8 maneras de no ser arrogante (y cómo la confianza es diferente)

un hombre con una cara divertida que ilustra el hecho de no ser arrogante

¿Es usted una persona arrogante que busca cambiar? Eso sería lo más lógico ya que estás leyendo este artículo en primer lugar. Sólo queremos felicitarte y decirte:

Es maravilloso. De verdad. Hace falta mucho para reconocer un defecto y querer trabajar en corregirlo para poder ser un tú más sano y más feliz.

Para trabajar realmente en este problema y corregirlo, debemos entender de qué estamos hablando exactamente y qué es lo que lo convierte en un problema.

¿Qué es la arrogancia?

Empecemos con la definición del diccionario.

Arrogancia – El estado de ser arrogante. Tener o revelar un sentido exagerado de la propia importancia o habilidades.

Una persona arrogante creerá que sabe más o que es la mejor. Puede sentir que otras personas simplemente no pueden hacer lo que ellos hacen con el mismo éxito.

Su percepción tiende a ser que su visión del mundo es superior y correcta, y a menudo les cuesta desafiarla. Los desafíos a esa visión del mundo pueden hacerles enfadar mucho.

La arrogancia en sí no tiene una única causa. Puede provenir de una persona que ha tenido mucho éxito, de una baja autoestima y de una necesidad de aprobación. También puede ser el resultado de una mala dinámica de relación con uno de los padres en la infancia, en la que el niño fue manipulado para ganarse el amor y la atención de sus padres.

La persona arrogante puede sentir que necesita ser perfecta y superior a otras personas para demostrar que es digna.

Puede forzarse a sí mismo a un patrón de pensamiento en el que debe saber más porque ha tenido éxito en estas otras cosas. Otras visiones del mundo y perspectivas no son necesariamente esenciales, porque no piensan lo suficiente en las experiencias vitales de otras personas.

Para algunos, la arrogancia es un mecanismo defensivo en una sociedad que se preocupa más por lo que puedes hacer por ella que por lo que realmente eres. La fachada de superioridad pretende ser la armadura que protege a la persona de las críticas y los ataques externos. Después de todo, si sé más que tú, ¿por qué debería importarme lo que pienses de mí o de algo que haya hecho?

Te puede interesar:  Cómo mejorar tu carisma y atraer a las personas

Lo que la persona arrogante no se da cuenta es que nadie es perfecto. Nadie tiene todas las respuestas. Nadie puede o necesita saberlo todo.

Todo el mundo tiene manchas, defectos y lucha con cosas de vez en cuando. Eso no hace que nadie sea menos persona. Así es la vida.

¿Cuál es la diferencia entre la arrogancia y la confianza?

Una palabra: humildad.

Humildad – una visión modesta o baja de la propia importancia; humildad.

Es la capacidad de aceptar que uno puede equivocarse, que otras personas serán mejores que uno en algunas cosas, que uno es imperfecto y capaz de cometer errores.

Una persona segura de sí misma puede pensar que es la mejor persona para el trabajo, pero también está dispuesta a escuchar a otras personas o a utilizar sus conocimientos para ayudar a obtener resultados.

Una persona segura de sí misma puede admitir cuando se equivoca y pedir disculpas. Eso tampoco siempre sienta bien. A veces es vergonzoso o hiriente tener que admitir que uno se equivoca. Es sólo parte del coste de equivocarse y de reparar las vallas que haya que arreglar.

Afortunadamente, las personas que valen la pena -el tipo de personas que probablemente querrás en tu vida- lo verán y respetarán.

Las personas tóxicas y destructivas suelen ver en las disculpas o en el hecho de equivocarse una debilidad de la que pueden aprovecharse. Esto es algo de lo que querrás ser consciente y estar preparado en caso de que te ocurra en tu viaje de autocrecimiento.

La mejor manera de manejarlo es tener límites firmes que hagas cumplir. Está bien aceptar la responsabilidad y las repercusiones de una mala elección. No está bien dejar que los demás te echen encima sus responsabilidades y culpas.

La confianza en sí misma no es mala. Es bueno tener confianza en tus habilidades y capacidades. Pero la arrogancia suele conducir a un exceso de confianza. Crea puntos ciegos en los que no puedes ver tus propios defectos o malas decisiones.

¿Cómo puedo dejar de ser arrogante?

El proceso de cambio no es fácil. Si has sido arrogante durante mucho tiempo, hay muchas percepciones que vas a tener que abordar y reconducir.

La buena noticia es que es posible. Sólo requiere un esfuerzo regular, meter la pata de vez en cuando y volver a intentarlo.

Te puede interesar:  fortalezas en una persona

Habrá momentos en los que te equivoques en tu viaje de superación personal, pero no pasa nada. No sólo no es el fin del mundo, sino que es una parte esperada del viaje.

Aquí hay algunas maneras de empezar a cambiar tu percepción.

1. Admite cuando te equivocas.

Un gran paso hacia la humildad es ser capaz de aceptar y admitir cuando te equivocas. Cuando cometas un error, no intentes evitar la responsabilidad. No te desentiendas, ni intentes echárselo a otro, ni finjas que no ha ocurrido. Asúmelo. Dígase a sí mismo y a las personas afectadas: «Me doy cuenta de que me he equivocado y me gustaría corregirlo. Qué puedo hacer para arreglar esto?».

2. Aprende a reírte de ti mismo.

Todo el mundo tiene defectos y manías. A veces son divertidos. A veces hacemos tonterías por accidente o por una peculiaridad de nuestra personalidad. Todas estas cosas están bien.

Ser capaz de reírte de ti mismo y no tomarte estas rarezas tan en serio te ayudará a reducir tus sentimientos de exceso de confianza. Además, hay mucha gente que se une a la hora de divertirse con los demás. Eso sí, asegúrate de que no sea malintencionado ni tenga la intención de hacerte daño.

La ventaja añadida de aprender a reírte de ti mismo es que quitas poder a las personas que podrían utilizar tus errores o rarezas como forma de hacerte daño. Pueden hacer un comentario sarcástico e hiriente, pero pierde toda su fuerza si puedes encogerte de hombros y reírte de él. No merece la pena enfadarse por la mayoría de la gente.

3. Trátate a ti mismo con más amabilidad.

La arrogancia puede ser un subproducto de la necesidad de sentir que eres el mejor. Pero no eres el mejor, no en todo. Puedes ser genial, pero no eres el mejor. Siempre hay alguien mejor ahí fuera. Recuérdate a ti mismo que está bien no ser el mejor.

Tienes derecho a tener días malos, a que las cosas no salgan bien, a que te duela, a que necesites descansar y relajarte. No pases el tiempo castigándote cuando no seas el mejor. Recuérdate que está bien no ser siempre perfecto.

4. Dedica menos tiempo a preocuparte por tener la razón.

Las personas arrogantes tienden a pensar que tienen razón la mayor parte del tiempo, que su verdad es la única que importa. En realidad, suele haber muchas verdades con diferentes facetas de información. Lo que crees puede ser cierto, pero sólo parcialmente o sin el contexto adecuado.

Te puede interesar:  Explorando el significado de la soberbia y su impacto en nuestra vida

No tienes que tener siempre la razón. Y es probable que no la tengas. Probablemente te hayas equivocado más de lo que crees, pero la arrogancia tiende a cegarnos ante nuestros propios defectos.

Deja que los demás tengan razón. No vale la pena luchar en todas las batallas. A veces hay que sonreír y dejar pasar las cosas.

5. Deja que los demás tomen la iniciativa.

Una forma excelente de practicar la humildad es servir bajo las órdenes de otra persona o como miembro menos dominante de un equipo. Sigue su ejemplo y permíteles realizar cualquier tarea que tengan entre manos para que puedas comprobar por ti mismo que otras personas pueden obtener resultados.

No hagas sugerencias a menos que sea necesario. Y si haces sugerencias, deja que las rechacen si el líder no cree que vaya a funcionar. No pasa nada si no lo hace.

No te sorprendas si te sientes muy incómodo. Es difícil ceder el control cuando sientes que tienes que hacer las cosas tú mismo para que salgan bien.

Pero el poder sobrellevarlo te ayudará.

6. Pide ayuda a otras personas.

Pedir ayuda a otra persona es otra forma de desactivar la arrogancia y promover la humildad. Al pedir ayuda, estás demostrando que esa otra persona puede conocer una forma mejor de lograr lo que estás haciendo.

Se trata de dejar que otras personas tomen la iniciativa en asuntos que quizá no sean tu especialidad. Y asegúrate de dar las gracias a la persona y reconocer su mérito si es que lo merece.

7. Ofrezca cumplidos significativos y realistas.

Busca razones para enaltecer a las personas que te rodean. Si están haciendo un gran trabajo, díselo. Si te impresiona lo que hacen, díselo. ¿Les queda bien el pelo? ¿Son muy hábiles en el vestir? ¿Te gusta lo que han hecho? Díselo. Así adquirirás el hábito de centrarte menos en lo que te hace grande a ti y más en lo que hace grande a los demás.

8. Sé respetuoso con los demás, independientemente de su posición.

Esto es difícil. Es fácil caer en el ciclo de pensar que una persona está donde está en la vida únicamente por sus propias decisiones. Puede ser tentador pensar que a la persona con la que tratas debería haberle ido tan bien como a ti, pero no conoces sus circunstancias ni su historia.

Hay personas que lo hacen todo bien y aun así no consiguen salir adelante. No todo el mundo puede ganar. Y a veces se debe a la suerte y a circunstancias ajenas a uno. Intenta evitar juzgar a otras personas que no tienen tanto éxito o que no han podido triunfar en lo que han intentado.

Deja un comentario