7 razones por las que todo y todos te molestan

mujer joven con aspecto molesto, con las manos en la cabeza y expresión de enfado en el rostro

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para dejar de molestarse por cualquier cosa y por todos.

La molestia no es un sentimiento agradable. Se interpone en el camino de vivir una vida feliz y productiva en la que pueda sentirse satisfecho.

La molestia te roza como una piedra en el zapato. Lo sientes, pero a menudo no es lo suficientemente extremo como para llamar tu atención. Simplemente vives con ello hasta que finalmente te das cuenta de que el mundo que te rodea te molesta.

Y una vez que te das cuenta de la facilidad con la que te molestas, puedes empezar a cambiar las cosas para crear un espacio más tranquilo.

Sin embargo, estas emociones negativas tienen propósitos útiles. El enfado y la irritabilidad son precursores de la ira. Sirven como advertencia de que lo que estás experimentando es probable que te empuje hacia una respuesta de ira.

Es una forma de que tu cerebro te avise un poco para que puedas intentar evitar que te empuje por completo a la ira, lo que puede tener consecuencias negativas.

Pero no todos los enfados van del punto A al punto B tan limpiamente. Hay otras razones por las que puedes estar tan molesto todo el tiempo.

¿Por qué parece que todo y todos te molestan? ¿Cuáles son las causas y qué puedes hacer con cada una de ellas?

1. Consumes demasiado alcohol, cafeína u otras sustancias.

Muchas personas utilizan el alcohol, la cafeína u otras sustancias como método para aliviar el estrés. El problema es que muchas de estas sustancias en realidad causan más estrés debido al efecto a largo plazo que tienen en el sistema nervioso.

Un par de vasos de vino puede ser una buena manera de relajarse durante una noche. Sin embargo, un par de copas de vino cada noche no será tan bueno durante meses y años.

El alcohol afecta a los niveles de serotonina y otros neurotransmisores, lo que puede aumentar la ansiedad y provocar mal humor. Este efecto puede durar desde varias horas hasta un día entero después de haber dejado de beber. fuente

La cafeína es un estimulante y puede amplificar el sistema nervioso. No provoca directamente la ansiedad, pero sí la amplifica en personas con predisposición o que ya padecen un trastorno de ansiedad.

Te puede interesar:  VIVIR SOLO: CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE TU INDEPENDENCIA

Esa estimulación puede causar ira e irritabilidad, acortar la paciencia y llevar a la impulsividad.

2. No se duerme lo suficiente, o el sueño es de mala calidad.

El cerebro produce muchas de las sustancias químicas para sentirse bien y equilibrar el estado de ánimo que necesita para el día siguiente durante las etapas más profundas del sueño.

Las personas que no duermen bien o que no practican una buena higiene del sueño pueden encontrarse irritables y molestas con mucha facilidad y de forma habitual. Es difícil tener paciencia cuando se está agotado.

Una buena higiene del sueño ayuda a la calidad del mismo. Eso incluye cosas como tener un colchón y una almohada cómodos, no tener luces encendidas en la habitación para que el cerebro las capte a través de los párpados y no utilizar pantallas antes de acostarse.

Evitar sustancias como la cafeína, la nicotina y el alcohol también mejora la calidad del sueño.

Reducir el consumo de líquidos después de las 6 de la tarde puede ayudarle a mantener un sueño más profundo al no tener que despertar su cuerpo a las 3 de la mañana para ir al baño.

Para obtener más información sobre cómo conseguir un buen descanso nocturno, lea esto: 14 Cosas para hacer antes de dormir que te harán tener un sueño profundo y reparador

3. No haces suficiente ejercicio.

Mover el cuerpo proporciona muchos beneficios para la salud mental y física. Tu cerebro produce endorfinas y dopamina cuando haces ejercicio (¡y obtienes algunas vitaminas extra si lo haces al sol!)

Estas sustancias químicas ayudan a mantener el equilibrio del estado de ánimo y la tranquilidad de la mente. El ejercicio es un alivio del estrés y la ansiedad que es totalmente natural y alcanzable para la mayoría de las personas.

Incluso el simple hecho de dar un paseo por la calle durante 20 minutos cada pocos días le proporcionará grandes beneficios.

Es posible que descubra que su molestia e irritabilidad se reducen con el ejercicio regular como alivio del estrés.

4. Te estás exigiendo demasiado y necesitas reducir tu carga.

Las personas no son máquinas. A la mayoría de las personas les resulta difícil mantener una agenda agitada que les mantiene ocupados, ocupados, ocupados.

Esa es una forma eficaz de provocar ansiedad y depresión al no sacar tiempo para practicar el autocuidado o para desconectar.

La irritabilidad, el enfado y el mal humor van de la mano de estas cosas.

Asegúrate de crear tiempo para ti en tu agenda. Si eres una persona muy ocupada, es posible que tengas que incluir en tu agenda pausas de descanso y tiempos de ejercicio. Incluso una sesión de meditación de 15 minutos puede reducir significativamente la ansiedad cuando se utiliza como un descanso regular.

Te puede interesar:  ¿Por qué no quiero hablar más con nadie? ( 7 Razones posibles )

Es difícil cuando se compagina el trabajo, la familia y el mantenimiento del hogar, por lo que es probable que necesites haga tiempo. Di no a algunas responsabilidades y deja que otra persona se encargue de ellas para que puedas parar y tomarte un respiro.

5. El entorno o las personas que te rodean no son saludables.

No todas las molestias son infundadas. También puede ser que tu cerebro intente decirte que una situación o una persona no son adecuadas para ti.

Si ves que te molesta fácilmente la gente que te rodea, puede ser que influya negativamente en tu tranquilidad y felicidad.

Tu cerebro puede estar intentando que te des cuenta de que necesitas limitar tu tiempo con esas personas o encontrar un nuevo entorno que no sea tan estresante.

Tal vez se trate de la familia o de personas de las que no quieres cortar y alejarte. Tal vez amas tu carrera, a pesar de lo estresante que es y de lo odiosos que pueden ser los compañeros de trabajo.

En ese caso, es bueno que te tomes un tiempo libre para darte la oportunidad de resetearte. Puede tratarse de un fin de semana para ti en un hotel o del uso completo de los beneficios que te ofrece tu trabajo.

Muchas personas evitan tomar su tiempo de enfermedad o vacaciones porque se sienten culpables de no ser un jugador de equipo.

No caigas en esa basura. Aprovecha el tiempo que ganas cuando puedas. Toma tus vacaciones. Usa tu tiempo de enfermedad cuando lo necesites. Es tuyo. Te lo has ganado.

6. Empiezan a aflorar asuntos no resueltos.

A veces no conseguimos el cierre o la compasión que necesitamos para superar una situación molesta.

Es fácil tragarse el enfado por el momento, pero sin duda volverá a aparecer tarde o temprano.

El enfado puede indicar que esas emociones empiezan a resurgir. Puede ser que tu cerebro te diga, oye, esto estuvo mal, y todavía no lo hemos resuelto de una manera en la que podamos estar tranquilos.

Puede que estés molesto con una persona o una situación. ¿Te han maltratado? ¿Te tratan con respeto y consideración? ¿Actuaron con respeto cuando tuvisteis un desacuerdo? ¿O han ignorado tus preocupaciones y te han ignorado?

A la mente le cuesta dejar pasar este tipo de situaciones. Si te maltratan en el trabajo, y a nadie parece importarle, tu mente puede estar intranquila para decirte que tienes que cambiar o resolver la situación.

7. Tu nivel de exigencia es demasiado alto.

El perfeccionismo puede hacerte sentir irritable y molesto. Una persona que pone el listón del éxito al mismo nivel que el de la perfección se condena a sí misma al fracaso, al enfado y al fastidio.

Te puede interesar:  ¿Cómo de maquiavélico es usted en una escala del 1 al 100?

Nadie es perfecto, ni siquiera el perfeccionista. Y al reforzarse continuamente y decirse a sí mismos que tienen que ser perfectos, están garantizando que no podrán crear paz con la situación.

Pocas cosas son perfectas, y las pocas que parecen serlo probablemente no lo son o no lo serán para siempre. Así son las cosas.

El perfeccionismo puede estar muy relacionado con la ansiedad y la autoestima. La falta de valoración de uno mismo y de sus contribuciones puede tocar los mismos puntos sensibles que el enfado, la ira y la irritabilidad.

Y esperar la perfección de otras personas es una receta para el desastre. Puede que te sientas molesto con otras personas porque has puesto el listón demasiado lejos para que tengan éxito.

Las personas son criaturas imperfectas, desordenadas y a menudo interesadas. Aun así, la mejor manera de acercarse a ellas es con un mínimo de expectativas y compasión.

Tal vez no puedan o no quieran alcanzar el nivel que has establecido. Tal vez entiendan algo sobre el estándar que tú no entiendes, lo que cambia el lugar en el que ponen el listón.

Habla de ello e intenta encontrar un terreno común con otras personas. E intenta esa misma conversación contigo mismo si ves que estás molesto con lo que eres.

Perdónate por no ser perfecto, porque no lo eres. Nadie lo es. La gente no funciona así.

¿Todavía no sabes por qué te molesta tanto o cómo dejar de alterarte? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacar tus pensamientos y preocupaciones de tu cabeza para poder trabajar con ellos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puedes hablar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a descubrir los desencadenantes subyacentes de tu molestia y proporcionarte métodos probados para abordar esas cosas.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Puede que pienses que tus problemas no son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no te hagas ese flaco favor. Nada es insignificante si afecta a tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino.

Ya has dado el primer paso al buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

Ezoic

Deja un comentario