Cómo ser positivo en un mundo negativo: ¡7 consejos sin tonterías!

mujer en un estudio de danza sentada en el suelo con aspecto triste - ilustrando el intento de mantenerse positiva en un mundo negativo

Parece que todos los días nos vemos abrumados por una nueva avalancha de cosas por las que se supone que debemos estar ansiosos o lívidos.

Las injusticias sociales, las calamidades mundiales, las tragedias y todo tipo de atrocidades inundan nuestros canales de noticias y las redes sociales, además de salpicar las conversaciones a nuestro alrededor.

Hay días en los que parece que hay muy pocos motivos para ser positivos.

No es de extrañar que tantas personas tomen antidepresivos o ansiolíticos cuando están expuestas a tanta adversidad y miseria a diario.

Entonces, ¿qué podemos hacer para mantenernos positivos en un mundo negativo?

Las soluciones pueden ser más fáciles de lo que crees.

1. Cultivar el estoicismo.

Si aún no conoces las obras de Marco Aurelio, familiarízate con lo que tenía que decir.

Sus escritos sobre cómo mantener la calma y la integridad incluso en las circunstancias más difíciles son tan válidos y poderosos hoy como cuando los escribió hace casi 2.000 años.

Consigue una grabación de audio de sus Meditaciones (prueba con Audible o YouTube) y escúchala durante 10-15 minutos cada vez que empieces a sentirte abrumado. Sus reflexiones te ayudarán a calmarte y a volver a lo que es realmente importante en este momento.

Esto hará que dejes de rumiar todas las cosas horribles que suceden en el resto del mundo.

2. Transforme las situaciones estresantes en oportunidades de aprendizaje.

Algunos terapeutas recomiendan a sus pacientes que cada vez que se sientan preocupados por algo, se digan a sí mismos «estoy emocionado» en su lugar.

Este tipo de refuerzo positivo entrena a la mente para pasar de una reacción ansiosa ante cualquier tipo de estrés a otra en la que hay emoción por lo que se puede experimentar. (Vea este vídeo para una explicación completa).

Intenta ver las situaciones estresantes como retos a los que adaptarse y de los que aprender, y trata de ver lo bueno en ellas en lugar de los inconvenientes.

Por ejemplo, en lugar de asustarte por la posibilidad de quedarte atrapado en casa durante un mes debido al horrible clima invernal, intenta ver esto como una oportunidad para estar acogido. Tendrás la oportunidad de ponerte al día con la lectura junto al fuego, tomando té o cacao caliente.

Te puede interesar:  Cómo ser honesto con uno mismo: 8 consejos sin tonterías

Para mantenerte positivo en un mundo negativo, intenta ver el reto en lugar de la carga. Como decía Aurelio «el obstáculo es el camino».

3. Distráete con algo tangible y positivo.

En lugar de agobiarte con todas las cosas que van mal en el mundo, céntrate en algo positivo que TÚ puedas hacer, aquí y ahora.

Encuentra un reto o una actividad superable en lugar de preocuparte por algo sobre lo que no tienes control.

¿Estás desolado por el hambre en el mundo? Reúnete con algunos vecinos y crea un banco de alimentos local, aunque sea una de esas pequeñas despensas públicas que hay al final de la calle.

¿Te preocupa que los sin techo pasen frío en invierno? Involucra a los fanáticos del hilo en el centro de ancianos local en una campaña de tejido: pronto habrá más gorros, bufandas y guantes de los que sabrás qué hacer.

«Piensa globalmente, actúa localmente» parece un dicho bastante cursi, pero es cierto. Y si haces ALGO, no te sentirás tan desesperado e impotente ante todo lo feo que ocurre ahí fuera.

El adagio de «terminar lo que se empieza» también es muy útil desde el punto de vista emocional. Adquirir el hábito de terminar las tareas es inmensamente reconfortante. Incluso algo tan sencillo como las tareas domésticas puede tener una gran recompensa emocional.

Nunca se está desamparado. Siempre hay algo que puedes hacer para mejorarte a ti mismo, tus circunstancias, tu entorno inmediato y tu círculo social. La acción es una gran manera de mantenerse positivo en un mundo negativo.

4. Deja de permitir que otras personas te utilicen como saco de boxeo emocional.

Reduzca el tiempo que pasa con las personas que se quejan sin cesar o que hablan de acontecimientos externos.

Ya conoces a estos tipos. Las personas que se comportan como «askholes» en el sentido de que se quejan constantemente de sus miserables circunstancias pero no hacen nada para cambiarlas. O te piden consejo sobre todo y nunca lo aceptan porque no es lo que quieren oír.

Te puede interesar:  Entendiendo la Decepción: Cómo Afrontar y Superar Sentimientos de Desilusión

Estas personas suelen estar muy perdidas. Están atascados en su rutina, y o bien no lo saben, se niegan a reconocer su negación, o en el fondo no quieren avanzar, lo cual está bien.

Sin embargo, a no ser que te paguen mucho dinero por hora, no tienes que escucharles. No estás en este planeta para escuchar los últimos cotilleos o la política, ni para agobiarte con las miserias de los demás.

Explica con educación pero con firmeza que no te interesa y trata de cambiar de tema hacia algo más positivo o productivo.

Si ignoran los límites que estás tratando de crear o te interrumpen tratando de devolver la atención a su propia narrativa, entonces trátalos como lo harías con cualquier otra mula obstinada. Morderán y patalearán sin importar lo que hagas. Incluso si les ofreces la manzana más jugosa, se comportarán igual.

Así que simplemente aléjate.

5. Ponte en forma.

Habrás notado que cuando la ansiedad, el estrés, la ira y otras cosas similares se acumulan, se sienten como una energía crepitante intangible pero muy real en el cuerpo.

Si no la liberas de alguna manera, puede manifestarse en cualquier número de dolencias diferentes.

Así que trabaja en ello. Participa en actividades físicas que te obliguen a poner en movimiento esa energía acumulada.

El yoga, la danza libre y el corte de leña son algunas opciones, al igual que los sacos de boxeo, el entrenamiento con pesas y la carrera. Cualquier ejercicio que te permita hacer catarsis.

En contra de nuestra naturaleza primigenia, ya no se nos permite simplemente vagar por ahí decapitando todo lo que nos causa frustración. Por ello, es muy recomendable elegir expresiones no tabúes para desahogarse.

Los actos saludables de expresión creativa (o jugar a los actos creativos de procreación) también son inmensamente atractivos, gratificantes y satisfactorios.

6. Intenta consumir sólo aquello que sea sano y nutritivo.

Probablemente te horrorizarías si realmente echaras un vistazo a los efectos negativos que los diferentes tipos de alimentos y bebidas pueden tener en tu bienestar personal.

Trata de evitar el consumo de azúcar o cafeína en cantidades demasiado elevadas, reduce la cantidad de alimentos procesados en tu dieta y sólo consume golosinas con moderación.

Intente adoptar una dieta que consista en agua limpia, alimentos de buena calidad, aire fresco y ejercicio regular. Te sorprenderá lo bien que te sientes después de un par de semanas.

Te puede interesar:  Están tratando de decirte algo

Consumir sólo alimentos sanos y nutritivos no significa sólo comida y bebida.

Una de las mejores cosas que puedes hacer para mantenerte positivo en un mundo negativo es reducir la negatividad que consumes. Para ello, reduzca o elimine las fuentes de noticias malas, deprimentes y que alimentan la ansiedad.

Nuestra sociedad se nutre de los estímulos externos, por lo que casi todo lo que hacemos a diario se centra en las reacciones a diversas cosas.

Muchos de nosotros pasamos nuestros días reaccionando a las cosas que vemos en las pantallas de nuestros ordenadores, tabletas, teléfonos y televisores, en lugar de leer, estar físicamente activos o crear.

Pregúntate a qué le estás prestando atención, y determina si el rendimiento vale lo que estás invirtiendo.

Este mundo anhela nuestra atención y energía, pero necesitamos periodos de desaturación para mantener alguna apariencia de cordura intacta.

Además, recuerda que somos lo que consumimos. Si miramos la luz el tiempo suficiente, podemos convertirnos en ella. Por el mismo razonamiento, al mirar la tristeza, la tragedia, la impotencia y el engaño, nosotros mismos adoptamos esos rasgos.

7. Pasa tiempo en la naturaleza.

¿Cuándo fue la última vez que diste un largo paseo por el bosque, o que pasaste horas observando las estrellas?

Todas las cosas negativas que amenazan con abrumarnos día tras día pueden parecer bastante insignificantes en el gran esquema de las cosas cuando pasamos tiempo en lo que es eterno.

Si estás cerca de la costa, apaga todos tus aparatos electrónicos y ve a pasar un rato sentado junto al mar.

Observa cómo las interminables olas fluyen hacia la orilla y luego vuelven a salir. Lo han hecho durante millones de años y lo seguirán haciendo durante millones más después de que nos hayamos ido.

Al océano no le importa la política, ni los chismes de los famosos. No le preocupa el último problema de salud con el que los medios de comunicación tratan de aterrorizar a todo el mundo, ni qué alimentos que se han promocionado como saludables son ahora tóxicos.

El océano es lo que es, y hace lo que hace sin preocuparse de nada más que de ser el océano.

Recuérdate a ti mismo que todas las cosas humanas son importantes, pero probablemente sólo para nosotros.

Deja un comentario