8 ejemplos de Proyección psicológica

old-style projector

En lo profundo de los recovecos de nuestras mentes acechan muchos pensamientos y sentimientos que nos gustaría negar haber tenido.

Estos deseos e impulsos son tan ofensivos para la parte consciente de la mente que lanza varios mecanismos de defensa psicológica para mantenerlos fuera.

Una forma de hacerlo es proyectando estos sentimientos en otras personas ( en su mayor parte, pero también en eventos y objetos ) en un intento de externalizar el problema.

¿Qué significa esto? Bueno, comencemos con una definición simple:

¿Qué es la proyección psicológica?

La proyección psicológica es un mecanismo de defensa que ocurre cuando surge un conflicto entre sus sentimientos inconscientes y sus creencias conscientes. Para someter este conflicto, atribuyes estos sentimientos a alguien u otra cosa.

En otras palabras, transfiere la propiedad de estos sentimientos problemáticos a alguna fuente externa.

Efectivamente te engañas a ti mismo para creer que estas cualidades indeseables en realidad pertenecen a otro lugar – en cualquier lugar, excepto como parte de ti.

Este enfoque, teorizado por Freud, es una forma en que nuestras mentes abordan aspectos de nuestro carácter que consideramos defectuosos.

En lugar de admitir la falla, encontramos una manera de abordarla en una situación en la que está libre de connotaciones personales.

Al proyectar estos defectos, podemos evitar tener que identificarlos conscientemente, tomar posesión de ellos y tratar con ellos.

Proyectar emociones en los demás es algo que todos hacemos hasta cierto punto, y tiene algún valor psicológico, pero como discutiremos más adelante, también tiene sus inconvenientes.

No hay fin a los tipos de sentimientos que podemos proyectar sobre los demás. Cada vez que surge un conflicto interno, siempre existe la tentación ( aunque inconsciente ) de cambiar el sentimiento preocupante a otra parte.

Cuanto más perturbador encontramos el sentimiento, mayor es el impulso de proyectarlo sobre otra persona.

Pero veamos algunos ejemplos claros para ayudar a explicar la idea. Aquí hay 8 de los ejemplos más comunes de proyección:

1. Atracción y excitación por alguien que no sea su compañero

El ejemplo clásico que a menudo se usa para explicar la psicología de la proyección es el del esposo o la esposa que siente un fuerte sentido de atracción hacia una tercera persona.

Sus valores internos les dicen que esto es inaceptable, por lo que proyectan estos sentimientos en su cónyuge y los acusan de ser infieles.

Esta culpa es en realidad un mecanismo de negación para que no tengan que lidiar o sentirse culpables por sus propios deseos errantes.

Te puede interesar:  VIVIR SOLO: CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE TU INDEPENDENCIA

Este tipo de proyección en las relaciones puede poner mucho estrés y tensión en las cosas.

Después de todo, la parte inocente está siendo acusada de algo que no han hecho. Se defenderán con razón, a menudo de manera bastante inflexible.

En poco tiempo, tienes un caldo de cultivo de desconfianza, mala comunicación y duda.

2. Problemas de imagen corporal

Cuando te miras en el espejo y consideras que tu reflejo es de alguna manera imperfecto, puedes elegir pasar por alto estos llamados defectos aprovechando cada oportunidad para detectarlos en otros.

Proclamar que alguien más tiene sobrepeso, es feo o que tiene algún otro atributo físico poco atractivo es más probable que ocurra cuando tiene problemas de imagen profundamente arraigados.

La proyección le permite tomar el odio que puede tener por su apariencia y distanciarse de ella enfocándolo en otras personas.

También puede proyectar comportamientos con los que se siente incómodo con los demás.

Por ejemplo, puede criticar a alguien por ser codicioso en la mesa o por usar ropa poco favorecedora para ocultar sus propias inseguridades con respecto a estas cosas.

3. No gustarle a alguien

Cuando somos jóvenes, tendemos a llevarnos bien con todos, y este deseo sigue siendo parte de nosotros a medida que envejecemos.

Con esto en mente, no debería sorprender saber que cuando nos encontramos disgustando a alguien, buscamos proyectar este sentimiento sobre ellos para que podamos justificar nuestro propio comportamiento menos que amigable.

Para decirlo de otra manera, si no te gusta Joe, pero no estás dispuesto a admitir conscientemente esto, podrías convencerte de que es Joe a quien no le gustas.

Esto lo protege contra sentirse mal por no gustarle a alguien, sin importar cuáles sean sus razones.

Porque seamos sinceros, si realmente tuvieras que decir por qué no te gustaba Joe ( tal vez él es encantador y tú no, o tal vez él tiene una carrera exitosa y usted no está satisfecho con la suya ), se encontrará cara a cara con cualidades que no desea admitir que existen en usted.

4. Inseguridad y vulnerabilidad

Cuando nos sentimos inseguros sobre algún aspecto de nosotros mismos (, como la imagen corporal discutida anteriormente ), buscamos formas de identificar cierta inseguridad en otras personas.

Este es a menudo el caso del comportamiento de intimidación donde el acosador apuntará a las inseguridades de los demás para evitar lidiar con sus propias preocupaciones.

Es por eso que buscarán a las personas más vulnerables que puedan ser atacadas fácilmente sin riesgo de retribución emocionalmente dolorosa.

No tiene que ser exactamente la misma inseguridad que se dirige; a menudo cualquier cosa servirá.

Entonces, la persona que se preocupa por no ser lo suficientemente inteligente se dará cuenta de la falta de confianza romántica en otro que podría atacar las ansiedades financieras de una tercera persona.

Te puede interesar:  Cómo afrontar la soledad y los sentimientos de aislamiento

5. Ira

En un intento por enmascarar la ira que puede estar furiosa por dentro, algunas personas lo proyectan sobre aquellos con quienes están enojados.

Durante una discusión, por ejemplo, puede tratar de mantener un exterior fresco y medido e incluso decirle a la otra persona que ‘ se calme ’ para negar la ira que está albergando.

O puede usar las acciones de otros para justificar su ira hacia ellos, incluso cuando se podría haber tomado un enfoque alternativo.

Proyectar enojo en otra persona cambia la culpa en su mente. Ya no eres la razón del conflicto; te ves como el atacado, no como el atacante.

También puede gustarle ( el artículo continúa a continuación ):

6. Comportamiento irresponsable

Puede que no nos guste admitirlo, pero todos participamos en un comportamiento que podría considerarse irresponsable.

Ya sea que esté tomando demasiadas bebidas, tomando riesgos innecesarios con nuestra seguridad o incluso siendo imprudentes con nuestro dinero, todos somos culpables de hacer cosas que probablemente no deberíamos hacer.

Para evitar sentimientos de remordimiento, proyectamos nuestra irresponsabilidad en los demás y los criticamos por sus acciones.

A veces nos enfocamos en cosas que no guardan relación con nuestros propios delitos menores, pero otras veces regañamos a las personas por hacer precisamente las cosas que nosotros mismos hemos hecho (los hipócritas).

7. Fallo

Cuando percibimos que hemos fallado en algo, es común que empujemos a otros a tener éxito en un intento de negar nuestro fracaso.

Esto lo confirman los padres que con entusiasmo – a veces con exceso de peso – alientan a sus hijos a esforzarse por algo en lo que, en su opinión, fracasaron.

Tome al atleta fallido que obliga a su hijo por el camino deportivo, o al músico que nunca lo logró, que empuja a su hijo a aprender un instrumento musical.

No importa para el padre si el niño realmente quiere realizar estas actividades, porque, para ellos, es una oportunidad de enmendar sus propias deficiencias.

8. Logro

Este es uno de esos raros casos en los que realmente proyectamos aspectos positivos de nuestra propia personalidad en los demás, aunque no siempre se encuentra de esa manera.

Lleve al activista de bienestar animal que proyecta su aversión a las crueles prácticas agrícolas a todos los demás, solo para sorprenderse cuando no parecen compartir sus preocupaciones.

O considere al dueño del negocio que lucha por comprender por qué sus empleados no están tan motivados como él para que el negocio sea un éxito.

El problema con la proyección psicológica

Este elemento de la psicología puede parecer efectivo para defender nuestras mentes contra el dolor, pero hay dos problemas fundamentales que van en contra de este argumento.

Te puede interesar:  9 maneras de canalizar su ira y liberarla positivamente

La primera es que la proyección nos hace sentir superiores a los demás porque nos permite pasar por alto nuestras propias fallas e insuficiencias al tiempo que aprovechamos lo que percibimos como imperfecto en otros.

Esto no solo puede ser la fuente de mucho conflicto, sino que nos da una falsa impresión y falsas expectativas de otras personas. No vemos todo lo bueno en las personas, porque estamos demasiado ocupados examinando sus defectos.

El segundo problema con la proyección como mecanismo de defensa es que no aborda los sentimientos subyacentes en sí mismos. Mientras sigamos negando la existencia de estos sentimientos, no existe un mecanismo que pueda ayudarnos a abordarlos y superarlos.

Es solo cuando aceptamos que son parte de nosotros que podemos comenzar a trabajar en ellos y eventualmente deshacernos de ellos por completo.

El primer paso es, como era de esperar, el más difícil de tomar porque efectivamente invita al dolor sobre usted mismo.

Sin embargo, hasta que se trata, este dolor siempre está presente, y aunque no sienta su efecto completo cuando se suprime, contribuye a una inquietud que nunca lo deja.

Alejándose de la proyección

La proyección puede ser algo consciente, pero gran parte del tiempo, tiene lugar debajo de la superficie en función del inconsciente.

Antes de que pueda comenzar a abordar los problemas subyacentes, primero debe reconocer cuándo y cómo podría proyectarse en los demás.

Si bien aportar su propia conciencia a la situación podría ayudar a descubrir algunas instancias, no siempre es fácil identificar esos sentimientos que ha enterrado más profundamente.

Puede encontrar un gran valor al hablar con un psicoterapeuta que está entrenado para detectar y eliminar suavemente cosas de las que quizás no estemos al tanto de inmediato.

Pueden ayudar a sacar a la superficie estos problemas donde puedan ser examinados y, finalmente, tratados.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com – aquí, podrá conectarse con un terapeuta a través de un teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir adelante y hacer todo lo posible para superar problemas que realmente nunca se enfrentan. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% la mejor manera de avanzar.

Ya has dado el primer paso solo buscando y leyendo este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora no es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. La siguiente mejor opción es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La elección es tuya.

La proyección a menudo es perjudicial para nuestras relaciones con los demás, por lo que cualquier intento de erradicarla como un hábito – ya sea solo o con ayuda profesional – vale la pena.

Cuando sea capaz de enfrentar sentimientos no deseados de frente, descubrirá que son mucho menos drenantes o dañinos a largo plazo.

Deja un comentario