Por qué dejar ir sus expectativas conducirá a una mayor felicidad

joven mujer llevando paraguas bajo la lluvia

La mente humana es algo milagroso; puede pensar críticamente, puede imaginar, puede planificar. Puede mirar hacia el futuro e intentar predecir resultados probables.

Solo que sus predicciones son a menudo erróneas.

Y cuando esto sucede, la mente humana tiende a maldecir su suerte como si hubiera sido tratada injustamente de alguna manera.

Cuando creemos que sabemos cómo funcionará algún evento o cómo actuará una persona en particular, y ocurre algo diferente a esta expectativa, destruye el futuro que habíamos previsto.

A menudo, cuando la realidad no coincide con nuestras expectativas, nuestras mentes responden de manera negativa. Nuestra paz se rompe y nuestros niveles de felicidad caen.

¿Por qué sucede esto y qué podemos hacer para prevenir este malestar mental? Investiguemos …

Decepción

Uno de los dos sentimientos centrales que surgen después de que nuestras expectativas no se corresponden con la realidad es el de la decepción.

Este nuevo resultado puede no ser peor que el que teníamos en mente, pero debido a que es diferente, nos sentimos algo desinflados.

Sentimos que no hemos recibido lo que esperábamos, y de alguna manera debe ser peor, incluso cuando tiene consecuencias similares para nuestro bienestar

Podemos sentirnos tristes; triste porque nos han negado nuestros deseos; triste porque no podremos experimentar nuestro resultado esperado; triste porque tal vez esa oportunidad se haya perdido para siempre.

Y si el resultado real es es mucho peor para nosotros, estos sentimientos de tristeza y decepción pueden ser aún más intensos.

La decepción es especialmente probable cuando tenemos expectativas poco realistas de un resultado positivo; cuando somos optimistas a pesar de la conclusión más realista y probable de los eventos.

Ponemos nuestras esperanzas en la posibilidad externa de que algo bueno suceda, y nos sentimos completamente derrotados cuando no es así.

Resolución

La otra respuesta emocional y mental primaria a las cosas que no van como esperábamos es el resentimiento.

Esto es cuando nos sentimos más injustamente tratados. Esto es cuando nos sentimos engañados, mentidos, incluso insultados.

La indignación de tener altas expectativas que no se cumplen puede provocar enojo y frustración.

Esta respuesta podría ser más probable que decepcionante en los casos en que sienta que tiene todo el derecho de tener altas expectativas de algún evento o persona.

Te puede interesar:  5 razones psicológicas para culpar a los demás (y cómo dejar de hacerlo)

Servicio al cliente deficiente, tratamiento inadecuado por parte de personas en puestos de responsabilidad, una experiencia que va en contra del consenso general de los demás: Todos estos son ejemplos de momentos en los que puede resentirse con el resultado.

La resentimiento también es más común que la decepción cuando la situación es más en blanco y negro; donde hay un buen resultado definitivo ( como se esperaba ) y uno o más que son claramente malos. Un resultado equivalente bueno, pero inesperado, realmente no existe.

Cuando nuestras expectativas son negativas

Los sentimientos de decepción y resentimiento generalmente se asocian con una perspectiva optimista que posteriormente se niega.

Pero hay otra forma en que nuestras expectativas impiden nuestra felicidad: cuando son demasiado negativas.

Esto va más allá del pesimismo hasta el punto en que no solo nos preparamos para el posibilidad de que algo malo suceda, esperamos activamente que suceda.

El resultado es algo con lo que muchas personas lidian: ansiedad antipatoria.

Cuando nos convencemos de la probabilidad de que nos suceda mal, nos encontramos en un estado de hiper-alerta e incluso pánico. Nuestros cuerpos responden a las señales del cerebro y esto perpetúa nuestra angustia mental.

Existimos en un estado de preparación; la respuesta de lucha, huida o congelación. Solo nos estamos preparando para una eventualidad, no una certeza.

Muy a menudo, somos la causa de nuestros propios sentimientos de miedo, estrés y pánico. Nuestras expectativas nos despojan de nuestra paz interior, de nuestra capacidad para disfrutar el momento.

Nos convencemos de la importancia de ciertas cosas, incluso cuando tienen poca influencia sobre los eventos o cualquier otra persona que pueda estar involucrada.

Cuando finalmente llega el resultado, y cuando es más positivo de lo que pensábamos (, que a menudo tiende a ser ), La ansiedad que sentimos de antemano ha afectado nuestras mentes y cuerpos. Ya no podemos apreciar completamente el final feliz; todo lo que sentimos es un agotamiento teñido de alivio.

También puede gustarle ( el artículo continúa por debajo de ):

Los dos tipos de expectativas

Si bien todas las expectativas involucran un elemento futuro, se pueden clasificar de dos maneras: expectativas de eventos y expectativas de las personas ( aunque puede haber alguna superposición ).

Te puede interesar:  13 maneras de relajarse sin tonterías cuando no puedes hacerlo

Con el primero, vemos un resultado particular en el ojo de nuestra mente y permitimos que esa posibilidad crezca y madure cuanto más lo imaginamos.

Si esta expectativa no tiene una fecha de finalización establecida, podemos continuar otorgándole importancia hasta que finalmente nos veamos obligados a enfrentar su imposibilidad final, en ese momento los sentimientos de decepción o resentimiento serán intensos.

O, si el evento en sí es de gran importancia para nosotros, podemos tener sentimientos igualmente fuertes.

En general, cuanto más tiempo uno tiene una expectativa en mente, y más importante es un evento, cuanto más se caen las emociones si no resulta como se esperaba.

Cuando se trata de personas, tendemos a formar expectativas sobre cómo actúan o cómo se sienten. A menudo, proyectamos cómo nos sentimos o cómo actuaríamos en cualquier situación en ellos, creyendo que se sentirán o actuarán de la misma manera.

Y la decepción o el resentimiento se produce cuando descubrimos que no sienten lo que nosotros sentimos o actúan de una manera que difiere de lo que hubiéramos hecho.

Alternativamente, podríamos tener creencias particulares basadas completamente en lo que otras personas nos han dicho, solo para descubrir que estos no nacen en nuestra propia experiencia de este individuo.

Y no tiene que ser personas específicas a las que les adjuntemos expectativas. Podrían ser organizaciones como marcas, departamentos gubernamentales, religiones o incluso equipos deportivos.

Pueden ser personas específicas dentro de estas organizaciones que actúan de una manera que difiere de nuestras expectativas, pero tendemos a aplicar nuestra decepción y resentimiento a la organización responsable de ese individuo tanto como al individuo mismo.

Aprendizaje para dejar ir las expectativas

Para responder mejor a todos y cada uno de los resultados, independientemente de si los esperaba, puede comenzar a trabajar en su propia mente, sus patrones de pensamiento, y sus respuestas emocionales.

Hay ciertos rasgos que uno puede nutrir y crecer para disminuir la necesidad de predecir el resultado y mejorar su capacidad de responder a él, lo que sea que sea.

Algunos de estos rasgos incluyen:

1. Mente abierta: si puede permanecer abierto a las muchas posibilidades de la vida en lugar de fijarse en un solo futuro, minimizará cualquier sentimiento de decepción y resentimiento.

Te puede interesar:  Entumecimiento emocional: Causas, síntomas y tratamiento

2. Resiliencia: una de las mejores formas de evitar atarse a una expectativa particular es construir un ser inquebrantable y resistente. Si sabe que puede manejar cualquier situación, sentirá menos necesidad de elegir un resultado particularmente positivo en su mente.

3. Realismo: al basar sus pensamientos en una base sólida de realismo, no adjuntará su bienestar emocional a un futuro improbable. Conocerá y estará preparado para la miríada de resultados más probables.

4. Autoestima: un ingrediente vital para una mente más resistente es la autoestima. Si puede hacer creer y confiar en usted mismo junto con un amor propio y saludable, estará equipado para manejar lo que la vida le arroje.

5. Gratitud: una forma efectiva de evitar los sentimientos discutidos anteriormente es tratar de encontrar aspectos positivos en cualquier resultado. Si puede mirar el lado positivo desde una mentalidad de abundancia, descubrirá que no necesita sentirse deprimido o enojado.

6. Aceptación: en lugar de creer que puede controlar cada detalle de su vida, puede practicar aceptar lo que se le presente. Es esto o tratar de negar el resultado y luchar contra él, lo cual es un esfuerzo totalmente inútil.

7. Jugabilidad: a veces solo tienes que tomar la vida menos en serio y reconocer que una sonrisa y una sensación de aventura contribuyen en gran medida a sacar lo mejor de cualquier situación.

8. Atención plena: si puede dejar de pensar demasiado en eventos futuros inciertos y simplemente concentrarse en el momento presente, puede reducir la ansiedad que siente de antemano.

A menudo se dice que deberíamos “ esperar lo inesperado, ” pero este no es el mejor consejo jamás dado.

Por un lado, sí, deberíamos estar preparados para enfrentar cualquier eventualidad sabiendo que el futuro no se puede predecir con gran precisión.

Por otro lado, se nos aconseja tener una expectativa de todos modos. Para esperar lo inesperado, uno debe permanecer vigilante y listo para actuar. Pero la vigilancia no es propicia para la paz.

Quizás deberíamos aceptar el mensaje en la cita que abrió este artículo y evitar formar expectativas por completo. Esta cita final también es muy pertinente:

Deja un comentario