8 señales de que estás discutiendo con un psicópata

psicópata

Imagínese a un psicópata y es probable que piense en el estereotipo de asesino en serie de Hollywood, como Hannibal Lecter o el personaje de Christian Bale en American Psycho.

Sin embargo, aunque se calcula que el uno por ciento de la población adulta podría clasificarse como psicópata, muchos son individuos funcionales, a menudo con éxito.

La mayoría de las veces, probablemente te costaría identificar a uno, pero si te encuentras en una discusión -o en un debate aparentemente amistoso-, resulta demasiado obvio con quién estás tratando.

He aquí 8 señales reveladoras de que estás discutiendo con un psicópata.

Cuando la discusión gira en torno a hechos pasados y a las acciones de esta persona, te encontrarás con una oleada de mentiras, negaciones y fantasías que no se parecen en nada a la realidad tal y como la conoces.

Negarán haber hecho algo malo, culparán a otros, te harán ver que estás equivocado en los hechos y utilizarán todo tipo de humo y espejos para proyectar su propia versión de los acontecimientos.

Incluso cuando ofrezcas pruebas contrarias que demuestren lo contrario, ellos hilarán más mentiras para desorientarte hasta el punto de que ya no confíes en tus propios recuerdos.

2. Negarse a asumir la responsabilidad

Las mentiras de un psicópata suelen utilizarse como medio para evitar asumir cualquier responsabilidad por sus acciones. Son incapaces de admitir cuando tienen la culpa y defenderán su inocencia hasta la muerte cuando sea necesario.

Te puede interesar:  Cómo cambiar su monólogo interior hacia algo un poco más optimista

No importa cuán grande o pequeña sea la indiscreción, negarán cualquier responsabilidad porque podría empañar la visión, por lo demás grandiosa, que tienen de sí mismos.

3. No ceder nunca a un punto bien hecho

No importa lo bien estructurado que esté tu argumento, o lo claro y real que sea un punto, un psicópata nunca concederá que puedas tener, de alguna manera, la razón.

Se negará a concederte incluso el más mínimo gesto de felicitación, y en su lugar utilizará información espuria y detalles irrelevantes para confundir el punto que has expuesto y darle vueltas para poder mantener su aire de superioridad.

4. Enfoque y tono condescendiente

Los psicópatas son, cuando les conviene, increíblemente capaces de mantener su exterior frío y aplomado. Pueden mantener la calma incluso cuando tú pierdes la compostura, y cuando finalmente te desbordas y reaccionas con fastidio, te menospreciarán por ello.

Parte de su enfoque consiste en pincharte y empujarte -metafóricamente hablando- para forzarte a reaccionar. Saben exactamente lo que están haciendo; provocarte una respuesta emocional les permite llevar la delantera.

Entradas relacionadas (el artículo continúa más abajo):

5. El lenguaje corporal que difiere de sus palabras

Para transmitir una imagen de sí mismos que no es psicopática, a veces intentarán expresar opiniones o emociones que no son genuinas.

Pueden ser maestros en la detección de lo que se siente, pero los psicópatas luchan por traducir esto en sus propios sentimientos; tienen empatía cognitiva, pero no empatía emocional.

El resultado es que a menudo pueden cometer un error cuando intentan transmitir emociones que brillan por su ausencia. Su lenguaje corporal es especialmente revelador, pero el tono de su voz e incluso la mirada de sus ojos también pueden traicionar su estado subyacente.

Te puede interesar:  Cómo abordar el sentimiento de "odio a todo el mundo"

6. Cambios rápidos de humor

Debido a que su apariencia fría y tranquila a menudo se escenifica como un medio para controlar la discusión, un psicópata es vulnerable a los cambios extremos y rápidos de temperamento.

Cuando sienten que su apariencia equilibrada ya no sirve para su propósito, y especialmente cuando sienten que están siendo superados en sus argumentos, accionarán un interruptor y desatarán un torrente de abuso, un aluvión de halagos, una diatriba de críticas, o alguna otra forma de manipulación.

Pueden oscilar salvajemente entre varios estados de ánimo hasta que usted ya no reconoce contra quién está discutiendo.

7. Una preocupante falta de empatía

Cuando la discusión gira en torno a personas u otros seres vivos, la postura de un psicópata suele carecer de cualquier tipo de empatía.

Es posible que hablen de la situación de las personas en países en guerra, de las víctimas de la delincuencia o incluso de las desgracias de un amigo. Puede que incluso culpen a los que sufren por su propio sufrimiento, independientemente de que hayan tenido alguna opción u opinión en el asunto.

8. Visión poco realista de la realidad

Cuando discutas con un psicópata, te darás cuenta de lo retorcida que es su visión del mundo. Suelen ver las cosas de forma completamente diferente a los demás, y esta visión retorcida de la realidad constituye la base de sus argumentos.

No sólo crean por sí mismos visiones del mundo irreconocibles, sino que asimilan información igualmente distorsionada para reforzar sus creencias y convencerse de otras nuevas.

A menudo parece una actitud de negación y puede verse regularmente entre los escépticos del clima, los teóricos de la conspiración y otros grupos de este tipo.

Te puede interesar:  Cómo apreciar lo que tienes: 10 consejos sin tonterías

Por supuesto, si alguna vez te encuentras discutiendo con alguien que encarna muchos de estos rasgos, sólo hay un curso de acción sensato: dejar de hablar y retirarte físicamente de la discusión. Puede que no le siente bien ceder de esta manera, pero es la única opción si quiere mantener su cordura.

¿Te has encontrado alguna vez con alguien así? Deja un comentario a continuación y comparte tu experiencia sobre cómo fue la discusión con ellos.

Si este artículo te ha resultado útil y crees que otros pueden beneficiarse de su lectura, considera la posibilidad de compartirlo en Facebook.

– Última actualización: 8 de noviembre de

2021También te puede gustar

Deja un comentario