8 formas de mostrar compasión en tu vida

primer plano de un niño que sostiene las manos de un anciano y le muestra compasión

¿Te considerarías una persona compasiva?

En nuestra sociedad materialista, la compasión suele estar muy infravalorada, pero sigue siendo muy importante.

Al fin y al cabo, si no podemos ser compasivos con otras personas, no podemos esperar razonablemente que nadie sea compasivo con nosotros.

Como se suele decir, y como probablemente hayas aprendido a las malas, lo que va de un lado a otro suele volver.

Ninguno de nosotros sabe lo que nos espera a la vuelta de la esquina, pero una buena manera de garantizar que disfrutaremos de la compasión de los demás cuando las cosas se pongan difíciles es practicar la comprensión y la compasión hacia los demás todos los días.

Y eso no es todo.

Además de beneficiarse de la compasión de los demás, vivir la vida con compasión puede hacer que tus relaciones sean más íntimas y amorosas.

Puede ayudar a calmar una mente ansiosa, permitirte descubrir cuál es tu verdadera vocación e incluso hacerte más atractivo para las personas que conoces.

Después de todo, no hay nada más atractivo que un corazón cálido.

No estamos hablando sólo de romance. Si está buscando nuevas amistades o espera establecer una red de contactos profesionales, la capacidad de mostrar compasión hacia sus semejantes puede convertirle en un imán para la gente.

Así que, ya sea en tu vida personal o en el trabajo, siempre es importante ser capaz de sentir compasión por los que te rodean y saber cómo mostrarla.

Puedes mostrar tu compasión tanto con tus palabras como con tus acciones.

Puede ser que te ocupes de las tareas domésticas o de la oficina cuando alguien está enfermo, o que aceptes ampliar un plazo y cambiar las cosas cuando alguien ha tenido problemas personales que le impiden cumplir ese plazo.

O simplemente reconocer que alguien necesita tu tiempo, tu atención y un hombro sobre el que llorar.

Ahora, veamos algunas formas de cambiar tu mentalidad para que, tarde o temprano, mostrar compasión hacia los demás se convierta en tu nueva configuración por defecto.

Recuerda que no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Como con cualquier cosa en la vida, es un caso de práctica que hace la perfección.

1. Empieza por ti mismo.

Como dice el refrán, la caridad empieza en casa.

Te puede interesar:  Guía de un introvertido para recargar sus baterías sociales

No es realista esperar que practiques realmente la compasión hacia los demás si nunca te das un respiro o te das un respiro a ti mismo.

¿Tienes una voz interior que te desprecia constantemente, por mucho que te esfuerces o lo hagas bien?

¿Tienes expectativas mucho más altas de ti mismo que de los demás?

¿Te castigas por los pequeños errores que cometes?

¿Eres demasiado duro contigo mismo?

Tal vez esa voz esté reservada exclusivamente para ti, pero si dejas que se apodere de tu vida, es probable que empiece a hablar cuando otras personas también cometan pequeños y comprensibles errores.

Esto le impedirá mostrar a la gente la compasión que se merece.

La meditación es una forma maravillosa de desarrollar la fuerza mental que necesitas para poder detectar esta vocecita.

Puede que no seas capaz de silenciarla por completo o de tenerla bajo tu completo control, pero deberías ser capaz de distanciarte de ella.

Sólo tienes que aprender a no castigarte por detalles insignificantes, sino a centrarte en el panorama general.

Empezando por ti mismo, la compasión que desarrolles se extenderá de forma natural para que seas más comprensivo con los que te rodean.

Haz que las meditaciones cortas diarias formen parte de tu rutina si te tomas en serio lo de aumentar tus niveles de compasión.

2. Haz a los demás…

La mayoría de las principales religiones del mundo dicen que debes tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti…

…y sea cual sea tu opinión sobre la religión organizada, es difícil discutir ese concepto.

Es una regla de oro bastante buena para seguir cuando no estás seguro de cómo actuar o cuál es la mejor respuesta.

Te puede interesar:  ¿Por qué no se encuentra una falta de empatía solo en narcisistas y sociópatas?

La clave es preguntarse cómo querría honestamente que alguien respondiera si estuviera en su lugar, y actuar en consecuencia.

También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):

Si tu objetivo es practicar la compasión, un excelente punto de partida es centrar toda tu atención en la persona o personas con las que estás en un momento determinado.

Eso hará que la otra persona se sienta valorada y especial, y significará que es más probable que captes los matices de lo que te están comunicando a través de su lenguaje corporal, además de sus palabras.

Míralo a los ojos y demuéstrale que estás realmente comprometido con la interacción.

No mires el teléfono. No mires la televisión. Nada de observar a la gente ociosa o de mirar por encima del hombro.

Cuando pases tiempo con personas que son importantes para ti, intenta que sea tiempo de calidad.

4. Escuche.

La mayoría de nosotros pasamos mucho tiempo oyendo sin escuchar realmente.

Si quieres que alguien sienta tu compasión por él, una de las mejores cosas que puedes hacer es simplemente escuchar y dejar que se desahogue.

No intervengas con anécdotas sobre la vez que te ocurrió algo similar o con comentarios que crees que le harán sentirse mejor.

Simplemente deja que hablen de la situación de la forma que necesiten.

5. Ponte en su lugar.

Para mostrar realmente compasión hacia alguien sin que parezca poco sincera, tienes que ser capaz de imaginar cómo sería estar en su situación.

Imagina cómo te sentirías si te ocurriera lo mismo y piensa en cómo te gustaría que la gente respondiera.

A veces puede ser difícil imaginarse en una situación que nunca has vivido de primera mano, así que hazlo lo mejor que puedas.

Si haces lo que realmente crees que es correcto, eso es todo lo que se puede pedir de ti.

6. Habla de lo que sientes.

Cuando reconozcas que una persona que te ha estado contando su situación ha terminado de hablar y ha llegado el momento de responder, simplemente sé genuino.

Te puede interesar:  Cómo superar las preocupaciones patológicas

Las palabras en sí mismas importan menos de lo que crees.

Aunque decir «lo siento mucho» puede parecer poco significativo en la superficie, si realmente lo sientes, la persona lo captará.

Incluso las palabras que parecen tan simples e intrascendentes deberían ser realmente reconfortantes para la persona si estás expresando una verdad que sientes en tu corazón.

7. Aprecia las cosas que tienes.

Esto es una simplificación, pero a menudo sentimos automáticamente compasión por los demás cuando evaluamos nuestra situación relativa y establecemos que están peor que nosotros.

Así que, si somos pesimistas sobre nuestra propia situación y nos centramos en todo lo negativo en lugar de apreciar todas las cosas que tenemos, no es probable que sintamos compasión por los demás, ¿verdad?

Es muy fácil ser negativo ante todas las tensiones de la vida moderna y olvidarnos de contar nuestras bendiciones.

Si empezamos a centrarnos en todas las formas en las que somos afortunados, en lugar de en las cosas de nuestra vida que no son ideales, nos daremos cuenta de lo afortunados que somos en realidad.

Esto significará que naturalmente sentiremos compasión por aquellos que están pasando por momentos difíciles.

8. Sigue sonriendo.

Aunque parezca obvio, a veces, cuando tenemos un mal día o una mala semana o las cosas son difíciles en general, sólo ver una cara sonriente puede parecer un rayo de sol dorado que atraviesa las gruesas capas de nubes.

Si quieres ser más compasivo con la gente en general, asegúrate de no olvidarte de sonreír a las personas que se cruzan en tu camino a lo largo del día, especialmente a aquellas con las que tienes una interacción directa.

Esencialmente, cuando se trata de ser más compasivo, simplemente sigue tu corazón.

En el fondo, sabes lo que otras personas necesitan de ti cuando pasan por el molino, así que no adivines tus instintos… deja que te guíen.

Por – Última actualización: 21 de marzo de

2019También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario