Cómo perdonar a tus padres por el daño que te causaron: 8 consejos eficaces

joven pensativo y con problemas que intenta perdonar a sus padres

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.


Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a perdonar a tus padres y a superar lo que hicieron.


El perdón es una palabra complicada en el contexto de la autoayuda y la recuperación. Cuando una persona escucha la palabra «perdón», su mente comúnmente salta al contexto de una disculpa tradicional: el ofensor emite una disculpa, la víctima la acepta, ambos tratan de seguir adelante.


Pero en el contexto de la autoayuda y la recuperación, el perdón es una palabra mucho más complicada porque a la persona que te ha hecho daño puede no importarle en absoluto que te haya hecho daño.


Puede que no quiera o no pueda asumir la responsabilidad de sus actos. Pueden estar ahogándose tanto en sus propios problemas que ni siquiera pueden ocuparse de su propia vida, y mucho menos de cómo su vida afectó a la tuya.


Y eso es aún más complicado cuando se trata de un padre.


Ahora bien, antes de entrar de lleno en esto, dejemos algo claro: no estás obligado a perdonar a nadie por nada. Existe el «perdón tóxico». Y el perdón tóxico, al igual que la positividad tóxica, despoja al superviviente de su derecho a sentir las emociones que siente en aras de la comodidad de otras personas.


No, no está bien si tu padre o madre abusó de ti o permitió tu abuso. No está bien si hicieron la vista gorda y no te protegieron. No está bien si eligieron hacer cosas malas y fáciles en lugar de hacer cosas buenas y difíciles.


Pero bueno, así son las cosas a veces, ¿no? Mucha gente cree que hará lo correcto cuando llegue el momento, pero no lo hace, por la razón que sea. Hacer lo correcto no siempre es agradable, y muchas personas se acobardan cuando finalmente se les da en la cara.


Dicho esto: tienes todo el derecho a no forzar el perdón de alguien que te ha hecho daño. Forzar el perdón suele significar que no has dado el tiempo adecuado para procesar tus emociones sobre la situación. El perdón es más bien un proceso de tratamiento de las emociones en torno al suceso para permitir que se resuelvan, más que una disculpa.


Pero entiende que aferrarse a esa ira y seguir alimentándola afectará negativamente a tu salud mental y emocional a largo plazo. Se trasladará a tus relaciones. Afectará a la forma de criar a tus hijos. Perturbará tu capacidad de cultivar tu propia paz y felicidad.


Entonces, ¿qué puedes hacer si estás dispuesto a perdonar a tus padres por el daño que te causaron?


1. Examina el contexto. ¿Tus padres eran malintencionados o simplemente ignorantes?


A veces la gente hace cosas malas porque simplemente no sabe nada mejor. Eso es totalmente diferente de alguien que busca activamente causar daño porque disfruta viendo sufrir a los demás por su propio orgullo o ego.


A primera vista, esto puede parecer superficial. ¿Cómo es posible que una persona no sepa que está haciendo algo malo? He aquí un ejemplo:


Fiona puede no ser una gran madre. Puede haber sido verbal y emocionalmente abusiva con sus propios hijos. Sin embargo, cree que es mucho mejor madre que sus padres, que la azotaban con una percha cuando se equivocaba. Cree que está tomando una mejor decisión porque, en su opinión, no está siendo ni de lejos tan cruel con sus hijos como lo fueron sus padres con ella.

Te puede interesar:  4 cosas que hay que hacer cuando uno no se preocupa por sí mismo

¿Qué esperanza tenía realmente Fiona de salir de sus experiencias vitales como una madre cariñosa y atenta en una época en la que nadie hablaba ni se preocupaba por la salud mental y los traumas?


¿Exculpa eso el comportamiento de Fiona? No. Sigue estando mal. Pero es un error muy diferente al de un padre que hace daño a su hijo por su propio placer. Fiona probablemente no habría salido así si hubiera tenido algún tipo de apoyo o intervención significativa en su vida.


2. Acepta a tus padres por lo que son.


A nosotros, como sociedad, nos encanta dividir las cosas en simples binarios: amor y odio, correcto e incorrecto, bueno y malo.


