14 maneras de afrontar la frustración de forma positiva

Mente
frustrated looking woman set against a yellow background

Sentirse frustrado no es una sensación que nadie quiera experimentar voluntariamente.

Seguro que es una emoción humana natural que todos sentiremos en algún momento, pero no es agradable.

La frustración es algo que experimentamos cuando nos encontramos en una situación que no podemos cambiar o cuando no somos capaces de conseguir algo.

También podemos sentir niveles más leves de frustración cuando aún no hemos sido realmente derrotados pero la situación se pone difícil y el fracaso parece probable.

Alguien que está frustrado puede parecer disgustado, molesto o enfadado, enfurecido contra lo que puede parecer una situación injusta o imposible.

¿Recuerdas esa sensación de cuando eras un niño y un adulto no se creía que no le habías tirado del pelo a tu hermano o que el perro realmente se había comido tus deberes, incluso cuando estabas (por una vez…) diciendo la verdad, y no había absolutamente nada que pudieras hacer para cambiar su opinión?

Las situaciones a las que te enfrentas en tu vida adulta pueden ser muy diferentes a éstas, pero la frustración que sientes es la misma.

Ya sea en tu vida profesional o personal, las cosas rara vez son sencillas y todos nos encontramos con baches en el camino que dificultan la travesía.

Sin embargo, si hay algo que es seguro es que pasar tiempo sintiéndose frustrado es tiempo perdido.

Después de todo, te estás preocupando por algo que no puedes cambiar, o que percibes que no puedes cambiar, y ninguna cantidad de llanto o rabia va a cambiar eso.

Los 2 tipos de frustración

Hay dos tipos diferentes de frustración.

La primera es la interna. Como su nombre podría sugerir, la frustración interna viene de dentro.

Es el resultado de los retos a los que te puedes enfrentar para cumplir con las metas que te has propuesto, cumplir con tus deseos, o incluso como resultado de los puntos débiles que percibes que tienes, como la ansiedad en situaciones sociales o una fobia a algo.

Incluso puedes experimentar una frustración interna si tu corazón tiene varios deseos que no encajan del todo entre sí, y simplemente no puedes decidir cuál priorizar.

También existe la frustración externa. Es el tipo de frustración que sientes si vas conduciendo por una carretera y de repente la encuentras bloqueada.

Pero también es la que experimentas cuando te enfrentas a una tarea difícil o te ves obligado a esperar por algo.

Esencialmente, la frustración externa es causada por circunstancias que están fuera de tu control pero que no están relacionadas con el funcionamiento interno de tu mente.

Por supuesto, ambas cosas suelen ir de la mano, si te encuentras con un factor externo que no puedes superar debido a algún tipo de limitación interna que percibes que tienes.

 

14 formas de afrontar la frustración

Todos vamos a sentirnos frustrados en un momento u otro, y seguramente nos sentiremos enfadados o disgustados en un principio, pero si lo miras de la manera correcta, puedes darle un giro positivo a muchas situaciones frustrantes.

1. Tómate un minuto para respirar.

Cuando sientas que te frustras con una situación, tómate un momento para sentarte y respirar antes de hacer algo más.

No reacciones inmediatamente, pero date la oportunidad de calmarte para ser más capaz de tomar una decisión racional sobre la mejor manera de avanzar.

Probablemente hayas escuchado este consejo un millón de veces, pero no lo descartes. Unas cuantas respiraciones profundas pueden hacer un mundo de diferencia.

2. Habla de ello.

Mantener tus sentimientos reprimidos no va a ayudar. Busca un oído comprensivo y exprésalos.

Tener que poner tus frustraciones en palabras te ayudará a entender lo que está pasando dentro de tu cabeza.

Te puede interesar:  Las causas subyacentes de la vergüenza ( + Por qué no todo es malo )

Hay dos tipos de personas con las que puedes hablar, y ambos tipos podrán darte una visión muy diferente.

Alguien que no tenga ninguna relación con la situación y que la conozca poco puede ser muy bueno, ya que puede ver el cuadro que tú pintas de forma más subjetiva y aportar un nuevo punto de vista que a ti no se te habría ocurrido.

Por otro lado, también puede ser bueno hablar con alguien que sepa exactamente lo que está pasando y que esté muy bien informado sobre lo que sea que estés enfrentando, ya que entenderá las complejidades y puede tener conocimientos o experiencia que pueden serte útiles.

Si tienes dudas, intenta hablar con alguien de cada categoría.

Si realmente no te sientes cómodo hablando de ello con nadie, prueba a escribirlo en su lugar, así al menos estarás poniendo en palabras lo que sientes.

3. Siente curiosidad por ello.

Cuando surjan esos sentimientos de frustración, pregúntate por qué esta situación concreta te ha hecho sentir así.

Intenta rastrear la causa de la frustración hasta su raíz, y puede que te sorprenda lo que descubras.

Por ejemplo, quizá estés sentado en un atasco de camino a casa desde el trabajo. ¿Frustrante? Por supuesto. Pero, ¿tu frustración está relacionada con el hecho de que vas a perder la hora de dormir de tu hijo… otra vez?

O quizás te cuesta aprender un instrumento musical que te gustaría poder tocar. ¿Es la percepción de falta de habilidad musical lo que te enfurece, o estás molesto contigo mismo por no practicar tanto como sabes que necesitas?

Cuanto mejor entiendas tu frustración, más podrás afrontarla y lidiar con ella.

Sé honesto contigo mismo sobre si la forma en que lo estás abordando es realmente la mejor.

4. Suéltalo.

A veces hay que dejar salir la frustración.

Busca un lugar aislado y grita y chilla hasta la saciedad. O haz ejercicio hasta que creas que tu corazón va a estallar. Libera toda esa energía reprimida.

Si quieres, llora. Te sentirás mucho mejor después, te lo puedo prometer.

Una vez que te hayas desahogado, estarás en mejores condiciones para manejar la frustración causada por la situación y pasar a un estado de ánimo más positivo o empoderado.

5. Cambia tu perspectiva al respecto.

Puedes darle un giro diferente a casi todo en esta vida si lo miras desde un ángulo diferente.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero puedes decidir ver tu situación frustrante como una oportunidad para crecer y aprender, o como un reto que hay que saborear.

Identifica lo que ha ido bien y lo que ha ido mal y céntrate en las partes buenas, viendo los errores como meras lecciones esenciales y útiles que has tenido que aprender por el camino.

6. Medita sobre ello.

La meditación puede ayudar de dos maneras. En primer lugar, una práctica muy breve de sólo unos minutos puede ayudar realmente a calmarte en el momento.

Pero el verdadero poder viene de una meditación más profunda en algún momento posterior. Si dedicas un tiempo a reflexionar en silencio sobre lo que pasó y por qué te sentiste así, podrás evitar que te alteres tan fácilmente si vuelve a ocurrir una situación similar.

Es bueno que realices esta meditación el mismo día en el que ocurrió lo que te frustró, ya que podrás sintonizar mejor con los sentimientos que experimentaste.

7. Distraerse de ello.

Si la fuente de tu enfado y molestia es continua, querrás apartar tu mente de ella si es posible. Cuanta menos energía mental le des a algo, menos te afectará.

Así que pregúntate si hay algo que puedas hacer que te distraiga de lo que sea que esté pasando?

¿Podrías escuchar algo de música a alto volumen? ¿Podría leer un libro? ¿Podrías ver algo de comedia? ¿Podría salir y hacer algo de jardinería?

Por supuesto, todo esto depende de dónde te encuentres en ese momento. Es mucho más fácil distraerse en casa que, por ejemplo, en el trabajo o cuando estás conduciendo.

Te puede interesar:  15 consejos para encontrar un mejor espacio mental.

8. Gestiona tus expectativas.

Es fácil frustrarse cuando tu realidad no coincide con tus expectativas. Si tienes una visión de cómo son o debían ser las cosas, y en realidad son muy diferentes, puede hacer que tus emociones se disparen.

Así que para dejar de sentirte frustrado para empezar, puedes intentar tener expectativas más realistas. Eso vale tanto para las personas como para los eventos. No puedes dictar cómo actuará alguien o cómo resultará algo.

De hecho, a menudo es mejor acercarse a la vida con la menor cantidad de expectativas posible. Rara vez son útiles de alguna manera, y a menudo pueden ser perjudiciales para nuestro bienestar emocional cuando no son razonables

9. Acepta tus limitaciones.

Si tu frustración es interna, puede estar relacionada con tu incapacidad para hacer algo. Esto se relaciona con las expectativas de las que acabamos de hablar en el sentido de que te enfureces contra la expectativa poco realista de que podrías hacer una cosa en particular.

Puede que lo veas como un fracaso, o que tienes alguna carencia. Pero tienes que darte un respiro. Nadie puede hacerlo todo, y nadie tiene todas las respuestas.

Si no quieres frustrarte contigo mismo, debes aceptar que tus capacidades son limitadas. No sirve de nada golpearse la cabeza contra la pared tratando de encontrar una manera de hacer algo que está más allá de tu experiencia.

Si te está sacando de quicio así, sería mejor que contrataras a otra persona para que haga la cosa por ti. De esta manera, se hace, y se hace bien.

Incluso cuando se trata de tus aficiones o de tus capacidades físicas, tienes que saber dónde poner el límite en cuanto a lo que puedes hacer. Tal vez hayas alcanzado tu tope en términos de rendimiento. Tal vez necesites dar un paso atrás y tratar de disfrutar simplemente de una cosa por lo que es en lugar de ser demasiado competitivo con los demás o contigo mismo.

10. Escribe sobre ello.

Puede ser difícil dejar ir algo que te tiene alterado. La ira y la frustración tienen una forma de alimentar los pensamientos para que den vueltas y más vueltas en tu mente, en lugar de dejar que se vayan a la deriva.

Esta rumiación se puede prevenir sacando todos sus pensamientos y sentimientos de su cabeza. Y una buena manera de hacerlo es escribiéndolos en un papel.

Muy a menudo no podemos dejar de lado un pensamiento porque creemos que lo olvidaremos, ya sea una posible solución futura a nuestros problemas o una opinión que le gustaría expresar a alguien. Pero una vez que has escrito esas cosas, le das a tu mente permiso para olvidarlas.

Realizar un volcado de cerebro también es una buena forma de organizar tus pensamientos. Si hay muchas piezas en movimiento en la situación irritante, es posible que no puedas dejar de pensar en ello porque tus pensamientos son un revoltijo. Si puede escribir todo, puede vincular mejor las cosas y obtener claridad mental, sin mencionar la paz mental.

11. Deja de controlarlo y déjate llevar.

Tu esfera de influencia -las cosas sobre las que tienes algún nivel de control- es mucho más pequeña de lo que crees. Palidece en comparación con todo lo que se encuentra fuera de esa esfera.

Esto es importante porque puedes rabiar contra el mundo todo lo que quieras, pero no le va a importar dos mierdas. No se somete a tu voluntad ni juega a tu juego. La mayoría de las veces, las cosas nos suceden a nosotros y a nuestro alrededor, y tenemos que reaccionar ante ellas. No podemos decidir cómo van las cosas.

Si hay algo que no puedes cambiar, tienes que tomar la decisión consciente de aceptarlo, al menos en el momento actual. Tal vez puedas hacer algo en el futuro, pero puedes pensar en ello en el futuro.

Ahora mismo, tienes que soltar el agarre que tienes sobre ella, o mejor dicho, el agarre que crees que tienes sobre ella.

En japonés, existe la frase «Shouganai» que se traduce como «No se puede evitar». Es una bonita frase que vale la pena recordar en esos momentos en los que tienes cero poder para cambiar las cosas.

Te puede interesar:  Cómo ser emocionalmente independiente y dejar de depender de los demás para ser feliz

 

12. Aleja el foco del problema.

A veces, nos cuesta no sentirnos frustrados porque nuestra mente es inflexible en el momento en que surge ese sentimiento. Estamos atascados de forma obstinada en una forma de pensar muy concreta. Podemos intentar forzar algo que no tiene ninguna posibilidad real de suceder.

En lugar de eso, necesitamos dar un paso atrás y encontrar una forma diferente de hacer o ver las cosas.

¿Cuál era el objetivo original que tenías en mente cuando emprendiste el viaje que te llevó a este obstáculo o callejón sin salida?

Reenfoca tus energías en llegar a él de una manera diferente, en lugar de seguir golpeando tu cabeza contra una pared de ladrillos.

Pregúntate qué es lo que tiene que suceder de forma diferente para que esta vez alcances ese objetivo, y elabora un nuevo plan para llegar a él.

O, si no fue un objetivo incumplido lo que te llevó a la frustración, sino una situación que no fue como esperabas, pregúntate si realmente importará en 1 hora, 1 día, 1 semana o 1 mes.

Lo más probable es que, en algún momento, mires hacia atrás y te preguntes por qué te pusiste tan nervioso en primer lugar.

13. Actúa.

Si hay algo que es seguro es que no tiene ningún sentido procrastinar, ya que sólo te hará sentir peor.

Una vez que te hayas calmado y tengas una cabeza racional sobre tus hombros, asegúrate de dar el primer paso en el nuevo camino que has planeado más pronto que tarde para no estancarte.

Cuanto más lo pospongas, más desalentador te parecerá.

Pasar tu tiempo preocupándote es esencialmente otra forma de procrastinación. No puedes dar ningún paso adelante mientras te preocupes por los pasos que has dado y que te han llevado a ese punto.

Hay un viejo proverbio irlandés que dice «Nunca ararás un campo dándole vueltas en tu mente», y nunca se dijo una palabra más cierta.

Toma las lecciones que has aprendido y avanza como una persona más sabia.

14. Evita arremeter contra los demás.

Cuando estás frustrado o enfadado, esto puede desactivar tanto tu razonamiento como tu compasión. Esto hace que sea más probable que dirijas esos sentimientos hacia las personas que te rodean.

Así que debes tratar con todas tus fuerzas de evitar que tu temperamento se apodere de ti.

Incluso si son otras personas con las que estás molesto porque han hecho algo (o no han hecho algo) que te ha causado problemas, debes intentar calmarte antes de acercarte a ellas.

Si no lo haces, corres el riesgo de que el conflicto se acalore y de que los sentimientos se alteren, lo que probablemente prolongará la situación que te está frustrando.

¿Todavía no estás seguro de cómo afrontar tu frustración o de cómo empezar a sentirte menos frustrado? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una gran manera de sacar tus pensamientos y tus preocupaciones de tu cabeza para que puedas trabajar con ellos.

Te recomendamos que hables con un terapeuta en lugar de con un amigo o un familiar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la suya. Pueden ayudarte a afrontar las cosas que te frustran y a adoptar una mentalidad diferente ante las circunstancias frustrantes.

Si bien puedes intentar solucionar esto por ti mismo, puede ser un problema mayor que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Ya has dado el primer paso al buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

Deja un comentario