8 consejos para superar la parálisis por análisis

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia para que le ayude a superar su ansiedad por la decisión.

La vida está llena de decisiones importantes que pueden ser intimidantes.

Y es habitual que las personas sientan cierta ansiedad cuando se plantean tantas opciones para su vida.

Sin embargo, esa ansiedad puede aumentar hasta convertirse en una carga abrumadora dependiendo de la magnitud de la decisión y de lo que pueda estar pasando por la mente de la persona.

Y así es como funciona para las personas sin un trastorno de ansiedad.

Un trastorno de ansiedad puede tomar una cantidad esperada de ansiedad y explotarla fuera de proporción debido a la naturaleza amplificada del trastorno.

La buena noticia es que existen varias estrategias que pueden ayudar a minimizar las emociones extremas, a anular la «parálisis por análisis» y a impulsarse a través de la ansiedad por las decisiones.

Si a veces te encuentras con que no puedes tomar decisiones, prueba estas cosas.

1. Encuentre una forma de calmar las emociones no relacionadas con la ansiedad

La ansiedad es una parte importante de la supervivencia y la evolución humana.

Es la parte de nuestra mente que nos avisa cuando hay una amenaza o un peligro; algo desconocido que podría perjudicarnos.

Es lo que nos ayuda a guiarnos cuando tomamos una decisión o realizamos una acción que podría tener repercusiones negativas.

En el caso de una persona con un trastorno de ansiedad, esa parte del cerebro está trabajando horas extras, lo que ahoga lo que de otro modo sería un proceso y un sentimiento natural.

Las decisiones importantes se toman mejor desde una perspectiva fría y neutral.

No conviene tomar decisiones importantes mientras se sienten emociones intensas no relacionadas con la ansiedad, como la ira, la pasión o la tristeza.

Enfriar esas emociones no relacionadas con la ansiedad puede ayudar a reducir la amplificación de la ansiedad sobre la decisión para casi cualquier persona.

La meditación regular es una buena forma de ayudar a calmar las emociones. La meditación proporciona una serie de beneficios físicos, mentales y emocionales que incluyen la reducción de la ansiedad.

Distanciarse de las emociones es otra buena forma de calmarlas.

¿Es necesario tomar la decisión inmediatamente? La mayoría de las decisiones no necesitan tomarse ahora mismo.

Dormir una decisión importante y pensar en ella por la mañana con la cabeza más despejada y las emociones más calmadas puede ayudarte a evaluar de forma más razonable tus opciones.

No tomes grandes decisiones mientras estés emocionalmente vulnerable o volátil en la medida en que puedas evitarlo, aunque a veces no tendrás opción.

2. Evite la parálisis por análisis con un plazo razonable

La ansiedad por las decisiones suele ir acompañada de «parálisis por análisis». La parálisis por análisis es una frase que describe la forma en que las personas se ven atrapadas en la consideración de todos los ángulos, todos los resultados y la investigación interminable con el fin de evitar realmente tomar su decisión.

Te puede interesar:  Cómo olvidar un mal recuerdo: 5 consejos muy eficaces

Esto no debe confundirse con hacer un esfuerzo razonable para entender el problema, las opciones y adquirir más conocimientos para combatirlo.

Es cuando alguien utiliza la investigación como método de escape para evitar enfrentarse al problema y tomar su decisión a tiempo.

Evitar esto es importante.

Las personas que experimentan ansiedad, ya sea desordenada o típica, a menudo tratan de imponer el control sobre una situación que puede no ser controlable porque les ayuda a aliviar la incertidumbre que conlleva el cambio.

Pueden decirse a sí mismos: «Si tuviera más información, podría tomar una mejor decisión».

Eso no es necesariamente cierto. Existe la posibilidad de tener demasiada información.

Además, tampoco sabemos lo que no sabemos. A veces hay lagunas en nuestros conocimientos y experiencia que impiden identificar un escollo que tenemos delante.

Lo único que puedes hacer es decidirte a dar un paso adelante y confiar en que serás capaz de pivotar o encontrar una forma de superarlo.

Si te cuesta tomar una decisión, date tiempo para investigar las opciones, pero ponte una fecha límite para tomarla y empezar a actuar para que la ansiedad no frene tu progreso y esfuerzo.

3. Mantenga una perspectiva razonable

La ansiedad durante el proceso de toma de decisiones puede sacar las cosas de quicio. En realidad, no habrá muchas decisiones en su vida que sean realmente de vida o muerte.

La realidad es que hay pocas decisiones verdaderamente buenas o malas. La mayoría de las decisiones que tomamos tienen elementos buenos y malos.

Pueden tener alguna repercusión negativa o resultados positivos. A veces, el resultado está en algún punto intermedio, no necesariamente negativo, pero tampoco realmente positivo.

A menudo, lo peor que puedes hacer es no tomar ninguna decisión, porque las fuerzas externas de la vida y las acciones de otras personas te van a dictar tu camino.

Eso no es bueno, porque nadie va a tener en cuenta tus mejores intereses como los tendrás tú mismo.

Tal vez no quieras hacer la cosa, pero acabes siendo empujado hacia ella porque no tomaste una acción que era necesaria para evitar ese resultado.

Ayuda a no pensar en las decisiones de forma positiva o negativa, suponiendo que puedas evitar etiquetar la decisión como positiva o negativa.

A veces no podemos. A veces podemos tener que tomar una decisión positiva o negativa, todas las opciones pueden ser positivas, todas las opciones pueden ser negativas, o pueden no ser ninguna de las dos.

La ansiedad puede intentar forzar esa naturaleza positiva y negativa en la decisión.

Muchas decisiones en la vida son sólo un paso en un largo viaje. Tomas una decisión, llegas a un resultado de esa decisión y luego eliges seguir adelante o pivotar desde esa elección.

Te ayudará a suavizar tu proceso de toma de decisiones si puedes evitar que tu mente asigne una cualidad positiva o negativa a cada decisión que tomes.

4. Enfóquese en una misión u objetivo mayor

¿Tiene un objetivo mayor en mente?

¿Aparece esta decisión en tu camino hacia la consecución de ese objetivo mayor?

Puedes reducir la ansiedad de las decisiones juzgando si una opción te acercará a tu objetivo mayor.

Te puede interesar:  "Siento que estoy perdiendo la cabeza" ( 5 cosas que puedes hacer )

Si lo hace, entonces es una elección sencilla y puedes empezar a ejecutarla. Si no lo hace, entonces sabes que tienes que empezar a buscar una opción mejor que te acerque a donde quieres estar.

Por si acaso, ¿qué pasa si ninguna de las dos cosas es cierta?

A veces se te presentará una decisión lateral que no supone un paso adelante, pero que no te lleva necesariamente a un paso atrás.

A veces, una elección lateral puede ser una buena manera de agitar un poco tu mundo, ver algunas perspectivas nuevas de otras fuentes y darte más sabiduría y experiencia para encontrar mejor tu próximo paso adelante.

No descartes una opción si tiene sentido a grandes rasgos pero no parece necesariamente que pueda hacerte avanzar. La experiencia adicional y la creación de redes pueden ser una plataforma de lanzamiento para cosas más grandes.

Y si no tienes un objetivo mayor, puede ser una buena idea considerar si quieres o no perseguir algo más grande.

La vida es un viaje bastante largo y sinuoso, por lo que ayuda a trazar tipos de objetivos a corto, medio y largo plazo para darle alguna dirección en lugar de simplemente flotar sin rumbo.

5. Tome sus decisiones basándose en sus valores

Uno puede encontrar una gran claridad en la comprensión de su propio conjunto de moral y valores. La convicción de seguir tus valores puede ayudarte a superar la ansiedad de tomar una decisión.

Muchas decisiones se convierten entonces en una simple cuestión de mantenerse fiel a la forma en que uno se desenvuelve en el mundo y en cómo trata a los demás.

Las decisiones complicadas se vuelven menos complicadas cuando trabajas para estar en sintonía con tus valores, porque elimina la necesidad de una gran consideración, que lleva a la parálisis por análisis, que conduce a la ansiedad y a decisiones potencialmente malas.

¿La decisión que tienes que tomar encaja en el marco de tus propios valores?

¿Estás haciendo lo que entiendes y sientes que es correcto?

Actuar de acuerdo con tu moral también evita futuros problemas de culpabilidad, ya que has tomado la mejor decisión posible con la información que tenías.

La decisión puede no ser correcta, y algunas personas no estarán de acuerdo contigo porque pueden tener una moral y unos valores diferentes.

6. Utiliza una lista de pros y contras para clarificar

Una buena forma de superar la ansiedad por las decisiones es hacer una lista de pros y contras de cada una de las opciones.

Coge un papel.

En la parte superior, escriba el objetivo que intenta alcanzar o la decisión que debe tomar.

Debes tener esto en mente mientras piensas en tus opciones para poder identificar correctamente las opciones que podrían no encajar con tu objetivo.

A continuación, enumera tus opciones.

Para cada una de las opciones, enumera los pros y los contras de esa opción hasta que no se te ocurra nada más.

Es muy probable que puedas ver tus opciones con mayor claridad.

Algunas encajarán mejor que otras. Las que no encajen bien, tengan graves contras o no tengan suficientes pros pueden ser eliminadas.

Eso debería dejarte con un número menor de opciones entre las que puedes elegir.

7. Escuche a su instinto

El consejo más común sobre la toma de decisiones es probablemente «escucha a tu instinto».

Te puede interesar:  Cómo ser honesto con uno mismo: 8 consejos sin tonterías

En otras palabras, siga su intuición.

Pues bien, es difícil escuchar tu intuición cuando tu mente está acelerada y abrumada por los sentimientos y perspectivas negativas que puede provocar la ansiedad en la toma de decisiones.

Y es aún más fuerte si resulta que tienes un trastorno de ansiedad que complica aún más las cosas.

Es cierto que tu instinto visceral puede ser una buena guía en algunas situaciones, especialmente si estás familiarizado con la situación a la que te enfrentas.

Ese instinto visceral apunta a sentimientos y recuerdos de cosas que has visto triunfar y fracasar en el pasado.

Sin embargo, no siempre es buena idea seguir el instinto, sobre todo si las cosas hacen demasiado ruido en tu cabeza.

Si vas a seguir tu instinto para tomar una decisión, intenta hacerlo en un momento en el que tus emociones estén más calmadas.

Eso puede significar esperar unos días o descargar parte de esa energía ansiosa haciendo ejercicio.

Al hacerlo, tendrás muchas más posibilidades de escuchar la tranquila dirección de la intuición en lugar de los ruidosos aullidos de la ansiedad.

8. Elija lo que le facilite el crecimiento

Por lo demás, si experimentas ansiedad al tomar una decisión, elige la opción que te ayude a crecer.

Eso no significa necesariamente que vaya a ser positiva. La mayoría de las veces, el crecimiento proviene de la confrontación de las facetas negativas de uno mismo y de la elección de atravesarlas.

La ansiedad ante las decisiones importantes que cambian la vida es normal. Las decisiones que te llevarán a superar los momentos bajos y te permitirán crecer y prosperar como persona a menudo serán difíciles o se sentirán restrictivas.

Acepta ese malestar y avanza a través de él. El cambio positivo y el crecimiento están al otro lado.

¿Todavía no sabes cómo superar la ansiedad por las decisiones? Hablar con alguien puede ayudarte a manejar lo que la vida te depare. Es una forma estupenda de sacar tus pensamientos y preocupaciones de tu cabeza para poder trabajar con ellos.

Te recomendamos que hables con un terapeuta en lugar de con un amigo o un familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a identificar y atajar la raíz de tu ansiedad para que puedas tomar decisiones con seguridad, ahora y en el futuro.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrás conectar con un terapeuta por teléfono, vídeo o mensaje instantáneo.

Aunque intentes resolverlo por ti mismo, es posible que el problema sea mayor de lo que la autoayuda puede resolver. Y si está afectando a tu bienestar mental, a tus relaciones o a tu vida en general, es algo importante que hay que resolver.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar problemas que nunca llegan a resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Ya has dado el primer paso sólo con buscar y leer este artículo. Lo peor que puede hacer en este momento es no hacer nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es poner en práctica todo lo que has aprendido en este artículo por ti mismo. La elección es tuya.

Deja un comentario