Cómo superar el síndrome del impostor y sentirte seguro de tus habilidades

mujer joven con aspecto pensativo

La mente puede ser algo grande y terrible a la vez.

Es genial porque podemos generar muchas ideas y percepciones nuevas del mundo.

Es terrible cuando empieza a trabajar contra nosotros para socavar nuestro propio progreso y éxito.

Las personas que tienen grandes ideas o encuentran el éxito en alguna faceta de su vida pueden encontrarse con el síndrome del impostor.

El síndrome del impostor es un miedo interiorizado a que una persona acabe siendo descubierta como un fraude.

Dudan de sus logros, minimizan sus conocimientos y experiencia y, como resultado, dudan de sus propias capacidades.

Muchas personas de éxito, desde empresarios hasta artistas, experimentan el síndrome del impostor. Y tampoco se limita a las empresas profesionales.

Una persona puede experimentar el síndrome del impostor si es excepcionalmente buena en una afición concreta, pero no está capacitada profesionalmente, por lo que socava su propia habilidad y capacidad.

¿Cómo podemos superar el síndrome del impostor y sentirnos seguros de nuestros éxitos y capacidades?

Entiende que no necesitas ser el mejor en lo que haces.

Las personas que experimentan el síndrome del impostor pueden socavar sus propias habilidades y capacidades al compararse con personas que tienen más logros o educación; personas que perciben que son mejores en lo que hacen.

Se trata de una expectativa y un estándar irrazonables.

Siempre habrá alguien con más conocimientos y mejor que tú en una cosa determinada.

Y siempre habrá alguien que tenga más conocimientos y sea mejor en esa cosa que la persona a la que te exiges.

Te puede interesar:  Cómo superar el miedo a la confrontación y afrontar los conflictos

El hecho de que alguien sea mejor en algo no significa que tu contribución no sea valiosa.

Mantén la perspectiva recordándote a ti mismo que esas personas a las que has colocado en un pedestal son tan humanas como tú, y probablemente han experimentado los mismos miedos y dudas que tú.

No tienes que ser el mejor en lo que haces para encontrar logros y éxito.

Acepta que has participado en tus propios logros y éxitos.

El equilibrio es una parte importante de la vida. Es bueno ser humilde, pero también es bueno ser capaz de atribuirse el mérito cuando es necesario.

Al fin y al cabo, eres tú quien se ha esforzado y arriesgado para alcanzar el éxito que tienes.

No pasa nada si te han ayudado en el camino. Nadie tiene éxito en nada sin la ayuda de otras personas. Esa no es una buena razón para descalificar tus propios logros.

Aunque hayas recibido ayuda o te hayas subido a los hombros de personas que te precedieron, también tenías tus propias contribuciones que hacer y las hiciste.

Tómate un tiempo para ver dónde empezaste, dónde estás actualmente y hacia dónde vas.

Reconoce tu propio esfuerzo y trabajo, la energía y los recursos que has gastado para llegar a donde estás.

Céntrate en el producto final de tu trabajo y en el valor que aportas a los demás.

No hay mayor prueba de competencia que los resultados y el valor que aportas al mundo.

Una persona que ha trabajado duro para crear algo tendrá una prueba tangible de su propia competencia justo delante de ella.

Quizá sea un producto que se vende bien, testimonios de clientes, comentarios positivos de un fan que le ha gustado una obra de arte que ha creado, o el logro de un objetivo importante.

El miedo y la duda que inyecta el síndrome del impostor pueden superarse centrándose en esa prueba tangible de lo que has logrado.

Te puede interesar:  Cómo vencer el miedo al rechazo en 8 pasos

Mírala y contrarresta esa narrativa interna negativa con una positiva. Refuerza que tu trabajo y tu habilidad ayudaron a crear lo que sea y fuerza los procesos de pensamiento negativo fuera de tu mente.

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Es sencillo, pero no es fácil. Pero se hace más fácil cuanto más lo haces.

También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):

Acepta que eres humano y que cometerás errores.

Eso no significa que seas un fraude.

Todo el mundo comete errores. Todo el mundo. No importa que sea rico o pobre, experto o novato, inteligente o no. Todo el mundo comete y cometerá errores si intenta hacer algo.

Las personas que experimentan el síndrome del impostor a menudo tomarán un error que cometieron y lo interpretarán como una confirmación de que no son tan buenos como creen que son o que son un fraude.

Pero no es una prueba de ser un fraude. Intentar y fracasar en algo es la prueba de que estás haciendo un esfuerzo activo para cambiar algo.

El fracaso forma parte del proceso del éxito. Si llegas a considerar los fracasos como parte del camino hacia el éxito, empiezan a perder su poder sobre ti.

Puedes encogerte de hombros y decirte a ti mismo: «Vale, he cometido este error. No es gran cosa. Vamos a encontrar una solución». Y entonces pasas a la siguiente parte de lo que quieres lograr.

Detrás de toda empresa de éxito suele haber una serie de malas decisiones, fracasos y reinicios a medida que las personas implicadas refinan y perfeccionan su enfoque. En realidad, todo lo que ves es el resultado final de mucho trabajo.

Entiende que no necesitas tener todas las respuestas.

Una persona que sufre el síndrome del impostor puede sentir que es un fraude si no tiene todas las respuestas a las preguntas que le hacen.

El problema de esta mentalidad es que nadie, ni siquiera el más experto, tiene todas las respuestas a todas las preguntas que se le hacen.

Está bien no saber cosas, tanto como está bien fracasar en las cosas.

De hecho, puedes mejorar tu credibilidad admitiendo que no sabes cosas cuando te presionan sobre un tema con el que no estás familiarizado.

La falta de conocimientos no te convierte en un fraude o en un impostor. La falta de conocimientos es algo que se espera.

Hay un tropo común en el que una persona que aprende sobre un tema se da cuenta de lo mucho que no sabe realmente sobre él. Es un tropo porque es la verdad.

El conocimiento de una cosa ayuda a iluminar dónde están las lagunas y los agujeros de lo que uno cree saber sobre el tema. Es normal y esperable.

Hay que superarlo y seguir trabajando, independientemente de cómo te sientas.

La desafortunada verdad es que algunas personas siguen sintiendo un profundo sentimiento de no pertenencia, incluso cuando trabajan activamente para frenarlo.

Es posible que te encuentres luchando con el síndrome del impostor, por mucho que intentes desactivarlo o desenredarlo.

Hay algunas personas que han luchado con él incluso después de toda una vida de logros. Personas como Maya Angelou, Tom Hanks, Emma Watson y Neil Gaiman han hecho declaraciones públicas sobre su sentimiento de fraude a pesar de sus logros.

A veces no podemos escapar de lo que sentimos, por mucho que lo intentemos.

La buena noticia es que aún puedes optar por enfrentarte a tus miedos y recelos y empujar a través de ellos hacia el éxito.

No tienes que dejar que estos sentimientos negativos te detengan o frenen tu búsqueda de lo que quieres en la vida, de lo que quieres lograr, de las metas que quieres aplastar.

No dejes que tus miedos y sentimientos te detengan.

Ordénalos si lo necesitas, recuérdate a ti mismo que el síndrome del impostor no es un reflejo exacto de lo que eres, mantén los ojos en tu objetivo y ve tras él con todas tus fuerzas.

– Última actualización: 16 de abril de

2021También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario