8 consejos para dejar de acumular cosas

Mente

Tal vez estés mirando a tu alrededor y te des cuenta de que no has podido ver el suelo en meses.

O quizás no tienes ni un centímetro de espacio libre en la encimera para trabajar y no estás seguro de cuándo ha sucedido eso pero empieza a molestarte en algún nivel.

La acumulación de «cosas» no se produce de la noche a la mañana. Las tendencias de acaparamiento se desarrollan a lo largo de varios meses – incluso años.

Una vez que la bola está rodando, es difícil detenerla. Difícil pero no imposible.

Afortunadamente, si estás leyendo este artículo, significa que te das cuenta de que hay algo que no está bien aquí, y te gustaría recibir ayuda para saber por qué está pasando, y qué hacer al respecto.

La buena noticia es que puedes frenar absolutamente el acaparamiento antes de que se salga de control. Puede que no sea fácil, pero es factible.

La clave es entender tus motivaciones subconscientes para hacerlo. A partir de ahí, puedes determinar los pasos que necesitas para ponerte las pilas.

¿Por qué se produce la acumulación?

Un estudio de 2012 de Harvard ha demostrado que el acaparamiento es un fuerte subtipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Michael Jenke, profesor de psiquiatría de Harvard y experto en TOC, afirma que: «Los acaparadores tienen una gran dificultad para tomar decisiones, especialmente en torno al valor de sus posesiones».

Parece que las personas que tienen tendencias de acaparamiento desarrollan una fuerte conexión emocional con sus posesiones. Esto a menudo se deriva de un dolor profundamente arraigado que están teniendo dificultades para trabajar.

En cambio, redirigen su energía para no tener que lidiar con el dolor. En su lugar, transfieren su atención a objetos inanimados.

Esto hace que estos objetos parezcan mucho más valiosos de lo que realmente son. El valor percibido de estos objetos provoca en los acaparadores una gran ansiedad a la hora de deshacerse de ellos.

Sienten que van a perder algo importante que sin duda necesitarán en algún momento del futuro. Se preocupan y molestan por dejarlos ir.

Si sientes que te diriges por este camino y quieres frenar tus tendencias de acaparamiento antes de que se salgan de control, puedes considerar tomar los siguientes pasos.

1. Analiza qué es lo que estás acumulando y por qué.

Antes que nada, es importante determinar si realmente estás acaparando, o siendo diligente para estar preparado para una situación extrema.

La diferencia clave entre los coleccionistas y los que se consideran acaparadores son los artículos que están acumulando. Por ejemplo, los coleccionistas pueden tener una amplia gama de artículos relacionados con el tema. Pueden tener habitaciones enteras dedicadas a Mi Pequeño Pony o a la parafernalia de Los Vengadores. Podrían ser ávidos artesanos que aprovechan al máximo las ventas de suministros de arte o de herramientas para obtener artículos a los que podrían dar un buen uso.

Los preparadores suelen hacer acopio de alimentos y artículos de supervivencia que podrían necesitar en caso de emergencia. Recortarán cupones para poder comprar productos enlatados adicionales, tendrán agua embotellada para un año en el garaje, posiblemente incluso un búnker excavado en el jardín trasero.

En cambio, los acaparadores guardan todo tipo de cosas que no tienen ningún valor tangible, ni siquiera para la persona que las acapara. Pueden guardar ropa que ya no les sirve, periódicos impresos hace años, alimentos caducados, cucharas de plástico usadas, etc.

Echa un vistazo a algunas de las cosas a las que te aferras, y sé completamente honesto contigo mismo sobre por qué no te has deshecho de ellas. Los acaparadores desarrollan fuertes lazos emocionales con los objetos por una amplia variedad de razones y, por lo tanto, tienen graves dificultades para separarse de ellos.

Te puede interesar:  Aumenta tu agudeza mental haciendo estas 6 cosas simples

Como ejemplo, alguien puede aferrarse a una bolsa de plástico que está llena de agujeros y es totalmente inutilizable. No hay una explicación razonable de por qué se aferran a esto, pero la persona lo mantiene por un apego sentimental. Pasaron un gran día de compras con su mejor amigo, y esa fue la bolsa de plástico que les regalaron cuando compraron un libro nuevo que les gustó.

En lugar de limitarse a recordar aquello como un buen día, han creado un vínculo emocional con un objeto que les recuerda esa experiencia. Para ellos, desechar la bolsa de plástico sería como tirar ese recuerdo, lo que les causaría un gran grado de angustia emocional. También podrían tener miedo de herir los sentimientos de ese amigo al desechar este objeto.

2. Anota cuándo aparecieron las tendencias de acaparamiento y qué puede haberlas desencadenado.

Además de que el TOC es un factor causal importante del trastorno de acaparamiento, el comportamiento de acaparamiento a menudo se deriva de un trauma.

Digamos que una persona mayor está traumatizada por la pérdida de su querido gato. Tal vez enfermó gravemente y murió, o lo vieron ser atropellado por un coche y morir horriblemente. Es posible que intenten compensar y sobrescribir ese dolor «rescatando» tantos gatos como sea posible.

Acogerán gatos callejeros, acogerán gatitos, adoptarán regularmente de las protectoras de su entorno. Acumularán 20, 40, 100 gatos (o más), y se endeudarán tratando de alimentarlos a todos. Ya que les supone un gran esfuerzo mantener su casa limpia con sólo unos pocos gatos, ¡imagina en qué estado vivirían con tantos corriendo por ahí!

Aunque la persona que acapara pueda pensar que está haciendo algo bueno, suele ser todo lo contrario. Se trata de una situación de maltrato en la que los gatos probablemente estén enfermos, desnutridos y atrapados en la casa sin posibilidad de escapar.

Estos animales suelen vivir en circunstancias deplorables, rodeados de montones de heces y sufriendo todo tipo de infecciones y enfermedades. Los que no mueren de hambre pueden recurrir a comerse a sus compañeros caídos cuando sucumben a su destino. Mientras tanto, el acaparador está ciego a la realidad de la situación que le rodea, plenamente convencido de que es un salvador de estos pobres bebés.

3. Aprende a ver el por qué de tus acciones.

Cuando hayas hecho un balance de qué tipo de objetos estás acumulando, podrás determinar qué fue lo que te impulsó a empezar a reunirlos.

He aquí otro ejemplo: un señor mayor que conocí guardó todos los periódicos que recibió durante más de 30 años. Los planchaba y los apilaba ordenadamente en columnas que cubrían todos los pasillos de la casa desde el suelo hasta el techo. La habitación de invitados era una hemeroteca con caminos apenas transitables entre ellos. Le daban ataques de pánico al pensar en desprenderse de un solo ejemplar.

Una vez le pregunté a su mujer por qué lo hacía y cuándo había empezado. Ella me explicó que su propio padre había sufrido un lento declive con Alzheimer y demencia, a partir de los 56 años. Cuando su marido llegó a esa edad, empezó a coleccionar periódicos y le daba pánico la idea de desprenderse de ellos. Su razonamiento era que le proporcionarían una especie de banco de memoria cuando y si los suyos fallaban. Le aterraba tanto la idea de perder su mente, su memoria, que creó una especie de disco duro externo al que recurrir.

Revisa tus cosas e intenta determinar cuándo y por qué exactamente empezaste a acumularlas. Puede que tengas una memoria de hierro y recuerdes la fecha y las circunstancias precisas en las que recogiste cada objeto. Una vez que hayas averiguado cuándo empezó esto, puedes intentar desentrañar qué pudo haber iniciado este comportamiento.

4. Haz un inventario de los objetos que acumulas, con una explicación para cada uno de ellos.

Te puede interesar:  15 sorprendentes datos de psicología que todo el mundo debería conocer

Esto probablemente le llevará bastante tiempo, pero merece la pena si le ayuda a entender sus motivaciones. Dado que el acaparamiento es un subtipo de TOC, esto puede redirigir sus compulsiones en una dirección más saludable y productiva.

Empieza por sentarte frente a un montón de cosas acumuladas. Sostén una pieza en tus manos, dale la vuelta y recuerda por qué decidiste conservarla. A continuación, sé realista contigo mismo sobre lo que piensas hacer con él. Etiquétalo con una pegatina numerada, y anota ese número y la explicación en un diario.

Repite este proceso con todos los elementos que tengas delante. A continuación, lee las explicaciones que has anotado. Pregúntate si estas explicaciones tienen un sentido racional para ti. ¿Son razonables las ideas que tienes sobre el uso de estos elementos en el futuro?

Hacer esto puede ayudarte a entender mucho mejor de dónde vienen estas compulsiones.

Un aspecto importante que suele contribuir al acaparamiento es la sensación de control. Las personas que sienten que no tienen mucho control sobre sus vidas intentan contrarrestar esa sensación controlando los objetos de su entorno. También pueden intentar compensar períodos de su vida en los que han sufrido, como en el ejemplo del gato anterior.

Una persona que ha pasado hambre y escasez puede aferrarse a la comida podrida o a los envases de comida vacíos al 99% porque no puede soportar la idea de desechar los alimentos de cualquier manera. Las personas que tienen miedo a la muerte a menudo se aferran a los objetos como medio para hacer frente a su miedo a «dejar ir».

Como se mencionó anteriormente, estudios recientes han demostrado que una cantidad abrumadora de personas con TOC + tendencias de acaparamiento han experimentado al menos un trauma vital importante. Esto podría haber sido la pérdida de un padre, la pérdida de un hijo o un cónyuge, o hacer frente a una enfermedad o lesión que altera la vida.

Como resultado, la persona intenta lidiar con su pérdida tratando de llenar el doloroso agujero en su corazón con «cosas». Este es un mecanismo de afrontamiento que les permite evitar enfrentarse al verdadero dolor emocional que han experimentado y reprimido. Han redirigido esas emociones y son capaces de controlar la sensación de pérdida simplemente no perdiendo nada nunca más.

Otro aspecto de este tipo de control es el miedo a la mortalidad inminente. Muchos tienen un miedo intenso a la muerte y tratan de evitar pensar en el tema. Cuando algunas personas se encuentran cara a cara con su propia mortalidad, ya sea por el diagnóstico de una enfermedad terminal o por la realidad del avance de la edad, una parte de ellas se cierra.

Esto puede dar lugar a la acumulación de artículos para proyectos que tienen toda la intención de hacer «un día». Una persona puede tener cubos o madejas sueltas de hilo apiladas desde el suelo hasta el techo en todas las habitaciones para todas las mantas y jerseys que planea crear. Del mismo modo, otra persona podría tener un montón de piezas de coche por todo el jardín delantero.

Tienen muchos planes y proyectos en mente, pero en el fondo saben que nunca los lograrán. Por eso, al mantenerlos, se aferran a la ilusión de que aún queda tiempo.

5. Reorganiza y reduce tus «cosas» de forma que te sientas tranquilo.

Volvamos al ejemplo de la bolsa de plástico rota de antes. Si tienes una fuerte conexión con un objeto como ese debido a los recuerdos vinculados a él, entonces dedica una hermosa página de álbum de recortes al recuerdo de ese día.

Coge unas tijeras y recorta un cuadrado de la bolsa de plástico, y pégalo en la página del álbum de recortes. Decora alrededor con washi tape, sellos, pegatinas, ilustraciones… lo que te haga más feliz. A continuación, escribe todos los detalles que recuerdes de la experiencia, desde con quién estuviste hasta qué hiciste y cómo te hizo sentir todo ello.

Si ha estado aferrándose a los objetos porque tiene miedo de desprenderse de los recuerdos que ha asociado a ellos, puede reconducir la situación de manera que transfiera el recuerdo a un espacio más tangible y ordenado. Por ejemplo, puedes empezar a crear libros de recuerdos o «scrapbooks».

Te puede interesar:  Cómo confiar en ti mismo: ¡20 sin consejos Bullsh * t!

Volvamos al ejemplo de la bolsa de plástico rota de antes. Si tienes una fuerte conexión con un objeto como ese debido a los recuerdos vinculados a él, entonces dedica una hermosa página de álbum de recortes al recuerdo de ese día.

Si ha estado aferrándose a los objetos porque tiene miedo de desprenderse de los recuerdos que ha asociado a ellos, puede reconducir la situación de manera que transfiera el recuerdo a un espacio más tangible y ordenado. Por ejemplo, puedes empezar a crear libros de recuerdos o «scrapbooks».

6. Empieza por lo pequeño.

¿Sientes que podrías empezar a deshacerte de cosas por ti mismo? Si es así, no hagas grandes planes para desordenar todo tu salón en un solo fin de semana. Es probable que acabes teniendo ataques de pánico y eso te hará dudar más de deshacerte de cualquier otra cosa.

Elige una pequeña zona de tu casa, como la encimera del baño.

Realizar que soltar esas «cosas» innecesarias no te va a dañar puede aliviar mucha de la ansiedad que puedes estar sintiendo al hacerlo. Ese tipo de refuerzo positivo puede hacer maravillas para mantenerte motivado a seguir reduciendo el desorden que te rodea.

Haz los pasos mencionados y escribe las razones por las que te aferras a las cosas que llenan ese espacio. Luego clasifícalas por orden de importancia para ti.

¿Te aferras a una sombra de ojos de hace 30 años porque es el mismo color que usaba tu difunta madre? Si intentas ponértela, lo más probable es que cojas una infección ocular. Si quieres aferrarte al tono por el bien de la memoria, puedes transferir el pigmento a tu álbum de recortes y pegarlo con cinta adhesiva para que se mantenga. Luego, deseche ese único elemento.

Haz los pasos mencionados y escribe las razones por las que te aferras a las cosas que llenan ese espacio. Luego clasifícalas por orden de importancia para ti.

7. Busca ayuda profesional.

Aunque hayas conseguido empezar a eliminar las cosas que has ido acumulando, es muy probable que vuelvas a acumular cosas a menos que entiendas por qué lo haces y tengas algunas estrategias de afrontamiento sólidas para frenar ese comportamiento.

Es estupendo que hayas sido capaz de dar los primeros pasos por ti mismo, pero para dejar de acaparar a largo plazo, es probable que necesites apoyo.

El acaparamiento es una forma de TOC extremadamente difícil de superar en solitario. No hay que avergonzarse en absoluto de buscar la ayuda de un psicoterapeuta capacitado que pueda ayudarte a superar esta situación.

No sólo podrán ayudarte a determinar de dónde proviene este comportamiento, sino que te darán estrategias de afrontamiento sólidas que pueden detener estos impulsos antes de que el acaparamiento se salga de control.

La terapia cognitivo-conductual puede ser de gran ayuda para superar las tendencias de acaparamiento, especialmente con la orientación de un buen terapeuta.

8. No tengas miedo de apoyarte en tus amigos y familiares para que te ayuden a superar esto.

Muchas personas con tendencias de acaparamiento se vuelven bastante reclusas por una serie de razones. Los que tienen cónyuges o parejas pueden alejar a sus parejas con sus comportamientos. Aquellos que viven solos pueden estar demasiado avergonzados de sus entornos de vida para tener invitados.

Como resultado, pueden sentirse solos y aislados. Esto se intensifica si han desarrollado apegos muy fuertes a los objetos que han estado coleccionando. Dado que desprenderse de estas posesiones se siente como perder a los seres queridos, podrían elegir sus «cosas» por encima de las personas si se les da el ultimátum para hacerlo.

Después de todo, a diferencia de las personas, sus objetos no van a herir sus sentimientos, traicionar su confianza, abandonarlos o morirse. Mientras se mantengan a salvo, harán lo mismo por quien los atesora.

Si sientes que tienes la claridad mental y emocional para pedir ayuda, empieza con los más cercanos. Estas son las personas que pueden haber tratado de hablar contigo sobre tus tendencias de acaparamiento, sólo para que las alejes. Se preocupan por ti, quieren lo mejor para ti y, sin duda, darán un paso adelante para ayudarte como puedan si se lo permites.

Puedes detener el acaparamiento antes de que se salga de control. Incluso puedes revertirlo si se te ha ido de las manos. El primer paso es reconocer que es un problema, y luego tomar algunos de los pasos anteriores para empezar a resolverlo.

Puedes hacerlo, y no es necesario que lo hagas solo.

Deja un comentario