8 razones por las que te sientes ansioso cuando deberías sentirte feliz (+ cómo afrontarlo)

ansiedad cuando las cosas van bien - mujer joven sentada nerviosa mirando a la ventana

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

La felicidad puede ser un sentimiento difícil y extraño para las personas que no están acostumbradas a experimentarla.

La verdad es que algunas personas no llegan a experimentar mucha felicidad en su día a día. Puede ser que tengan dificultades con el estrés de su vida habitual, con las facturas, el trabajo, los males de la sociedad, la familia, etc.

También puede ser que luchen contra una enfermedad mental. Es difícil encontrar la felicidad con la ansiedad, la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, etc.

La vida es simplemente dura para mucha gente. Y si la vida ha sido dura durante mucho tiempo, puede resultar incómodo que las cosas vayan bien.

La felicidad y la excitación pueden provocar ansiedad y paranoia porque automáticamente asumes que algo va mal y que va a acabar mal.

Por ejemplo, digamos que conoces a una persona nueva e increíble con la que empiezas a salir. Está claro que debe estar ocultando algo. Nadie es tan increíble. ¿No es así? Seguro que todo el mundo tiene sus defectos, pero eso no significa que sea terrible en secreto.

También puedes sentir un choque de ansiedad o desesperación cuando logras algo, ya que tu cuerpo responde fisiológicamente al estrés y al esfuerzo de lograr esa cosa. Es como si consiguieras controlar tus sentimientos mientras haces el trabajo, y luego se liberan todos de golpe cuando terminas la tarea en cuestión. Lamentablemente, esto significa que no llegas a disfrutar de los frutos de tu trabajo o de la sensación de logro que podrías sentir de otra manera.

En este artículo, trataremos algunas de las razones por las que puede experimentar ansiedad cuando las cosas van bien y cómo tratarlas.

Pero, en primer lugar, suponga que es usted una persona que experimenta angustia y ansiedad hasta el punto de que le perturba la capacidad de vivir su vida. En ese caso, definitivamente deberías hablar con un profesional de la salud mental certificado sobre lo que estás experimentando.

Realmente te recomendamos que busques ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com ya que la terapia profesional puede ser muy efectiva para ayudarte a explorar tu ansiedad y encontrar formas de aliviarla, si no de superarla definitivamente.

1. Enfermedad mental.

La más obvia de las razones es la enfermedad mental. Las enfermedades mentales complican la vida de muchas maneras diferentes porque pueden distorsionar las percepciones y las emociones.

Una persona con problemas mentales puede no haber experimentado la felicidad en mucho tiempo. De hecho, pueden pasar años o incluso décadas cuando se trata de una enfermedad mental crónica.

Las personas que nacen en una situación con padres poco amables o con una vida difícil pueden experimentar traumas, desarrollar depresión y enfrentarse a otros problemas que afectan a su capacidad para tener relaciones sanas o experimentar la felicidad. Esto puede durar décadas, incluso el resto de la vida de la persona, si nunca se da cuenta de que hay un problema.

La gente suele asumir que no debería experimentar la felicidad porque la vida es dura y hay mucho sufrimiento en el mundo. Pero, por desgracia, una persona con una percepción distorsionada a causa de un trauma o una depresión no resueltos puede creer que esa percepción es verdadera y exacta, cuando no lo es. Es el resultado de un trauma y de una enfermedad mental.

¿Qué hacer al respecto? La enfermedad mental no es algo que deba tomarse a la ligera. A menudo, requiere intervención y tratamiento médico para controlarla y gestionarla. Tu mejor opción es buscar ayuda profesional para que te ayude a delimitar el problema específico al que te enfrentas para encontrar la opción de tratamiento adecuada para ti.

Además, hay actividades complementarias que puedes probar para controlar esta ansiedad, como hacer ejercicio, meditar, escribir un diario, reducir el estrés en tu vida y disminuir el consumo de estimulantes como el café y las bebidas energéticas. Aun así, es probable que estas cosas no sean suficientes sin la atención profesional adecuada.

Te puede interesar:  25 razones por las que eres tan infeliz

2. Trastornos de ansiedad y angustia

Los trastornos de ansiedad y la angustia requieren su propia entrada específica más allá del paraguas de las enfermedades mentales.

Lo primero que hay que entender es la diferencia entre ansiedad y trastorno de ansiedad. Un trastorno de ansiedad es una condición recurrente y persistente. La ansiedad es una emoción totalmente normal que se experimenta ante la incertidumbre o algo intimidante. La palabra clave que separa a ambos es «trastorno».

Una persona que sólo experimenta ansiedad encontrará que ésta desaparece cuando la situación termina. Sin embargo, las personas con un trastorno de ansiedad descubrirán que su malestar se dispara regularmente en torno a situaciones específicas relacionadas con su ansiedad o, en general, la experimentan sin motivo.

Por ejemplo, una persona con trastorno de ansiedad social puede descubrir que su malestar y agitación aumentan ante una situación social próxima o cuando se encuentra en una situación social.

O piénsalo de esta manera: es perfectamente normal experimentar ansiedad sin trastorno antes de una entrevista de trabajo, la mayoría de la gente lo hace. Pero alguien con un trastorno de ansiedad puede experimentar malestar al salir con sus amigos, algo que la mayoría de la gente no hace.

En relación con la ansiedad que perturba la felicidad, puede provocar malestar debido a las emociones adicionales que se agitan. La ansiedad por la felicidad o los buenos momentos en los que te encuentras puede provocar ira, paranoia y agitación, todo lo cual amenaza con socavar la felicidad. Es difícil sentarse en la felicidad porque tu cerebro está hiperalerta y responde negativamente al estrés de los sentimientos positivos.

¿Qué hacer al respecto? Buscar ayuda de un profesional de la salud mental para este tipo de ansiedad también será necesario. Las prácticas de autocontrol, como reducir el estrés general, evitar los estimulantes, dormir bien, escribir un diario y meditar, pueden ayudar. Pero, de nuevo, realmente depende de la causa raíz de la ansiedad.

3. Querofobia: el miedo a la felicidad.

La ansiedad y el malestar ante la perspectiva de la felicidad podrían apuntar a la querofobia, un miedo a la felicidad. La querofobia puede hacer que las personas eviten las experiencias felices y positivas debido a un miedo irracional. Incluso algo como salir con los amigos o hacer algo que se disfruta puede ser suficiente para causar sentimientos angustiosos de ansiedad.

El malestar puede ser tan intenso que la persona querofóbica sabotea activamente su propia capacidad de tener experiencias positivas. A menudo sienten que cualquier situación feliz preludia una situación mala.

Por ejemplo, «Si hago un viaje por carretera que me hace mucha ilusión, tendré un accidente». También puede ser algo como: «No puedo celebrar mi nuevo trabajo porque me despedirán».

La conclusión equivocada suele ser extrema y no razonable. En el ejemplo anterior, sería razonable preocuparse de que tu coche se averíe en un viaje largo por carretera. Es razonable prepararse para ese escenario. Podrías contratar un servicio de asistencia en carretera para obtener ayuda fácilmente en caso de que ocurra.

Las personas con querofobia también pueden creer que su felicidad y alegría no muestran compasión hacia sus amigos menos afortunados. En cambio, pueden sentir que su felicidad es egoísta y egocéntrica, como si no se preocuparan por sus amigos menos afortunados.

¿Qué hacer al respecto? Una persona que experimenta un malestar de este grado probablemente necesitará la ayuda de un profesional médico. Otras tácticas de control de la ansiedad pueden ayudar, pero estos sentimientos pueden ser demasiado fuertes como para marcar una diferencia significativa.

Una forma adicional de tratar de atemperar estos sentimientos extremos es mantener una lista de cosas buenas y felices que no hayan resultado en una catástrofe. Escríbalas para tener una lista tangible a la que pueda referirse cuando se sienta incómodo. Eso puede evitar la espiral y hacer que tu mente salga de la ansiedad.

Te puede interesar:  Cómo superar las preocupaciones patológicas

4. Puede que estés agotado.

Digamos que eres una persona ocupada. Trabajas mucho, te ocupas de tu casa, cuidas de la familia y te mantienes al día con la vida en general.

Pues bien, la felicidad es en realidad una experiencia estresante en sí misma. Aunque esa felicidad puede ser maravillosa, sigues gastando energía emocional, mental y física mientras la experimentas.

Estás poniendo tanta energía en tus objetivos y en tu vida que la atracción adicional de la energía de la felicidad puede provocar malestar y agotamiento.

¿Qué hacer al respecto? Es importante intentar mantener algún tipo de equilibrio entre el trabajo y la vida. Una semana laboral de 40 horas ya es agotadora. Por desgracia, mucha gente tiene que echar aún más horas sólo para pagar el alquiler y comprar comida. Y si resulta que tienes inseguridad alimentaria o de vivienda, existe la amenaza de que pierdas tu estabilidad si pierdes un día de trabajo o una paga, lo que amplifica el estrés.

Si puedes, resuelve ese equilibrio entre vida y trabajo. Asegúrate de que duermes lo suficiente (7-8 horas), y apunta en tu agenda algo de tiempo para el descanso y la relajación siempre que puedas conseguirlo.

5. La felicidad desafía tu identidad.

Hay algunas personas que tienen muchas opiniones desagradables sobre sí mismas. Es posible que hayan tenido una vida difícil, que hayan experimentado muchos contratiempos, que las cosas no hayan funcionado y que hayan sufrido tragedias. Es posible que las personas en las que confiaban -y que deberían haberles amado- les hayan hecho sentirse pequeños, como si fueran un fracaso.

Como resultado, pueden identificarse como un fracaso que no es digno ni merece la felicidad. La persona puede sentir que sus contratiempos o las palabras de los imbéciles la definen como una persona no buena, o no lo suficientemente buena.

Esta persona puede evitar o sabotear su propio potencial de felicidad cuando se trata de ella. Este tipo de comportamiento suele ser una respuesta al trauma.

¿Qué hacer al respecto? El trauma es un problema personal grave que se extiende a otras partes de la vida de una persona. La mejor manera de abordar el trauma y sus comportamientos es con un terapeuta cualificado.

Sin embargo, hay otras cosas que pueden ayudar. Si no puedes ser positivo, intenta no ser negativo. Hay un punto intermedio en el que puedes intentar encontrar cierto equilibrio. Independientemente de lo incómodo que te sientas, intenta no sabotear las cosas buenas que te llegan.

Ten en cuenta que eres una persona valiosa, aunque no hayas hecho grandes cosas o la gente no haya sido amable contigo, y te mereces sentir cosas buenas sobre ti.

6. Respuesta fisiológica al estrés.

Como se ha mencionado anteriormente, experimentar sentimientos felices o buenos provoca algo muy parecido a la respuesta de estrés. A veces, las respuestas al estrés se mezclan en el cuerpo y la mente.

Por ejemplo, puedes experimentar ansiedad porque la respuesta de estrés de tu cuerpo te está diciendo que algo va mal cuando experimentas felicidad o tienes una buena experiencia en camino. Esa señal de que algo va mal hace que tu cuerpo y tu mente empiecen a producir las sustancias químicas necesarias para lidiar con el estrés, lo que aumenta tu ansiedad respecto a sentirte bien o feliz.

¿Qué hacer al respecto? Desgraciadamente, no hay mucho que puedas hacer con esta respuesta sin la ayuda de un profesional de la salud mental. Tratar la fisiología del cuerpo puede requerir medicación para tenerla bajo control.

7. Puede que tengas miedo de haber llegado al máximo.

Has dedicado mucho tiempo a mejorar tu vida. Has trabajado duro, tal vez has ido a la universidad para obtener un título, has pagado tus facturas y tienes una relación amorosa. Las cosas van bien; ¡incluso genial!

Pero aún así, existe esa sensación de ansiedad subyacente de que todo se derrumbe a tu alrededor. Después de todo, todo el mundo sabe que los buenos tiempos no duran para siempre. ¿No es así?

¿Qué ocurrirá? ¿Será la ruptura de tu relación? ¿Perder el trabajo y no poder encontrar otro? ¿Grandes facturas por reparaciones de la casa o del coche? ¿Qué saldrá mal? Algo tiene que ir mal porque las cosas van demasiado bien ahora mismo.

Te puede interesar:  Cómo dejar de sentir lástima por ti mismo: 12 consejos altamente efectivos

¿Qué hacer al respecto? Es posible que tengas más éxito en la autogestión de este tipo de ansiedad. La atención plena y la gratitud pueden ser de gran ayuda.

Gran parte de esta ansiedad proviene de pensar en el futuro y en lo que podría ocurrir.

El problema es que nadie puede ver el futuro. Seguro que las cosas pueden dar un vuelco antes o después. Así es la vida a veces. Pero eso no significa que vaya a ser catastrófico o que no vayas a ser capaz de gestionarlo.

De hecho, trabajar en el desarrollo de tus habilidades para manejar las cosas cuando no van bien puede ayudarte a ampliar tu zona de confort.

8. Miedo a expresar tus sentimientos genuinos.

A veces, cuando tienes éxito, puedes sentir que no puedes ser sincero sobre tu felicidad o tu éxito. Ese miedo puede estar bien fundado. Tal vez tu familia no esté llena de las mejores personas. Sabes que no puedes revelar que tienes más dinero, o harán cola para pedirte prestado el dinero que nunca recuperarás.

También es posible que no quieras compartir tu éxito y felicidad con tus amigos si a ellos no les va tan bien en la vida. Puede que sientas que necesitas evitar compartir tu felicidad porque no te apoyarán. Puede que respondan con ira, amargura o cinismo. Eso no los convierte necesariamente en malas personas, sólo en personas que están pasando por un mal momento y una dificultad emocional propia. A menos que sean malas personas, en cuyo caso deberías hacer otros amigos.

La felicidad tiene algunos efectos fisiológicos que son similares al estrés. Y luego se acumula un estrés adicional por tener miedo a compartir tus sentimientos, y puedes experimentar ansiedad por esos sentimientos positivos.

¿Qué hacer al respecto?

Las técnicas de autogestión pueden ayudar a atenuar esta situación. También puede ayudarte escribir en un diario tus emociones positivas, tu entusiasmo y tu felicidad por el cambio en tu situación, y luego destruir el papel en el que lo escribiste. De esta manera, podrás sacar las emociones de tu cabeza y procesarlas de una manera más saludable.

Para terminar…

Como puedes ver, experimentar ansiedad por experiencias felices es un tema lleno de matices. Hay muchas razones por las que puedes tener esos sentimientos negativos. A veces puedes atemperarlos con técnicas de autocontrol orientadas a la ansiedad. Sin embargo, no es probable que eso acabe con esos sentimientos por completo.

Lo mejor sería llegar a la raíz de la ansiedad y abordar la causa. Puede tratarse de un trauma, una enfermedad mental, la autoestima o incluso una respuesta fisiológica que no puedes controlar directamente.

Aun así, intenta apoyarte en tu red de apoyo o en un grupo de apoyo cuando estés pasando por esta ansiedad. Además, querrás hablar más de ello con un terapeuta cualificado que pueda ayudarte a encontrar el camino correcto hacia el control y la recuperación.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com – aquí, usted será capaz de conectarse con un terapeuta a través del teléfono, video o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

– Última actualización: 15 de julio de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario