9 consejos que realmente funcionan

mujer joven mirando fuera de cámara - ilustrando el deseo de su vida

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a dejar de desear su vida y a tratar cualquier problema que esté enfrentando.

¿Cuántas veces has deseado estar en circunstancias distintas a las que tienes ahora?

Tal vez sientas un desprecio absoluto por estar en un metro abarrotado después del trabajo y no puedas esperar a llegar a casa. O estás deseando que tu hijo adolescente se vaya a la universidad para tener algo de paz y tranquilidad en casa.

Básicamente, el sentimiento gira en torno a la idea de que odias el lugar en el que te encuentras en ese momento y deseas que se acabe para poder experimentar algo más agradable en su lugar.

Muchas personas se sienten así y acaban disociándose o automedicándose para soportar la vida en lugar de vivirla.

Desgraciadamente, desear estar en algún lugar del futuro y adormecerse hasta llegar allí te robará el momento presente… y la vida sólo se compone de momentos presentes.

Entonces, ¿cómo puedes dejar de desear tu vida de esta manera?

1. Reconoce que todo lo que tenemos está aquí y ahora.

Este es el consejo más importante de esta lista, ya que crea la base de tu conciencia y tus acciones.

Si supieras que sólo te quedan diez minutos de vida, ¿cómo emplearías esos diez minutos? ¿Disfrutarías de tu comida o bebida favorita, abrazarías a tu familia y pasarías un rato tomando el glorioso sol? ¿O navegarías sin sentido por Instagram o TikTok, tratando de distraerte hasta que se te acabara el tiempo?

La mayoría de las personas elegirían inmediatamente la primera opción, diciendo que celebrarían cada momento que les quedara y que no desperdiciarían ni un segundo. Después de todo, nunca recuperarían nada de ese tiempo, y nunca tendrían la oportunidad de disfrutar de nada de eso nunca más.

…entonces, ¿cómo sabes que no te quedan sólo diez minutos?

Esa es la parte más difícil de la vida: no saber nunca cuánto tiempo nos queda (o no). Tal vez, si más personas supieran cuándo va a ser su fecha de caducidad, dejarían de desperdiciar los valiosos momentos que les quedan.

Como dijo Eckhart Tolle en su libro El poder del ahora«Nada ha sucedido en el pasado; sucedió en el Ahora. Nada ocurrirá en el futuro; ocurrirá en el Ahora».

No puedes dar un paso atrás en el pasado para experimentar o cambiar algo allí, ni tampoco puedes hacerlo con el futuro. Imagina la existencia como una serie de peldaños, en la que el que acabas de pisar se convierte en ceniza, y el siguiente sólo se forma cuando das un paso adelante.

Qué harás con el tiempo que te queda?

2. Aceptar la incomodidad y sentirse cómodo con ella.

La mayoría de los seres vivos quieren evitar las cosas que les incomodan. Buscamos calor cuando tenemos frío, comida cuando tenemos hambre, mayor comodidad cuando nos sentamos en la quietud.

Esta aversión es normal, pero también nos roba el momento presente de numerosas maneras. Además, pone énfasis en recompensar la aversión. Al querer alejarnos constantemente de las situaciones que nos causan malestar, no nos permitimos la oportunidad de desarrollar mecanismos de afrontamiento.

Una cantidad extraordinaria de crecimiento puede ocurrir cuando se puede aprender a experimentar una situación incómoda y no rehuirla. Este tipo de estoicismo puede ser muy útil a lo largo de la vida.

Por ejemplo, si aprendes a ser estoico y a aceptar la incomodidad en circunstancias difíciles, descubrirás que puedes soportar las dificultades con mucha más gracia que los demás. Además, los demás te respetarán más debido a esta fortaleza de carácter.

Te puede interesar:  Cómo sentirse cómodo en su propia piel: 17 consejos sin tonterías

Piensa en una situación en la que un montón de cosas se hayan convertido en un caos. Puede ser algo que hayas presenciado de primera mano, o incluso una escena de una película o programa de televisión que te guste.

