8 formas altamente efectivas de dejar de ser egocéntrico

Mente

Si has vivido algún tiempo, sin duda te han acusado de ser egocéntrico o egoísta. Es una acusación común que se lanza con y sin causa.

¿Qué significa ser egocéntrico y por qué es algo malo?

En pocas palabras, una persona egocéntrica o egoísta es aquella que actúa como si las demás personas que le rodean no importaran: que lo único importante es conseguir lo que quiere, cuando lo quiere, sin tener en cuenta todo lo que ocurre a su alrededor.

Como puedes imaginar, esto no es ideal para ningún tipo de relación, ya sea una amistad, una pareja romántica o una relación sana con tus padres o hijos.

Una pareja ensimismada acabará alejando a la gente con sus exigencias o desatenciones alternas. Y un padre egocéntrico puede crear un círculo vicioso que reproduzca sus costumbres en su descendencia.

Cuando se trata de aprender a dejar de ser egocéntrico, la clave es encontrar la raíz, para entender por qué se desarrolló este comportamiento en primer lugar. Al igual que el tratamiento de cualquier tipo de enfermedad, la comprensión de los factores causales nos dará la información que necesitamos sobre cómo curarla.

¿Qué causa el comportamiento egocéntrico?

Ningún comportamiento ocurre por accidente o de la nada, sino que es el resultado de otra cosa. Es realmente una situación de «causa y efecto».

Por ejemplo, si echas un vistazo a las personas con tendencias narcisistas, descubrirás que aunque hay factores genéticos que entran en juego, un gran factor ambiental suele ser el abuso en la infancia, como el abandono y la hipercrítica.

Factores similares suelen entrar en juego cuando se trata de un comportamiento egocéntrico, aunque las circunstancias difíciles no tienen por qué haber ocurrido en la infancia.

En términos más sencillos, las personas egocéntricas suelen volverse así para satisfacer sus necesidades. Por ejemplo, un niño con padres negligentes aprenderá rápidamente a cuidar de sí mismo. Aprenden por experiencia que si quieren algo en la vida, tendrán que luchar por ello.

La presión extrema te vuelve le vuelve a uno miope.

Cuando y si estás atrapado en un lugar en el que nadie más va a velar por ti (o cuidar de ti), entonces tienes que hacer de tus propias necesidades y tu bienestar una prioridad. Si esa es tu realidad durante el tiempo suficiente, pero de repente te encuentras en una posición mejor, no puedes «apagarlo». Ese hábito se desarrolló a lo largo del tiempo y tendrá que ser eliminado a lo largo del tiempo con intencionalidad.

Una persona puede haber tenido que soportar circunstancias horribles y estresantes durante años, mientras intentaba asegurarse de que todos los que le rodeaban estuvieran bien atendidos… sólo que nadie se ocupaba de ellos a su vez. Así que un día llegaron al punto en el que estaban tan sobrepasados de ser pisados que decidieron hacer de sus propias necesidades y deseos el foco principal.

Algo dentro de ellos se apagó, y perdieron mucha atención o empatía por lo que otros a su alrededor pudieran estar necesitando. Simplemente no importaba: a partir de ahora, iban a ocuparse de lo que necesitaban en ese momento, y a la mierda lo que los demás sintieran al respecto.

Los problemas surgirán, sin duda, cuando dejen de estar en este tipo de entorno y se encuentren en situaciones en las que haya que trabajar en equipo y una verdadera amistad. Como mencionamos antes, el hábito no apareció de la noche a la mañana ni se encendió como un interruptor de luz. Se desarrolló lentamente a medida que la persona tenía que adaptarse a circunstancias insoportables.

El tiempo que la persona haya sufrido en estas situaciones determinará el tiempo que tarde en «volver». La regla general es que se tarda la mitad de tiempo en recuperarse que en experimentarlo, pero eso depende mucho de la persona y del tipo de estructura de apoyo que tenga para seguir adelante.

Te puede interesar:  9 razones por las que los autodidactas siempre son infelices

Si has experimentado este tipo de cosas y te das cuenta de que te has estado comportando de forma ensimismada -y quieres liberarte- hay pasos que puedes seguir para hacerlo.

8 pasos para ser menos egoísta

1. Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

Esta es la regla de oro en todas las religiones y filosofías por una razón. Si no quieres que los demás estén ensimismados en su trato contigo, intenta no hacerlo con ellos.

Sé consciente de tus propios comportamientos, y si las personas que te rodean actúan de manera que a) te molestan, y b) te recuerdan cosas que tú haces, es una buena señal de que quizá quieras frenar también esas acciones.

A menudo, lo que más nos molesta de otras personas es que muestren tendencias que nos desagradan en nosotros mismos. Por ejemplo, una persona que habla constantemente a través de las películas suele irritarse cuando otra persona lo hace. O si acostumbra a coger la última galleta de la lata, puede que se enfade al descubrir que otra persona se le ha adelantado.

Si una acción egocéntrica que realizas te cabrearía mucho si te la hiciera otra persona, es un gran indicador de que algo tiene que cambiar. Te molestaría si estuvieras jugando a un videojuego y alguien lo cambiara a Netflix para ver una película simplemente porque es lo que quiere en ese momento? ¿O si alguien tomara prestado un objeto tuyo sin preguntar? No les hagas lo mismo.

Básicamente, no seas un imbécil.

2. Intenta comprender las perspectivas de los demás.

Un rasgo importante de las personas egocéntricas es que están tan centradas en lo que sienten que no tienen en cuenta lo que los demás pueden estar viendo, pensando y sintiendo sobre la situación. Además, sus propios puntos de vista sobre lo que puede estar ocurriendo estarán a menudo más influenciados por sus experiencias pasadas que por lo que realmente está ocurriendo.

Cada persona experimenta la vida de forma diferente. Ven las cosas a través de diferentes lentes, procesan la información a su manera y tienen su propio conjunto de habilidades (y la falta de ellas). Puede que tú te sientas frustrado por la incapacidad de tu mejor amigo para ir a buscar la pelota que has perdido en los arbustos, pero él puede tener problemas para verla si es daltónico.

Lo mismo ocurre con las experiencias y habilidades vitales. Lo que una persona puede encontrar divertido en la cama puede desencadenar el trauma del pasado de otra. En una situación como ésta, el primer miembro de la pareja podría sentirse rechazado, mientras que el otro tiene que lidiar con algún TEPT.

Del mismo modo, una persona puede burlarse de la incompetencia de otra en carpintería básica, pero ser incapaz de cocinar una comida sencilla. Cada parte simplemente no aprendió las habilidades (¡todavía!) que la otra dominaba.

Si amplías tu campo de visión y tienes en cuenta las experiencias de los demás, podrás desarrollar más empatía y paciencia con ellos.

3. Si estás sintiendo algo, pregunta si los demás a tu alrededor también lo están sintiendo.

Digamos que estás pasando el rato con tu familia, viendo Netflix o algo similar, cuando de repente te apetece preparar una taza de té. En lugar de levantarte, preparar una para ti y volver a sentarte, pregunta si alguien más quiere una también.

Ya que estás hirviendo la tetera de todos modos, es un buen gesto hacer la oferta. Aunque todos digan «no, gracias», al menos has hecho el esfuerzo de ofrecerte, ¿sabes?

Lo mismo ocurre si tienes hambre. ¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que tu pareja o amigo se ha preparado una comida pero no te ha ofrecido nada? Lo más probable es que te hayas sentido bastante abandonado o invisible en ese momento, así que puedes imaginar cómo se sentirían los demás si la situación fuera a la inversa.

Si tienes frío, pregunta a tu alrededor si los demás quieren subir el termostato o encender un fuego. ¿Te sientes cansado? Pregunta si los demás también lo están, ya que puede que todos estéis pasando por algo agotador. Entonces, decidid en grupo algo impresionante que levante el ánimo de todos.

4. Encuentra un equilibrio con el que te sientas cómodo.

Ya hemos comentado que aprender a dejar de ser egocéntrico va a llevar un poco de tiempo. Lo que va a socavar tus intentos es que intentes hacer (o dar) demasiado a los demás demasiado pronto, y que potencialmente te decepciones cuando no te correspondan o no te muestren el debido aprecio de la manera que tú querrías.

Te puede interesar:  Razones por las cuales + Qué hacer al respecto

Asegúrate de entender y honrar tus propias necesidades, para que no sientas un creciente resentimiento u hostilidad hacia los demás cuando les sirvas, especialmente si no te corresponden inmediatamente.

Además, si sientes una ola de resentimiento o la sensación de que te dan por sentado, retírate y trata de ver el panorama general.

¿Recuerdas que hablamos de entender las perspectivas de los demás? Esto también incluye observar dónde está la otra persona en ese momento, y determinar por qué se está comportando de esa manera.

Digamos que le preparas un café a tu pareja y ella no lo acepta con auténtico entusiasmo. Puede que sientas una repentina oleada de dolor o enfado, como si te hubieras esforzado en hacer algo agradable por ella y ella hubiera actuado como si no le importara. Si te permites reflexionar y entrar en una espiral, puede que decidas que no volverás a molestarte en hacerlo.

O bien, podrías respirar profundamente unas cuantas veces y ver el panorama completo.

¿Ella suele apreciar tus pequeños gestos? Sí, lo hace. Bien, ¿entonces qué es diferente esta vez? ¿Estaba preocupada por otra cosa? ¿Se sentía mal? Observa todo lo que puedas y, cuando te parezca que es un buen momento, pregúntale si está bien, ya que no parece la misma de siempre. Puede que descubras que tenía calambres, que estaba esperando a que le hicieran efecto los analgésicos y que no pudo mostrarse debidamente entusiasmada y agradecida por tu gesto.

La mayoría de las veces, el comportamiento de los demás tiene poco que ver con nosotros y se trata de lo que pasa en sus propias mentes y cuerpos. Podemos suponer cosas, o intentar averiguar lo que está pasando basándonos en lo que vemos y oímos, pero en última instancia la mejor manera de entender realmente una situación es hablar de ella.

5. El tiempo lo es todo.

Esto amplía el punto anterior. Los gestos más sorprendentes pueden caer en saco roto si se ofrecen en el momento equivocado. Esto no se debe necesariamente a que hayamos elegido mal, sino a lo que ocurre con los que nos rodean.

Digamos que estás dando un giro de 180 grados y haciendo un esfuerzo concertado para ser más amable y desinteresado con los demás. Sin entender dónde están los demás emocionalmente, este comportamiento podría ser contraproducente.

Podrías decidir dar una fiesta sorpresa a un amigo tuyo, ir a recogerlo y descubrir que acaba de separarse de su pareja o que sus padres acaban de morir. Puede que no tengan absolutamente ninguna inclinación a ser sociales, pero tú podrías sentirte molesto y defraudado por todo el esfuerzo que has hecho para sorprenderles.

En una situación como ésta, si eliges enfadarte, has hecho que la situación se centre en ti y no en ellos. Aunque la fiesta era técnicamente para ellos, tú lo hacías porque querías hacerlo. Por supuesto, querías que se divirtieran, pero también querías que apreciaran todo el trabajo que habías hecho y que reconocieran tu esfuerzo. Ahora no vas a obtener ningún retorno de tu inversión emocional y física por culpa de su estúpida desesperación.

Por eso es tan importante estar al tanto de lo que pasa con tus socios, amigos y familiares. Entienda en qué momento se encuentran y programe sus nuevos y generosos actos de benevolencia en consecuencia. Te ahorrarás muchas decepciones al hacerlo y fortalecerás tus relaciones significativamente.

6. Da pequeños pasos para que el resultado sea un gran progreso.

Es mejor hacer pequeñas cosas con regularidad que hacer esfuerzos grandiosos que pueden fracasar. Al igual que hemos tocado en los consejos anteriores, es importante comprobar con uno mismo, así como con los demás a su alrededor antes de tomar medidas.

Por ejemplo, si estás acostumbrado a ser el que siempre toma la decisión de qué tipo de comida pedir un sábado por la noche, deja que esta vez sea tu pareja o compañero de piso el que haga el pedido. Les sorprenderá y será una oportunidad para ampliar su paladar. De hecho, puede que estén tan encantados por el hecho de poder elegir que pidan TU comida favorita, simplemente como una forma de mostrar su agradecimiento.

Una cosa a tener en cuenta aquí es que algunas personas podrían desconfiar de tu nuevo comportamiento, especialmente si han sido heridos por ti en el pasado. Pueden suponer que tu amabilidad les está «adulando» por algo. La única manera de tranquilizarles y ganarse su confianza es seguir con la misma actitud. La constancia y el tiempo crearán confianza.

Te puede interesar:  Si lo desea, podría retroceder en el tiempo y cambiar el pasado, haga esto

Esto crea un bucle de retroalimentación reforzado positivamente. Apreciarás el hecho de que te apreciaron e hicieron algo amable por ti cuando les diste la oportunidad de hacerlo. El resultado será que probablemente harás más del mismo gesto, que ellos apreciarán y corresponderán, y así ad infinitum.

7. Lleva un diario de éxitos y desafíos.

Algunas personas llevan un diario de sueños para poder revisar los sueños de varios años y ver si hay algún patrón. Esto se debe a que olvidamos los detalles con bastante rapidez, y tener notas sobre lo que hemos experimentado nos permite revisar estas cosas con regularidad.

Considere la posibilidad de llevar un diario similar en el que registre sus nuevos comportamientos y cambios de actitud. Esto le permitirá ver lo que está funcionando y lo que aún necesita mejorar. Por ejemplo:

  • 9 de la noche: Lavé los platos y le pregunté a mi pareja si quería una taza de té. Su lenguaje corporal era retraído y no quería comprometerse conmigo. Me enfadé. Me limité a hacer las tareas de la casa y me ofrecí a hacer algo agradable para ella, y me puse de mala leche.
  • 10:30 pm: Me acaba de decir que su mejor amiga fue diagnosticada con cáncer hoy. Lo que tomé como una falta de aprecio era en realidad su trabajo a través de la pena y el miedo. Tomo nota para futuras referencias.
  • 11 de la noche: Nos preparó un chocolate caliente a altas horas de la noche, me hizo saber que mis esfuerzos habían sido vistos, y dijo que lamentaba no haber estado en el espacio adecuado para ello antes. Le conté lo que sentía en ese momento, y ella lo entendió y me agradeció que fuera sincero con ella.

La próxima vez que ocurra algo así, puedes hojear el diario para ver si ha ocurrido algo similar. Si has pasado por muchas cosas malas en el pasado, es probable que te aferres a los malos recuerdos con más facilidad que a los buenos. Al tomar notas, puedes recordar por qué se produjeron resultados menos estelares y recordarte a ti mismo que debes mirar el panorama general.

8. Mantenga en secreto su deseo de cambiar.

Esto puede sonar extraño, pero es importante mantener todo este proceso (especialmente su diario) en secreto. Aunque tu pareja o tus familiares te quieran mucho, es vital que mantengas este tipo de viaje personal para ti. Puede que cambies de opinión sobre esto más adelante, pero por ahora, mantenlo sólo para ti.

Por lo general, no es sano ni positivo guardar secretos a los que quieres, pero a veces hay excepciones. Muchas personas – especialmente cuando se sienten heridas o deprimidas – arremeten contra ellos y utilizan sus vulnerabilidades personales como ataque o palanca. Cuando se sienten heridos, tienden a herir a los demás: no les des munición.

Pregúntate si eres realmente egocéntrico o si los demás intentan manipularte.

Es probable que hayas llegado a este artículo porque has hecho algunas búsquedas en la web sobre el comportamiento egocéntrico, ¿verdad? Esto significa que o bien has hecho un examen de conciencia y has determinado que tienes estas tendencias, o bien alguien te ha estado diciendo lo egoísta que eres y estás tratando de averiguar si es cierto o no.

Es importante saber que mucha gente acusa a los demás de comportamientos egocéntricos para conseguir lo que quieren. Es posible que te exijan mucho y luego se pongan nerviosos cuando finalmente te pones firme y haces lo que quieres. De hecho, muchas personas que son desinteresadas y dan constantemente son acusadas de ser egocéntricas cuando empiezan a hacer de sus propias necesidades una prioridad.

Esas personas probablemente se han acostumbrado a la idea de que les darás siempre que quieran, y no les gusta la idea de que eso cambie. Como resultado, harán lo que puedan para mantener el statu quo, lo que a menudo implica tratar de culparte o avergonzarte para que hagas lo que ellos quieren.

Si estás intentando imponer límites saludables para cambiar los parámetros de tus relaciones interpersonales y las personas que te rodean te acusan de estar ensimismado, no te enfades con ellos. Respira profundamente. Es muy posible que se trate de una táctica manipuladora para que te desmelenes. Inevitablemente te sentirás mal por arremeter contra ellos y luego tendrás que «compensar» a la parte ofendida.

Esto derribará los bloques fundacionales que estás tratando de afirmar con respecto a tu propio bienestar, así que no dejes que ocurra. Llámalos por lo que están haciendo, y retírate de la situación. Mantén la calma, y repite lo que sea necesario.

Recuerda que las personas que te rodean no existen a tu conveniencia. No son objetos que puedan ser invocados para que te den atención, afecto, comida, etc. cuando tú quieras y luego sean despedidos cuando hayas terminado con ellos. Trátalos como quieres que te traten, y ellos, sin duda, te corresponderán.

Deja un comentario