Descubra cómo su «autoconcepto» influye en todo lo que hace

mujer mirando el reflejo de sí misma ilustrando el autoconcepto

Índice de contenidos

La respuesta a la pregunta de cómo construir una vida feliz y plena se basa en la comprensión de uno mismo.

Porque, como ves, sólo entendiéndose a uno mismo podemos tomar las decisiones correctas que nos guiarán hacia el tipo de vida y felicidad que buscamos.

La comprensión del autoconcepto puede ayudar a aclarar y consolidar quién eres como persona, qué te gusta de ti mismo, qué no te gusta de ti mismo y qué necesitas cambiar.

¿Qué es el autoconcepto?

El término autoconcepto se utiliza en psicología como medio para identificar los pensamientos y creencias que una persona tiene sobre sí misma y cómo se percibe.

El autoconcepto engloba lo que una persona cree que son sus atributos; quién y qué es.

Es como una imagen mental de lo que uno cree que es como persona.

¿Por qué es importante el autoconcepto?

El autoconcepto de una persona le ayuda a definir quién cree que es y cómo encaja en el mundo. Esto hace que el autoconcepto sea importante porque todo individuo quiere conocerse a sí mismo y sentir que pertenece al mundo.

Se aplica a todo el mundo, porque todo el mundo va a tener algún tipo de creencia sobre quién o qué es.

Esto puede ser un concepto pegajoso para algunos, especialmente para aquellos que rechazan la noción de etiquetas o piensan que etiquetar es algo malo.

Tomemos la actitud de un espíritu rebelde y libre. Es posible que esa persona no quiera sentirse confinada a un conjunto de actitudes o a una forma de vida determinada. Puede que no le guste sentir que se le mete en una caja a la que no pertenece.

Sin embargo, es útil entender esas cajas porque pueden ayudarle a ver el mundo de otra manera.

Los espíritus rebeldes y libres del mundo comparten rasgos como cualquier otro grupo de personas. De hecho, su deseo de no ser categorizados ni encasillados es un rasgo que comparten comúnmente entre ellos.

La persona que transmite al mundo, ya sea con palabras o con hechos, que es un espíritu rebelde y libre está enviando un mensaje claro sobre la persona que cree que es. Esa creencia es el autoconcepto.

Así que, nos guste o no, el autoconcepto es importante porque es la base de nuestra identidad.

¿Cómo se forma el autoconcepto?

El campo de la psicología tiene muchas teorías sobre por qué las personas son como son, por qué se sienten como se sienten y cómo llegan a ser la persona que finalmente serán.

Hay una plétora de teorías sobre numerosas facetas de la mente. El autoconcepto no es diferente.

La teoría de la identidad social afirma que el autoconcepto se compone de dos partes distintas: la identidad personal y la identidad social.

La identidad personal incluye los rasgos de personalidad, las creencias, las emociones y las características que ayudan a definir a cada persona. Es puramente interna.

La identidad social, en cambio, es sobre todo externa. Incluye los grupos a los que pertenecemos y con los que nos identificamos. Puede ser sexual, religioso, educativo, racial, profesional o, en realidad, cualquier grupo de personas con el que una persona pueda identificarse.

La formación del autoconcepto comienza en la infancia, a partir de los tres meses. El bebé empieza a darse cuenta de que es un ente único al recibir información sobre sus interacciones con el mundo.

Puede llorar y recibir la atención de sus padres, empujar un juguete y ver que se mueve, o reírse y ver que otra persona le devuelve la risa.

Estas acciones empiezan a sentar las bases para el desarrollo del autoconcepto.

A medida que el niño crece, su autoconcepto se desarrolla por medios internos y externos. Las facetas internas son las que la persona piensa de sí misma. La externa proviene de la familia, la comunidad y otras influencias sociales.

Una persona criada en una sociedad ruda e individualista puede verse a sí misma o tratar de definirse como una persona ruda e individualista, lo sea o no.

Este tipo de influencia es evidente en la clasificación por género de los juguetes. Si la sociedad cree y enseña que un niño no debe jugar con muñecas, entonces el niño estará más inclinado a pensar: «Soy un niño, por lo tanto no debo jugar con muñecas».

Y lo mismo ocurre con las niñas. Si la sociedad cree y enseña que una niña no debe jugar a los videojuegos, entonces estará más inclinada a pensar: «Soy una niña, por lo tanto no debería jugar a los videojuegos».

El autoconcepto es fluido. Aunque empieza a formarse a una edad temprana, cambiará continuamente a lo largo de la vida de una persona a medida que experimente cosas nuevas, adquiera nuevos conocimientos y empiece a descubrir quién es realmente por debajo de todas las influencias externas que se le han impuesto a lo largo de su vida.

Te puede interesar:  Cómo afrontar el miedo a la muerte y hacer las paces con ella

Tal vez el niño crezca y se dé cuenta de que está bien que le gusten las muñecas y se convierta en coleccionista. Tal vez la niña decida que le gustan tanto los videojuegos que trabaje para convertirse en desarrolladora de juegos.

Las tres partes del autoconcepto del Dr. Carl Rogers

El renombrado psicólogo humanista Dr. Carl Rogers creía que hay tres partes distintas en el autoconcepto de una persona: la autoestima, la imagen de sí mismo y el yo ideal.

La autoestima es el grado en que una persona se valora a sí misma.

La autoestima está influida por factores internos y externos. Internamente, es en gran medida cómo nos sentimos sobre nosotros mismos, nos comparamos con los demás, cómo nos responden los demás y el tipo de retroalimentación que nos damos a nosotros mismos.

Externamente, puede estar influenciada por la retroalimentación que recibimos del mundo o de otras personas.

Una persona que regularmente intenta cosas pero no tiene éxito es probable que su autoestima se vea dañada de forma negativa.

Los comentarios que reciben de otras personas sobre quiénes son o qué intentan también influyen en su autoestima. Los comentarios negativos pueden destruir la autoestima, mientras que los positivos pueden reforzarla.

La autoimagen es la forma en que una persona se ve a sí misma.

La autoimagen no coincide necesariamente con la realidad. Una persona que lucha contra la depresión, la ansiedad u otros problemas de salud mental puede sentir que es mucho peor de lo que realmente es.

Las personas pueden caer fácilmente en bucles de pensamientos negativos sobre sí mismas si no tienen mucho cuidado de evitarlos.

Por otro lado, una persona también puede tener un sentido increíblemente exagerado de la autoestima y del ser. Su autoimagen puede estar artificialmente inflada por el ego, la arrogancia y la prepotencia.

La mayoría de las personas tendrán una mezcla de fuertes creencias de autoimagen en todo el espectro.

Los ejemplos correspondientes a la autoimagen pueden incluir cosas como los atributos físicos, los rasgos personales, los roles sociales y las afirmaciones existenciales abstractas («soy una persona espiritual», «soy cristiano», «soy wiccano»).

El yo ideal es la persona que queremos ser.

Cualquier persona interesada en la superación personal se fijará en lo que percibe como sus defectos para compararlos con lo que le gustaría ser. Tal vez la persona quiera ser más disciplinada, intrépida, más creativa o mejor amiga.

La percepción que una persona tiene de su yo ideal también puede no coincidir con la realidad si tiene una visión poco realista del rasgo que quiere mejorar. Es posible que se encuentre alcanzando una meta que no existe.

Congruencia e incongruencia

Rogers acuñó los términos congruencia e incongruencia para ayudar a clarificar hasta qué punto la percepción de la realidad de una persona se ajusta a su autoconcepto.

Cada persona experimenta la realidad a su manera. Sus percepciones están conformadas no sólo por los hechos, sino por las experiencias anecdóticas de sus vidas.

La congruencia se da cuando el autoconcepto de una persona se acerca bastante a la realidad de los hechos. La incongruencia se produce cuando el autoconcepto de una persona no se ajusta a la realidad fáctica.

Rogers creía que la incongruencia tiene su origen en la forma en que el niño fue amado por sus padres. Si el amor y el afecto de los padres era condicional y había que ganárselo, es más probable que la persona tenga una percepción distorsionada de cómo encaja y se relaciona con el mundo.

El amor incondicional, por otro lado, fomenta la congruencia y una imagen realista de cómo encaja una persona en el mundo.

La incongruencia a una edad temprana puede contribuir a los trastornos de la personalidad.

Escala de autoconcepto multidimensional del Dr. Bruce A. Bracken

El Dr. Bruce A. Bracken desarrolló su propia escala de autoconcepto multidimensional que incluye seis grupos principales de rasgos que ayudan a definir el autoconcepto. Estos son

Físico: cómo nos vemos, salud física, niveles de aptitud física («soy feo»)

Social: cómo nos relacionamos con los demás, tanto dando como recibiendo («soy amable»)

Familiar: cómo nos relacionamos con los miembros de la familia, cómo interactuamos con los miembros de la familia («Soy una buena madre»)

Competencia: cómo gestionamos las necesidades básicas de nuestra vida, el empleo, el autocuidado («Soy un escritor hábil»)

Académica: inteligencia, escuela, capacidad de aprendizaje («soy estúpido»)

Afecto: interpretación y comprensión de los estados emocionales («me pongo nervioso con facilidad»)

Las dos perspectivas pueden combinarse para centrarse en rasgos más específicos que ayuden a una persona a definir mejor su autoconcepto.

También te puede gustar (el artículo continúa más abajo):

La influencia del autoconcepto en el comportamiento

El autoconcepto influye fuertemente en el comportamiento porque hace que una persona se dicte a sí misma lo que puede o no puede lograr a través de la autocategorización.

Te puede interesar:  7 razones por las que es tan importante encontrar esperanza en el futuro

Todas las personas tienen creencias y prejuicios de diferentes categorías en su vida, sean conscientes de ello o no. Las personas tomarán muchas de sus decisiones basándose en estas creencias y prejuicios.

Veamos un par de ejemplos para aclararnos.

Ana se define como una viajera de espíritu libre. Le gusta llevar una vida ligera en la que puede coger y marcharse cuando lo desee.

Después de años de viajar y ver el mundo, empieza a sentir que quiere establecerse, tal vez tener una relación y una familia.

Una relación y una familia significarán que perderá parte de ese espíritu viajero libre que forma parte de su identidad para poder tener un estilo de vida más estable y consistente.

Puede que le cueste conciliar el deseo de establecerse y tener una familia con su identidad de viajera de espíritu libre.

En este ejemplo, Ana puede sentirse en conflicto porque sus anteriores deseos de ser un espíritu libre y viajar se oponen directamente a su nuevo deseo de establecerse y formar una familia. Tendrá que conciliar esas diferencias y desarrollar nuevos comportamientos que sean más relevantes para sus nuevos deseos.

Greg se define como una persona introvertida y tímida. Como resultado, evita regularmente las actividades sociales y la socialización porque simplemente no es lo que él cree que es.

En realidad, Greg podría ser una persona sociable si se permitiera salir de su caja e interactuar con otras personas.

Incluso si Greg tiene dificultades para socializar, estas son habilidades que podría aprender y practicar a través de libros de autoayuda o terapia si pudiera mirar más allá de su auto-categorización como una persona introvertida y tímida.

Hay mucha gente que tiene problemas de socialización. Muchas de ellas se autodenominan introvertidas, cuando en realidad pueden estar luchando contra la ansiedad social o la depresión.

Una persona introvertida es simplemente alguien que recupera su energía pasando tiempo a solas. No significa que sean tímidos, que no puedan funcionar en situaciones sociales, que no puedan ser encantadores o suaves, o que tengan un miedo abrumador a la socialización.

La creencia incongruente de Greg de que es una persona introvertida y tímida se refuerza a sí misma hasta que decide salir de las cajas en las que se ha metido.

Stacy llega a comprender que muchos de los problemas de su vida se deben a que es una persona perezosa que evita la responsabilidad. Puede identificar que es una persona perezosa e irresponsable, pero decide dejar de definirse como tales.

En su lugar, quiere ser una persona proactiva y responsable para dejar de sabotear su propio éxito y su vida.

En su deseo de cambiar, investiga qué es lo que hace que una persona sea proactiva y responsable, y empieza a modelar sus propios comportamientos y decisiones según esos conceptos. Eso, a su vez, la lleva a cambiarse a sí misma y a mejorar su vida.

Alterar o cambiar el concepto de uno mismo es un proceso que lleva cierto tiempo. Es difícil cambiar hábitos arraigados y desarrollar otros nuevos y más saludables.

Pero en este ejemplo, Stacy identificó sus cualidades negativas y desarrolló un curso de acción para sustituirlas por otras más positivas.

Dejó de decirse a sí misma que era una persona perezosa e irresponsable y sustituyó sus hábitos por los de una persona proactiva y responsable, cambiando ella misma a una mentalidad más saludable.

John lleva un estilo de vida sedentario y poco saludable. Comprende que la falta de actividad física y la comida basura son perjudiciales para su salud a largo plazo. John no posee los rasgos que cabría esperar de una persona activa y sana.

Pero puede desarrollar esos hábitos si decide ser una persona activa y sana. John investiga sobre la alimentación saludable, empieza a comprar mejores alimentos y encuentra una rutina de ejercicios que le permite cambiar a una persona más sana y activa.

Las incongruencias en el autoconcepto de una persona pueden ser dolorosas y difíciles, ya que la persona intenta averiguar quién es y cómo encaja en el mundo.

Un padre de familia que se enorgullece de ser un hombre de familia verá sacudida toda su realidad si su mujer decide dejarle, porque le hará cuestionarse si ha sido un buen hombre de familia y compañero.

Una mujer que se precie de ser un hombre de familia puede cuestionarse su vida si queda discapacitada y pierde su trabajo. Puede que no esté segura de si los sacrificios que ha hecho han merecido la pena o no una vez que ya no pueda definirse como una mujer de carrera. Tendrá que encontrar una nueva forma de identificarse.

En la otra cara de la moneda, una persona puede utilizar sus incongruencias para guiar su superación y empoderamiento, como hicieron Stacy y John.

Una persona que entiende quién es puede averiguar más fácilmente cómo mejorar en las áreas de su vida que cree que son deficientes. Cualquiera puede sustituir las percepciones negativas por otras positivas, introducir nuevos comportamientos y procesos, y cambiar a mejor.

Autoconcepto y estereotipos

La categorización de las personas y de uno mismo puede ser un tema espinoso para algunos. A nadie le gusta sentir que se le está examinando y analizando.

El autoconcepto es una herramienta útil no sólo para los clínicos, sino también para el individuo medio que quiere comprender mejor y encontrar la felicidad consigo mismo.

Te puede interesar:  5 cosas que realmente funcionan

Sin embargo, también puede ser problemático. Ser consciente de las categorías que existen puede influir en la percepción que uno tiene de lo que cree que son o deberían ser los demás.

La mujer con carrera puede no tener mucha tolerancia con otras personas que no se toman su carrera tan en serio como ella. La artista puede despreciar a otros artistas por no practicar su arte o ser tan productivos. Otras personas pueden despreciar al padre que se queda en casa por no mantener un empleo tradicional como se esperaba de un hombre.

Ser conscientes de cómo nos definimos a nosotros mismos puede ayudarnos a acercarnos a otras personas, sobre todo evitando caer en estas trampas de pensamiento estereotipado.

Cada persona es diferente, con su propia trayectoria en esta existencia. Lo que tiene sentido para la mujer de carrera, el artista o el padre que se queda en casa puede no ser relevante para otros tipos de carrera, artistas o padres que se quedan en casa.

Nadie encaja perfectamente en una caja genérica. Hay que tener cuidado y evitar proyectar los propios prejuicios y puntos de vista en otras personas.

