Cómo dejar atrás el pasado: ¡16 consejos sin tonterías!

silueta de persona lanzando flores al cielo, dejando así de lado el pasado

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a superar su pasado y evitar que éste afecte a su presente y a su futuro. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

Pasados. Todos tenemos uno.

A veces hay cosas de nuestro pasado a las que deseamos aferrarnos. Recuerdos que apreciamos. Momentos que desearíamos volver a vivir.

Y hay cosas de nuestro pasado que queremos dejar atrás. Recuerdos que nos gustaría desterrar. Momentos que desearíamos que nunca hubieran ocurrido.

Como estás leyendo esto, estás buscando ayuda con esto último. Quieres dejar atrás el pasado, o parte de él.

Ya lo has intentado sin mucha suerte, y ahora buscas un poco de orientación sobre cómo liberar una carga de tu vida hasta ahora.

Aviso: este proceso no siempre es rápido ni fácil. Requiere esfuerzo y persistencia.

Pero, si sigues los consejos que te damos a continuación, podrás mantener el impulso hacia delante en la dirección correcta mientras vas soltando poco a poco el agarre del pasado sobre ti y tu vida.

Este proceso tiene dos vertientes. En primer lugar, tienes que saber lo que NO debes hacer.

Mucha gente opta por uno de los pocos enfoques que crean la ilusión de estar lidiando con el pasado cuando en realidad no estás haciendo nada de eso.

Hay que evitarlos a toda costa.

En segundo lugar, tienes que utilizar una variedad de herramientas mentales para ayudarte a trabajar realmente con tu pasado.

Comencemos con lo que no se debe hacer:

1. No lo reprimas

Imagina que has metido una experiencia dolorosa del pasado en una caja. Luego has escondido esa caja en el rincón más profundo y oscuro de un armario, para no volver a verla.

Eso es la represión.

Esencialmente, empujas los recuerdos de esa experiencia y todos los sentimientos asociados a ella hacia el fondo de tu inconsciente.

El problema es que, aunque los recuerdos reprimidos no entren directamente en tus pensamientos conscientes, pueden influir en tu estado de ánimo y tu comportamiento.

Y los pensamientos reprimidos a menudo encuentran la forma de reaparecer en la mente consciente en una fecha posterior, causando una confusión incalculable cuando lo hacen.

Uno de los problemas que plantean los pensamientos y sentimientos reprimidos es que uno no es consciente de que los tiene. Por lo tanto, a menudo es necesario hablar con un profesional de la salud mental certificado para tratarlos (más sobre esto más adelante).

2. No lo evites

La evitación es similar en muchos aspectos a la represión, pero esta vez el pasado sigue siendo accesible a la mente consciente.

Es como tener esa caja con el recuerdo dentro y dejarla por la puerta de atrás para tratarla más tarde.

Sabes que está ahí, pero pasas de largo cada vez. No te paras a abrirla.

Pero evitar el pasado no te permitirá dejarlo atrás.

Lo único que hace es retrasar lo inevitable. Tarde o temprano, tendrás que abrir esa caja y enfrentarte a lo que hay dentro.

3. No intentes olvidarlo

De nuevo, esto es similar a la represión, pero no bloqueas el pasado por completo; simplemente esperas que el tiempo te permita olvidarlo.

El problema de este enfoque es que si hay dolor o trauma ligado al pasado, nunca lo olvidarás del todo.

Y cada vez que lo recuerdas, vuelves a traer ese dolor o trauma a tu vida.

Claro, las técnicas que siguen más adelante en el artículo te ayudarán a reducir el impacto del recuerdo, pero rara vez nos olvidamos de cosas que han provocado un estado emocional elevado.

4. No intentes cambiarlo

Otra mala estrategia para dejar atrás el pasado es alterar tu recuerdo del mismo.

Puedes intentar mentirte a ti mismo sobre lo que pasó para que las emociones ligadas a la experiencia parezcan injustificadas, pero nunca podrás engañarte del todo.

Te puede interesar:  Las 6 cosas clave que puedes hacer para encontrar la paz interior

Sabrás la verdad real, aunque no lo admitas ante ti mismo ni ante los demás.

Así que no vale la pena el esfuerzo de fabricar una nueva historia en tu cabeza.

5. Separe sus emociones de su memoria

Ahora que te hemos dicho lo que no debes hacer, empecemos a ver lo que debes hacer.

Este punto es un tema primordial que se entrelaza con todos los que siguen.

Verás, dejar atrás el pasado significa en realidad dejar atrás la influencia del pasado sobre tu presente. directo influencia del pasado en el presente.

Y el pasado sólo puede ejercer el control a través de tu respuesta emocional a él.

Un recuerdo se compone de dos partes: las sensaciones que experimentaste y los pensamientos/sentimientos que tuviste.

Las sensaciones -el resultado de tus cinco sentidos- son cosas como una representación visual de lo que ocurrió, los olores y sonidos que te rodean y las sensaciones físicas que tuviste.

Este es el alcance de muchos recuerdos. Puede que recuerdes que ayer fuiste a la tienda, pero sólo en el sentido de las cosas que viste y oíste, etc.

Luego está la combinación de los pensamientos y sentimientos que tuviste durante y después de una experiencia.

Pueden ser positivos (la alegría desbordante de ver/oír a tu hijo por primera vez) o negativos (la tristeza, la rabia y la amargura cuando una ex pareja rompió contigo).

Pero como quieres dejar atrás el pasado, asumiremos que son negativos.

Separar tus emociones de un recuerdo de las sensaciones de un recuerdo te permite trabajar en esas emociones sin tener que reprimir, evitar, olvidar o cambiar la parte de las sensaciones del recuerdo.

Muchos de los puntos que siguen te ayudarán a conseguirlo.

6. Tome el control de sus pensamientos

No estamos sugiriendo que dejes de pensar en el evento pasado cada vez que se te viene a la cabeza – esa es la evitación de la que hablamos antes.

Lo que sugerimos es que limites la cantidad de tiempo que permites a tu mente pensar en el pasado en cualquier momento.

Necesitas recordar el pasado para poder trabajar en él, pero no es necesario que lo hagas de una sola vez.

Así que cuando encuentres tus pensamientos atascados en esa experiencia que deseas dejar atrás, dite a ti mismo que sólo puedes pensar en ella durante 5 minutos (o el tiempo que te resulte más cómodo).

Una vez transcurrido ese tiempo, debes desviar tu mente consciente hacia otra cosa. Preferiblemente en algo positivo, pero incluso en la mundanidad del día a día.

Controlar tus pensamientos de esta manera evita la rumiación insana.

También te da la oportunidad de sentir y expresar las emociones ligadas al pasado sin dejar que sean demasiado intensas.

Te enfrentas a la herida y al dolor poco a poco para que sea manejable.

7. Resiste a pensar en los «y si»

Una cosa que puedes bloquear con seguridad de tu mente son esos pensamientos que derivan hacia los reinos de la fantasía: los «qué pasaría si».

Cuando experimentamos dolor o trauma, es común que nos preguntemos qué podríamos haber hecho de manera diferente para evitar esa experiencia.

¿Qué pasaría si hubieras tratado a tu pareja de forma diferente; te habría seguido siendo infiel?

¿Y si hubieras vigilado a tu hijo más de cerca; habría seguido teniendo ese accidente?

¿Y si hubieras tomado una ruta diferente para volver a casa esa noche?

En realidad, nunca sabrás cuál habría sido el resultado si hubieras actuado de forma diferente en una situación.

Tú hiciste lo que hiciste. Otras personas hicieron lo que hicieron. El suceso ocurrió.

Ningún tipo de pensamiento podrá cambiar eso.

Lo único que hace es causar más dolor emocional al agobiarte con la carga de la culpa y el sentimiento de culpabilidad.

8. Aprenda las lecciones del suceso

Esto va a sonar confuso al principio, pero pregúntate qué lecciones puedes aprender del pasado.

Puede que te preguntes en qué se diferencia esto de los «y si» que te dijimos que evitaras más arriba.

Las lecciones no buscan cambiar el pasado. Las lecciones buscan mejorar tu futuro.

Puedes observar los acontecimientos que quieres dejar atrás y preguntarte qué harías de forma diferente en futuras situaciones similares.

¿Qué podrías hacer para no volver a tener dificultades económicas?

¿Qué podrías hacer para no disgustar a alguien como has hecho con un amigo cercano recientemente?

¿Qué podrías hacer para evitar que te despidan de un futuro trabajo?

Te puede interesar:  Cómo manejar la carga mental en el trabajo

Todos estos son ejemplos del siguiente punto…

9. Enfócate en los aspectos positivos que surgieron de los aspectos negativos del pasado

Cuando observes quién eres hoy como persona, verás cómo los acontecimientos de tu pasado te han moldeado.

Incluso aquellos acontecimientos que desearías que no hubieran ocurrido.

La vida es una lucha a veces, y a la gente le pasan cosas malas. Esa adversidad puede dejar cicatrices mentales e incluso físicas, pero también puede dejarte cambiado en formas que ahora podrías ver como positivas.

El impacto de la pérdida de un compañero de vida -especialmente si murió joven- puede ser devastador, pero también puede mostrarte lo fuerte y capaz que eres.

El estrés de ser despedido con poca antelación y tener una familia que cuidar puede ser abrumador, pero puede haberle llevado a reconsiderar su elección de carrera y a seguir algo más acorde con sus pasiones.

Una enfermedad o lesión puede haberte dejado con complicaciones de salud a largo plazo, pero también puede haber cambiado positivamente tu forma de ver la vida y de priorizar las cosas.

No todos los aspectos negativos tendrán un aspecto positivo, pero cuando los haya, vale la pena buscarlos y recordarlos con regularidad.

10. Identificar cuándo las emociones del pasado influyen en las acciones del presente

Aprender las lecciones e identificar lo positivo son dos formas saludables de permitir que el pasado influya en la forma en que te comportas en el presente.

Lo que no es saludable, sin embargo, es dar a los acontecimientos del pasado el poder de ejercer un control emocional sobre tu mentalidad actual.

Expliquemos esto con la ayuda de un ejemplo.

Imagina que tu ex pareja te deja de repente. Fue difícil de aceptar porque la querías y no veías ningún problema en la relación.

Ahora, sin embargo, has vuelto a encontrar el amor con una nueva pareja. Pero dejas que la conmoción y el dolor de ese acontecimiento pasado afecten a tus pensamientos sobre esta nueva relación.

Empieza a creer que, para evitar que le vuelvan a hacer daño, debe romper la relación antes de que su nueva pareja tenga la oportunidad de hacerlo.

Ahora, racionalmente, puedes ver que tu nueva pareja es una persona totalmente diferente y no debe ser tratada como si fuera la misma que tu ex.

Pero, emocionalmente, te cuesta separar el pasado del presente y de un posible futuro en el que te vuelvan a dejar.

Así que permites que esas emociones pasadas influyan en las decisiones que tomas en el presente.

La clave es identificar de dónde proceden tus pensamientos, tu comportamiento y tus elecciones.

Sé sincero: ¿tiene el pasado algo que ver?

Si puedes decir, con la mano en el corazón, que no lo tiene, puedes seguir con lo que estás haciendo o buscar otras razones y evaluarlas de forma aislada.

Si crees que existe la más mínima posibilidad de que el daño y el dolor de tu pasado estén influyendo directamente en tu forma de pensar y sentir en este momento, detente, respira hondo y reconsidera lo que vas a hacer.

Esto no significa que tengas que cuestionar cada decisión que tomes -eso es un problema en sí mismo-, pero debes estar atento a cualquier situación que tenga similitudes con el pasado que estás tratando de dejar atrás.

Son estas situaciones en las que las emociones no resueltas pueden asomar la cabeza e impactar en lo que haces.

11. Cambia tu historia

Todos tenemos una historia que nos contamos a nosotros mismos y que directa e indirectamente contamos a los demás.

Es una historia sobre quiénes somos, cómo hemos llegado a ser esa persona y qué nos depara el futuro.

Las historias pueden ser positivas:

O pueden ser negativas:

El dolor y las heridas de tu pasado pueden llevarte a crear una historia negativa. Puede definir cómo te ves a ti mismo y a tu vida.

Pero tú tienes el control sobre la historia que quieres contar.

No tienes que aceptar la historia que te has contado a ti mismo durante todos esos meses o años.

Tu historia es tu proyección mental de quién eres y quién quieres ser. Depende de ti cuál sea esa historia.

Así que para dejar ir el pasado, ayuda a dejar ir la historia que resultó de esos eventos pasados.

Escribe algo nuevo; algo positivo y que te empodere.

12. Aprender a perdonar

A menudo, aunque no siempre, una experiencia dolorosa de nuestro pasado es causada, en parte, por las acciones de otra persona.

Y aunque el perdón no siempre es fácil, es una parte importante para dejar atrás el pasado.

Te puede interesar:  Digamos que estas 6 afirmaciones positivas son diarias para construir autoestima y confianza

El perdón es un proceso. Lleva tiempo.

Pero los beneficios del perdón no los siente la persona a la que se perdona, sino tú, la persona que perdona.

En nuestro artículo sobre cómo perdonar a alguien entramos en mucho más detalle, así que consúltalo.

Y ten en cuenta esta cita de Lewis B. Smedes:

13. Haz nuevos y felices recuerdos

A menudo, nuestras vidas están dominadas por sólo un puñado de emociones que surgen debido a nuestro presente y nuestro pasado.

Si algo de su pasado tuvo un impacto emocional grande y negativo, esas emociones pueden persistir durante mucho tiempo.

Una forma de cambiar el equilibrio emocional hacia algo más positivo es crear nuevos recuerdos que sean felices.

Estos nuevos recuerdos te permiten mirar hacia atrás con cariño en lugar de la tristeza o la ira o lo que sea que sientas ahora.

Aunque los nuevos recuerdos no pueden borrar los antiguos, pueden crear un terreno de juego más equilibrado en cuanto a la influencia emocional del pasado en el presente.

Pueden diluir la negatividad asociada a esas partes del pasado que te gustaría dejar atrás y ayudarte a desprenderte de tus emociones de esas experiencias, como hemos comentado antes.

14. Aprende a vivir en el presente

Recuerda que, al dejar ir el pasado, no estamos buscando olvidar lo que sucedió. Sólo deseamos reducir el impacto que tiene en ti hoy.

Mantener tu atención lo mejor posible en el momento presente es una forma eficaz de hacerlo.

No se trata de la evasión contra la que advertimos anteriormente, sino de una herramienta para evitar que el pasado se infiltre en tu presente.

Puedes seguir lidiando con los eventos del pasado en el momento presente, pero lo haces de manera objetiva y con tus pensamientos y sentidos basados en lo que está sucediendo aquí y ahora.

De hecho, centrarte en que estás seguro y bien en el aquí y ahora puede permitirte abordar los recuerdos difíciles con mayor eficacia.

En esencia, creas un espacio seguro para ti mismo para desempacar esa caja y lidiar con lo que sea que esté dentro.

15. Haz planes para el futuro

Una forma de evitar que la carga emocional de los acontecimientos pasados dicte tu vida es tener un ojo puesto en un futuro que te gustaría que se hiciera realidad.

Al hacer planes positivos para tu futuro, te das a ti mismo algo por lo que emocionarte en el presente.

Además, puedes elegir conscientemente no permitir que los acontecimientos del pasado influyan en tus objetivos y sueños de forma negativa.

Puede que sigan teniendo una influencia, pero puede ser una influencia positiva si tú lo permites.

Por ejemplo, tus experiencias pasadas de depresión y otros problemas de salud mental podrían impulsarte a crear una organización benéfica para ayudar a otras personas que sufren problemas similares.

O, si sufriste abandono en tu infancia, esto podría llevarte a desarrollar una carrera de cuidado de personas o animales que no tienen a nadie que los cuide.

Estos planes no borran el daño que experimentaste, pero pueden ayudar a cambiar la forma en que ves esos eventos.

16. Habla con un profesional de la salud mental

Algunas heridas de nuestro pasado son demasiado difíciles de afrontar por nosotros mismos.

Algunas heridas requieren el conocimiento especializado de alguien entrenado en las técnicas utilizadas para trabajar con ellas.

Si has intentado dejar atrás el pasado, pero no has tenido mucho éxito, deberías considerar al menos la posibilidad de obtener ayuda profesional.

Es posible que puedan ofrecerte un enfoque más estructurado para abordar los traumas del pasado y ayudarte a superarlos.

Incluso si crees que la experiencia pasada no es algo que deba requerir este tipo de ayuda, no lo descartes.

A la mayoría de las personas les vendría bien hablar con un profesional, y si hay algo de su pasado que le preocupa, por insignificante que parezca, buscar ayuda es una opción saludable.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás ponerte en contacto con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino.

Ya has dado el primer paso al buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

También te puede gustar:

Por – Última actualización el 31 de mayo de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario