Cómo dejar de lado la ira: ¡7 pasos sin tonterías!

mujer enfadada con los puños cerrados

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si usted decide hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Las 7 etapas de dejar ir la ira:

  1. Rabia
  2. Represalias
  3. Resentimiento
  4. Resignación
  5. Realismo
  6. Resolución
  7. Liberación

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a trabajar y soltar su ira. Simplemente haga clic aquí para conectar con uno a través de BetterHelp.com.

La rabia es la moneda de nuestros tiempos. Internet y su estructura de comercio de clics se nutre de ella; las redes de «noticias» existen para conceder legitimidad a los adultos que se pelean a gritos en la escuela; en todo el mundo, «líderes» espurios han llegado al poder a lomos de multitudes de personas muy enfadadas por… ¿algo? ¿nada? En un clima en el que primero se grita y luego no se piensa, es difícil saberlo.

La rabia vende, la rabia influye, y se ha convertido en una herramienta en manos de tantos que el miedo y el temor siempre están ahí para saludarnos cada mañana, independientemente del tiempo, independientemente de nuestras propias disposiciones más soleadas, y totalmente indiferentes al daño que nos hace.

El daño y la rabia se filtran de lo macro a lo micro: cuando practicamos la ira en lugar del amor, nuestra vida cotidiana se llena de ortigas. Tal vez descarguemos en los demás nuestra frustración por no poder escapar del estruendo de la rabia, o digamos «no» más rápido y con más frecuencia a las pequeñas interacciones de lo que habríamos hecho antes. Vemos cómo se erosiona nuestra compasión y disminuye nuestra salud mental, física y espiritual.

La maquinaria de la Cultura de la Ira nos triturará hasta convertirnos en materia prima si se lo permitimos.

No lo haremos.

Porque la mayoría de las veces, la rabia es una mentira. No estamos enfadados con los demás, sino con nosotros mismos. El viaje de la rabia a la liberación pasa por siete etapas; siete erres que pueden tomar diversos grados de tiempo para trabajar a través de – algunos pueden atascarse en el camino.

1. La rabia

Esa repentina neblina roja en el cerebro es un fuerte estimulante. Nos hace sentir como si partir una montaña con nuestras propias manos no sólo fuera posible, sino que es nuestro derecho, y hay pocos estados mentales más adictivos que un sentimiento de derecho. ¿Merecemos atención, pero alguien nos ignora? Rabia. ¿Alguien nos ofende cuando lo único que queríamos era la paz de seguir con nuestro día? Rabia.

Te puede interesar:  Cómo ser positivo en un mundo negativo: ¡7 consejos sin tonterías!

Incluso cuando la ira está justificada (por ejemplo, por las innumerables injusticias reales que afligen al mundo), es demasiado tóxica para permitir que perdure. Debe ser liberada para permitir modos de ser más efectivos y beneficiosos.

2. Represalias

Tras la aparición de la ira, el impulso de tomar represalias es muy fuerte. Nos sentimos perjudicados y queremos castigar al infractor. El castigo puede ser físico (una pelea), emocional (un insulto), tangible (retener bienes o servicios) o psicológico (todo lo anterior). El modo preciso no es tan importante en el calor del momento como el hecho de que actuamos, «nos mantenemos firmes» porque -en lo que a nosotros respecta- la transgresión percibida fue contra todo lo que somos y apreciamos.

Esto, por supuesto, conduce al resentimiento.

3. Resentimiento

El castigo nunca es suficiente para los que están llenos de ira. Un corte tan profundo como el propio ADN exige la autojustificación de «¡Cómo te atreves a hacerme estar así!».

Cuando un amigo traiciona una confianza prometida, el resentimiento borra la sensación de compañerismo que llevó a la debilidad de uno a abrirse a dicha situación en primer lugar. El resentimiento es cada «¡te odio!» lanzado a un amante. Es el bálsamo del depredador cada vez que se mira en el espejo, echando la culpa a los pies del ofensor sin necesidad de autorreflexión.

Pero el resentimiento se consume a menos que se alimente constantemente de ira. Después de un tiempo, uno ve que resentir a alguien por una situación incómoda es mucho menos útil que el análisis real de cómo llegó la situación en primer lugar.

Lo que nos lleva a la resignación.

4. Dimisión

Sucedió. Puede haber sido intencional. Podría haber sido involuntario. Puede ser un indicio de problemas más profundos. Puede ser sistémico. Sea lo que sea, ¿la ira sirve de algo o es como el proverbial veneno en la situación de una persona que bebe veneno con la esperanza de que otra persona muera?

La resignación es el estado en el que se empiezan a formar las decisiones. Puede que la rabia y el resentimiento nos hayan traído hasta aquí, pero la resignación nos frena lo suficiente como para ver el paisaje que nos rodea, y no sólo la visión de túnel de la que disfrutábamos antes. Bosques de causas y efectos. Lagos de intención. Autopistas y caminos llenos de fundamentos psicológicos.

La resignación pregunta: «¿Qué vas a hacer?» La mayoría de nosotros realmente no queremos ser adictos a la rabia. La ira puede ponernos en marcha, pero rápidamente nos damos cuenta de que lo hace hurtando poder a nuestros otros sistemas vitales, sistemas como la compasión, la razón, la autorreflexión, la honestidad e incluso nuestras reservas de perdón, y así nos damos permiso para (1) aprender de la experiencia, (2) cambiar nuestras circunstancias para evitar que se repita lo mejor posible, y (3) crecer. Si la ira planta algún tipo de semilla, debe ser una que permita el crecimiento personal y social, de lo contrario simplemente sirve a los ciclos de adicción.

Te puede interesar:  Cómo usar la técnica de puesta a tierra 5-4-3-2-1 para aliviar pensamientos ansiosos

5. Realismo

Aquí es donde nos damos cuenta de que quizás no era tan grave. O que las cosas se podrían haber manejado mejor en general. O incluso que nuestra ira era totalmente falsa. Las razones se arrastran hacia el interior. Le gritamos a nuestro hijo no porque haya suspendido otro examen, sino porque la jornada laboral era especialmente infernal (un ejemplo de desplazamiento). Apoyamos posturas políticas odiosas porque la culpa cómplice es demasiado para soportar cada mañana. Queríamos arremeter contra alguien porque no teníamos sensación de control sobre nada, ni siquiera sobre las cosas que sabemos que no están bien pero que suceden continuamente. Nos sentimos tan solos, tan impotentes… en nuestras vidas amorosas, familias, trabajos, comunidades, deberes, viajes interiores… y la rabia se alimenta de corazón de esa sensación de aislamiento.

Y eso duele. Duele mucho.

Pero podemos detener ese dolor.

6. Resolución

La ira es a menudo una manifestación de insatisfacción con uno mismo. Lo resolvemos adoptando el mantra de que todo cambia, y que también debemos cambiar nosotros mismos, una noción liberadora porque nos libera de la cámara estática de la culpa y permite, si somos lo suficientemente afortunados, la gracia de ver el mundo una vez más, pero sin el filtro de la bruma roja.

7. Liberar

Ese chapuzón final de una piedra en el agua después de saltar en un estanque es siempre placentero, pero ¿sabemos realmente por qué? ¿Una vuelta a la corriente, tal vez? La ira es así: nos lanza de cabeza a la superficie de un asunto, persona o acontecimiento, y nos ve rebotar, rebotar, rebotar… pero somos nosotros quienes, en última instancia, debemos permitirnos el placer y la gracia de volver a formar parte del flujo, de ser agentes de cambio en lugar de cómplices del daño.

Ceder a la liberación es una exhalación liberadora contra las formas inconscientes en que retenemos la respiración en respuesta al mundo. No es necesariamente aceptación, porque hay cosas en el mundo que merecen nuestra ira como combustible para eliminarlas en lugar de aceptarlas como statu quo.

Te puede interesar:  Cómo lidiar con la culpa inapropiada de la depresión: ¡8 consejos efectivos!

Sin embargo, si no liberamos las sacudidas de adrenalina de la ira, empezamos a pensar que necesitamos la ira para efectuar el cambio y nos resistimos a dejarla pasar, pero las dosis prolongadas de ira crean una visión de túnel virulenta. Una respuesta apasionada puede ser un gran motivador, pero, en última instancia, debe ser atemperada por la realidad de que este mundo debe ser compartido entre todos nosotros.

¿Aún no sabes qué hacer con la ira que sientes? ¿Quieres soltarla para siempre? Hablar con alguien puede ayudarte a abordar y solucionar este problema. Es una forma estupenda de sacar tus pensamientos y sentimientos de tu cabeza para poder trabajar con ellos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puedes hablar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la tuya.

Pueden guiarte y ayudarte a procesar los acontecimientos de forma más equilibrada para que no te enfades tanto en primer lugar.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede resolver. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

La terapia en línea es una buena opción para muchas personas. Es más cómoda que la terapia presencial y, en muchos casos, más asequible. Además, tienes acceso al mismo nivel de profesionales cualificados y con experiencia.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Usted ya ha dado el primer paso con sólo buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

Por – Última actualización: 24 de mayo de

2022También te

puede gustar…
Ezoic

Deja un comentario