Cómo nuestro propio concepto de sí mismo puede influir en el comportamiento de los demás

Por lo general, las personas tratan a los demás como se lo permiten. El autoconcepto desempeña un papel importante en la forma en que otras personas nos ven y tratan.

Aquí es donde se aplica el consejo común de «Finge hasta que lo consigas».

Una persona que se define a sí misma como incompetente o poco fiable es probable que sea vista así por los demás.

Independientemente de lo cierto que sea esto, si el autoconcepto de una persona incluye estas opiniones, es probable que hable de sí misma de esta manera. También puede caer en patrones de comportamiento que confirmen esta visión porque ha aceptado que este comportamiento es lo que realmente es.

Dada la evidencia que se les presenta, otras personas suelen compartir la visión que esta persona tiene de sí misma. Es decir, a menos que se trate de un amigo cercano o un familiar que vea a esta persona de una manera totalmente diferente a como se ve a sí misma.

Esto también puede ser positivo. Una persona que cree en sí misma y que presenta un fuerte sentimiento de autoestima tiene más probabilidades de ser tratada positivamente.

La persona que emana confianza en sí misma tiene más probabilidades de inspirar confianza a otras personas, sobre todo si puede respaldar sus afirmaciones con acciones y resultados.

La congruencia sitúa al individuo en un lugar en el que entiende exactamente lo que tiene que ofrecer al mundo. Puede afectar positiva y negativamente no sólo a la forma en que una persona se trata a sí misma, sino a cómo la tratará el resto del mundo.

Desarrollar la claridad del autoconcepto

El desarrollo de la comprensión del autoconcepto de una persona puede ayudarla a entender mejor por qué ve el mundo de la forma en que lo hace, por qué se siente de la forma en que se siente y por qué toma las decisiones que toma.

Forjar una congruencia entre la realidad y el autoconcepto puede ayudar a una persona a relacionarse mejor con el mundo y a caminar hacia la felicidad. Permite a una persona identificar más fácilmente qué áreas de su vida necesitan ser trabajadas y mejoradas.

Escribir un diario es una forma eficaz de desarrollar y comprender el propio concepto de sí mismo. Una persona que lleva un diario de lo que cree que es y lo compara con sus elecciones en la vida podrá ver más claramente dónde están las diferencias.

Para que esto funcione de verdad, hay que analizar sus elecciones y llegar al fondo de por qué toman las decisiones que toman. ¿Es más lógico o emocional? ¿En qué se basan esas decisiones? ¿Cuáles eran las alternativas? ¿Cómo funcionaron esas decisiones?

La terapia puede ser una herramienta importante. Un buen terapeuta puede proporcionar una valiosa perspectiva de terceros que puede no estar disponible en otro lugar. Un terapeuta también puede ayudar a su cliente a navegar por la emoción que rodea los procesos de toma de decisiones, porque las decisiones emocionales pueden no alinearse con la racionalidad o la razón.

Examinar el propio pasado y las decisiones anteriores también permitirá aclarar el estado emocional y las futuras decisiones emocionales.

Una persona puede aprender mucho sobre sí misma analizando y explorando las decisiones que ha tomado en su vida, ya sean mundanas o que alteren su vida. Cuanto más entienda uno sus elecciones en la vida, más claro podrá verse a sí mismo y mejor equipado estará para tomar buenas decisiones que reflejen sus verdaderos deseos.

En busca del yo ideal

El yo ideal es cómo uno se imagina que será al final de su viaje. Lleva tiempo, dedicación y disciplina hacer cambios significativos para ser la persona que uno quiere ser.

Ese viaje vale absolutamente la pena porque es un medio para encontrar la paz mental y la felicidad en esta vida.

Una persona que vive en contra de lo que realmente es, estará librando una batalla interminable contra su propia mente, tratando de cuadrar lo que es con lo que cree que debe ser.

La persona que es capaz de vivir de acuerdo con su yo ideal tendrá mucho menos conflicto interno sobre su lugar en el mundo.

– Última actualización: 16 de junio de

2021También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario