Cómo dejar de dudar de ti mismo: ¡5 consejos altamente efectivos!

joven con dudas sobre sí misma que necesita creer más en sí misma

¿Crees en ti mismo? ¿Crees en tu potencial para vivir una vida feliz y exitosa?

Los retos a los que nos enfrentamos pueden hacer que sea difícil mantener una perspectiva y un comportamiento positivo, especialmente para las personas que han tenido una vida dura o se han enfrentado a múltiples contratiempos.

Las dudas sobre uno mismo acaban con muchos esfuerzos antes de que se pongan en marcha. ¿Por qué? Porque muchas personas creen en esos susurros de duda que han echado raíces en su mente.

¿De dónde vienen?

¿Por qué están ahí?

Son preguntas complicadas que a menudo conducen a áreas pegajosas y dolorosas del pasado de una persona.

No es raro que las personas poco amables digan a quienes dicen querer que no valen nada o que son incapaces, que se burlen y menosprecien sus intereses o pasiones.

Las personas tóxicas también pueden minar la confianza al no estar nunca contentas o satisfechas, haciendo que el sujeto de su negatividad sienta que no puede hacer nada bien.

Por desgracia, demasiadas personas se ven sometidas a estos abusos y a la negatividad durante años, lo que les pasa factura al arraigar en su mente y afectar a su forma de pensar sobre sí mismos y a su capacidad de influir en el mundo.

Cualquiera puede experimentar dudas sobre sí mismo o sobre sus capacidades, pero puede profundizar y superarlas.

Hay un par de formas diferentes de mejorar la creencia en uno mismo y en sus capacidades.

1. Reformular las dudas sobre uno mismo para convertirlas en motivación

La calidad de nuestros pensamientos a menudo se filtra en nuestras vidas. Piensa en los pensamientos que tienes cuando te enfrentas a un momento de duda.

¿Cómo suenan? ¿Son amables, de apoyo o positivos?

Probablemente no.

Lo más probable es que sean afirmaciones críticas como

«No soy lo suficientemente inteligente para lograr esto».

«No tiene sentido hacer esto. Simplemente fracasaré».

«Mi sueño es estúpido o tonto de todos modos».

La verdad es que la mayoría de las ideas y los esfuerzos mueren antes de intentarlo por culpa de las dudas. Cuanto más se repite una persona este tipo de afirmaciones a sí misma, más se hunde en su mentalidad y más se lo cree.

Te puede interesar:  Qué hacer cuando te odias a ti mismo

En cambio, debemos trabajar activamente para sustituir estas afirmaciones por otras positivas de amor, bondad y apoyo.

Pero, ¿te lo mereces?

Por supuesto que sí. Todo el mundo merece sentir un amor y una autoestima sanos.

Aquí tienes algunos ejemplos de afirmaciones que puedes utilizar.

En lugar de: «No soy lo suficientemente inteligente para lograr esto».

Dígase a sí mismo: «Soy inteligente y capaz, y puedo tener éxito».

En lugar de: «No tiene sentido hacer esto. Simplemente fracasaré».

Dígase a sí mismo: «Quiero hacer esto porque creo en ello. Incluso si no tengo éxito, puedo tomar lo que he aprendido y volver a intentarlo».

En lugar de: «Mi sueño es estúpido o tonto de todos modos».

Dígase a sí mismo: «Mis sueños son tan justos y valiosos como los de cualquier otra persona».

Y sigue haciéndolo con tantos puntos de autoconversión negativa como sea posible.

Es sencillo, pero no es fácil, y lleva tiempo empezar a sustituir esos viejos pensamientos negativos por otros más positivos.

Sigue con ello.

2. Recuérdese a sí mismo los éxitos del pasado

Usted ha tenido éxito en muchas cosas en su vida. Quizás no las veas como éxitos, pero lo son.

Pueden ser cosas importantes, como aprobar un examen o alcanzar un objetivo personal, o pueden ser pequeñas «victorias», como defenderse o cocinar una comida deliciosa.

En tiempos de duda, estos recuerdos son esquivos. Sin embargo, son una fuerza poderosa para erradicar la autoconversión negativa.

Al presentar hechos concretos sobre lo que ya has logrado en tu vida, contradices la duda de la que tu mente intenta convencerte.

Es muy difícil creer que eres incapaz cuando puedes recordar un momento en el que has mostrado claramente tu capacidad.

En otras palabras, un pensamiento de «no puedo hacer esto» en tu mente se desarma diciendo: «Oh, pero he logrado esto, esto y esto en el pasado».

3. Distanciarse de las personas negativas o grises

Hay mucha gente en el mundo que sólo espera derribar las ideas y ambiciones de los demás.

Son miserables y a menudo les gusta ver a otras personas tan miserables como ellos. Algunos están amargados y quemados por la vida. Otras son simplemente malas personas que prefieren dañar y destruir.

Estar cerca de estas personas de forma habitual es una forma segura de perpetuar la imagen negativa de uno mismo y la autoestima.

Te puede interesar:  7 razones por las que dejar ir algo o a alguien es tan difícil

Fíjate bien en las personas más cercanas a ti, las personas con las que pasas tu tiempo. ¿Cuántas de estas personas son una influencia positiva y de apoyo en su vida?

Este es el tipo de personas con las que necesitas pasar más tiempo, invirtiendo tu energía en construir mejores amistades y relaciones con ellas.

¿Cuántas de ellas son una presencia negativa en tu vida? ¿Siempre se apresuran a criticar, a bajarte los humos o a destacar lo que perciben como tus atributos negativos?

Este tipo de personas minan tu confianza y destruyen tu capacidad de progreso. Lo ideal sería eliminar a estas personas de tu vida en la medida de lo posible, pero eso no siempre es una opción.

Si no es una opción o no quieres tomar una medida tan drástica, puede ayudarte minimizar el tiempo que pasas con ellos y la información que les das sobre tu vida o tus objetivos. No pueden criticar lo que no conocen.

Existe un tercer tipo de persona, la persona plana o gris. No son ni positivas ni negativas, simplemente están ahí.

No intentan realmente conseguir nada, no quieren nada mejor para ellos mismos o para su bienestar, ni hacen realmente mucho.

Pasar tiempo con estas personas puede adormecerte en un estado de complacencia. En lugar de salir a hacer cosas, te encuentras con cosas como «¿Para qué molestarse?».

Lo mejor es que también quieras distanciarte de estas personas.

La calidad de la gente con la que pasas tu tiempo es absolutamente importante.

4. Reexamina lo que significa para ti el fracaso

¿Tiene miedo al fracaso? El fracaso suele considerarse el peor escenario posible para cualquier empresa, pero no es así.

El fracaso es un paso en el camino hacia el éxito. Claro que puede haber algún que otro caso en el que alguien haya desarrollado un plan, se haya fijado un objetivo y haya marchado directamente hacia él sin apenas problemas, pero no es así como funciona para la mayoría de la gente.

Para la mayoría de la gente, el fracaso es sólo un paso en el camino hacia el éxito. Las personas que tienen éxito miran el fracaso, se dicen a sí mismas: «¡Bueno, eso no funcionó!». Y entonces prueban un camino nuevo o diferente.

Te puede interesar:  "Quiero que a todos les guste"

Las personas negativas y grises suelen utilizar el fracaso como arma. ¿De qué sirve intentarlo si sólo vas a fracasar? Y sabes qué, hay un pequeño grano de verdad en esa afirmación porque la mayoría de los intentos de éxito fracasan.

Sin embargo, el fracaso no significa que abandones tu camino. No significa el fin de lo que sea que estés persiguiendo.

Sólo significa que tienes que girar y encontrar otro camino, utilizando la experiencia que ya has adquirido en tu camino para seguir empujando hacia el éxito.

Perdona tus fracasos. No los veas como el final de tu viaje, sino como un peldaño en tu camino hacia el éxito.

5. Construye confianza y amor contigo mismo

¿Es usted su mejor amigo? Es una aspiración elevada, pero necesaria.

Lo ideal sería querer y cuidar a un mejor amigo tanto como a cualquier pariente, posiblemente más. Le apoyaríamos, le daríamos ánimos y trataríamos de estar a su lado cuando se sintiera mal.

Querríamos que se vieran a sí mismos tan positivamente como los vemos nosotros.

Y puesto que vas a pasar el resto de tu vida contigo mismo, fomentar una actitud así para ti puede hacer que todo el camino de la vida sea mucho más suave.

Todo el mundo tiene defectos que debe sortear. La duda es una de las muchas que existen, y nunca desaparece del todo.

Siempre habrá alguna vocecita en el fondo de tu cabeza que te haga dudar o que intente convencerte de que no puedes lograr tus objetivos.

Pero tú puedes.

Eres capaz, eres digno y mereces encontrar el éxito tanto como cualquier otra persona del mundo.

¿Todavía no estás seguro de cómo eliminar las dudas de tu mente? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacarte los pensamientos y las preocupaciones de la cabeza para poder trabajar con ellos.

Te recomendamos que hables con un terapeuta antes que con un amigo o un familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a crear confianza y a creer en ti misma para que las dudas que experimentas tan a menudo ya no afecten a tu vida y a tu paz interior de cara al futuro.

Deja un comentario