En tiempos de grandes problemas, ¿quién destaca más: la persona que se está desmoronando por completo? ¿O la que mantiene la calma y la sensatez, incluso en las circunstancias más difíciles? ¿A cuál de esas personas recurriría para liderar una crisis?

Exactamente.

Si eres capaz de mantener la cabeza en su sitio y conservar la calma aunque todo a tu alrededor sea una mierda en ese momento, serás capaz de sortear cualquier cosa que te depare la vida.

Las circunstancias de la vida pueden cambiar en un instante. De un día para otro, puedes perder o ganar riqueza, salud o miembros de tu familia. El mundo que te rodea podría entrar en guerra, o un tornado podría atravesar la zona y arrasar toda tu ciudad.

En momentos como éste, podrías sentarte y lamentarte y desear que las cosas fueran diferentes, o podrías estar presente, tomar nota de todo lo que está pasando y ayudar a dar los pasos necesarios para que las cosas mejoren en el futuro.

¿Qué prefieres? ¿Estar al margen del universo que crece y evoluciona a tu alrededor? ¿O formar parte de él?

3. Recuerda que toda situación es temporal: esto también pasará.

Esto es válido para cada experiencia, tanto si la consideras «buena» como «mala». De hecho, muchas (aunque no todas, hay que decirlo) de las situaciones en las que te encuentras tienden a suceder por buenas razones, aunque no lo parezca en ese momento.

Por ejemplo, vivo en un lugar donde los inviernos son absolutamente terribles. Hablamos de temperaturas de -30 y 1,5 metros de nieve. Cada febrero, me encuentro odiando mis circunstancias y deseando estar en otro lugar. Pero luego vuelven la primavera y el verano, y la nieve que cubrió la tierra unos meses antes se ha fundido en agua que ha nutrido los campos y ha rellenado el río. Además, esa temporada de hibernación me da la oportunidad de descansar y reponer fuerzas para poder sumergirme en el trabajo de jardinería una vez que la tierra se caliente.

Todos los aspectos de tu vida acabarán cambiando. Algunos cambios pueden ser rápidos, mientras que otros pueden llevar años. Si eres paciente y puedes soportar lo que ocurre ahora, puede que descubras que inclinarte y aceptar la incomodidad temporal puede traer la mayor alegría y plenitud más adelante.

4. Deja de asumir que la vida será mejor cuando las circunstancias hayan cambiado.

Piensa en todas las veces que has deseado estar en una situación diferente porque suponías que sería mejor, sólo para descubrir que no lo era.

Por ejemplo, un padre podría desear que su recién nacido fuera mayor para poder dormir más de una hora cada vez. Luego desearían que su hijo pequeño ya no tuviera pañales porque están hartos de cambiarlos varias veces al día.

Ah, y luego desearían que su hijo en edad preescolar estuviera en la escuela a tiempo completo para poder tener más tiempo para sí mismos durante el día. Luego desearán que su preadolescente tenga ya el carné de conducir para no tener que hacer de chófer tan a menudo.

¿Ves lo que pasa ahí? La vida de los padres no mejoró en sí misma cuando el niño llegó a la siguiente etapa de su desarrollo individual. Por el contrario, dicho padre apenas reconoció el hito por el que se había esforzado antes. Inmediatamente miraron a la siguiente etapa en la que pensaron que serían felices y se sentirían satisfechos, en lugar de frustrados y molestos.

Siempre habrá otra colina que escalar, y no hay garantía de que el paisaje más allá sea el ideal que buscas. Pregúntate por qué crees que todo se pondrá en su sitio en cuanto sucedan X, Y y Z.

Te puede interesar:  Si alguna de estas 10 cosas te asusta, hay algo que debes saber

¿Lo ha hecho alguna vez? ¿O te has aferrado continuamente a ese próximo hito?

Traiga continuamente su atención de vuelta al momento presente. Cada vez que sientas que te disocias o te adormeces porque piensas que mañana será mejor, vuelve a meterte en tu propia piel.

5. Practica la gratitud sincera.

Cada momento te ofrece una inmensa oportunidad para la gratitud y la celebración. Sólo es cuestión de cambiar un poco la perspectiva.

De hecho, vamos a practicar esto ahora mismo. Lo haré contigo.

Siéntate y echa un vistazo a todo lo que hay a tu alrededor en este momento. En mi caso, tengo una taza de té y una botella de agua a mi alcance, y también tengo un libro y mi teléfono al final del escritorio. Mi conejo está acurrucado entre mis pies y mi pareja está abajo preparando la cena.

Sí, estoy estresada por algunos problemas y tengo frío porque el tiempo es horrible ahí fuera. Pero en este momento, estoy sano. Tengo la suerte de vivir en una casa que tiene agua corriente y electricidad, lo que me permite preparar este excelente té Earl Grey y leer un libro que he estado esperando. Mis calcetines están calientes y secos, y los olores que llegan desde el piso de abajo me dicen que no sólo voy a comer esta noche, sino que la comida será espectacular.

Siempre habrá aspectos de tu vida que sean incómodos o estresantes, pero lo más probable es que las pequeñas alegrías que te rodean siempre superen en número y peso a las cosas feas que suceden.

Dicho esto, no intentes desechar tus frustraciones porque otras personas lo tengan peor. Que una migraña no sea una herida de bala no significa que no sea dolorosa o debilitante. Reconoce que estás experimentando un malestar, pero pon más tu foco y atención en la bondad que te rodea.

6. Haz una lista de todas las cosas que disfrutas haciendo y céntrate en ellas.

Piensa en lo que puedes hacer ahora mismo para que tu vida sea más brillante y feliz.

¿Qué aficiones o actividades personales realizas que te hacen feliz? ¿Qué parte de tu tiempo dedicas a cosas que te aportan alegría y satisfacción en lugar de meras obligaciones y responsabilidades?

Dedica tiempo a las cosas que te gustan, incluso si eso significa decepcionar a otras personas. Puede que los demás te exijan una gran cantidad de tiempo y energía, pero establecer límites y convertirte en una prioridad es tan importante como dar a los demás tu amor y tus cuidados.

Hacer cosas que te gustan de forma regular hará que tus circunstancias actuales sean mucho más soportables.

7. Evita comparar tu vida con la de los demás.

No es de extrañar que el auge de las redes sociales también haya contribuido a aumentar la insatisfacción de la gente con sus propias circunstancias vitales. Aquellos que estaban satisfechos con sus propios hogares, cuerpos, carreras y aficiones se vieron de repente inundados de imágenes cuidadosamente seleccionadas y con Photoshop que ofrecían una visión de las supuestas vidas de otros.

Estos fragmentos -a menudo escenificados y muy editados- dan la impresión de que la vida de los demás es un paraíso de glamour y plenitud. De repente, la persona que se desplaza por estas falsas representaciones empieza a cuestionar todo lo que creía que le gustaba de su propia existencia. Esto se convierte en una espiral de aversión a todos los aspectos que le parecen inferiores, seguida de un deseo de que su vida se parezca más a la de esa otra persona.

Si crees que las publicaciones de otras personas te hacen sentir una mierda sobre tu propia vida, entonces deja de mirar. Salga de las redes sociales o suscríbase sólo a las cuentas que le den alegría. Reconoce que una foto aquí o allá no representa el espectro completo de la experiencia vital de otra persona, y que siempre hay muchas cosas que pasan entre bastidores de las que no eres consciente.

8. Deja de hacer cosas que odias.

La vida es demasiado corta para pasarla haciendo cosas que aborreces.

Te puede interesar:  El poder del mindfulness para mejorar la salud mental

Fíjate en las cosas que más desprecias en tu vida, y luego dirígete a ellas. Si odias tu trabajo, empieza a buscar uno nuevo. Si cuidar a un anciano enfermo está destrozando tu vida, busca una residencia o un servicio de respiro.

Esto puede implicar hacer cosas que te hagan sentir culpable, pero ahí es donde te preguntas qué prefieres: vivir fiel a ti mismo y potencialmente sentir culpa, o dejarte romper y amargar.

