Cómo expresar tus sentimientos con palabras

joven pensativa que no sabe cómo expresar sus sentimientos

¿Quieres sentirte cómodo expresando tus emociones? Este es el mejor precio de 14,95 dólares que jamás gastarás.
Haga clic aquí para obtener más información.

¿Alguna vez te has visto incapaz de encontrar las palabras para decir lo que realmente sientes?

¿Alguna vez no ha estado seguro de qué es lo que siente exactamente?

Sí, la necesidad de expresarse es inherente a la humanidad.

La vida es complicada y trae consigo experiencias hermosas y horribles. Las experiencias que tenemos dan forma a nuestro mundo, a nuestra personalidad, a la forma en que percibimos las cosas, a la forma en que nos relacionamos con la gente, a la forma en que confiamos y a la forma en que actuamos.

La capacidad de expresar nuestros sentimientos y emociones con palabras es muy importante para hacernos entender.

Después de todo, hay más de siete mil millones de personas en este planeta. Eso son siete mil millones de percepciones diferentes forjadas por las experiencias e interacciones de esas personas.

Expresar tus emociones a través de las palabras es necesario para tender puentes con otras personas, ya sean extraños que se convierten en amigos, fortalecer los lazos de amor o navegar por el mundo con la familia, los amigos u otros seres queridos.

La capacidad de articular lo que uno siente también es importante para entenderse a sí mismo y a la forma de interactuar con el mundo. Es mucho más fácil identificar los puntos fuertes, los puntos débiles o los posibles problemas si puedes poner palabras a tus emociones.

¿Cómo puedes hacerlo?

1. Crea un entorno en el que puedas pensar de forma crítica y procesar la información.

Hay entornos concretos en los que te va a resultar difícil hacer una contemplación de calidad.

Así que, en primer lugar, encuentra o crea un espacio para ti en el que puedas sentarte con tus pensamientos y procesar lo que estés tratando de resolver.

Lo que constituye un buen entorno para el pensamiento puede significar cosas diferentes para cada persona. Algunas personas prefieren la paz y el silencio, otras prefieren algún tipo de ruido blanco o incluso música.

Te puede interesar:  Si sientes vergüenza por cualquiera de estas 10 cosas, es hora de pensar de nuevo

También ayuda que tu entorno te sitúe en el espacio mental adecuado para sentir esas emociones que intentas expresar.

Un truco para escribir que puede ayudarte a entrar en el espacio mental apropiado es ponerte unos auriculares y escuchar música que refleje el tipo de emociones que estás tratando de escribir.

Si se trata de algo triste, escucha música triste. Si se trata de algo enfadado, escucha música más enfadada. Los auriculares son óptimos porque ahogan otras distracciones que puedan estar a tu alrededor e interrumpir tu tren de pensamiento.

Escuchar una canción concreta que conozcas bien en bucle también puede ayudar. Como ya te sabes la letra de la canción, puedes relajarte con la música y liberar tu mente de pensar en lo que estás escuchando. Esto da a tu mente creativa más espacio para funcionar y fluir.

2. Escribe libremente con un bolígrafo y una libreta.

La escritura libre es un ejercicio que los escritores utilizan para superar las dudas, la apatía y el bloqueo del escritor.

Básicamente, el escritor se sienta y empieza a escribir cualquier cosa que se le ocurra, dejando que su mente vaya por donde quiera en lugar de intentar conducirla por un camino concreto hacia un destino determinado.

Esto le da al escritor la oportunidad de quitarse las telarañas y hacer fluir la creatividad sin preocuparse por la perfección técnica.

Cuando se escribe libremente no hay que preocuparse por la gramática, la estructura o incluso por escribir frases o pensamientos completos.

Vamos a cambiar un poco este enfoque para expresar nuestros sentimientos.

En lugar de dejar que tu mente vaya por donde quiera, intenta dirigirla en la dirección general de lo que sientas y escribe todo lo que se te ocurra.

De este modo, es de esperar que tengas una o dos páginas de información relevante que puedas ordenar para refinar lo que estás tratando de expresar.

Hay veces que las palabras son más difíciles de encontrar que otras. Asegúrate de darte al menos una hora para sentarte, despejar la mente y trabajar.

Para este ejercicio debes utilizar papel y bolígrafo. El acto de escribir físicamente es mucho más lento y deliberado que el de teclear. Te obligará a pensar en cómo articular tus palabras a medida que las escribes de una manera diferente a la de teclear.

Te puede interesar:  24 consejos que realmente funcionan

Por las mismas razones, el diario también debe hacerse con papel y bolígrafo.

También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):

3. Utiliza lo que has escrito para afinar lo que necesitas expresar en una sola frase.

El trabajo para articular tus sentimientos comienza con la identificación de la fuente de esos sentimientos.

Quieres llegar lo más cerca posible de la raíz del problema y ser capaz de expresarlo en forma de una sola frase.

¿Por qué una sola frase?

El objetivo es aclarar cuál es realmente el problema para poder comunicarlo fácilmente a quien sea el público objetivo, o incluso a ti mismo si no tienes intención de hablar en voz alta sobre ello.

Deberías tener una buena cantidad de información en torno a las emociones que intentas expresar. Mira lo que has escrito libremente e intenta identificar la raíz de las emociones.

Por ejemplo, si estás en terapia por problemas de relación, decir simplemente que tienes problemas de relación no es tan claro. Habrá que afinar más para llegar a la raíz del problema y poder abordarlo.

Por otro lado, si puede llegar a decir: «No siento que pueda confiar en mi pareja actual», tendrá un punto de partida conciso para buscar una causa y una solución a ese problema.

Al relacionar esa frase con quien sea el público objetivo, puede que descubras que tienen una percepción diferente de los acontecimientos o de los sentimientos sobre lo que ha ocurrido. Eso te permite encontrar un terreno común y empezar a trabajar en lo que pueda ser el problema.

4. Analiza la situación general y determina si lo que quieres decir debe ser dicho.

Hay mucha gente que pide a gritos que digas tu verdad, que no te contengas y que te hagas oír.

En general, no es un mal consejo. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas advertencias.

Digamos, por ejemplo, que Amy viene de una familia disfuncional. Mamá y papá no son buenas personas, los hermanos son tóxicos.

Amy se da cuenta de que algo está muy mal en su dinámica familiar y reconoce que su toxicidad y disfunción es probablemente la causa de su ansiedad y depresión.

Te puede interesar:  ¡Los 10 consejos que realmente funcionan sobre traumas!

Puede que decida ir a terapia para solucionarlo, que lo identifique como un problema y que decida enfrentarse a él.

Pero, ¿expresar estas revelaciones la ayudará o la perjudicará? ¿Qué ganará con ello?

Y lo que es peor, si tiene familiares manipuladores, pueden utilizar sus propias emociones como arma contra ella.

Puede que finalmente decida defenderse, y un padre manipulador puede darle la vuelta para pintarla como «desagradecida por nuestros sacrificios» y utilizarla como palanca para influir en las percepciones de otros miembros de la familia o amigos.

Encontrar una forma de expresarse y decir lo que necesita decir es bueno y saludable, pero a veces es mejor dejar ese conocimiento en la cabeza o en la confianza de la oficina de un consejero de salud mental certificado, donde no se utilizará como un arma contra usted.

Tómate el tiempo necesario para analizar qué ganas revelando tus emociones, porque hay muchas personas en el mundo que sólo verán eso como una debilidad de la que aprovecharse y explotar.

A veces es mejor permanecer en silencio para que las personas tóxicas no puedan utilizar tus propias debilidades y vulnerabilidades en tu contra.

Nos gustaría pensar que Amy se encuentra en una posición en la que las personas que la rodean se preocupan y quieren trabajar hacia una resolución en torno a esos sentimientos si están involucrados, pero ese no es siempre el caso.

Algunas personas son simplemente malas y groseras y no les importa cómo sus acciones afectan a los demás y no ven ninguna razón para cambiar su enfoque o punto de vista.

En resumen, no dudes en utilizar los ejercicios de este artículo para ayudarte a poner en palabras tus sentimientos. Después, depende de ti si lo compartes con los demás y, si lo haces, con quién lo compartes.

Ser capaz de entender y expresar tus emociones es una herramienta valiosa para identificar formas de lidiar con ellas (suponiendo que te estén preocupando de alguna manera).

Así que crea el entorno perfecto para examinar tus sentimientos y utiliza la música y la escritura para afinar los elementos precisos que deseas aclarar en tu mente. A continuación, decide si quieres compartir tus hallazgos con el mundo y cómo hacerlo.

¿Podría esta meditación guiada ayudarte a expresar tus sentimientos con más facilidad? Creemos que sí.

– Última actualización: 5 de enero de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario