Qué hacer si siento que soy una mala persona

mujer pensativa cree que es una mala persona

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para ayudarlo a abordar las causas subyacentes que lo hacen sentir como una mala persona.

¿Qué es una mala persona?

Esa es una pregunta complicada que la religión y la filosofía han estado trabajando para responder durante miles de años.

Se nos dan conjuntos de reglas para vivir, se nos anima a actuar de ciertas maneras y luego se nos dice que somos malas personas cuando no estamos a la altura de las expectativas a las que hemos estado sujetos.

Sin embargo, esas expectativas no siempre provienen de religiones o filosofía. También provienen de familiares, amigos y las personas que nos rodean.

Nacemos en una familia con padres que generalmente están haciendo todo lo posible para criar hijos felices y sanos de una manera que tenga sentido para ellos. Pero esos padres son falibles. No siempre imparten las lecciones correctas o actúan con amor solidario.

Pueden enseñarle a su hijo que tener ciertos pensamientos o tomar ciertas acciones, por benignas que sean, es un reflejo del carácter moral defectuoso y la maldad. “ ¿Por qué piensas eso? ¿Por qué harías eso? ¿Qué te pasa? ”

Y luego tienes otras dificultades que vienen con la vida …

Las personas con depresión, ansiedad, enfermedades mentales o más enfermedades físicas pueden luchar contra la culpa debido a las acciones que se alimentan de los ensayos que enfrentan.

Las relaciones de abuso, las experiencias traumáticas y la adicción pueden alimentar pensamientos negativos y percepciones de uno mismo debido a la negatividad que rodea estas cosas.

Las personas pueden verse obligadas a hacer cosas malas cuando están en un mal lugar porque tiene sentido para ellos en ese momento.

También pueden verse abrumados por emociones caóticas que no entienden cómo navegar, por lo que toman malas decisiones.

¿Pero eso los convierte en una mala persona? La respuesta es no.

¿Qué hace que una persona sea mala?

Lo que hace que una persona sea realmente mala o no depende de qué tipo de sistema de creencias y estructura moral esté siguiendo.

Te puede interesar:  Causas, signos y cómo superarlo

Pero no estamos interesados en proporcionar respuestas concretas a estas preguntas complicadas. En cambio, queremos una solución viable que pueda ayudarnos a centrarnos y castigarnos cuando sentimos estas emociones y comienza la conversación negativa.

Una persona mala podría ser alguien que tome la decisión consciente de actuar sin empatía, y que se aproveche y perjudique a otros para beneficio personal.

Hay una gran diferencia entre una persona que está equivocada y una persona que elige hacer algo malo.

Puede estar equivocado e hiriente con las personas que lo rodean simplemente porque era ignorante y no sabía nada mejor en ese momento.

Pero si sabes que lo que estás haciendo está mal y aún eliges hacer esas cosas mal, entonces te estarías mintiendo a ti mismo tratando de decirte a ti mismo que eres una buena persona.

La idea de que no hay ningún estándar para lo que hace a una persona buena o mala es un poco ridícula. No todos son solo un alma equivocada que está tomando las decisiones equivocadas.

Algunas personas realmente se deleitan con el sufrimiento y el dolor de los demás. Estas son personas que usan su poder y fuerza para explotar a otros para su ganancia.

Hacer un esfuerzo es el factor crítico. Si no lo intentas, no puedes y no tendrás éxito. Se necesita esfuerzo para corregir estos malos comportamientos para evitar causar daño a uno mismo y a otros.

Si no trabaja para corregir cualquier mal comportamiento que pueda tener, tendrá dificultades para convencerse de que es una persona buena pero falible.

¿Cómo puedo sentirme como una mejor persona?

La base de sentirse como una mejor persona es la acción. Trabaja para corregir el mal comportamiento que tiene y reemplazarlo con opciones y comportamientos más positivos.

Considere su impacto en otras personas antes de hablar o actuar. Hágase preguntas como, “ ¿Es este tipo? ” o “ ¿Es esto necesario? ” y considere las respuestas mucho antes de tomar medidas.

A veces necesitamos tomar medidas que podamos sentir que son malas para el bien de una situación.

Te puede interesar:  Técnicas Efectivas para Calmar la Mente y Reducir el Estrés

Por ejemplo, a nadie le gusta ser criticado, pero a veces una pequeña crítica constructiva es lo que necesitamos para resolver las cosas y avanzar.

La crítica puede ser entregada con amabilidad evitando ataques personales y apegándose a los hechos de la situación.

Evitar acciones negativas innecesarias evita que esas acciones provoquen aún más negatividad. Cuanta menos negatividad te peses, más fácil será combatir los pensamientos que te dicen que eres una persona terrible.

¿Qué pasa si no tengo malos comportamientos pero todavía me siento como una mala persona?

Entonces el problema podría ser algo más grande que alinear sus acciones con la forma en que desea sentirse acerca de usted mismo.

Puede estar malinterpretando las acciones de usted y de otros como peores de lo que son, o puede estar asumiendo una responsabilidad indebida por cosas que están fuera de su control.

La humanidad es desordenada. Las personas buenas hacen cosas malas porque no siempre toman las decisiones correctas o piensan que lo malo es la mejor opción de todas las malas opciones.

Puede estar interpretando el dolor y el conflicto de la vida como maldad cuando no lo es. El dolor es dolor y el conflicto es conflicto. Ninguna de estas cosas es mala o debe interpretarse como mala.

Puede que no sean positivos, pero tampoco te hacen una persona horrible, incluso si elegiste hacer algunas cosas malas mientras luchabas con ellas.

Date permiso para crecer y sanar de tus heridas.

Otra persona que siente dolor o atraviesa conflictos no es necesariamente su responsabilidad o carga emocional. No te hace mal establecer y hacer cumplir límites para garantizar que las pruebas de otras personas no te arrastren a un espacio mental negativo.

Se trata de desafiar estos pensamientos de ser malo. Pregúntese, “ ¿Por qué siento que esto me hace una mala persona? ”

Y explore si sus acciones son incorrectas y, por lo tanto, lo hace sentir como una mala persona o si está malinterpretando las emociones negativas.

Si está malinterpretando la situación, deberá encontrar una forma más saludable de volver a enmarcarla en su mente. La negatividad de otras personas no es un reflejo de tu carácter.

Te puede interesar:  Qué hacer cuando tus sueños no se hacen realidad

¿Es difícil dejar de pensar que eres una mala persona?

Corregir sus pensamientos es un gran desafío, pero es factible. Hay algunos puntos que deben considerarse para cambiar la forma en que piensa sobre usted mismo.

Puede que necesite ayuda de un profesional certificado en salud mental. Para muchas personas, sus autopercepciones negativas están enraizadas en una infancia, vida o experiencias difíciles que han coloreado la forma en que se ven a sí mismas.

Para sanar, construir autoestima y valor, y pasar de estas cosas a menudo requiere reparar el daño causado por esas situaciones. Puede que no sea un trabajo que pueda hacer usted mismo. La terapia es su mejor apuesta.

Puede que no pienses que tus problemas son lo suficientemente grandes como para justificar la terapia profesional, pero no te hagas ese mal servicio. Nada es insignificante si está afectando su bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca enfrentan. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% la mejor manera de avanzar.

Lleva tiempo. Cambiar la forma en que piensas en ti mismo y en quién eres como persona no es algo que suceda de la noche a la mañana. Es un compromiso a largo plazo en el que continuamente necesita seguir trabajando.

Es un proceso donde el cambio puede ser lento e incremental. Solo puede obtener pequeñas ganancias a medida que avanza, más cerca de sus objetivos. Tenga en cuenta eso y prepárese para el viaje.

Corregir este tipo de pensamientos no significa que se hayan ido para siempre. Los pensamientos impulsivos son difíciles de cambiar y controlar.

La mayoría de las veces, puede descubrir que tiene un pensamiento impulsivo y necesita desempacarlo, llegar a la raíz de ese pensamiento, y deje que sus emociones se recalibren antes de responder a una situación.

Con el tiempo, debe tener cada vez menos de estos pensamientos.

También se vuelve mucho más fácil lidiar con el conflicto y las dificultades de la vida cuando puede identificar cuál es y qué no es su responsabilidad. Eso hace que sea mucho más fácil dejar de lado esos sentimientos de maldad y reemplazarlos con sentimientos más positivos de autoestima.

Deja un comentario