Cuando se les pregunta por qué no han tomado medidas para cambiar su situación, la mayoría de las personas ofrecerán una letanía de excusas por las que no pueden hacerlo.

Aunque algunos de ellos pueden ser válidos y razonables, la mayoría son escudos tras los que se esconde para impedir cualquier acción por su parte.

9. Actúe para que se produzca un cambio real.

Si te sientes tan miserable que deseas constantemente vivir en otro lugar o que las circunstancias de tu vida sean diferentes, entonces depende de ti que ese cambio se produzca.

La perspectiva de hacerlo puede ser desde desalentadora hasta absolutamente aterradora. De hecho, muchas personas soportan situaciones horribles durante mucho más tiempo del que deberían, simplemente porque temen que el futuro desconocido pueda ser mucho peor.

Pero nada crece en las zonas de confort, salvo la miseria, el resentimiento y el desprecio.

Recuerda que todo lo que no estás cambiando, lo estás eligiendo. Puedes quejarte a diario de lo mucho que odias todos los aspectos de tu vida en este momento, pero si no estás tomando medidas activas para cambiarlos, esa es tu elección. Nadie más puede hacer que estos cambios ocurran por ti.

Puede que te digas a ti mismo que no puedes cambiar tus circunstancias a causa de varias responsabilidades y de las necesidades de otras personas, pero tu propio camino vital es tan importante como el de cualquier otra persona. Eso no significa que sea una buena idea dejarlo todo y dirigirse al bosque, pero si esa va a ser la única manera de salvarse de ahogarse, téngalo como última opción.

Cualquiera que sea el poder superior que elijas honrar tiene la tendencia a ayudar a los que se ayudan a sí mismos. Puedes quedarte en tus circunstancias actuales y seguir deseándolas, desperdiciando los preciosos momentos que te quedan en esta vida, o puedes dar algunos pasos para conseguir lo que necesitas o quieres.

Analiza bien tus circunstancias actuales y determina -por orden de prioridad- qué es lo que crees que debe cambiar más. ¿Qué es lo que te hace más infeliz? ¿Qué aspectos quieres cambiar inmediatamente y cuáles puedes aguantar un poco más?

A continuación, escribe los pasos que crees que tendrías que dar para cambiar esos aspectos urgentes. ¿Son realistas? ¿Necesitarás la ayuda de otros para llevarlos a cabo?

No estás solo, y siempre hay pilares de apoyo a tu alrededor que pueden ayudarte. Pero si quieres que las cosas cambien, deja de desearlo y empieza a actuar al respecto.

Sé consciente de no repetir el error de vivir en todas partes menos en el momento presente.

Si acostumbras a centrarte en las experiencias que esperas en el futuro en lugar de apreciar el lugar en el que te encuentras ahora, eso también ocurrirá cuando llegues a donde sueñas estar.

La mente puede ser tramposa en ese sentido: podrías estar teniendo la experiencia más increíble de tu vida, pero en lugar de deleitarte con todo lo que estás viviendo en ese momento, esos momentos se perderán.

Intenta mantenerte presente independientemente de lo que estés viviendo, ya que nunca recuperarás ese tiempo.

En términos más sencillos, si sigues deseando que tu vida desaparezca todo el tiempo, ese deseo se hará realidad antes de lo que esperabas.

¿Aún no sabes cómo dejar de desear tu vida? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso de aceptación de tu situación en el momento presente. Simplemente haz clic aquí para conectar con uno de los terapeutas experimentados de BetterHelp.com.

También te puede gustar:

Por – Última actualización: 6 de abril de

2022También te puede gustar


Ezoic

es una escritora, directora de arte y herbolaria en formación afincada en la región de Outaouais, en Quebec. Se sabe que subsiste a base de café y sopa durante días, y cuando no está escribiendo o cuidando su jardín, se la puede encontrar luchando con varios proyectos de punto y haciéndose amiga de la fauna local.

Deja un comentario