Cómo dejar de culparse por todo: ¡5 consejos eficaces!

joven culpándose con la mano en la frente

Aceptar la responsabilidad de las propias palabras y acciones es una parte esencial para vivir una vida sana y equilibrada.

Las personas son criaturas difíciles y desordenadas a veces. Tus amigos, familiares y seres queridos cometerán errores y harán cosas insensibles que requieren perdón y espacio para crecer.

Y tú también lo harás.

Pero hay una diferencia entre asumir la responsabilidad de tus actos y aceptar la culpa que no te corresponde.

Puede parecer lo correcto porque es una forma de suavizar las discusiones, pero no es sano ni justo para las otras personas implicadas.

No es saludable en el sentido de que acabarás haciendo la mayor parte del trabajo emocional en la relación. No es justo porque no es tu responsabilidad y priva a la otra persona de la capacidad de desarrollarse y crecer.

Toda relación necesita límites saludables. Y parte de tener límites saludables es la voluntad de dar un paso adelante y asumir tus errores, así como no aceptar la responsabilidad por el mal comportamiento de nadie más.

Culparse de todo es un comportamiento que suele formarse en la infancia con padres que no pueden aceptar la responsabilidad de sus propios actos. Es posible que hayan cargado una cantidad excesiva de responsabilidad sobre los hombros de sus hijos, haciéndoles creer que ellos son los culpables.

El amor puede haber estado ausente o haber sido retenido como castigo cuando el padre quería hacer sentir a su hijo que estaba equivocado. El abuso, la vergüenza y la crítica injusta también pueden haber estado presentes.

Romper ese ciclo de autoculpabilización y crítica es un paso positivo para amarse a uno mismo y tener relaciones más sanas.

¿Cómo se hace eso? ¿Cómo dejar de culparse por todo?

1. Asume la responsabilidad de las cosas de las que tienes la culpa.

No cometas el error de rechazar las cosas de las que eres realmente responsable.

Te puede interesar:  25 razones por las que eres tan infeliz

Tus acciones y tus palabras son tuyas. No importa lo que otras personas hagan o lo mal que actúen otras personas.

No es sano utilizar las acciones de otras personas como excusa para hacer cosas malas o para evitar asumir la responsabilidad de tus propias decisiones.

Si vas a hacer o decir algo, hazte cargo de esas acciones y palabras. Enorgullécete de lo que haces. Si no es algo de lo que puedes estar orgulloso o con lo que estás de acuerdo, no lo hagas.

Este tipo de enfoque hace que sea mucho más fácil aceptar cuándo eres responsable y cuándo no.

Puedes analizar la situación y preguntarte: «¿Fue mi responsabilidad? ¿Cuáles fueron mis acciones y mi papel en el suceso? ¿Hice una acción incorrecta? Dije cosas equivocadas?».

2. Desactiva tu autocrítica con palabras de amor y apoyo.

Una persona que se autoculpabiliza tiende a ser su crítico más duro.

Es esa vocecita, a veces fuerte, que te dice que ¡claro que tienes la culpa! ¡No eres lo suficientemente bueno! ¡Siempre estropeas las cosas! ¡No eres digno! ¿Qué es lo que te pasa? ¿Por qué haces eso?

Hay que silenciar esa voz y sustituirla por pensamientos más amables.

Eres un ser humano imperfecto que hace lo mejor que puede, como todos los demás. Nadie es perfecto. Nadie consigue que todo sea correcto.

Los planes mejor trazados pueden salir mal por circunstancias totalmente inesperadas. Las relaciones pueden no funcionar. Las amistades pueden tambalearse y desmoronarse. Las cosas pueden no ir bien en el trabajo.

¿Y sabes qué? Todo eso es normal. Así es la vida. Nada de eso te convierte en una mala persona ni requiere que seas dueño de nada más que de tus propias palabras y acciones.

Te puede interesar:  30 rasgos comunes de la gente feliz (que puedes copiar)

A veces tus palabras y acciones no van a ser muy amables o agradables.

Tal vez tuviste un mal día, no estabas en un buen momento y no tuviste tanta paciencia como te hubiera gustado tener. No pasa nada.

Se te permite ser humano y menos que perfecto.

3. Evita juzgar y ser demasiado crítico con los demás.

La autocrítica y la autoculpabilidad se alimentan desde ángulos diferentes. Cuando una persona piensa con dureza en sí misma, es probable que también piense con dureza o juzgue a otras personas por las decisiones que toman.

Ofrecer gracia y perdón a los demás por sus propias transgresiones puede ayudar a suavizar la forma en que te ves a ti mismo.

Si puedes empezar a ver y aceptar los defectos de los demás, puedes aprender a ver y aceptar los defectos de ti mismo.

Juzgar a los demás es una forma segura de socavar tu propia felicidad y bienestar. El tiempo que dedicas a criticar o a enfadarte con los demás es tiempo que pierdes para mejorarte a ti mismo y a tu propia vida.

Hazte preguntas como: «¿Necesito tener una opinión sobre esto? ¿Cómo afecta esto a mi vida? ¿Afecta esto a mi vida?».

Las personas que juzgan a los demás con dureza suelen sentir que los demás les juzgan de la misma manera. De lo que te darás cuenta es de que a la mayoría de la gente en realidad sólo le preocupa su propia vida.

4. Mira las experiencias negativas como algo de lo que aprender.

El duro lenguaje de la autoculpabilización y la autocrítica a menudo se reduce a amplificar las experiencias negativas que todos tenemos.

Estas experiencias negativas dejan de tener un impacto tan profundo y duradero si puedes replantearlas como algo neutral o incluso positivo.

Te puede interesar:  Cómo explicar lo que es la depresión a alguien que nunca la ha sufrido

Un fracaso sólo es un fracaso si no se aprende nada de él.

Pero no tener éxito duele. Las rupturas son horribles. Que las cosas no funcionen es triste y deprimente.

Todo eso también puede ser cierto. Nos encanta ver una historia pulida de alguien que pone su mente en una acción y luego sale adelante. Pero la realidad es que pocas personas tienen éxito en algo de inmediato. Y muy a menudo, su éxito está apuntalado por un montón de cosas que intentaron y que no funcionaron.

Las experiencias negativas pierden mucho de su aguijón cuando sabes que tomarás un poco de sabiduría vital de la experiencia para construir hacia el éxito general de tu vida.

5. Busca ayuda adicional.

Las personas que practican la autocrítica o la autoculpabilización en exceso suelen tener acontecimientos en su vida que les empujaron en esa dirección.

Estos son los tipos de cosas que vienen con ser abusado como un niño, el trauma y el abuso doméstico.

Eso no significa que estos acontecimientos tengan que informar y dirigir tu vida. Lo que sí significa es que puedes necesitar abordar estos eventos y trabajar para sanar este daño para hacer más fácilmente los otros cambios que estás buscando.

Puedes sanar, cambiar y crecer si te das permiso para hacerlo.

Deja un comentario