener esperanza al mismo tiempo.

La esperanza nos permite ver la luz al final del túnel y esta luz actúa como un desafío a cualquier pensamiento no deseado.

Cuando piensas «no puedo hacerlo», la esperanza te recuerda lo capaz que eres.

Cuando piensas «esto es un desastre», la esperanza te recuerda que las cosas mejorarán.

Cuando piensas «odio mi vida», la esperanza te recuerda que el futuro está lleno de potencial.

Aunque la esperanza no puede erradicar todos los pensamientos negativos inmediatamente, cuanto más podamos alimentar un sentimiento de esperanza, menos aparecerán esos pensamientos en nuestra cabeza.

6. La esperanza aporta paz interior.

Al igual que con los pensamientos negativos, la esperanza también puede ayudar a aliviar los sentimientos negativos.

La esperanza es lo contrario de la desesperación.

Mientras que la desesperación crea un caldo de cultivo para el autodesprecio, la inacción y la depresión, la esperanza permite que crezca la alegría, el entusiasmo y una tranquila satisfacción.

Te puede interesar:  Autolesion. Por qué lo haces, por qué es un problema, cómo parar

Incluso mientras se mantiene una situación difícil, la esperanza puede transformar nuestro paisaje interior en uno menos afectado por el entorno exterior.

7. La esperanza es contagiosa.

La gente quiere sentirse esperanzada. Realmente lo quieren.

Quieren creer -confiar- que el futuro es brillante.

Por eso están tan dispuestos y son tan capaces de absorber la esperanza de los demás.

La esperanza se extiende rápidamente. Cuando se plantea la posibilidad de un futuro mejor, la gente está dispuesta a escuchar y creer.

Y así, la última razón por la que la esperanza es importante es porque cuanta más esperanza tengamos, más esperanza inspiraremos a los demás.

Cómo encontrar esperanza en el futuro

Ahora que esperamos haberte convencido de la importancia de la esperanza, vamos a centrar nuestra atención en algunas de las formas en que puedes encontrarla.

1. Reconoce tu poder.

Lo creas o no, cada acción que realizas tiene un efecto sobre las cosas.

Cada acción te empuja hacia un resultado concreto.

Este es tu poder.

Depende de ti utilizar este poder de forma que sea beneficioso para tu vida.

Aprende a reconocer la causa y el efecto en tu vida y sé consciente de las decisiones que estás tomando.

2. Pregunta qué acciones positivas puedes llevar a cabo.

Una vez que entiendas el poder que tienes en la vida, es el momento de preguntar cómo puedes influir en las cosas de forma positiva.

Busca oportunidades para realizar una acción que aumente la probabilidad de que se produzca un resultado positivo.

No esperes ni desees ningún resultado en particular: recuerda que estas cosas no son una esperanza.

Simplemente intenta actuar basándote en tus valores y deberías ir en la dirección correcta.

3. Conéctate con personas que se hayan enfrentado a circunstancias similares.

Sea lo que sea que estés atravesando en este momento y que te haya dejado sin esperanza, debes saber que muchas otras personas también han pasado por lo mismo.

Intenta encontrar y conectar con esas personas y deja que te apoyen y te guíen.

Esto puede significar seguir blogs personales, encontrar foros en línea o ir a reuniones en la vida real.

La clave es encontrar una comunidad, aunque sólo sea sentarse en silencio y leer o escuchar a los demás.

Es más fácil volver a encontrar la esperanza cuando sabes que no estás solo.

4. Apóyate en las personas más cercanas a ti.

Puede que estés haciendo un buen trabajo ocultando cómo te sientes a tu familia y amigos.

O puede que esté escrito en tu cara, en tu lenguaje corporal y en tus acciones.

En cualquier caso, son personas que te quieren y se preocupan por ti. Querrán ayudarte a redescubrir la esperanza.

Es posible que no puedan ofrecerte los conocimientos o la orientación que ofrecen las comunidades mencionadas anteriormente, pero aun así pueden dedicarte mucho tiempo y energía para ayudarte a superar este periodo de tu vida.

Esta red de apoyo puede ayudarte con las cosas prácticas y con la curación emocional, así que por muy difícil que sea admitir que estás luchando, confía en que estarán ahí para ti.

5. Habla con un profesional.

Tanto las comunidades del punto 3 como tu red de apoyo más personal del punto 4 probablemente te aconsejarán que busques ayuda de un profesional de la salud mental.

Escucha este consejo.

Un profesional tiene los conocimientos y la experiencia necesarios para ayudarte a abordar los pensamientos, sentimientos y retos específicos de tu vida.

Podrá proporcionarte herramientas específicas que podrás utilizar para cambiar tu forma de pensar y volver a encontrar la esperanza.

Aunque nos gustaría decir que este artículo es todo lo que necesitas, sabemos que sólo es el punto de partida de tu viaje.

Te puede interesar:  La resiliencia: definición y cómo fomentarla en nuestra vida

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com – aquí, usted será capaz de conectarse con un terapeuta a través del teléfono, video o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com y el proceso para empezar.

6. Trabaje en su autoestima y autovaloración.

Las personas a menudo se sienten abatidas y sin esperanza cuando se miran en el espejo y no les gusta realmente la persona que ven.

Parte del proceso de devolver la esperanza a tu vida es conseguir que te guste quien eres y ver el valor que tienes como persona.

Una vez más, un profesional te ayudará con esto, pero aquí tienes un artículo que puede ayudarte mientras tanto: Para hacer crecer tu autoestima con el tiempo, haz estas 10 pequeñas cosas regularmente

7. No esperes respuestas a todas las preguntas.

Recuerde que la esperanza es una muestra de confianza en la probabilidad de un resultado positivo.

Pero no puede predecir el futuro.

Si te cuesta encontrar la esperanza porque no sabes cómo va a salir todo, o incluso los pasos que tienes que dar, no te preocupes.

No puedes saber las respuestas a todas las preguntas.

Sólo tienes que confiar en que las cosas sucederán y que algo bueno saldrá de ellas.

A veces sabrás lo que tienes que hacer y otras veces simplemente tendrás la sensación de que algo es correcto.

Déjate llevar por esa sensación: es tu intuición, que está fuertemente ligada a la esperanza.

8. Sé una fuente de esperanza para los demás.

Cuando no sepas dónde encontrar esperanza, búscala en aquellos que necesitan tu ayuda.

Incluso cuando estás luchando, tienes el poder de llevar esperanza a otras personas dedicando tu tiempo y energía a sus necesidades.

Esto puede significar ayudar en una organización comunitaria o realizar actos de bondad y generosidad con amigos, vecinos o desconocidos.

Descubrirás que ser una fuente de esperanza para los demás se convierte en una fuente de esperanza para ti.

Haz que esto sea algo que hagas incluso cuando recuperes la esperanza.

9. Alégrese de las pequeñas cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Cuando falta la esperanza, la vida puede parecer desprovista de todo su color y vitalidad.

Pero puedes combatir este sentimiento y volver a encontrar tu esperanza reconociendo las pequeñas cosas y los breves momentos de calma en tu vida.

Mostrar gratitud por las cosas positivas que ya existen en tu vida hace que sea más fácil confiar en el potencial de cosas aún mejores que están por venir.

Si te cuesta pensar en esas pequeñas cosas, echa un vistazo a este post: Las cosas simples de la vida: Una lista de 50 pequeños placeres

Para resumir las cosas…

La esperanza no sólo es importante, sino que es una de las cosas más esenciales de la vida.

La esperanza nos hace seguir adelante. Nos recuerda que los malos tiempos no pueden durar. Nos anima a hacer cosas más grandes.

Si has perdido la esperanza, los retos a los que te enfrentas pueden parecer insuperables. Por eso es fundamental que intentes recuperar la esperanza, aunque sólo sea un poco para empezar.

Hablar con un profesional debería ser el primer paso, y esperamos que los otros puntos anteriores también te ayuden en tu viaje.

Le recomendamos que busque ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarle a descubrir la esperanza donde ahora no ve ninguna.

También te puede gustar:

– Última actualización: 13 de julio de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario