Cómo dejar de sentir que eres una carga para los demás

joven en el balcón con la mano en la cabeza ilustrando el sentimiento de ser una carga

La vida es dura. La gente puede ser difícil y desordenada. Y cuando tu desorden se pone en los demás, es fácil sentir que eres una carga.

¿Por qué debería esta persona soportar mis problemas?

¿Por qué tiene que sufrir alguien más porque yo no pueda mantener la compostura?

¿Por qué mis seres queridos tienen que sentirse molestos cuando mis problemas interrumpen sus planes?

Todos estos pensamientos persistentes envenenan nuestra mente y nuestras relaciones con un bagaje innecesario.

¿Qué pasa si tienes una relación feliz y saludable, pero estás pasando por dificultades? Tal vez te enfermes. O pierdes tu trabajo. O no puedes funcionar al nivel que sueles hacerlo.

La vida pasa, y a veces la vida es fea y dolorosa. En esos momentos, es posible que te encuentres con que no puedes rendir al máximo de tu capacidad.

Es entonces cuando es fácil engañarse a sí mismo creyendo que es una carga para los que le rodean debido a los problemas que está afrontando.

O tal vez esté llegando a una edad en la que necesita un poco más de ayuda con las cosas y su salud no sea lo que era antes. Es fácil sentirse una carga para tu pareja o tus hijos si tienen que dedicar más tiempo a ayudarte con cosas que antes podías hacer de forma independiente.

También es fácil caer en esta trampa si has sido (o sigues siendo) objeto de abuso emocional, convenciéndote de que no eres digno del cuidado, la atención y el esfuerzo de otras personas.

Sea cual sea tu situación, ¿cómo puedes arreglar una mentalidad que actualmente te convence de que estás arrastrando a los demás?

Trabaja en tu autoestima y valor propio.

Hazte estas preguntas: ¿Qué piensan las personas que no se sienten una carga para los demás? ¿Cómo piensan? ¿Qué es lo que les permite sortear estos momentos de los que podemos aprender?

Estas personas suelen tener un fuerte sentido de la autoestima y la autovaloración. Saben que regularmente aportan cosas buenas a la vida de sus seres queridos de la forma que sea.

Entienden que, aunque estas cosas buenas sean pocas y distantes en este momento, con el tiempo volverán a ser abundantes.

O bien, se esfuerzan por contribuir de cualquier manera que puedan mientras atraviesan sus problemas.

Te puede interesar:  "Quiero que a todos les guste"

La construcción de la autoestima es un tema complejo y vasto en sí mismo. Puede ser un reto encontrar el valor en uno mismo si tus experiencias vitales han hecho todo lo posible para convencerte de que no eres valioso.

Pero esto es algo que se puede corregir llevando a cabo acciones para demostrarse a uno mismo que es valioso, y sustituyendo las palabras negativas sobre uno mismo por otras positivas.

Las acciones son una parte vital para cambiar la narrativa. Sencillamente, no te creerás a ti mismo si no tomas medidas que te ayuden a sentirte en sintonía con la sensación de ser una persona valiosa y que contribuye positivamente.

Una cosa es decirlo y otra muy distinta creerlo. Creerlo requiere mucho tiempo y trabajo regular.

Artículo relacionado: Para hacer crecer tu autoestima con el tiempo, haz estas 10 pequeñas cosas con regularidad

Recuerda: nadie es 100% todo el tiempo.

Practicar la amabilidad con uno mismo consiste en comprender tanto los aspectos positivos como los negativos.

Y para el contexto, es esencial mirar a los demás a su alrededor. Lo que encontrarás es que nadie está nunca totalmente al 100%. Todo el mundo tiene siempre algunos problemas que está evitando, ignorando, aceptando o trabajando.

Sólo una persona poco razonable, probablemente alguien que se aprovecha de ti, esperaría que estuvieras al 100% todo el tiempo.

Por eso es tan importante extender la gracia y la compasión no sólo a las personas que están sufriendo a tu alrededor, sino a ti mismo.

No puedes estar al 100% todo el tiempo. ¿Y las personas que amas? Ellos tampoco pueden.

Pero sigues queriéndolas y aceptándolas, ¿no? Sigues haciéndoles un hueco y tratando de extenderles la compasión y la comprensión para que tengan espacio para mejorar y manejar sus asuntos.

Y esa misma compasión es la que tienes que tener contigo mismo.

Ahora bien, puede que encuentres que otras personas son menos tolerantes o comprensivas. Eso es algo que ocurre. Algunas personas dicen que se preocupan, pero en realidad no realizan las acciones que respaldan sus declaraciones.

Con esas personas, tienes que defenderte y hacerles saber que puedes pasarlo mal o no estar al 100%.

Es parte de tener y hacer cumplir los límites.

Ponte a trabajar para corregir tu situación.

Una forma de reforzarte a ti mismo que no eres una carga es empezar a ponerte a trabajar para corregir cualquier situación negativa.

¿Has perdido un trabajo? Dedica 8 horas al día a solicitar uno nuevo, como si fueras a trabajar.

¿Te sientes enfermo? Haz lo que puedas, donde puedas, cuando te sientas bien para hacerlo.

Te puede interesar:  Señales, arreglando la suya, manejando a los demás'

¿Tienes problemas de salud mental? Habla con un terapeuta (haz clic en este enlace si quieres ponerte en contacto con uno a través de BetterHelp.com), acude a tus citas y sigue trabajando para encontrar formas de mejorar.

Estas cosas no necesariamente evitarán que te sientas como una carga. Sin embargo, es mucho más convincente para usted mismo cuando puede decirse que está haciendo todo lo que puede cuando realmente lo está haciendo.

¿Y sabes qué? A veces, todo lo que puedes hacer puede no ser tanto. Si tienes una enfermedad crónica o luchas que no se van a resolver pronto, entonces se trata de apuntalarte en el momento, para no entrar en una espiral negativa.

Inténtalo lo mejor que puedas. Es lo único que puedes hacer.

Las personas que te quieren de verdad no te verán como una carga.

El amor es algo interesante. Viene en muchas formas y tamaños diferentes. Pero una verdad calificativa sobre los alcances más profundos del amor es que es aceptante e incondicional.

Una persona que te ama de verdad verá tus defectos y los amará también. Pensará que eres hermosa, con verrugas y todo. Porque las verrugas que tenemos forman parte de nosotros tanto como las cosas positivas y brillantes.

Sea cual sea el problema que tengas, la gente que te quiere debería seguir queriéndote.

¿Y si no lo hacen? Eso no es un problema tuyo. Es un problema de «ellos». Su problema es que te están imponiendo expectativas injustas que no te corresponden.

Puede que no sea su intención. La gente no siempre es emocionalmente inteligente o muy compasiva. Puede que tengan buenas intenciones y que simplemente no tengan éxito con las nociones que tienen.

Pero también pueden estar dispuestos a apoyarte si entienden lo mucho que estás luchando.

Intenta comunicarte con ellos. Abrete y deja que tus seres queridos vean cómo te sientes y obtén su perspectiva. Es posible que te sorprendan con un apoyo emocional y un amor significativo.

Por otro lado, puede que descubras que su amor es demasiado condicional, lo que debería ser un estímulo para examinar la relación para ver si es saludable.

Unas palabras sobre el proceso de envejecimiento.

Muchos de nosotros llegaremos a una edad en la que nuestras capacidades físicas y posiblemente mentales disminuirán. Eso es natural.

Pero cuando esto ocurre, es posible que pierdas rápidamente mucha confianza en ti mismo por todas las cosas que ya no puedes hacer.

Te puede interesar:  Cómo superar la amargura y encontrar la paz interior

Cuando los demás tienen que hacerse cargo de esta tarea, es posible que te convenzas de que eres una carga para ellos.

Esto es especialmente cierto en el caso de las viudas y los viudos que han perdido a la persona más cercana a la que antes acudían en busca de apoyo emocional.

En muchas culturas del mundo, las personas de edad avanzada son acogidas en el hogar familiar de sus hijos, pero esto no es tan común en Occidente.

Si te sientes una carga para tus hijos, hay dos maneras de ver las cosas.

En primer lugar, si tuviste que ayudar a tus propios padres cuando se hicieron mayores, pregúntate si te sentiste una carga para ellos. Lo más probable es que no lo hicieras. Y es casi seguro que tus propios hijos se sientan igual.

En segundo lugar, al recordar a tus propios padres, pregúntate por qué no te sentiste agobiado por ellos. Es probable que fuera por el amor incondicional que sentías por ellos. Pero también porque comprendiste los muchos años y décadas de ayuda que te dieron cuando eras niño o joven.

Aunque no quieras ver el cuidado de tus hijos como si te lo debieran, es probable que ellos entiendan que es algo natural y normal que te devuelvan parte del tiempo y el esfuerzo que les dedicaste como padre.

En caso de duda, mantén una conversación abierta y sincera con ellos. Hazles saber cómo te sientes y deja que ellos se expresen a su vez. Sin duda te darás cuenta de que no te ven como una carga en absoluto.

Incluso puede que les guste poder ayudarte y estar cerca de ti en un papel diferente al que han desempeñado anteriormente.

Considera la posibilidad de recibir ayuda profesional.

A veces, sentirse como una carga proviene de un lugar difícil o complicado.

Por ejemplo, un niño que se siente poco querido puede convertirse en un adulto que siente que tiene que ganarse y ser digno de amor. Esto suele tener su origen en la ausencia de los padres o en los abusos sufridos en la infancia.

Si sentirse como una carga es un elemento recurrente en tu vida, sería buena idea hablar del problema con un terapeuta. Ellos pueden ayudarte a superar las experiencias difíciles de tu pasado y a cambiar gradualmente tu mentalidad para que puedas verte a ti mismo y a tu situación bajo una luz diferente.

Eres valioso, y eres digno, sin importar los problemas que estés enfrentando. Sólo puede tomar algún tiempo y esfuerzo para aceptar esa verdad.

Deja un comentario