La verdad es que hay una enorme zona gris entre todos esos extremos. Y es en esa zona gris donde cae la mayoría de la gente.


No todos los amores son una brillante historia romántica. No todos los odios son totalmente irracionales o injustificados. A veces la gente que hace el bien también hace el mal, y a veces la gente que hace el mal puede hacer el bien.


¿Bueno y malo? Bueno, no es que la mayoría de la gente sea buena o mala. Es más bien que algunas personas no son tan buenas. Puede que no sean malas personas, pero tampoco son muy buenas.


Si tus padres no son buenas personas, no es razonable esperar que sean otra cosa que lo que son.


Claro que la gente puede cambiar. Pero la mayoría no lo hace. El cambio es difícil. Requiere cambiar la mentalidad hacia el mundo, deshacer los viejos malos hábitos y sustituirlos por otros nuevos. La mayoría de la gente podría hacerlo si realmente se comprometiera a ello, pero no lo hace porque es difícil y tiene cosas que hacer. Tienen que ir a trabajar, criar a su familia, o lo que sea que esté llenando su día.


Asegúrate de que tus expectativas son razonables.


3. No permitas que tu pasado defina tu futuro.


Un problema común con el que se topan las personas durante su proceso de curación es sentir que están condenados a un camino concreto. Sólo porque hayan experimentado algo en su pasado, deben aferrarse a la disfunción o a los problemas que surgieron de ello.


Como resultado, se atrapan a sí mismos en un área en la que no pueden progresar porque se dicen a sí mismos que no pueden hacerlo mejor o ser mejores porque experimentaron una cosa en particular.


En algún momento, ese tipo de pensamiento debe ser liberado. Sí, nadie puede elegir realmente los traumas que ha sufrido o los problemas que ha encontrado. Estas cosas vendrán inevitablemente del flujo natural de la vida. Pero si te aferras a ellas, te seguirán perjudicando mientras te aferres a ellas.


Puedes tomar mejores decisiones que tus padres si te permites la libertad de hacerlo. Sabes cómo no debes tratar a tus hijos, qué tipo de comportamiento es inaceptable y cómo sortear mejor los tipos de problemas a los que te has enfrentado. Esto es valioso porque el mundo de la salud mental es muy diferente al de hace 20 años. Hay muchos más recursos disponibles para las personas dispuestas a utilizarlos.

Te puede interesar:  Agite la mentalidad de su víctima tomando estos 5 pasos

En lugar de aferrarte a ese pasado, céntrate en mejorar tu presente, lo que te llevará a un futuro mejor.


4. Crea límites saludables.


Los límites saludables son una parte esencial de cualquier relación sana. Los límites ayudan a informar a otras personas sobre cómo tratarte y tratar a los demás.


Por ejemplo, supongamos que has tenido una mala relación con tus padres. En ese caso, puede ser el momento de establecer y hacer cumplir unos límites más saludables para que no puedan seguir perjudicando o interfiriendo en tu vida.


Un padre que no se disculpa puede considerar que sus acciones no fueron lo suficientemente graves como para que tengas un problema. Un padre abusivo que niega sus acciones puede no darte nunca el espacio apropiado para sanar.


Así que la solución es crear ese espacio para ti. Eso puede significar dejar de tener contacto con un padre particularmente dañino. Pero, a veces, no tener contacto es demasiado o no es viable. En su lugar, limitarías la conexión que tienes y su capacidad de estar en tu vida.


Crear ese espacio te dará espacio para lidiar con tus propias emociones y dejar que esas heridas sanen. Es mucho más difícil cuando tienes al padre agresor metiendo las narices constantemente y hurgando en tus heridas con la punta de los dedos.


5. Busca lo bueno.


Los malos padres no siempre son malas personas. Algunas personas son simplemente malas para ser padres. Claro, algunos son tóxicos o abusivos. Pero a veces, un padre es mucho mejor amigo que un padre.


Ahora, supongamos que puedes mirar tu situación y encontrar algo positivo o bueno. Puede que merezca la pena aferrarse a eso para ayudar a contextualizar a tu padre. Al fin y al cabo, tu padre no es más que una persona. Y las personas suelen ser un complicado lío de cosas buenas y malas.


Puede que descubras que puedes tener una relación adulta mucho mejor con tu padre como amigo que como hijo. Después de todo, como adulto, es tu vida la que tienes que vivir. Puedes elegir cómo quieres llevarla, qué quieres de ella y cómo conseguirlo.


Dicho esto, es posible que no puedas encontrar nada bueno en tu padre o en cómo te trató. Eso también está bien. Algunas heridas y traumas son demasiado grandes para encontrar algo positivo.


6. Busca ayuda profesional.


Escucha, si pasaste por cosas feas en tu infancia, lo más probable es que no seas capaz de arreglarlo por ti mismo a través de la autoayuda.


Es demasiado complicado resolverlo por ti mismo sin tener que luchar constantemente, sin saber cómo progresar, tomando decisiones equivocadas, desviándote del camino, tratando de encontrar una manera de volver a él.


Puedes pasarte años dando tumbos antes de encontrar tu equilibrio, la capacidad de soltar, perdonar y permitirte sanar esas heridas tanto como puedas.


Te animamos a que no intentes hacerlo solo. El trauma no se resuelve y se cura solo. Un buen terapeuta te proporcionará la orientación y las herramientas que necesitas para hacer un progreso real.

Te puede interesar:  Cómo disipar los pensamientos oscuros de la depresión: 25 consejos altamente efectivos

Recomendamos el servicio de terapia online de BetterHelp.com donde podrás hablar con un profesional certificado para obtener la ayuda que necesitas, todo desde la comodidad de tu casa.


Haz clic aquí si quieres saber más.


7. Acepta el viaje que tienes por delante.


Encontrar el perdón para tus padres o para cualquier persona que te haya hecho daño no es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana. Va a tomar tiempo ver el viaje hasta su final.


Así que permítete sentir lo que sientes y sigue avanzando en tu camino. Llegarás al final tarde o temprano.


La gente te dirá regularmente lo que debes y no debes hacer. Por ejemplo: «Deberías perdonarlos porque son tus padres». No deberías. Debes sentir lo que sientes. Ni más ni menos.


Al permitirte la libertad de avanzar en tu propio camino, estarás permitiendo que tu cerebro procese las emociones que necesita procesar para avanzar.


8. Date cuenta de que el perdón es para ti, no para tus padres.


Perdonar no significa que debas olvidar o ponerte en situación de que te vuelvan a hacer daño.


En situaciones como ésta, a menudo sería mejor utilizar la palabra «aceptar». Aceptamos que nuestros padres pueden no haber sido buenas personas para poder dejar de enfadarnos por ello, dejarlo pasar y seguir construyendo una vida feliz de la que podamos estar orgullosos.


No se trata de eximir a tus padres de su mal comportamiento ni de olvidar que hicieron cosas cuestionables u horribles.


No. Se trata de que elijas no seguir cargando con el peso de sus errores alrededor de tu cuello.


Francamente, si tus padres no son buenas personas, probablemente no les importe que esas cosas te sigan haciendo daño. Y la única persona a la que acabarás haciendo daño es a ti mismo por seguir cargando con ese peso.


«¡Pero necesito un cierre!»


Esto no es una película hecha para la televisión en la que todo el mundo se disculpa, se da un gran abrazo y arregla las cosas con lágrimas en los ojos. A veces el cierre es una persona no tan buena que confirma que, de hecho, no es tan buena. Y entonces te das cuenta de que «Oh, oye, mi padre no es una buena persona. ¿Por qué espero que hagan lo correcto?».


Pero bueno, quizás tengas suerte y se den cuenta de que lo que hicieron estuvo mal. Tal vez recibas una disculpa real. A veces la gente puede sorprenderte. Aun así, no pongas en juego tu curación y tu viaje personal.


¿Todavía no estás seguro de cómo perdonar a tus padres por el dolor que te han causado? Habla hoy mismo con un terapeuta que pueda guiarte en el proceso. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.


También te puede gustar:




Ezoic

Deja un comentario