¿Estoy deprimido o soy perezoso? Cómo distinguir la diferencia

mujer pensativa sentada en el sofá preguntándose si está deprimida o simplemente es perezosa

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados a determinados socios. Recibimos una comisión si decides hacer una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a averiguar si está deprimido o es perezoso, y a enfrentarse a las ramificaciones de ambos. Simplemente haga clic aquí para ponerse en contacto con uno a través de BetterHelp.com.

Todos hemos tenido esos días de holgazanear en el sofá, comer fuera y no hacer nada en absoluto.

¿Pero qué ocurre si esa sensación persiste y se prolonga día tras día? Y más aún, ¿qué ocurre si esa sensación se combina con sentimientos de desesperanza y dolor emocional?

La depresión y la pereza pueden parecer similares desde el exterior. Sin embargo, una es potencialmente una huida de los asuntos de la vida, una actitud o falta de motivación, mientras que la otra es una condición psicológica que se impone sin el consentimiento de la persona.

Así que, aunque estar deprimido y ser perezoso a veces pueden parecer lo mismo, simplemente no lo son, y es esencial entender cómo distinguir la diferencia.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad mental grave. No es un acto intencionado o una elección deliberada, sino una condición psicológica. La depresión genera un sentimiento diferente a la simple tristeza. Es una desesperanza vacía, adormecida y paralizante que nada puede arreglar. La condición psicológica afecta a la forma en que una persona piensa, actúa y siente. Además, la depresión puede dificultar considerablemente la capacidad de una persona para vivir la vida y encontrar motivación.

¿Cómo se ve esto?

Una persona que lucha contra la depresión puede dormir mucho, tener dificultades para realizar tareas de autocuidado, como ducharse, y tener la nevera vacía.

La depresión es algo que afecta a toda la vida de una persona. No es una elección, ni siquiera un estado de ánimo. No es tan simple como tener un «día de depresión» como se puede con tener un «día de pereza». Y aunque la depresión puede parecerse a la pereza, espero que este artículo pueda mostrarte que es diferente.

Factores de riesgo de la depresión.

La depresión puede afectar a cualquiera. Pero, algunos factores de riesgo son dignos de mención. La lista no es concluyente y no está en ningún orden en particular.

1. Genética

Si te preguntas si estás deprimido o eres perezoso, considera mirar a otros miembros de la familia. ¿Hay alguien en la familia que tenga depresión? Esto no quiere decir que si un miembro de la familia tiene depresión, él también la tendrá. Es un factor de riesgo entre muchos otros. Conocer el historial de salud de su familia es beneficioso en muchos sentidos y comprender el riesgo de depresión es sólo uno de ellos.

Supongamos que tiene un fuerte historial genético de depresión. En ese caso, podrías considerar cómo te sientes mentalmente, cómo es tu vida actual, tus niveles actuales de felicidad y motivación, y consultar con un profesional médico.

Por el contrario, la pereza no está ligada a la genética. Si vienes de una familia de perezosos y desmotivados, eso no significa que tú lo vayas a ser. La genética no indica pereza, mientras que sí puede ser un indicador de depresión.

2. El entorno

El entorno de una persona es muy importante e influye en la salud mental. Todo lo que vemos, oímos, olemos y sentimos puede afectar, dificultar o alterar nuestro estado de ánimo. Algunos factores ambientales pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle una depresión. Por otro lado, es probable que el entorno de una persona no sea la causa de la pereza. La pereza es más bien una elección, una decisión o un estado de ánimo y no una condición.

Los factores ambientales, como los que se indican a continuación, pueden aumentar el riesgo de desarrollar una depresión.

  • Contaminantes químicos
  • Pobreza
  • Crimen
  • Racismo
  • Vida familiar insegura

La pereza y el ser perezoso no se ven afectados por estas variables. Es más bien una elección. (Y, de ninguna manera, una elección equivocada. Ser perezoso, tomarse un tiempo libre, desconectar, son todos aspectos positivos, y desafortunadamente, la palabra perezoso tiene una vibración negativa asociada a ella. No estoy degradando el ser perezoso. Al contrario, soy un gran fan, personalmente. Estoy compartiendo cómo los factores ambientales pueden impactar en la salud psicológica y conducir a un riesgo de depresión, mientras que ser perezoso es más una elección/decisión).

3. Personalidad

La personalidad es un factor importante tanto en el diagnóstico de depresión como en el de pereza. Si una persona tiene problemas de baja autoestima y autovaloración, corre un mayor riesgo de desarrollar una depresión. Sin embargo, si una persona está generalmente desmotivada, sólo realiza las tareas que quiere hacer y vive como un vago, puede ser perezosa y no estar deprimida.

Vale la pena señalar de nuevo que la depresión no es una elección. Es una condición psicológica que puede afectar significativamente la vida de una persona. La depresión puede dificultar que una persona trabaje, salga y realice tareas cotidianas. Esto no es lo mismo que ser perezoso.

Si te preguntas si estás deprimido o eres perezoso, te reto a que te hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Siempre me siento perezoso o hay algún acontecimiento que lo desencadena? (Por ejemplo, lavar los platos, sacar la basura, cortar el césped, etc.)
  • ¿Me siento desmotivado y desesperado o simplemente me falta energía y quiero relajarme?
  • ¿Con qué frecuencia me siento así?
  • ¿Salgo de eventos que solía disfrutar?

4. Bioquímica

La bioquímica del cerebro es un factor importante en la depresión. Una persona puede tener demasiados o muy pocos neurotransmisores. Los neurotransmisores son mensajeros químicos y desempeñan un papel muy importante en la regulación del estado de ánimo. Cuando no hay un equilibrio adecuado, puede causar depresión.

Cada tipo de neurotransmisor transmite un mensaje diferente y desempeña un papel diferente en la salud mental general de una persona, por lo que cuando hay un desequilibrio, puede causar muchos problemas.

Como la depresión es una enfermedad tan polifacética, el equilibrio en cada cerebro es diferente, por lo que el tratamiento es único y personalizado. Es habitual que las personas tengan que probar muchos medicamentos diferentes para equilibrar la bioquímica de su cerebro.

Te puede interesar:  Cómo expresar tus sentimientos con palabras

Esto no es algo que una persona pueda controlar, mientras que ser perezoso no está relacionado con desequilibrios químicos sino con una falta de motivación, una necesidad de bajar el ritmo y una opción consensuada.

Síntomas de la depresión.

Los síntomas de la depresión también pueden parecerse a los de otras afecciones médicas, por lo que es importante hacer preguntas y defenderse ante el médico para asegurarse de recibir el diagnóstico correcto.

Los síntomas de la depresión pueden presentarse de forma diferente, y todos los casos de depresión son graves y requieren atención. Aquí verás rápidamente que los síntomas de la depresión son muy diferentes a los de un caso de pereza.

Si considera estos síntomas, es fácil ver en qué se diferencia la depresión de la pereza. La depresión es una enfermedad psicológica causada por desequilibrios químicos en el cerebro. Por lo tanto, la forma en que se presenta la depresión y el aspecto que tiene para una persona pueden ser diferentes, pero la idea general entre los síntomas sigue siendo la misma.

La depresión conlleva una inexplicable sensación de oscuridad y pesadez. La vida cotidiana puede volverse dura, y a muchas personas les resulta difícil trabajar o incluso levantarse de la cama. Esto no debe confundirse con la pereza, porque la pereza es consentida, y la depresión no lo es. La pereza, aunque sea por desmotivación, no es algo que aparezca en los análisis de sangre o en cualquier prueba médica.

Si te preguntas si estás deprimido o eres perezoso, o quizás eres un ser querido que está preocupado por alguien, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo fue la última vez que sentí/sentí alegría y felicidad?
  • ¿Se ha perdido el trabajo?
  • ¿Cuál es el calendario social de la persona, y está asistiendo a eventos?
  • ¿Durante cuánto tiempo me he sentido así?
  • ¿Se va este sentimiento? (Por ejemplo, cuando sale a tomar un café con los amigos).

¿Es simplemente perezoso?

Para entender si eres perezoso, debemos definir qué es la pereza. Acabamos de descubrir que la depresión es una enfermedad mental grave que puede causar estragos en la vida de una persona. Sin embargo, muchos de los síntomas y luchas de la depresión también se parecen a ser perezoso. Puede ser difícil notar la diferencia, y si te estás cuestionando si estás deprimido o eres perezoso, estás en el lugar correcto.

Antes de entrar en el tema de ser perezoso, ¿podemos dejar de lado la vibración negativa que parece traer la palabra perezoso? Porque esto es lo que es ser perezoso:

  • Es elegir la paz en tu entorno.
  • Es proteger los límites.
  • Es priorizar el autocuidado.
  • Es apoyarse en ti.

Entonces, ¿ser perezoso es malo? No. ¿Ser perezoso todo el día, todos los días, es algo malo? Yo no diría que es «malo», y diría que necesitas encontrar algo que encienda tu alma. Sentirse perezoso o serlo también son dos cosas diferentes. Desenvolvamos eso, ¿de acuerdo?

¿Sentirse perezoso?

Si eres perezoso, puedes sentirte cansado y desmotivado. Sin embargo, la sensación de pereza puede superarse rápidamente. Es más un estado de ánimo que una presencia física. No estoy sugiriendo que elijas sentirte perezoso, sino que el entorno en el que te encuentras puede hacer que tu estado de ánimo produzca vibraciones de pereza.

Si estás luchando por sentirte perezoso, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Me apasiona mi carrera?
  • ¿Tengo alguna afición que me guste?
  • ¿Cómo paso mi tiempo libre?
  • ¿Qué me da alegría?

Estas cuatro preguntas pueden ayudar a combatir esa sensación de pereza y a despertar la motivación y la inspiración en tu vida. Si la respuesta es «no» sobre tu carrera o aficiones, entonces te recomendaría hacer algo de desarrollo personal y apoyarte en tus verdaderas pasiones y deseos. La felicidad siempre gana. La paz interior y la felicidad no tienen precio y si estás en un trabajo que no te aporta alegría, considera que es tu señal para seguir adelante.

¿Por qué es mala la pereza?

Apuesto a que te sientes mal por esto si eres tú. Pero, aquí está la cosa. No lo hagas. No te sientas mal por bajar el ritmo cuando la vida siempre nos manda un impulso maniático. No te sientas mal por perder la pasión y las ganas. No te sientas mal por no sentirte motivado y escuchar en cambio lo que tu cuerpo necesita, que es bajar el ritmo y hacer poco.

¿Por qué ser perezoso es algo malo? Aquí es donde ser perezoso es preocupante:

  • No estás haciendo tareas de autocuidado e higiene personal (una bandera roja de depresión).
  • No tienes ninguna esperanza en el futuro. (Bandera roja)
  • Estás evitando algo fuera.
  • Tu salud mental está disminuyendo.
  • No te sientes necesariamente perezoso, sino más bien nada.

Vuelve a pensar en la pereza.

Te reto a repensar la pereza y a estructurarla en el autocuidado. Si te da pereza hacer cosas como fregar los platos, sacar la basura o pasear al perro, intenta practicar la atención y la presencia y encuentra la alegría en las pequeñas cosas.

Pereza vs. depresión: más formas de diferenciarlas.

La vida con depresión puede dejarte enfrentado al dolor emocional y paralizado por el miedo, el vacío y el aislamiento. Pero es diferente a ser perezoso o elegir no hacer nada.

La depresión se mete en todo tu cuerpo e inunda tus venas de frío, oscuridad y nada. A algunos les duele. El cuerpo se tensa y la persona lucha contra el dolor corporal; un dolor corporal que no tiene sentido para los demás. Para otros, hace que se duerman. Esto puede confundirse con pereza, pero ten por seguro que no es así.

El sueño que trae la depresión es como un sueño que nunca satisface al cuerpo. El cuerpo siente una intensa fatiga y los ojos están muy pesados. Estos sentimientos pueden ser tan intensos y tan fuertes que la persona no puede funcionar. El dolor y la fatiga que trae la depresión es algo que no le desearía a nadie, ni siquiera a mi peor enemigo. Y mientras estás sufriendo, la depresión alimenta tu narrativa interna con dudas sobre ti mismo, odio a ti mismo y negatividad tóxica.

La narrativa interior.

Depresión

La narrativa interna se refiere a esa voz interior que escuchas cuando piensas en algo. También se denomina autoconversación, diálogo interior y monólogo interior.

Cuando una persona está deprimida, su narrativa interior será muy diferente que si se siente perezosa. La depresión suele alimentar pensamientos como que no eres digno, que el mundo no te necesita, que la gente está mejor sin ti y otras cosas duras de autocrítica.

La depresión controla la narrativa, y da un giro malvado y oscuro. Puede convencerte de que todo lo que haces está mal, de que nunca alcanzarás el éxito, o algo aún más oscuro. Es habitual creer en la narrativa interna porque siempre la has tenido y confías en ella. El problema es que cuando estás deprimido, tu narrativa interior está controlada por esa depresión.

Te puede interesar:  9 consejos que realmente funcionan

Con el tiempo, tu narrativa interior te alimenta de pensamientos negativos y, al final, te crees todo lo que dice sin rechistar.

Cambiar esto es posible, pero requiere esfuerzo y trabajo. La influencia de esta autoconversación negativa es enorme. Esta voz suele destruir la vida de una persona cuando está deprimida. Es importante no subestimar el impacto de la narrativa interior en una persona deprimida. Las cosas que escuchan son muy reales, y si no se corrigen, empezarán a creerlas.

Pereza

La narrativa interna con la pereza puede ser «no estás haciendo lo suficiente» o «no estás trabajando lo suficiente». O tal vez estés completamente a gusto contigo mismo, y tu narrativa interior lo refleja.

En cualquier caso, te reto a que cambies tu narrativa interna en torno al término perezoso. Hemos sido condicionados a ser juzgados por nuestra capacidad productiva. Se nos juzga por la cantidad de cosas que hacemos en un día, y la sociedad nos premia cuando estamos «corriendo con cafeína» porque trabajamos mucho.

Te reto a que veas la pereza como algo hermoso. Es el acto de simplemente existir sin ofrecer una explicación o tener alguna pregunta. Es una elección contraria a juzgar cuánto te esfuerzas. Ser perezoso está bien. Y la sociedad no nos lo dice lo suficiente.

Cuando vemos a un animal tumbado en la hierba en un día de verano, normalmente no nos cuestionamos qué está haciendo. De hecho, podemos decir: «¡Qué buen chico! ¿Está tumbado al sol relajándose?». Lo reconocemos y lo premiamos. Bien por ti por estar tumbado ahí.

Por alguna razón, esto no se traduce en los humanos, y eso tiene que cambiar. Ser perezoso no es un déficit. Existir no necesita una explicación. Elegir no hacer nada en lugar de hacer algo no es una mala elección.

Analiza tu entorno.

Si todavía te cuesta entender si debes preocuparte por la depresión o si eres perezoso, mira a tu alrededor. ¿Cómo te sientes en él? ¿Está desordenado? ¿Necesita una buena limpieza o una revisión completa?

No me canso de repetirlo: la depresión no es una elección. Algunos días son peores que otros, y para muchos, los episodios pueden durar muchos días seguidos. Puede manifestarse en tu entorno y en tu relación con él. Si miras a tu alrededor y te das cuenta de que «¡necesito limpiar!», tienes cierta motivación y deseo. Eso es una buena señal. Si miras a tu alrededor y no sientes nada y tienes otros síntomas, es una buena idea que te acerques y te pongas en contacto con tu médico.

Revisa tus pensamientos.

¿Qué te dice tu relato interior? Si estás indeciso sobre si estás deprimido o perezoso, revisa tus pensamientos. ¿Qué tipo de diálogo tiene lugar en tu mente? ¿Son cosas como «estoy tan cansado» o «no puedo esperar al fin de semana», o es más bien «me siento solo» o «nadie me quiere»?

Comprueba tus pensamientos. Dedica tiempo a escuchar y comprender lo que te dicen. Si tus pensamientos son más bien «Estoy cansado». «¿Cuánto falta para el fin de semana?», es muy probable que necesites un descanso y entres en el término con pereza. Tómate un descanso, relájate, desconecta y haz algo que refresque tu mente y tu cuerpo.

Detectar cuando hay un problema.

¿Cómo distinguir entre estar deprimido y ser perezoso? ¿Cómo saber si la pereza no es un síntoma de un problema de salud mental más importante? ¿Cuál es el secreto?

No te preocupes. Yo lo tengo. Para detectar la diferencia entre la depresión y la pereza, tienes que observar todos los síntomas de la depresión y juzgar si estás experimentando eso o no.

Por ejemplo, ¿te sientes culpable por disfrutar de una tarde de sábado dándote un atracón de tu serie favorita? (Por cierto, no deberías sentirte culpable). ¿O estás luchando por ver la luz al final del túnel y estás pensando en el suicidio?

Ser perezoso es una elección. Es una opción. Una persona puede elegir no hacer nada ese día para crear un «día de pereza». La persona puede dar su consentimiento y llevar a cabo ser perezoso. La narrativa interna está a cargo, y el control está en la persona.

La depresión, como he dicho arriba, no es una elección. No es una opción, y los que luchan no están eligiendo luchar. No es algo que hayan consentido.

La depresión es una enfermedad mental. Hay varios factores de riesgo que influyen en ella, pero puede ocurrirle a cualquiera. Incluso los que parecen más felices pueden verse afectados por la depresión. Es una enfermedad invisible y maligna que es pesada, oscura y que provoca muchas dudas y odio hacia uno mismo.

Lleva un diario.

Llevar un diario puede ser un gran indicador de los verdaderos sentimientos de una persona, suponiendo que sea honesta al escribir. También es una forma estupenda de entender y explorar diferentes emociones.

Lleva un diario sobre tu vida diaria y podrás volver a consultarlo. Quizás te vuelvas más intuitivo sobre las cosas que te molestan, los posibles desencadenantes y otros obstáculos. Llevar un diario es una forma excelente de expresarse y explorarse a sí mismo e incluso de entender por sí mismo lo que está pensando.

Tratamiento

El tratamiento de la depresión suele incluir medicamentos y/o psicoterapia. Los médicos suelen elegir una medicación basándose en que la familia la haya utilizado en el pasado y haya tenido éxito. (Por ejemplo, si tu madre tiene depresión y toma una dosis baja diaria de sertralina, es muy probable que si tú tienes depresión, también empieces con esta medicación. Así que se crea un punto de partida para el paciente si hay antecedentes familiares).

Hay un enorme número de medicamentos para tratar la depresión, y cada persona responde de forma diferente a cada uno. Aunque cada uno tiene sus efectos secundarios, algunos más graves que otros, también afectan a cada persona de forma diferente. Esto se remonta a lo dicho anteriormente cuando mencioné que la depresión es un desequilibrio químico en el cerebro. La terapia con medicamentos es la herramienta utilizada para ayudar.

Algunos tipos diferentes de medicamentos utilizados para tratar la depresión son:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) – Celexa y Prozac
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) – Cymbalta, Effexor XR
  • Antidepresivos atípicos: Pamelor y Vivactil

Otro tratamiento para la depresión es la psicoterapia, que también se conoce como «terapia de conversación». Esta forma de terapia implica una relación entre el paciente y un terapeuta profesional. El terapeuta guía al paciente para desenmascarar los factores desencadenantes, aprender nuevas habilidades de afrontamiento y desarrollar destrezas para identificar y superar los patrones de comportamiento negativos y cambiar la narrativa interior. El enfoque de la psicoterapia depende de los síntomas, las preferencias personales y los objetivos del paciente.

Te puede interesar:  Lo que causa miedo a hablar en público ( + 8 consejos sobre cómo superarlo )

El tratamiento de la depresión implica una atención continua. Como la depresión es una enfermedad multifacética, las cosas pueden cambiar en cualquier momento. Un acontecimiento traumático de la vida puede desencadenar síntomas más graves que provoquen un cambio o un aumento de la medicación, o puede que esté muy bien y necesite menos. La depresión no es lineal; su recuperación es más un viaje que un destino.

Desafortunadamente, si tienes depresión, no vas a despertarte un día y estar «arreglado». Por el contrario, vas a trabajar duro cada día para salir adelante. Algunos días serán más fáciles que otros, pero la depresión no es curable. Se puede sobrellevar y manejar, pero no curar.

¿Se puede tratar la pereza?

Si te resulta difícil motivarte, pero sigues siendo capaz de hacer las cosas, puede ser un buen momento para buscar tu pasión. Trabajar en un empleo que no te interesa contribuye a tu falta de motivación. En su lugar, explora y encuentra algo que te enamore. El mercado laboral es enorme y hay sitio para todos, así que no tengas miedo de probar.

Si la sensación de pereza es manejable y te falta más o menos energía, te recomendaría mirar tu dieta. Asegúrate de que tomas suficientes proteínas, fibra y agua. Si ves que estás demasiado ocupado para cocinar de forma saludable o quizás no tienes habilidades culinarias seguras, puedes explorar los batidos saludables, las ensaladas y los servicios de preparación de comidas. Una nutrición e hidratación adecuadas pueden afectar significativamente al estado de ánimo y a los niveles de energía.

¿Te parece que te sientes perezoso durante el invierno cuando hace frío y está nublado? Intenta añadir más luz a tu día. ¿Te sientes perezoso al final de un viernes de trabajo? Pues es bastante normal.

Te da pereza, ¿y ahora qué?

De acuerdo, estás bastante seguro de que es pereza y no depresión lo que estás experimentando. ¿Qué debes hacer, si es que debes hacer algo?

Mantener una rutina puede ayudar a mantener la motivación. Asegúrate de que tu rutina diaria incluya cosas que te aporten alegría y felicidad. Si tienes problemas de motivación, analiza el contenido que estás consumiendo y haz una desintoxicación si es necesario. Fíjate en las personas con las que pasas el tiempo y observa cómo te sientes cuando estás en su compañía.

La energía atrae energía, así que la energía negativa atrae negatividad, y lo mismo ocurre con la positiva. Por lo tanto, si pasas tiempo con personas que son un poco «adictas al sofá» y te das cuenta de que eso es en lo que te estás convirtiendo, puede que sea el momento de limitar el tiempo que pasas con ellos o aceptar que es así como disfrutas de tu tiempo. Cualquiera de las dos opciones está bien.

Si reformulamos nuestros pensamientos en torno al término pereza, entonces no es tan malo. Si la pereza es sólo una sensación, pasa y puedes controlarla, entonces no es algo que deba preocuparte. Tener un «día de pereza» es normal. Al igual que sentirse triste a veces es normal y no es un indicador de un diagnóstico de depresión. Los sentimientos son esperables, y en lugar de reprimirlos y asociarlos a comentarios negativos como «ser perezoso», aceptémoslos y quizás incluso aprendamos a celebrarlos.

¿Qué pasaría si consideráramos el hecho de ser perezoso como un signo de indulgencia con nosotros mismos? ¿Si lo viéramos como un signo de autocuidado y amor propio? ¿Y si ser perezoso no estuviera directamente relacionado con la personalidad, sino que fuera una promesa de compromiso con uno mismo? ¿Y si el tiempo que pasamos siendo perezosos lo viéramos como un tiempo para desconectar?

Si cambiamos el pensamiento en torno a la pereza, también podemos mejorar la narrativa interior. Si te cuesta descansar o sientes que no has trabajado lo suficiente como para justificar un descanso, me gustaría recordarte que no necesitamos ganarnos la existencia y que ser perezoso es un acto de ser.

Lo que hay que tener en cuenta.

Puede ser difícil saber exactamente lo que sientes si estás en medio de los sentimientos. Así que te animo a que te expreses y te descubras a ti mismo de la manera que te parezca mejor para que puedas entender y aceptar tus sentimientos.

La depresión es real y es una enfermedad invisible tratable. Si crees que estás luchando, por favor, acércate. Evalúa si estás experimentando síntomas o no y si los sentimientos son de corta duración y están relacionados con actividades específicas o si es todo el tiempo. Analiza tus pensamientos y ponte cómodo con lo que escuchas para averiguar qué está pasando.

La pereza o tener un día normal de pereza… es una elección y algo sobre lo que la persona tiene pleno poder. Aunque les falte motivación o inspiración para salir de ella, es importante reconocer que sí tienen esa capacidad, mientras que alguien con depresión no la tiene.

La depresión se impone, y la persona que lucha no tiene elección al respecto.

Es importante recordar que la depresión es completamente tratable aunque no sea completamente curable, y que no es necesario luchar en silencio.

¿Todavía no estás seguro de si estás deprimido o eres perezoso? Hablar con alguien puede ayudarte a comprender mejor tu panorama mental y a identificar cualquier problema potencial relacionado con tu salud mental y tu bienestar.

Te

recomendamos que hables con un terapeuta antes que con un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están formados para ayudar a personas en situaciones como la suya. Pueden ayudarte a explorar tus síntomas, tus pensamientos, tus sentimientos y tus comportamientos para obtener un diagnóstico firme antes de ayudarte a gestionar ese diagnóstico.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com – aquí, podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si quiere saber más sobre el servicio que ofrece BetterHelp.com

y el proceso para empezar.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

También te puede gustar:

Por – Última actualización: 14 de julio de

2022También te puede gustar


Ezoic

Deja un comentario